Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Setembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
    01 02 03 04 05
06 07 08 09 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Anàlisi :: sanitat
Entonces, ¿qué pasa con estas vacunas?
08 ago 2021
Publicado en Indymedia Atenas, 26 de julio de 2021. [https://athens.indymedia.org/post/1613723/]


Entonces, ¿estas vacunas?

Mientras que el estado griego, como muchos otros estados europeos, está aumentando la presión sobre su población para que se vacune contra la Covid-19, muchas personas parecen haber cedido a esta imposición de "tomar la decisión responsable". Que quede claro que creemos que las personas pueden tener razones legítimas para vacunarse. No estamos haciendo juicios moralistas sobre si debemos vacunarnos o no. Pero seguimos siendo reticentes. Pensamos que todo el discurso sobre responsabilizarse está en realidad encaminado a otorgar mayores poderes al Estado, creando una sociedad de dos niveles, con privilegios para quienes cumple las normas y sanciones para quienes no quieren o no pueden cumplir. Esto significa un refuerzo del control y las desigualdades.

Cree en los líderes

No creemos que tengamos que detenernos mucho en este punto. Nos vimos obligados a usar máscaras cuando caminábamos solos en un parque. Fuimos multados por estar en la calle por la noche, mientras los metros iban abarrotados durante el día. Nos insultaron por sentarnos en plazas, mientras los lugares de trabajo interiores funcionaban a plena capacidad. Y los hemos visto calcular cínicamente los costos de camas hospitalarias adicionales, en lugar de cerrar sectores de la economía. Los vimos optar por reclutar más policías cuando la salud de la gente estaba en juego. Los vimos tratar de sofocar cualquier forma de protesta, mientras adoptaron por la fuerza políticas más explotadoras y opresivas. Han perdido toda credibilidad y lo saben, lo único que aún pueden hacer es torcernos el brazo y chantajearnos.

Cree en los datos

Se nos dice que los datos son claros, que vacunarse es una opción segura (la más segura). Pero incluso si aceptamos que los datos de vacunación existentes son correctos, hay una gran cantidad de datos que no tenemos (todavía). Lo primero que llama la atención es que todas las vacunas disponibles han sido aprobadas de forma temporal, con un procedimiento de emergencia. Ninguna de las vacunas Covid-19 ha sido completamente aprobada y no puede serlo, ya que no hay datos disponibles sobre los efectos a largo plazo. Podemos hacer suposiciones basadas en otras vacunas similares realizadas en el pasado (aunque las vacunas basadas en la nueva tecnología de ARNm no tienen tal historial), pero no hay garantías a largo plazo. Todos los que se vacunen deben ser plenamente conscientes de esto. Y solo por este hecho, cualquier obligación o presión para vacunarse es éticamente injusta.

Los datos que tenemos sobre vacunas provienen principalmente de pruebas de laboratorio y ambientes controlados. Estas pruebas deben realizarse en condiciones estrictamente controladas (incluso si se realizan en personas que llevan a cabo su vida diaria), para poder sacar conclusiones significativas sobre las causas y efectos. Por supuesto, la vida real tiene muchas complicaciones, interferencias, imprevistos, etc. Por lo tanto, estos datos pueden predecir el comportamiento de la vacuna solo en un grado muy limitado. En efecto, hemos visto que se están actualizando recomendaciones sobre quiénes no deben recibir ciertas vacunas y las listas de posibles efectos secundarios que se actualizan mientras se administran las vacunas en el mundo real y comienzan a ocurrir problemas imprevistos. A esta escala, los efectos secundarios que solo afectan a un pequeño porcentaje de personas vacunadas pueden significar en realidad un daño colateral que consiste en miles de personas. Incluso en el mejor de los casos, la medicina moderna está lejos de tener una trayectoria impecable en lo que respecta al respeto de la vida en toda su diversidad, matices, complejidades y totalidad. No te equivoques al respecto, lo que está sucediendo es un experimento a gran escala.

Cree en la ciencia

Se nos dice que confiemos en la ciencia. Pero incluso si solo observamos las recomendaciones científicas durante este año y medio de la pandemia de Covid-19, esa afirmación es ingenua o deshonesta. Al comienzo de la pandemia en Europa, se desaconsejó enérgicamente el uso de una máscara. En ese momento, la teoría era que el virus se propagaría por contacto y, por lo tanto, la desinfección era la respuesta correcta (y había escasez de máscaras, por lo que eran solo para el personal del hospital). Unos meses después, esa opinión cambió y ahora existe un consenso de que el virus se propaga por el aire y no por contacto. De repente, las máscaras se convirtieron en la respuesta a todo. Sin embargo, también continuamos desinfectando todo (en lugar de ventilar, esto se llama el teatro de la salud, donde lo que más importa es la sensación de seguridad). Este ejemplo muestra que la ciencia puede estar equivocada y que la sociedad en general puede tardar aún más en darse cuenta.

