Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Octubre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
        01 02 03
04 05 06 07 08 09 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Accions per a Avui
12:00
19:00

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: antifeixisme : corrupció i poder : criminalització i repressió : educació i societat
Por qué el anarquismo es peligroso
23 des 2020
Texto sobre anarquismo de Dana Ward y Paul Messersmith-Glavin publicado en la web del grupo anarquista Higinio Carrocera de Asturies, y un breve "bonustext" de la misma web sobre "los gobiernos siempre confían en que el pueblo lo tolera todo"
250px-drapeau_noir.svg_-1.png
Los anarquistas asustan a las élites privilegiadas y a sus seguidores autoritarios no sólo porque los objetivos principales del movimiento han sido abolir las fuentes de poder de la élite – el estado, el patriarcado y el capitalismo – sino porque el anarquismo ofrece una forma alternativa viable de organización social y política basada en colectivos de trabajo, asambleas de barrio, federaciones de abajo hacia arriba, escuelas gratuitas centradas en los niños y una variedad de organizaciones culturales que operan sobre la base de la cooperación, la solidaridad, la ayuda mutua y la democracia directa y participativa.

En oposición a todas las formas de jerarquía, dominación y explotación, los anarquistas trabajan para crear una cultura basada en la igualdad de acceso a los recursos que haga posible el verdadero ejercicio de la libertad. Durante el último siglo y medio, y en particular en los dos últimos decenios, los principios de autogestión del anarquismo han proliferado en todo el mundo y también han pasado a formar parte de los procedimientos operativos estándar de la protesta. Dado que las élites serían redundantes en una sociedad anarquista e igualitaria, no es de extrañar que los gobernantes tiemblen ante el pensamiento de los espacios anarquistas. Las sombrías realidades de la crisis climática, la pandemia del coronavirus y la violencia policial en curso han puesto al descubierto las insuficiencias de los dirigentes actuales y del sistema de gobierno existente, al tiempo que ofrecen oportunidades, como todas las crisis, para crear un cambio significativo. El que logremos o no un giro histórico hacia una sociedad fundamentalmente diferente dependerá en parte de que mantengamos una presión política militante y creativa en las calles, al tiempo que construimos formas de contrapoder, contrainstituciones y organizaciones que prefiguren la visión anarquista de una sociedad libre. Este es un momento de importante agitación cultural en lo que respecta a las cuestiones que giran en torno al racismo, que se enfrenta a una severa reacción política y al intento de reducir el poder blanco y patriarcal.

En contraste con el primer movimiento Black Lives Matter hace varios años en respuesta a los asesinatos de Trayvon Martin y Mike Brown, la comprensión de la gente blanca de cómo las formas históricas de opresión continúan moldeando nuestras vidas está creciendo. Black Lives Matter puede ser el mayor movimiento de protesta social en la historia de EE.UU.. En los dos primeros meses después de que la policía asesinara a George Floyd en Minneapolis, aproximadamente entre 15 y 26 millones de personas (hasta el 8% de la población) participaron en una protesta de Black Lives Matter. El Presidente emplea estereotipos comerciales para deslegitimar el movimiento en las calles, alegando que los anarquistas y los antifa (antifascistas) son elementos siniestros detrás de estas protestas, pero la gran mayoría de los participantes son de hecho pobres y gente de clase trabajadora de color y sus aliados blancos. Esto es en gran parte un levantamiento espontáneo. Los anarquistas están de hecho en las calles en solidaridad, exigiendo justicia, como lo han estado desde que los anarquistas pidieron por primera vez la abolición del capitalismo y del Estado en el proceso de creación de un movimiento de masas de la clase trabajadora en el decenio de 1860, pero las tácticas utilizadas en el actual levantamiento son una combinación de métodos históricamente probados y perfeccionados durante décadas de lucha y nuevas adaptaciones a la cada vez más militarizada y brutal policía. Los anarquistas de hoy en día no dirigen ni instigan las protestas actuales. Sin embargo, el papel del anarquista en las acciones va mucho más allá de estar en las calles con los manifestantes. Desde el resurgimiento del anarquismo en la década de 1990, cuando los principios de organización anarquista se utilizaron para cerrar las reuniones de la Organización Mundial del Comercio en Seattle, el anarquismo ha impregnado los movimientos de oposición contemporáneos. El énfasis anarquista en la acción directa y la militancia callejera ayudan a definir los movimientos de hoy, así como el uso de grupos de afinidad y tácticas de bloque negro. El horizontalismo militante es el estándar de protesta de hoy en día. La importancia de las protestas sostenidas contra la violencia policial es que el ingrediente clave para un cambio exitoso es la interrupción militante de la vida cotidiana, como hemos visto en Portland, Louisville, Rochester y muchas otras comunidades en todo el país.

