Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Setembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
  01 02 03 04 05 06
07 08 09 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        

Accions per a Avui
18:00

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: amèrica llatina
Argentina_Repudio ante una cabeza llena de malicia
26 ago 2020
Argentina_Repudio ante una cabeza llena de malicia: Duhalde
______Duhalde 2020 Arg.jpg
El expresidente Eduardo Duhalde se ganó el rechazo de toda la dirigencia política y social al presagiar desde un panel de TV un escenario golpista, sin elecciones en 2021 y que “puede terminar en una especie de guerra civil”. Desde el movimiento de derechos humanos consideraron sus dichos “de una irresponsabilidad mayúscula” y “en línea con una campaña concertada que busca debilitarnos como sociedad” (ver aparte). El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero no sólo calificó los dichos como «inapropiados» sino que también aseguró que el próximo año habrá elecciones. Por su lado, la secretaria Legal y Técnica, Vilma Ibarra, advirtio que estos dichos «sólo quieren condicionarnos, buscan arrancar concesiones y reducir derechos». Frente a la ola de repudios, que incluyó a dirigentes de la oposición, el exsenador de 78 años relativizó el valor de sus palabras al admitir como “muy posible que yo también esté afectado psicológicamente” por la cuarentena.

“Es ridículo que piensen que el año que viene va a haber elecciones ¿Por qué va a haber elecciones?”, planteó Duhalde el lunes a la noche en América TV. Añadió que “entre 1930 y 1983 hubo 14 presidentes militares” y que “quien ignore que el militarismo se está poniendo nuevamente de pie en América no conoce lo que está pasando”. “Sabemos que Brasil es un gobierno democrático cívico-militar, sabemos lo que es Venezuela, lo que es Bolivia, sabemos que en Chile quedan como factor de poder los carabineros, como antes, y el ejército”, continuó. “No se puede seguir así, para que haya elecciones tienen que ser consensuadas (sic) y borrar estas cosas que no sirven para nada», dijo en referencia al proyecto de reforma judicial que debe tratar el Congreso. “No digo que Alberto Fernández vaya a sufrir un golpe”, relativizó luego, aunque insistió en que “Argentina corre el riesgo porque este es un desastre tan grande que no puede pasar nada bueno”. Vaticinó que la actual “es la más compleja de las presidencias” y que “se va a generar un clima peor al ‘que se vayan todos´» de 2001 «ya que puede terminar en una especie de guerra civil”.

https://www.resumenlatinoamericano.org/


Repudiamos enérgicamente las irresponsables declaraciones de Eduardo Duhalde

Ante las declaraciones del ex presidente interino Eduardo Duhalde, realizadas en el programa de televisión “Animales sueltos”, desde los organismos de derechos humanos queremos manifestar nuestro más enérgico repudio.
Llevamos más de 37 años de una democracia que, con avances y retrocesos, se ha ido afianzando. Una y otra vez, el pueblo argentino ha dicho nunca más y lo seguirá haciendo en cada oportunidad que los destituyentes de siempre intenten socavar el orden constitucional.
En la situación en la que nos encontramos, en medio de una pandemia que se está llevando la vida de cientos de miles de personas, las palabras del ex mandatario son de una irresponsabilidad mayúscula y están en línea con una campaña concertada que busca debilitarnos como sociedad.

Ahora mismo, miles de trabajadoras y trabajadores arriesgan su propia salud y la de sus familias para atender –en todos los niveles– la emergencia sanitaria que nos ocupa, y somos millones las argentinas y argentinos que nos responsabilizamos y cumplimos con las normas de cuidado indispensables para evitar el colapso del sistema.