Otro ejemplo de esta pandemia que muestra que no debemos confiar solo en la ciencia es la confusión en torno a la teoría de la fuga del virus de un laboratorio. Desde el inicio de la pandemia, un artículo firmado por muchos científicos especialistas en la materia afirmaba que la hipótesis de que el virus Covid-19 pudiera provenir de un laboratorio era completamente absurda. En ese momento, este artículo se convirtió en la base en la que los principales medios de comunicación, las redes sociales, los políticos y los académicos se basaron para etiquetar cualquier mención de una fuga de laboratorio como una teoría de la conspiración. Tomó un año entero, un tiempo durante el cual el virus, sin embargo, estaba en los titulares todos los días, antes de que algunos científicos y periodistas tomen una mirada más crítica a este artículo y lleguen a la conclusión de que la evidencia principal era irrelevante y que algunos de los autores tenían un interés personal en preservar la buena reputación (de los métodos) del laboratorio que sería el primer sospechoso en caso de que el virus se filtrara de un laboratorio. Ahora se acepta ampliamente que es posible una fuga de laboratorio y que vale la pena investigar esta pista (para ser claros, ni la fuga de laboratorio ni la hipótesis de la zoonosis han sido probadas o refutadas, ambas son más o menos probables). Este es un ejemplo que muestra que en realidad el método científico no es tan robusto e infalible como afirma. Un consenso que cambia por argumentos no científicos (conveniencia política, intereses económicos, etc.), un pequeño círculo de científicos altamente especializados que no quieren o no tienen tiempo para controlarse, etc. Desde la segunda mitad del siglo XX (ver, por ejemplo, Paul Feyerabend y Pierre Thuillier), la filosofía y la sociología de la ciencia han demostrado la brecha entre la ideología de la ciencia y su realidad. Sin embargo, la gente parece aferrarse a una concepción muy ingenua de lo que hacen los científicos.

Cree en la inmunidad colectiva

Se nos dice que nos movilicemos para lograr la inmunidad colectiva y "ser libres", nuevamente, del virus. Para ello, proponen el objetivo de vacunar al 70% de la población. Pero en realidad este número data de antes de la aparición de nuevas variantes (como la variante Delta) que son más contagiosas y contra las cuales las vacunas son menos efectivas. Además, tengamos en cuenta que las vacunas están diseñadas para limitar la gravedad de la enfermedad y que la reducción del contagio es solo un efecto secundario (y la mayoría de las vacunas que no usan ARNm no parecen muy buenas, efectivas en este punto). En vista de estas nuevas variantes, muchos expertos creen hoy en día que en realidad se necesitaría el 80% o el 90% de la población vacunada para lograr la inmunidad colectiva. Este número significa que, si bien todavía consideramos poco ético administrar una vacuna nueva y poco conocida a escala masiva a menores y algunas personas no pueden ser vacunadas por razones médicas, todo el resto de la población mundial debe vacunarse. Cualquier política pública que necesite un 100% de cumplimiento para tener éxito está condenada al fracaso.

Otro factor es que la inmunidad disminuye con el tiempo. Ya estamos hablando de refuerzos a los 6 o 9 meses (¿será de una sola inyección o habrá que repetir cada seis meses o cada año? Por ahora, no lo sabemos), lo que hace aumentar aún más los riesgos de fracaso.

Además, dado que se trata de una pandemia mundial de un virus de fácil transmisión, parece muy poco realista que un país o región pueda lograr la inmunidad colectiva por sí solo. Grandes partes del mundo apenas tienen las reservas de vacunas o la infraestructura suficiente para inmunizar a una pequeña parte de la población, y mucho menos a la gran mayoría. Además, se basan principalmente en vacunas que son menos eficaces para detener las infecciones. Las posibilidades de erradicar este virus son inexistentes. En este punto, ha llegado a su fase endémica, lo que significa que la Covid-19 comenzará a comportarse como otras variedades de coronavirus, con sus brotes estacionales. La inmunidad colectiva es solo la última zanahoria que nos sacuden ante nuestras narices, tarde o temprano será reemplazada por otra cosa, para hacernos creer que podemos alcanzar la "libertad", si solo obedecemos.

Sé responsable

El tema de la inmunidad colectiva (o al menos vacunar a tantas personas como sea posible) plantea la cuestión de quién recibe las vacunas. En muchas regiones, las personas que corren el riesgo de verse gravemente afectadas por Covid-19, que desean vacunarse pero no tienen acceso a los servicios de salud, no reciben ninguna vacuna. Mientras que en Europa, las personas que ni siquiera tienen un gran riesgo de desarrollar síntomas leves y que tienen un riesgo infinitamente bajo de desarrollar formas graves tienen millones de dosis de vacunas reservadas para ellos. La acaparamiento de vacunas aumentará aún más con la necesidad de inyecciones de refuerzo. El hecho de que, hasta la fecha, la OMS no quiera recomendar vacunas de refuerzo parece deberse principalmente a este tipo de preocupaciones. ¿La elección responsable o la reproducción de las desigualdades globales?

La construcción de la inmunidad colectiva y la retórica de la "guerra contra el enemigo invisible" van de la mano, en la práctica, con un estricto control de acceso al territorio y una gestión poblacional intensificada. Parece que hemos llegado a una situación en la que la llamada parte progresista de la sociedad ahora está a favor del control de movimientos y el cierre de fronteras (por supuesto, apenas lo notarán en su piel, ya que tienen los documentos necesarios para moverse “libremente”). ¿La elección responsable o una intensificación de la vigilancia y la exclusión?
 
Si hay algo que hemos aprendido de las últimas décadas (el 11 de septiembre y la amenaza del terrorismo, el colapso financiero y la amenaza de la quiebra, la austeridad y la amenaza del canibalismo social, los barcos de refugiados y la amenaza de pogromos racistas, el cambio climático y la amenaza de desastres ecológicos, etc.) es que una posición que no se oponga radicalmente al poder del Estado (sin importar quién lo ocupe), simplemente terminará fortaleciéndolo y así allanará el camino para el próximo ciclo de crisis provocadas por el Estado y el capitalismo, así como su gestión por el Estado y el capitalismo.


Anarquistas
Atenas, mediados de julio de 2021
Mira també:
https://attaque.noblogs.org/post/2021/08/01/grece-et-alors-ces-vaccinations/
https://athens.indymedia.org/post/1613723/

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more