Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Gener»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
        01 02 03
04 05 06 07 08 09 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: antifeixisme : corrupció i poder : criminalització i repressió : educació i societat : mitjans i manipulació
Coronavirus y revuelta
21 des 2020
Texto de alternativa libertaria con traducción automática, en el que se recogen las palabras de Carmelo Musumeci, describiendo una de las partes más crueles silenciadas de esta pandemia.

La lucha contra este sistema, no necesita de teorías conspiranoicas. Las realidades que se encubren con todas esas estrategias de confusión conspiranoica, son suficientes y no necesitan de excusas falsas.
La pandemia de estos largos meses ha puesto al descubierto muchas fragilidades de nuestra sociedad. Más allá de la relación general del hombre con la naturaleza que es la base de todos los males a los que nos enfrentamos hoy en día, el coronavirus ha mostrado todos los límites de una organización social y económica que durante más de cuarenta años ha sido calificada como la cúspide insuperable del desarrollo humano. No es casualidad que a finales del siglo pasado, los ideólogos del sistema capitalista hablaran del fin de la historia, es decir, que la llegada de los regímenes liberal-democráticos marcó el punto insuperable de la evolución social y económica de nuestras sociedades.

La pandemia nos muestra cómo estas certezas se desmoronan bajo el peso de hechos materiales. La salud y la educación en este son la cúspide de un iceberg que se licúa de la misma forma que los glaciares de la Antártida. Décadas de recortes sociales se han traducido en una incapacidad para defenderse de la epidemia que está matando miles de vidas, muy por encima de otras naciones, y que hasta la fecha no parece asentar la conciencia de la gravedad de la situación. Ante esta contingencia "del fin del mundo en pequeños pedazos" como lo definió un hombre de iglesia con una imagen fuerte, (porque toda vida que se apaga es un mundo entero que desaparece) la sociedad no parece capaz de afrontar mil emergencias que luchan por emerger. Desde los ancianos que ascienden a un fenómeno mediático, por las muertes en los asilos de ancianos, pero que siguen sin encontrar respuestas adecuadas como para salvarlos del abandono o del "encarcelamiento"; los diversos síntomas de angustia psíquica y mental; ya la condición de quienes simplemente han sido borrados, como los más de 54.868 reclusos de las cárceles italianas.

Los disturbios de los detenidos del 7 y 8 de marzo rasgaron el velo del silencio que envuelve esta "institución total", pero la atención mediática se apagó de inmediato bajo el peso de la muerte de los 14 detenidos. Para dar voz a quienes le quitan la ley, le pedimos un aporte a Carmelo Musumeci, quien vivió esa realidad en su propia piel.

Carmelo Musumeci aceptó nuestra propuesta de colaborar con "il Cantiere" y no pudo haber sido la voz más adecuada para hablarnos del mundo carcelario. Un lugar en el que vive desde hace veintiocho años. Condenado a cadena perpetua, la que prevé el "fin de condena nunca", quizás el caso más singular que logra recuperar su libertad en 2018. Carmelo ingresa a prisión en 1991 con un certificado de primaria, se gradúa como autodidacta y luego sigue tres titulaciones: en 2005 en Derecho con una tesis en Sociología del Derecho titulada "La cadena perpetua en vida", en 2011 en Derecho Penitenciario con una tesis titulada "La 'pena de muerte en vida': la cadena perpetua y perfiles de constitucionalidad" y en 2016 en Filosofía con 110 cum laude discutiendo la tesis "Biografías desviadas".

A primera vista, un observador superficial podría tener la idea de que la cárcel ha tenido un papel positivo en Carmelo, quien ingresó a la cárcel como un criminal endurecido, con graves delitos que cumplir, y sale como un hombre arrepentido y culto. Todo esto desaparece, sin embargo, en cuanto se leen las páginas de sus escritos en los que la cruda realidad del encarcelamiento y en particular de esa particular condición en la que viven los 1673 reos condenados a prisión perpetua, destilan dolor y desesperación. La realidad de los “muertos vivientes” también lo son los presos de por vida, en lugar de favorecer y desarrollar una revisión de sus propios comportamientos encaminados a tomar conciencia de sus errores, operan una especie de auto absolución. Carmelo dice que el mal hecho de alguna manera pasa a un segundo plano ante el mal que se sufre con un dolor que no da perspectiva. "Una mala sentencia no mejora, sino al contrario, en muchos casos, empeora la situación". El cambio, entonces, se produce no gracias a la prisión, sino a pesar de la prisión.

"Si no tienen más pan, que coman brioches". Esto es lo que parece haber respondido la reina María Antonieta en la época de la Revolución Francesa, a la noticia de que la gente hambrienta se rebelaba.

Poco se sabe sobre las muertes durante los disturbios en prisión en estos días, incluso el número de muertos es incierto. Sabemos, sin embargo, que para la policía es mucho más fácil sofocar manifestaciones en la cárcel que afuera en las plazas o en las calles, porque "adentro" nadie te ve, no hay testigos incómodos y para los alborotadores no es nada fácil huir o escapar. Si con los manifestantes del G8 en Génova en 2001 no fue fácil y tuvieron que reprimirlos ante los ojos del mundo entero, en la cárcel no hay ojos que vean. Aparte de unos pocos periodistas que son excepciones, parece que a los medios de comunicación no les importa cómo y por qué murieron estos internos, por qué fueron trasladados moribundos a otras cárceles (en lugar de llevarlos al hospital). Creo que estas preguntas nunca serán respondidas