Sabemos por estudios de 323 movimientos violentos y no violentos alrededor del mundo, que las protestas que movilizan al menos al 3,5 por ciento de la población pueden producir un cambio de régimen. Si bien las protestas de hoy no se refieren a un cambio de régimen, sino a un cambio social y político, hay razones para esperar que las protestas de hoy creen una inflexión histórica que será mucho más significativa que el mero cambio del ocupante del Despacho Oval. A medida que nuestra sociedad y su establecimiento político siguen sumidos en el caos, el anarquismo ofrece una salida viable, una forma de organizarse de manera libre y cooperativa fuera del proceso electoral. En parte por esta razón, las élites vilipendian a los anarquistas. Las caricaturas grotescas del anarquismo siempre han sido utilizadas por los políticos para asustar a los ciudadanos y justificar el asesinato, la paliza, la deportación y el encarcelamiento de los anarquistas, muchos de ellos inmigrantes recientes, cuyo único crimen fue la creencia en la posibilidad de un mundo mejor. Qué irónico, entonces, que sean los anarquistas los que son percibidos como violentos, cuando de hecho la gran mayoría de la violencia ha sido perpetrada por aquellos que trabajan para los capitalistas y el estado. Sin embargo, los anarquistas han hecho grandes contribuciones a nuestra historia creando espacio para nuevas posibilidades en el proceso de “exigir lo imposible”. El anarquismo hoy en día ha cambiado mucho desde sus orígenes en el siglo XIX, pero los principios fundamentales siguen siendo los mismos y se pueden ver en la acción en las calles y en el trabajo que se lleva a cabo en los barrios de las ciudades y pueblos grandes y pequeños. Hace más de cien años, en su libro “Ayuda mutua”: A Factor in Evolutionism”, el anarquista Peter Kropotkin se opuso a la interpretación de Herbert Spencer de Charles Darwin, señalando que la evolución no está impulsada por la competencia dentro de las especies, sino más bien entre las especies y que las especies que más cooperan son las más adecuadas para la supervivencia. La cooperación social permite a los seres humanos cuidarse unos a otros y trabajar juntos para superar la adversidad. Así es exactamente como la gente ha respondido a la pandemia de coronavirus. Como Jia Tolentino observó en “The New Yorker”: “Los colectivos informales de cuidado de niños, los grupos de apoyo de transexuales y otras organizaciones ad-hoc funcionan sin el liderazgo de arriba hacia abajo o la financiación filantrópica de la que dependen la mayoría de las organizaciones benéficas. No existe un directorio completo de esos grupos, la mayoría de los cuales no buscan ni reciben mucha atención. Pero, de repente, parece que están en todas partes”. La gente está respondiendo con cuidado, cooperación y ayuda mutua en medio de la calamidad de la pandemia del coronavirus, el frenesí de la brutalidad policial y los recientes y devastadores incendios forestales en la costa oeste de los Estados Unidos. En Portland (Oregón), la gente ha estado en las calles protestando en apoyo de las vidas de los negros y contra la policía durante más de cien días consecutivos, tomando sólo un breve descanso durante los incendios forestales.

