Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Anàlisi :: sanitat
Cuando algunos cientificos emulan a Mengele sin saberlo, y hacen politica.
21 gen 2021
La siniestra teoría de la inmunización de rebaño" pandémica, y el darwinismo social.
CUANDO LOS CIENTÍFICOS EMULAN A MENGELE SIN SABERLO, Y HACEN POLÍTICA.
En Suecia mueren unas 300 personas por día, en Reino Unido muchas más, y en varios países el número de los muertos “pandémicos” son colosales y van en aumento. Las víctimas mortales por Covid-19, hacen que las empresas fúnebres no den abasto para enterrar e incinerar los cuerpos, y todo por culpa de una política nefasta con respecto a la pandemia, en la cual cabe mencionar el papel preponderante del polémico científico sueco Tegnelli, que desde hace ya muchos meses critico en artículos. La situación trágica que vive Suecia, hizo que hasta que el propio rey, saliera a contradecir a ese científico y toda la malograda estrategia pandémica. En Suecia se experimenta con la población como conejillos de Indias, y el propio Primer ministro sueco, Stefan Löfven, ha tenido que "tomar un poco más de cartas en el asunto" cosa que hasta ahora no ha hecho, por respeto al afamado epidemiólogo del Estado Anders Tegnell, arquitecto de toda esta estrategia que podrá ser calificada como genocida sanitaria. 1)

El afamado científico quiso poner a prueba a su propia población creando y proponiendo algo distinto y novedoso, que muchísimos científicos de derecha en todo el mundo admiraron y propusieron en sus respectivos países (los científicos digitados por nuestro presidente uruguayo para darle una careta científica a su nefasta política pandémica, (nuestro GACH), también lo veían muy interesante) La teoría o estrategia de no tener estrategia ninguna, y dejar que todo sucediera de forma natural, sin tomar precaución ni prevención alguna a el coronavirus, una especie de teoría o copia sanitaria, de la que en economía, deja que el mercado lo solucione o resuelva todo "naturalmente", o Laissez faire et laissez passer, le monde va de lui même; («Dejen hacer y dejen pasar, el mundo va solo»), algo así como la relación o cohabitación entre el tiburón y la sardina, y permitir con luz verde, que la pandemia se propague libremente y se consolide en toda la población, sin freno ni traba alguna.
La finalidad es, que se, rápidamente, permitir el contagio masivo, de que se contagiara toda la población, para que así, supuestamente, todos a la larga, quedarían autoinmunes (la teoría del "contagio del rebaño", aunque sin prestar atención a las consecuencias colaterales irremediables de esto: (los más vulnerables física y económicamente, viejos, débiles, enfermos crónicos, y expuestos en los lugares de trabajo, etc. etc., no pasarían la prueba, y terminarían dentro de un ataúd). La frialdad de tal mentalidad, concuerda con la mentalidad sueca, y del nazismo, al que le importan un comino el destino de ciertas clases y estamentos sociales bajos, esto haría que, sin estamentos “superfluos e innecesario” el virus circulare menos, y las clases dominantes no se vieran afectadas mayormente, y no corrieran riesgos de contagios.
Toda esta estrategia dantesca no la podrían consolidar, sino antes de que la propaganda desinformativa de los grandes medios de la burguesía no hicieran lo suyo: inculcar en la gente de que el virus es inocuo y que “solo una gripe fuerte”, y de que la pandemia es un mito y un tigre de papel, inventado por conspiranoicos subversivos que solo tienen en mente llenar de pánico a la población, para que fuerzas malignas controlaran al pueblo, así difunden que el plan, o “plandemia” es amordazar a la gente con tapabocas, para que se mueran inhalando anhídrido carbónico, y similares cuentos infantiles pseudocientíficos, anticientíficos y “terraplanistas” negando todo. Esto oculta que en realidad son ellos los que pretenden aprovechar la pandemia para controlar a la población, restringir sus derechos, o hacer que el pueblo pague los efectos económicos de ella, y no subvencionar económicamente a los desocupados ni a los que caen enfermos, y ellos, allá arriba, continuar con los bolsillos llenos. En objetivo del gran capital y de los empresarios, es que el trabajador no tema a la pandemia, no se resguarde de ella, y trabaje en lugares expuestos sanitariamente sin protestar y sin dejar de crear las riquezas que engrosan al capital, con el trabajo remunerado no pago: la plusvalía. Dicho más claro, que el rico no deje de exprimir al pobre trabajador, aun en pandemia. Es por ello que las clases dominantes tienen terror a las cuarentenas, porque si bien ellas protegen al pueblo de la extensión y propagación del coronavirus, le restan ganancias al explotador, al gran capital.