Y es en este contexto que Duhalde sale a presagiar muertes, violencia política y golpes de Estado. ¿Por qué? Debería hacerse cargo y dar explicaciones. El último golpe fue el de 1976. Ahí conocimos, de primera mano, lo que es un genocidio. 30 mil desaparecidos. Secuestros, torturas, violaciones, vuelos de la muerte, apropiación de centenares de bebés. Centros clandestinos en todo el territorio nacional.
El pueblo argentino ha decidido –y lo volverá a reafirmar cada vez que sea necesario– que esa fue y seguirá siendo la última dictadura. Tenemos que estar alerta y señalar las acciones desestabilizadoras, pero sobre todo mantener la unidad y apostar al bien común sabiendo que somos la vasta mayoría. No permitamos que los discursos que pretenden sembrar el miedo y el caos le ganen al amor y a la ternura. Ni hoy ni nunca más.

Buenos Aires, martes 25 de agosto de 2020.

ABUELAS DE PLAZA DE MAYO
MADRES DE PLAZA DE MAYO – LINEA FUNDADORA
FAMILIARES DE DESAPARECIDOS Y DETENIDOS POR RAZONES POLITICAS
H.I.J.O.S. CAPITAL
CENTRO DE ESTUDIOS LEGALES Y SOCIALES (CELS)
ASAMBLEA PERMANENTE POR LOS DERECHOS HUMANOS
LIGA ARGENTINA POR LOS DERECHOS HUMANOS
MOVIMIENTO ECUMENICO POR LOS DERECHOS HUMANOS (MEDH)
ASOCIACION BUENA MEMORIA
FUNDACION MEMORIA HISTORICA Y SOCIAL ARGENTINA
ASAMBLEA PERMANENTE POR LOS DERECHOS HUMANOS LA MATANZA
FAMILIARES Y COMPAÑEROS DE LOS 12 DE LA SANTA CRUZ
COMISION MEMORIA, VERDAD Y JUSTICIA ZONA NORTE


otras notas relacionadas:

Prontuario de Eduardo Duhalde
“Argentina corre riesgo de un golpe militar”

Ayer, en el programa Animales Sueltos, el ex Presidente Eduardo Duhalde declaró que no habrá elecciones y que se corre riesgo de un golpe militar. El polémico dirigente del peronismo ha calificado a la policía argentina como la mejor del mundo. Ha propuesto un gobierno con los que quieren y no quieren a Videla, y , ahora, habla de Golpe de Estado. Por Patricia Rodríguez para ANRed.
Para 1971, durante la dictadura de Lanusse, Duhalde consigue trabajo en el despacho de Asuntos Legales de la Municipalidad de Lomas, gracias a un tío de su esposa Chiche. La oficina de Asuntos Legales le permite conectarse con los conflictos territoriales más álgidos.

Chamorro del PRT-ERP, militante del barrio San José Obrero de Budge rememora aquella época: “Nosotros participamos junto a los compañeros en la toma de tierras, en Ingeniero Budge, formamos el barrio San José Obrero, hoy Budge Sur. Fueron las primeras experiencias 78 de tomas de tierra en forma organizada, allá por el año 69/70. Esas tierras tenían varios dueños y Duhalde vendía a la gente la posesión treintañal. Muchos provenían del interior, necesitabanuna vivienda, por lo que ante la necesidad y el desconocimiento no percibían la estafa de Duhalde, quien vendía terrenos que no le pertenecían. Así que tomamos las tierras, las repartimos y comenzamos la autodefensa, porque nos querían desalojar. Formamos la Junta Vecinal de San José Obrero, organizada cuadra por cuadra, con un delegado por manzana. “En relaciòn a la expropiación de las tierras, nuestra posición era expropiar sin pagar. Duhalde y Aramoundi proponían abonar un 10 % por grupo familiar a cargo del estado.

