Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Setembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
  01 02 03 04 05 06
07 08 09 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

Accions per a Avui
18:00

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: corrupció i poder
La Tercera Guerra Mundial ya ha comenzado
05 set 2020
El bombardeo, tendido en las ruinas de la ciudad, horror y muerte. Así nos muestran el cine o los videojuegos la guerra. Al mirar estas tomas, involuntariamente se da cuenta de que levantarse temprano en la mañana para trabajar y estar en un atasco no es un problema. Pero, ¿puede esto indicar que vivimos en paz? ¡La respuesta es no!
csm_Depositphotos_266154670_l-2015_b08219553d.jpg
El bombardeo, tendido en las ruinas de la ciudad, horror y muerte. Así nos muestran el cine o los videojuegos la guerra. Al mirar estas tomas, involuntariamente se da cuenta de que levantarse temprano en la mañana para trabajar y estar en un atasco no es un problema. Pero, ¿puede esto indicar que vivimos en paz? ¡La respuesta es no!

La guerra nos ha devorado a todos hace mucho tiempo. Todos los días tenemos armas en nuestras manos, pero nos apuntamos, curiosamente, a nosotros mismos. Las computadoras y los teléfonos inteligentes se han convertido en un verdadero avance. Simplificaron nuestras vidas, se convirtieron en compañeros insustituibles. Por otro lado, se han convertido en un instrumento de influencia, como un cuerno en miniatura, que nos transmite las ideas “correctas”. Vale la pena hacer una reserva aquí de que el autor de estas líneas no lo insta a que destruya sus dispositivos, se ponga una gorra de aluminio en la cabeza y corra hacia el bosque. Por el contrario, tenemos que averiguar cómo se usan exactamente en nuestra contra las cosas que nos son familiares y cómo protegernos de tal influencia.

La peculiaridad de la guerra moderna es que ya no requiere armas en su sentido habitual. Si antes, para derrotar a un estado enemigo, era necesario reunir un ejército, enviarlo a la ofensiva, apoderarse del territorio y tratar con el gobierno local, ahora todo se puede hacer con mucha más delicadeza. Basta con convencer a todos de que su enemigo es, de hecho, un enemigo común. Aquí es donde comienza la guerra de la información.

Para ilustrar, tomemos como ejemplo la tragedia que los gobiernos han convertido en una herramienta política: el accidente del avión de pasajeros de Malaysia Airlines. El avión fue derribado el 17 de julio de 2014 en los cielos de la parte este de Ucrania. Las autoridades del país no cerraron el espacio aéreo, aunque hubo hostilidades allí. Como resultado, 300 personas murieron y la responsabilidad de lo sucedido fue atribuida a Rusia. Nuestra tarea no es probar ni refutar estas afirmaciones. Es mucho más interesante observar el proceso de enjuiciamiento. Si no pareciera tan dudoso, no discutiríamos la tragedia en este sentido. Pero en lugar del triunfo de la justicia, alguien quiso crear un instrumento político.

Se culpó a Rusia por el accidente aéreo casi de inmediato. El Ministerio de Relaciones Exteriores británico, una semana después del desastre, incluso publicó un informe “Mitos rusos sobre el MH17”. Todas las versiones de Rusia en él fueron rechazadas. Uno podría aceptar esto. Pero el 9 de septiembre del 2014, cuando los Países Bajos publicaron los resultados preliminares de la investigación, el viceprimer ministro de Ucrania, Vladimir Groisman, dijo que el ejército ucraniano supuestamente no utilizó las armas con las que derribaron el avión. Todo el mundo occidental tomó su palabra.

