Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Setembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
    01 02 03 04 05
06 07 08 09 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: antifeixisme
Baleares instaura un somatén de amargados a sueldo del antifascismo para imponer las normas sanitarias en la guerra contra el coronavirus.
05 ago 2021
La sumisión de los científicos «con el poder del dinero» y, segundo, que la democracia se convierta en un rehén de los tecnócratas, de quienes pretenden acaparar para sí el monopolio del conocimiento y que los demás adapten a ellos sus decisiones. Los políticos se entrometen en la ciencia tanto, porlo menos, como los científicos en la política. Uno de los errores más comunes en torno a la ciencia es la de aquellos que la reducen a su
dimensión cognoscitiva y de ella sólo tienen en cuenta los conocimientos. Además, la ciencia es
una fuerza productiva y un instrumento de hegemonía. Saber es poder y a la inversa. La burguesía supone que puede perpetuar su dominación transformando los problemas políticos en problemas técnicos, que eso asegura su gobernabilidad. Hoy en día, dice Latour, ningún ejército es capaz de
vencer sin los científicos. La ciencia (y la tecnología) han pasado a formar parte de una
maquinaria militar y, por consiguiente, «debe ser estudiada como tal» . Entre un 20 y un 30 por
ciento de los científicos trabajan en proyectos militares, porcentaje que sube al 40 por ciento en Estados Unidos. El 70 por ciento de la inversión en ciencia se destina a la milicia. La
militarización de la ciencia asegura una provisión de mano de obra a su imagen y semejanza:disciplinada y amaestrada. Ni en un cuartel de artillería ni en un observatorio astronómico caben las singularidades.
el-liberal-armengol-sanchez.jpg
chivatos,.jpg
agentes baleares.jpg
Baleares instaura un somatén de amargados a sueldo que se dedicarán a infiltrarse en grupos de personas y chivarse del incumplimiento de algún punto del manual de ortodoxia covidiota. Que haya personas que todavía piensen en una pandemia es verdaderamente un hito en la historia de la ignorancia y la estupidez. No es nuevo, primero empezaron con las patrullas "moradas" a increpar a todo aquel que quisiera ligar en las fiestas populares, después, el año pasado estrenaron patrullas callejeras que advertían a quienes no llevaran mascarillas (en un pueblo de aquí de Sevilla) y esto es suma y sigue. Como lo hicieron en su dia los Nazis...
Esperad a Septiembre..
La ciencia padece el abrazo del oso; se asfixia en medio de tan generoso derroche de
subvenciones. Como consecuencia de ello, atraviesa un profundo declive, sólo comparable al de la Edad Media. Se investiga, se publica y se lee aquello que se financia y subvenciona a golpe de talonario. Lo demás no existe, no es ciencia. No es necesario recordar que quien paga manda, ni
tampoco que quien paga y manda nada tiene que ver con la ciencia, es decir, que quien la dirige es
ajeno a ella.

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more