Las cuarentenas generales y obligatorias son en sus consecuencias, para los ricos, como huelgas o paros generales, les afectan en mucho, así por tanto, emplean su enorme poder propagandístico para desprestigiar las cuarentenas y bagatelizar la pandemia, y no lo hacen solamente a través de sus científicos a sueldo, sino también desde los grandes centros y medios de propaganda que disponen, y también infiltrándose en las redes sociales, en las cuales podemos ver por millones publicaciones falsas, manipuladoras, que la gente que no piensa ni pone en duda nada, se lo cree y repite “compartiéndolo”, republicándolo papagayescamente, sin saber de su procedencia, o entender que es todo ideología contra sus propios intereses.
Volvamos a la teoría de “inmunización de rebaño” … los más cautos prefieren denominarla “inmunidad de grupo”, para esconder su real significado originario, la táctica de los humanos para hacer que los rebaños de animales se contagien rápido, para que sobrevivan algunos, sacrificando a los más débiles y enfermos. Es un típico darwinismo social, que se basa en la ideología de Charles Darwin de la selección natural aplicada a la sociedad humana, que promueve la idea que sólo debe sobrevivir el más fuerte y apto, y los demás, que sucumban y desaparezcan “necesariamente”. La tiranía de los más fuertes de la “ley de la selva” Esta interpretación o trasmutación, o aplicación mecánica de la “selección natural” a las sociedades humanas, fue utilizado por el nazismo que la politizo, para “justificar” su teoría racial, de que solo deben subsistir las llamadas razas “elegidas” (“ellos”, según su punto de vista, que se veían a sí mismos como la “raza pura y superior germánico nórdica) y las demás, debían terminar como esclavos, o en los hornos crematorios. Es decir, los “supremacistas” dicho de otra forma, descartan o “le hacen la boleta” a las clases que no les sirven o molestan, incluso basándose en su lugar de origen, etnia, o color de piel.
Estas teorías están entrelazadas con el eugenismo, que promueve la preponderancia exclusiva de las personas “superiores” con ciertas cualidades “estéticas” y mentales, relegando las que, según ellos, no la poseen, y proponen esterilizar a todas las etnias que no son de sus agrados, a los individuos que no son “perfectos” y justifican incluso el genocidio.
En el mismo sentido, en la antigüedad, los espartanos, según Plutarco, solían sacrificar arrojando desde las alturas al vacío, tirar desde la cima del monte Taigeto, a los niños que nacían con alguna “malformación” física o retraso mental, o que no los veían demasiado fuertes para ser guerreros, seleccionándolos así a unos, y descartando a otros.
Todas estas orientaciones empleadas como justificativos de teorías económicas o políticas, también se aplican de la política pandémica, aunque sus encargados de plasmarla no quieran reconocerlo o decirlo abiertamente, y también se entroniza con al maltusianismo, teoría económico, sociológica y política, en creer que los recursos de subsistencia del humano en el mundo son limitados, y hay que reducir la población mundial, pero para ello, hay que deshacerse de las clases o estamentos sociales que ya no producen, y que son una “carga para el Estados” como los jubilados, que al estar inactivos, no le sirven al capital como fuente generadora de riqueza (ya no son la “gallina de los huevos de oro”) no generan plusvalía. Y son estos sectores especialmente los más afectados por esta pandemia, que, a diferencia de otras, no afecta a los jóvenes, sino a la gente de la tercera edad. Según algunos capitalistas famosos, “hay demasiados ancianos” y los ancianos “mueren cada vez con más edad”, y eso es un “gran problema social”. Mostrándolos como los culpables o cabeza de turcos, para esconder que el origen de todos los males es el sistema social capitalista.