Se han formado innumerables colectivos, organizaciones, grupos de afinidad y bloques. Como observa Roger Peet, de la Cooperativa de Artistas de Justseeds, “Ha habido un gran florecimiento de pequeños núcleos que proporcionan una variedad ecléctica de servicios a la población que protesta: bocadillos, lavado de ojos, cascos, escudos cuidadosamente construidos, cuidado de las heridas, folletos, agua, comunicación y más. Estas redes de ayuda mutua y pequeñas estructuras proporcionan una infraestructura de mejora al contexto nocturno de la protesta, pero también proporcionan algo coherente para que un participante haga, fuera del objetivo nominalmente vago de simplemente protestar”. Se han organizado clínicas “pop-up” para proporcionar a los manifestantes un cuidado posterior, para ayudar con los efectos físicos y emocionales del traumatismo por objeto contundente y la exposición a la guerra química utilizada por la policía. Y como la calidad del aire de la costa oeste ha sido recientemente la peor del mundo debido a los incendios forestales masivos, los militantes cambiaron por un tiempo para proporcionar ayuda en caso de desastre. Desde los médicos de la calle en las primeras líneas de las protestas y el socorro en caso de desastre hasta los organizadores de Brooklyn que traen alimentos a la gente durante la pandemia, la acción directa y la iniciativa de la gente común está marcando una diferencia material en la vida cotidiana de la gente. También hay un reconocimiento generalizado en los Estados Unidos del fracaso del Estado como medio viable de organización social. Desde hace decenios, con la desilusión por la guerra de los Estados Unidos en Viet Nam, el escándalo Watergate y las revelaciones sobre el papel del FBI en la supresión de los movimientos sociales, la insuficiencia del Estado queda actualmente ilustrada por la inepta respuesta federal a la pandemia de coronavirus, una red de seguridad social desgarrada que protege a muy pocos, un entorno en colapso y un racismo sistémico impuesto por la policía militarizada. Cada vez está más claro que el gobierno no puede resolver estas múltiples crisis. Los anarquistas presentan alternativas fundamentales y urgentes al poder jerárquico y a una sociedad basada en la explotación y la dominación. La interrupción en las calles cambia el discurso político. Así como el movimiento Ocupa Wall Street cambió el discurso político para centrarse en la desigualdad económica, las protestas de hoy han cambiado el relato para centrarse en el racismo sistémico. A medida que el discurso cambia, los valores cambian, las prioridades se alteran, surgen nuevas alianzas y las posibilidades antes inconcebibles se vuelven alcanzables. También sabemos que habrá una inevitable reacción. El factor más importante que limita la reacción será la fuerza de las comunidades de resistencia que surjan como resultado de que la gente se vea a sí misma en el movimiento. La gente necesita permanecer en las calles, agitando, manteniendo la presión para mantener la atención en el tratamiento de estos temas. Otra protección para los movimientos sociales es tener el apoyo de la población del lado de los manifestantes. Hemos logrado avances significativos en la lucha política por la opinión pública, por lo que los ataques a Vidas Negras Importantes, Antifa y el anarquismo han aumentado dramáticamente. La derecha se está movilizando para proteger el privilegio y el poder blanco, patriarcal y capitalista. Un beneficio importante de la participación en la protesta es el sentido de pertenencia a un poderoso vehículo para el cambio social, y el conocimiento de que no está solo en su indignación. El sentido de identidad resultante fortalece la voluntad de resistir en el momento y también lo prepara para futuras batallas. No importa quién sea elegido en noviembre, esta agitación y construcción de movimiento debe continuar. A pesar de la demonización de la actual administración, los anarquistas de hoy en día trabajan para crear una sociedad libre no sólo a través de manifestaciones callejeras militantes, sino también participando en la organización de lugares de trabajo, proyectos de ayuda mutua y la creación de organizaciones democráticas y contra-instituciones. Necesitaremos una proliferación de huelgas salvajes, como las que llevan a cabo los jugadores de la NBA en apoyo de las vidas de los negros, y la generalización de la política de oposición en toda la sociedad. Los anarquistas están creando una cultura que modela el desafío a la supremacía blanca, valora las vidas de los negros y defiende a aquellos de nosotros que están siendo atacados porque somos vulnerables, ya sea que seamos homosexuales, transgénero, mujeres, clase trabajadora o personas sin hogar. Todos nosotros. Una fuerza motriz de la historia es la acción directa de los movimientos sociales desde abajo. Los grandes cambios en las democracias occidentales se producen cuando la legislación trata de alcanzar y responder a la presión de los movimientos sociales, como los disturbios y el movimiento por los derechos civiles de los años 50 y 60. El mundo actual está lejos de los ideales anarquistas y requerirá cambios sociales fundamentales en todos los ámbitos de la vida, desde cómo nos organizamos económicamente hasta cómo decidimos las prioridades sociales y políticas. Las actuales elites políticas y las clases dominantes tienen un interés personal en mantener las cosas como están, incluso si eso significa el continuo asesinato de negros por parte de la policía, la intervención militar extranjera y una peligrosa escalada de la crisis climática. No renunciarán voluntariamente al poder y compartirán la riqueza, como se ha demostrado a lo largo de la historia. Un movimiento social en las calles, lugares de trabajo, barrios y ciudades es esencial. Un movimiento militante lleva a la gente común a dialogar con los responsables de las decisiones de la élite. Nos hace difícil de ignorar. A medida que la gente logra victorias concretas, el movimiento continúa y se construye hasta un momento decisivo en el que se hace posible un profundo cambio social, económico y político. En este proceso, los anarquistas están motivados para capacitar a la gente para compartir el poder colectivamente en lugar de permitir que las élites acaparen el poder para sí mismas. Los movimientos sociales también necesitan una visión de futuro. El anarquismo nos apunta en la dirección de crear un mundo libre e igualitario. El anarquismo ofrece una sociedad en la que nadie queda fuera, en la que ninguna necesidad básica queda insatisfecha y, lo que es más importante, una cultura igualitaria en la que nadie se sitúa por encima o por debajo o en el camino del genuino ejercicio de la libertad. Compartimos una necesidad desesperada de una sociedad fundamentalmente diferente. Una que no cause estragos en el medio ambiente en busca de beneficios, una en la que la policía ya no asesine a personas de color para preservar la supremacía blanca, una libre de la explotación del trabajo de las personas, y libre de la violencia misógina, una sociedad en la que las personas afectadas por las decisiones políticas sean las que tomen esas decisiones. Una sociedad directamente democrática, principalmente opuesta a la dominación y la explotación, es parte de lo que ofrece el anarquismo y por qué es tan peligroso para los que ejercen el poder establecido.