En la Asamblea de vecinos se votó y ganó nuestra posición. Igualmente enviaron la ley que ellos querían. En el 74, durante el gobierno de Calabró, la ley llegó al Congreso, votaron a favor. La expropiación se llevó a cabo, pero Calabró nunca depositó el dinero, como acordaba la ley. Después llegó la dictadura. Ellos no pudieron anularla, pero si modificaron algunos aspectos. Se produjeron algunos pocos desalojos.
También Mingo de la JP de Budge recuerda la llegada de Duhalde al barrio:“Hacia el año 70, la gente había rellenado tierra bajas para armar sus casas. Entonces aparecieron los dueños para rematar esos terrenos. En realidad, los propietarios como López Salas, dueños de medio Budge y Villa Albertina trabajaban en el banco Hipotecario, tenían acceso a la documentación e información necesaria para quedarse con las tierras haciendo uso de la posesión treintañal. Los domingos se remataban las tierras a un precio irrisorio. Ponían la bandera roja y no sé cómo todo el mundo iba al remate para impedir que alguien ofrezca otro precio. Así se evitaba el desalojo. Era una lucha constante todos los domingos. La iglesia de la calle Bariloche comenzó a organizar asambleas y desde allí se creó la Comisión de tierras. El cura Miguel Bianchi invitó a Duhalde como abogado recién recibido. También estuvieron Alberto Aramouni y Augusto Conte, por la Democracia Cristiana y José Antonio Romero. Bianchi nos decía que eran abogados, que no nos iban a cobrar por asesorarnos e iban a armar la Ley de Expropiación. Esto produjo la división de la Comisión de tierras, porque nosotros sosteníamos asesorados por Duhalde que no se podía expropiar sin indemnizar y la gente del ERP pretendía expropiar sin indemnizar “.


Duhalde inicia su militancia en el Sindicato de Empleados Municipales como delegado, luego como Secretario Administrativo, a la par que se desempeñaba en la oficina de Asuntos Legales. Se afilia al Partido Justicialista. Algunos meses después consigue la confianza de los principales dirigentes de las 62 Organizaciones local.
En aquel momento Rodolfo Illescas era el Secretario Gremial de la regional que abarcaba la CGT y las 62, dominaba el sindicato municipal. Illescas tenía una agrupación muy importante, la 17 de octubre. González Lozano, abogado, luego camarista, al igual que Jorge López, obrero de la Firestone, formaban parte de esa agrupación, constituía la parte ortodoxa del peronismo. Illescas lo postula a Duhalde como concejal por la rama sindical. Al mismo tiempo participaba en el Centro Doctrinario, organización de corte ortodoxo que integraban Toledo, Graciela Giannettasio, Labollita, Alberto Trezza, Pedro Gutiérrez, Rubén Miguel Citara, Raúl Álvarez Echagüe. Destituido Ortiz, en el mes de julio de 1973, lo reemplaza Turner, en consecuencia, Duhalde ocupa la Presidencia del Concejo Deliberante. Pero la intendencia de Turner no llega al año. Será sometido a continuas maniobras por parte de las autoridades del gremio de municipales, la línea ortodoxa del peronismo. Ellos trabaron la gestión municipal de Turner y lo acusaron de haber entregado ladrillos a una unidad básica en lugar de a una sociedad de fomento, como se había votado en el Concejo Deliberante La intendencia de Turner atraviesa un sinnúmero de barreras intencionales, no le perdonan al hombre de Budge asumir la conducción del Municipio, por eso decide separar del cargo a Carlos Rosende, Secretario de Economía y Hacienda, hombre de la derecha peronista. Luego, Luis María Roberto (actualmente desaparecido), Secretario Privado de Turner, explicaría públicamente la medida, diciendo que Rosende era el responsable del sucesivo boicot que trababa el accionar municipal para la obtención y distribución de finanzas.

Al día siguiente, un grupo de concejales del Frejuli elevaron a la Secretaría del Concejo Deliberante el pedido de juzgamiento de la labor de Turner. El CD votó mayoritariamente la suspensión del intendente por noventa días y su reemplazo por el presidente del CD Eduardo Duhalde. Según el exconcejal Jorge Infantino:” Duhalde era el hombre indicado en ese momento, apoyado por el Sindicato de Municipales, por la Iglesia. Defendió los intereses del sindicato y demostró ser un hombre de fortuna, ese toque de fortuna”.