Seríamos conspirativos si sostuviéramos que el virus fue creado con esa intención, eso no lo podemos aseverar, no lo creemos ni queremos creer, (pero debemos estar alertas, pues es bien sabido que en los laboratorios militares existen desde hace mucho tiempo, arsenales de armas estrategias basadas en virus manipulados y creados con ingeniería genética, que empleados en futuras guerras biológicas, solo afectan y matan, por ejemplo, a una etnia humana, dejando a las otras fuera de peligro. Pero lo que sospechamos es que se usa la pandemia para no proteger a los ancianos en ciertas sociedades con gobiernos de derechas, y la práctica lo demuestra, pues son varias las naciones en que se apuesta a la teoría del contagio del rebaño, que aniquila a los ancianos, los cuales son sacrificados en al altar de la conveniencia de que subsistan los mejores, protegidos, y más fuertes económicamente.
La teoría de la inmunidad de rebaño, según el subdirector de la OMS, Jarbas Barbosa: “no es una estrategia valida”, “La inmunidad de rebaño para el COVID-19 no es una estrategia, es una tragedia” y afirmó, que apostar a que la población se inmunice permitiendo que se contagie de COVID-19 no es una estrategia sensata y seria y tiene un precio muy alto en vidas perdidas. También indicó que la OMS no cuenta con la información, ni tiene idea alguna de la proporción de personas infectadas que debe haber para que esa supuesta inmunización colectiva ocurra y que la transmisión deje de ocurrir. “Tampoco sabemos si se puede presentar una segunda infección (reinfecciones) después de algunas semanas o meses”2)
(Se afirma ahora, en diversas publicaciones científicas, que las vacunas solo dan protección segura hasta por lo menos seis meses, y se teme que las mutaciones inevitables del virus en nuevas cepas, afecten inevitablemente el comportamiento del virus, dejando a la vacuna sin efecto).
La Organización Mundial de la Salud la definió como pseudocientífica y errónea, yo pienso que esa estrategia de supuesta y falsa teoría de “inmunización de rebaño”, es una especie de darwinismo pandémico, con rasgos eugenistas y maltusianos. Y que sirve como anillo al dedo a los intereses económicos y políticos del gran capital, que persigue que la gente queda expuesta al virus, para que el motor de la economía que le da enormes ganancias al capital, no se frene con cuarentenas generales. Las consecuencias de ello, es que los trabajadores, los más vulnerables y los jubilados, sufrirán en forma directa la pandemia y de la crisis económica que esta genera.
Sebastian Bestard Molina.
1)     Algunas de las múltiples fuentes de la llamada teoría de “la inmunización de rebaño” de Anders Tegnell
https://vanguardia.com.mx/articulo/inmunidad-de-rebano-la-arriesgada-est
https://www.analitica.com/opinion/la-inmunidad-de-rebano-en-suecia/
https://es.digitaltrends.com/salud/suecia-inmunidad-rebano/
2)     Fuentes de dichos de Jarbas Barbosa: https://news.un.org/es/story/2020/10/1481762

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Cuando algunos cientificos emulan a Mengele sin saberlo, y hacen politica.
22 gen 2021
¿Citas a la OMS?
La lista de la OMS de los 20 principales donantes para el ciclo presupuestario de dos años de 2018 y 2019 revela que EE. UU. Proporcionó a la agencia $ 893 millones, lo que representa el 20% del presupuesto de la OMS, mientras que la fundación Gates contribuyó con $ 531 millones, o el 12% del presupuesto de la OMS. .
Además, la OMS cambió recientemente la definición de inmunidad colectiva.
"Violando la ciencia, la OMS cambia el significado de la inmunidad colectiva"
https://childrenshealthdefense.org/defender/violating-science-who-change/
Además, existen alternativas naturales a las vacunas farmacéuticas.
Probado por experiencia personal.
http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/532448
Además, ¿quiere que busque la prueba de que Bill Gates obtiene grandes beneficios de la venta de vacunas?
Obtiene 20 dólares de devolución por cada dólar que amablemente dona.
Sindicat