Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Octubre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
        01 02 03
04 05 06 07 08 09 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Accions per a Avui
12:00
19:00

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: antifeixisme : corrupció i poder : criminalització i repressió : educació i societat : mitjans i manipulació
Coronavirus: los confusionistas se quitan la máscara
20 des 2020
Interesante y clarificador artículo de la unión comunista libertaria de Toulouse y alrededores.
En estos tiempos complicados, la confusión reina. Pero no debemos perdernos en todos estos mensajes y estas ordenanzas a veces contradictorias. Debemos luchar contra los que mantienen la confusión, no contra los que están confundidos.

Como reacción a las últimas directivas gubernamentales, abunda la retórica conspirativa sobre la necesidad de usar máscaras en público. En efecto, a veces escuchamos que sería escandaloso atacar nuestra libertad individual en nombre de medidas arbitrarias decretadas por un Estado que solo escucha los argumentos que le convienen. En resumen, les gustaría amordazarnos imponiéndonos máscaras innecesarias. Pensamos que este tipo de discurso es dañino, poco constructivo, y que proviene - al menos - solo del hábito del contrario, no de la reflexión.

Que quede claro, no se trata aquí de defender la acción del gobierno en la gestión de esta crisis, ni de querer controlar a los individuos con discursos culpabilizantes, nada de eso, sino de deconstruir la visión conspirativa que algunos nos ofrecen. Que una persona a veces pierda los gestos protectores, es inevitable, y los sermones no tienen sentido. Cuando esta misma persona anima a los demás a no respetar estos gestos: la magnitud no es la misma.

Evitemos la hipótesis de la creación voluntaria del virus, atribuida a los chinos y sus aliados cómplices -incluida Francia- para observar directamente la parte que nos interesa: cuando las máscaras han dejado de faltar, ciertos discursos contestatarios han querido reciclarse acusando a los gobierno de querer amordazarnos. No saltemos con la primera explicación simplista que tenemos a mano. ¡Por supuesto que el Estado es nuestro enemigo, no esperó la aparición de máscaras de tela para demostrarlo! Pero estas máscaras son parte de los medios disponibles para luchar contra el coronavirus, y esta observación debe separarse con nuestro rechazo al poder.

Criticar al Estado sin hacer el ridículo

Ahora ya hay más de un millón de muertes, declaradas oficialmente, en el mundo, y no faltan las legítimas razones de contestación. Desde la salvaguarda del hospital público hasta la precariedad generalizada, pasando por el racismo y la sed de represión, no tenemos necesidad de levantar falsos pretextos para rebelarse. Debemos ser capaces de criticar al Estado, ignorar sus mandatos xenófobos, escapar de su redil, sin refugiarnos en oscuros discursos que niegan cualquier análisis sistémico o científico.

Sin embargo, la tesis de una estrategia gubernamental hábilmente orquestada para silenciarnos parece estar ganando terreno en una parte de lo que se llama "la izquierda". A estas personas, a las que nos gustaría que fueran aliadas, tenemos que decirles que "la libertad de los demás extiende la nuestra hasta el infinito". Esta cita nos vuelve a situar en el camino de la responsabilidad colectiva, donde todo nuestro entorno actual nos empuja al egoísmo. Sepamos ver que la libertad individual de no ponerse una máscara va en detrimento de la libertad que tienen los demás, de no sentirse amenazados al salir de casa. Esto es aún más cierto para quienes se les obliga a ir a trabajar.

Los hallazgos médicos contradictorios, que llenan la información a diario, muestran que nadie sabe cómo evolucionará la situación. Sin embargo, de lo que estamos seguros es de que la diferenciación de clases no se menciona en absoluto. En efecto, la vivienda deficiente, la comida basura, los ataques a la salud pública, la explotación en profesiones esenciales pero mal pagadas han puesto a las capas trabajadoras más pobres y a sus familias en la primera línea, ya sea en Francia como en todo el mundo.