Para confundir a la opinión pública y justificar la incapacidad del sistema penitenciario para gestionar la emergencia, circulan rumores de que detrás de los disturbios estaba la dirección de la mafia, olvidándose decir que estas organizaciones nunca participaron en disturbios de prisión y eso, de hecho, siempre les ha obstaculizado. Detrás de estas revueltas no hay mafia, más bien está el Estado que se había olvidado de sus prisioneros, abandonándolos a su suerte, a la desesperación, y el miedo hizo todo lo demás. Fue solo un motín espontáneo. Nada más. Pero, ¿qué habrías hecho tú? ¿Hubieras protestado pacíficamente? En prisión no es fácil hacer esto y muchos reclusos no tienen las herramientas para gestionar una protesta pacífica. No es mi intención despejar la violencia, pero solo trato de entender por qué y de dónde viene,

Cuando escucho que los departamentos móviles antidisturbios entran para restablecer el orden, me vienen malos recuerdos, lamentablemente no hay periodistas, teléfonos móviles y cámaras adentro para testificar lo que sucede cuando se producen estos hechos. Por eso siempre he escrito diarios desde la cárcel:

“El director y el comisario del penal habían decidido actuar y trasladar a los promotores de la protesta y se dirigieron a la brigada. Era un día frío y nublado. Incluso el clima no prometía nada bueno. Los guardias se abalanzaron sobre la sección unas horas antes del amanecer. El pasillo estaba silencioso y sombrío. De repente desde las primeras celdas se escuchó el grito de alarma de un interno: "Ya vienen". Y poco después se escucharon gritos e insultos por toda la prisión. Los guardias comenzaron con los internos de las primeras celdas, a romper narices y dientes, manchando de sangre las paredes de sus habitaciones. Los presos más débiles, los drogadictos y los ancianos se acurrucaban en los rincones de sus celdas llorando y sollozando. Yo, para amortiguar los golpes de las porras, que seguramente habrían llegado, me había puesto tres pijamas,

“En 1992 llegué a la isla de Asinara con el helicóptero carabinieri. Tan pronto como me bajé, los guardias se hicieron cargo. Poco después me arrojaron a una jaula instalada provisionalmente en el centro de la pista deportiva, frente a la infame sección de Fornelli. Estábamos aplastados como sardinas. De repente, los guardias se alinearon a izquierda y derecha. Despejaron un pasillo en el medio que conducía directamente a la prisión. Los guardias tenían escudos de plexiglás y bastones en las manos. Inmediatamente imaginé lo que pasaría. Eché un vistazo al camino que tenían que tomar. Y de inmediato pensé que sería difícil no golpearme una porra en la cabeza. Salieron los primeros internos. Inmediatamente fueron atacados con porras.

Corrí doblado en dos con los brazos en alto para tratar de protegerme de los golpes de la porra. Pero no ayudó mucho. Era mi turno. Estaba tratando de proteger mi cabeza, pero los golpes llegaron allí ".

"Los guardias llegaron por docenas. Me agarraron y me arrastraron a las celdas de castigo. Me arrojaron a la celda lisa. Volaron puños, patadas e insultos. Me desnudaron. Me registraron. Los guardias hervían de rabia. Empezaron a insultarme: "Hijo de puta. Toma esto y este otro ". Luego se cansaron y se fueron. Me acosté en el suelo, en la celda lisa no había ni un catre. Me cubrí con una manta vieja tirada en un rincón, lo único que había en esa celda. Estuve de pie durante media hora con los ojos fijos en el techo. Sentí dolor por todas partes. Me dolía la cabeza y me dolían las caderas, la parte del cuerpo que más me habían pateado. Mis ojos se cerraron por el cansancio, la ira y el dolor. No pude poner en orden mis pensamientos. Finalmente me quedé dormido. Los rayos del sol de la mañana, que se filtraban por los barrotes de la ventana, me despertaron. Tenía todos los músculos que me dolían, por todas partes. Me estaba sintiendo frustrado. También tenía un hombro entumecido y un brazo rígido. Volví a cerrar los ojos, como para defenderme de lo que estaba viendo. La celda lisa era aún más fea durante el día. Si hubiera conocido bien la prisión y la conociera bien, tal vez durante el día me hubieran empacado y me hubieran trasladado a una cárcel de detención. Después de las protestas, los reclusos nunca los mantienen en la misma prisión. Me quedé un rato mirando las paredes de la celda, luego decidí intentar levantarme. Enderecé los hombros y la espalda y me levanté del suelo. Me tambaleé. Estaba a punto de caer. Me apoyé colocando una mano en la pared. Justo en el lugar de la pared donde estaba apoyado Vi que una frase estaba escrita. Luché por leerla. Parecía escrito con sangre: "Mi alma busca el cielo, el sol, el mar, mientras yo muero por vivir". Negué con la cabeza, como si olvidara lo que había leído. Ya estaba triste por lo mío y no quería estarlo más. Todas las costillas todavía me dolían por la paliza que recibí esa noche. Todavía respiraba con dificultad. Pensé que me esperaban otros golpes en la cárcel donde me enviarían. Esa noche se fueron "ligeros", por miedo a que algún juez me viera, si venía a interrogarme sobre la protesta colectiva que mis compañeros y yo habíamos hecho. De hecho, los bastardos no me habían tocado en la cara. En cambio, en la prisión donde me habrían enviado los guardias no se habrían detenido ante el cuerpo, me habrían roto la cara también. Como aquella vez en Nuoro, cuando me volaron dos dientes. Me senté en el suelo de nuevo, con las piernas estiradas y la espalda contra la pared, esperando mi destino ".

http://alternativalibertaria.fdca.it/wpAL/blog/2020/12/15/coronavirus-e-
Mira també:
http://alternativalibertaria.fdca.it/wpAL/blog/2020/12/15/coronavirus-e-rivolte

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more