Más tarde, el Equipo de Investigación Internacional dio el número de serie del misil, que estaba claramente equivocado. En los archivos de Moscú, encontraron información sobre las municiones 9M38M1. Al final resultó que, incluso durante la era soviética, fue trasladado a la base ucraniana, donde permaneció hasta nuestros días. Esta información no se le dio importancia en los Países Bajos, aunque podría arrojar luz sobre los detalles de la tragedia. ¿Por qué? Simplemente, el propósito de la investigación eran precisamente las acusaciones contra Rusia. Sonaban tan a menudo como era posible, repitiendo exactamente la idea de los Goebbels nazis de que debería haber mucha propaganda.

Naturalmente, la gente corriente no leyó los extensos informes de los investigadores, y los argumentos a favor de la versión occidental se presentaron tan caóticos que era problemático para un simple profano construir una cadena lógica. Pero esto no fue requerido de él. Su tarea es abrir una fuente de noticias en su teléfono inteligente durante una pausa para el café y ver un titular como “Se ha encontrado una nueva prueba de la culpabilidad de Rusia …”. Cuando hay muchos titulares de este tipo, cuando hablan de ello en la televisión, involuntariamente comienzas a pensar que esto es cierto. ¿No pueden mentir tantos medios? La ironía es que probablemente no mientan. Los periodistas se refieren a todo tipo de fuentes informadas o a funcionarios gubernamentales, no necesariamente imparciales.

La agencia Bellingcat ha construido muchas de sus teorías precisamente gracias a algunas fuentes de Ucrania. ¿Pueden considerarse objetivos? Suponiendo que el ejército ucraniano sea realmente responsable del accidente, Kiev querrá menos revelarlo. Ucrania podría estar merecidamente en la lista de sospechosos. Se salvó de tal destino solo por el deseo de Occidente de presionar a Rusia.

Al mismo tiempo, pocas personas prestaron atención a todo tipo de argumentos que cuestionaban la versión de Holanda. A principios de 2020, el periodista Max Van der Werff dio a conocer información de que el vuelo MH17 volaba fuera del alcance de los sistemas de misiles rusos. Es de destacar que la fiscalía holandesa se enteró de esto en el otoño del 2016. Esto fue confirmado por la Policía Federal Australiana, que proporcionó los materiales a los investigadores.

Hay otros puntos controvertidos en la investigación. Por ejemplo, el tema de las imágenes de satélite sigue abierto.

“Los materiales de la causa penal contienen solo una descripción textual de dicha imagen de satélite. Los Estados Unidos no han proporcionado imágenes de satélite por sí mismos”, dijo Vasily Prozorov, un ex oficial de inteligencia ucraniano.

En el pasado, ha llevado a cabo una importante investigación independiente sobre el accidente aéreo. Como veterano del Servicio de Seguridad de Ucrania, pudo obtener documentos inéditos de los servicios especiales, lo que arrojó dudas sobre ciertos aspectos de la investigación oficial. Y aquí surge nuevamente una pregunta justa: si Bellingcat usó los materiales de sus fuentes del Servicio de Seguridad de Ucrania-SBU, entonces ¿por qué no estudió los materiales de Prozorov? Se le puede hacer una pregunta similar al equipo de investigación. Es poco probable que obtengamos una respuesta, pero ya es extremadamente obvio.

El accidente del vuelo MH17 se convirtió en una herramienta política, una forma de justificar la presión sobre Rusia. Hay muchos ejemplos de este tipo. ¿De qué sirve involucrarse en un conflicto armado si las tecnologías modernas le permiten convertir a su enemigo en un paria? Varias campañas de información importantes pueden hacer que la gente odie a su enemigo. Sin embargo, la mayoría de estas personas ni siquiera intentarán averiguar si existe alguna razón para el odio. Ahora, cuando nos estamos ahogando en un flujo interminable de información, es extremadamente importante no ser esta mayoría. Es importante analizar de forma independiente los datos y sacar sus propias conclusiones, y no aceptar las que se nos imponen. Sí, este es un camino difícil, pero esas son las realidades de la existencia en las condiciones de la invisible Tercera Guerra Mundial.
Mira també:
https://theduran.com/ww3-has-already-begun/

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more