Desde las epidemias que azotaron el sudeste asiático, han pasado veinte años desde que sabemos que el uso masivo de la máscara es eficaz sobre la propagación de los virus. Por lo tanto, es desde una lógica de autodefensa de clase que insistimos en llevar la máscara como parte de nuestras herramientas de protección de la salud para frenar el desarrollo y la transmisión del Covid-19. Debemos hacerlo nuestro, y ver que aquellos que están actuando contra ello no pretenden más que romper una forma de solidaridad popular.

Autodefensa de clase, ¡es saludable!

¡Tengamos también cuidado con lo que este pensamiento puede transmitir y a los impases a los que nos lleva! Los validadores podrían decir que ellos o ellas todavía son jóvenes y que, por tanto, no corren peligro. Los viralistas, que llevar una máscara es dar muestras de debilidad. Los irresponsables jurarán que lo de enfermar sólo les pasa a los demás... En cualquier caso, hay necesariamente un pequeño burgués en los discursos provocando esta pseudo-desobediencia. "Después de todo, tenemos los medios para buscar tratamiento, así que si tiene que pasar, que pase", "en el peor de los casos, nos confinarán y podré teletrabajar", "mucho mejor si nos empuja al cambio" ! Es fácil decirlo cuando no tienes que afrontarlo ... ¡Estemos atentos porque los fantasmas del darwinismo social y el maltusianismo todavía deambulan! Finalmente, no necesitamos una gran clarividencia para comprender que si nos embarramos en la confusión, los socialdemócratas no dejarán de confundir una vez más a la izquierda radical y a la extrema derecha ... Esta última está surfeando sobre la ola conspiranoica y acaba de hacer unos carteles con el lema "Francés, despierta", antes - ¿quién sabe ? - corear "¡abre los ojos!""...

Todos quisieramos un día a día libre de epidemias, eso es cierto. Y, por supuesto, a veces tenemos que detenernos, mirar a nuestro alrededor y preguntarnos cómo, en seis meses, pudimos ponernos tantas máscaras, plexiglás, película alimentaria. La amargura es humana. Pero lo real está ahí. Y aunque está claro que el estado capitalista está aprovechando la oportunidad para satisfacer su necesidad de control, no nos peguemos un tiro en el pié como respuesta. El verdadero peligro hay que buscarlo al lado en los gobiernos liberales que despriorizan la salud pública y privatizan el sistema de atención de la salud para aspirar a obtener más beneficios y crecimiento económico.

Las máscaras no son la panacea, pero eso no es motivo para oponerse a ellas. Al contrario, el hecho de que las autoridades locales muy pequeñas nos ordenen que las usemos no significa que deba hacerse. Es nuestro deseo de protegernos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos lo que debe prevalecer.

Apelemos a nuestro sentido de solidaridad, nuestras prácticas de autogestión y nuestra necesidad de llevar nuestras luchas colectivamente. Pero no nos detengamos en las teorías vagas de algunos advenedizos conspiracionistas y reaccionarios.

UCL Toulouse y alrededores
Mira també:
https://www.unioncommunistelibertaire.org/?Coronavirus-les-confusionnistes-font-tomber-le-masque

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Coronavirus: los confusionistas se quitan la máscara
20 des 2020
Buenas Aliss:

Está aterrorizada. Con tanto miedo no ve claro, y hay muchas personas como ella. Hace poco escuché a un señor que lleva desde marzo casi sin salir de casa y se está quedando ciego, aún así pedía a los demás que hicieran lo mismo que él. Decía cosas muy parecidas a esta chica, me dio pena. Lo siento, no supimos frenar a estos sinvergüenzas de la OMS y el bigpharma las primeras veces que lo intentaron con la gripporcina y el tamiflu, la gripe aviar, las pelis de miedo a virus, fundamentalmente porque no les costaron nada sus ataques, lo que les animó a volver intentarlo. Y ahora vinieron con esto, a cien metros de su laboratorio principal, que tiene aterrorizadas a estas personas. El miedo es libre, lo entendemos, pero el pánico es mortal y contagioso de verdad. En todo caso, deseo que se reponga y recupere la estabilidad.

Un abrazo para Ucl

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more