Por Dana Ward and Paul Messersmith-Glavin, Anarchist Agency. October 2, 2020 | STRATEGIZE!

Dana Ward es profesor emérito de Estudios Políticos en el Pitzer College, donde fundó y mantiene los Archivos de la Anarquía.

Paul Messersmith-Glavin es un organizador anarquista de larga trayectoria y miembro del Instituto de Estudios Anarquistas (IAS) y del colectivo de revistas Perspectivas de la Teoría Anarquista.

Traduccion Deepl

Edición G. A. HIGINIO CARROCERA
https://higiniocarrocera.home.blog/2020/10/29/porque-el-anarquismo-es-pe/

Los gobiernos siempre confían en que el pueblo lo tolera todo

Los gobiernos siempre sobreestiman lo que la gente va a tolerar – desde Chile hasta Hong Kong, pasando por Cataluña y Francia – ha estado dando patadas por todas partes. Todo esto sólo necesita una chispa. Lo que tienen en común estos acontecimientos es que todos ellos fueron provocados por una decisión gubernamental, de mayor o menor importancia, pero en todos los casos los Estados que lo hicieron pensaron que podían salirse con la suya, como lo han hecho durante décadas hasta ahora.
Mira també:
https://higiniocarrocera.home.blog/2020/10/29/porque-el-anarquismo-es-peligroso/
https://higiniocarrocera.home.blog/2020/10/23/los-gobiernos-siempre-confian-en-que-el-pueblo-lo-tolera-todo/

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Por qué el anarquismo es peligroso
23 des 2020
Buenas Higinio:

Pero pasa lo de siempre ¿cómo es posible que después de ser confinados cientos de millones de personas, y al salir del confinamiento resultó que habían quedado en el desempleo 52 millones de trabajadores, como es posible, digo, que en lugar de desencadenar una huelga general revolucionaria se volcaran esas multitudes hacia la política de las identidades? El Partido demócrata, del que viven millones de personas estaba movilizado para hacer esta desviación y reencauzado, que luego rentabilizaría electoralmente, desde la huelga revolucionaria a la protesta radical, si, pero predirigida por una organización constituida anteriormente por socialdemócratas a ese fin. Pero encima perdieron las elecciones y se ha podido ver que el capital financiero-industrial globo-oligopolista esta dirigendo todo ese bloque, y lo está sumergiendo en su muy inquietante dibujo reestructuración mundial del capitalismo.

Perdón Higinio, pero la política de las identidades no es bioanarquista, y no servirá para remontar la gran derrota política que supusieron para el proletariado mundial los confinamientos mundiales de marzo y abril 2019.
Re: Por qué el anarquismo es peligroso
24 des 2020
¿..."confinamientos mundiales de marzo y abril 2019..."?

Tengo la sensación de que me perdí algo, pero aún no sé el qué. Tal vez no fue Bill Gates quien predijo el coronavirus, sino que fue el sr "." quien fantaseó con los confinamientos con antelación.

Vean qué tontería más elemental dice este señor. "El Partido demócrata, del que viven millones de personas..." Parece que del partido republicano no vive ni Donald Trump, sino que lo paga todo él de su bolsillo.

No es la primera, ni será la última vez que usted sr ".", encubre al partido republicano y sale en defensa de Trump, como cuando habló de "pucherazo a la libertad", como si las elecciones, los candidatos y partidos fueran lo importante para la libertad, y no la total desaparición de partidos, candidatos y elecciones.

¿"Bioanarquista"? ¿Ya se está inventando otra etiqueta más?. Su necesidad de control, se evidencia en sus torpes comentarios y se siente tan "seguro" y "triunfador", que ya no se molesta en ocultar la inmundicia que nos propone.

El peligro anarquista está en que no concibe jerarquías, ni poder blanco, ni cualquier otro tipo de poder capitalista, demócrata y ultraconservador.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more