El peronismo ortodoxo, personificado en la figura de Illescas, Secretario gremial del sindicato de municipales impulsa a Duhalde como reemplazo de Turner. Otros sectores reaccionarios le dan el visto bueno y brindan su apoyo como el golpista.

Cuatro días después de asumir sus funciones, rápidamente Duhalde contrató veinticinco vehículos para levantar los restos de poda que fueron trasladados hasta el vivero municipal. En una de las sesiones de interpelación a Turner, la Juventud Peronista hizo oír sus voz, en la figura de César Dolinsky, quien expreso:”Se habla de que la ciudad está sucia y se “para” en la comisión de Servicios Públicos la contratación de camiones para la recolección de ramas. Y miren señores concejales. Observen qué rápido se puede hacer cuando hay apoyo y afán de colaborar”.

Durante los primeros días, Duhalde prometió, luego concretó la rebaja de las tasas municipales, gracias a la ayuda recibida por el gobernador Calabró, a partir de contribuciones provinciales a las intendencias. A días de haber asumido Duhalde como intendente de Lomas de Zamora, el delegado interventor del Partido Justicialista, Manuel Torres, publica en el diario local una solicitada en la que hace un llamado a legisladores, miembros de la CGT 62 Organizaciones, a la Rama Femenina, Rama Política y a todo peronista que quiera participar en la resistencia para acabar con los gobiernos de minorías antipopulares. Apunta a la necesidad de reconstruir la Nación para liberarla. Agrega:”nos toca vivir una instancia histórica y a ella debemos contribuir con fervor, apartando a los infiltrados de nuestras filas, cuyas mentes caotizadas albergan un proyecto extraño a la Nacionalidad que es el del peronismo concebido por Perón y los millones de argentinos plenamente consustanciados con su doctrina quieren una Argentina libre, poderosa, justa.

En abril de 1975, a un mes de ocurrida la Masacre de Pasco, un grupo de la Juventud Peronista organiza un acto relámpago en la intersección de las calles Pasco y Salta. Arrojan volantes en donde denuncian el hecho y los posteriores hostigamientos padecidos por los militantes de la Juventud Peronista de la zona, también los allanamientos de los domicilio de varios de ellos.

En el volante identifican a los responsables del hecho. Marcan en primer lugar a la Comisaría Nº 1 de Lomas de Zamora. También responsabilizan al intendente Duhalde por fomentar desde la municipalidad la aparición de grupos par
apoliciales. Denuncian que durante el gobierno de Duhalde se produjeron la mayor cantidad de encarcelamientos y asesinatos a militantes populares en la historia de Lomas de Zamora. Agregan que la relación de Duhalde con la policía queda en claro cuando dos meses atrás prestó los salones de la Municipalidad para que fueran velados allí los tres policías torturadores ejecutados por los Montoneros.
El 17 de octubre de 1975, el día de la lealtad, Duhalde organiza y preside la columna que parte desde la plaza de Lomas, ya que hablaría Isabel de Perón. La columna, según relatan algunos asistentes al acto, ingresaron a la Plaza de Mayo cantando:” A la lata al latero, queremos la cabeza de los jefes montoneros”.

Masacre de Avellaneda

En el año 2002, Eduardo Duhalde asume la presidencia de la Nación, en forma similar al golpe palaciego dado en el 74´, en Lomas. Su intención como dirigente máximo era impedir las movilizaciones populares y demostrar su dureza ante el poder económico nacional y el FMI. Los días previos a la Masacre de Avellaneda, Duhalde se reunió con representantes de las Fuerzas Armadas, de la Policía Federal y Provincial, miembros del gabinete, representantes del Poder Judicial, Servicios de Inteligencia del Estado, el gobernador de Buenos Aires, Felipe Sola, entre otros para instruir sobre la decisión política de reprimir el conflicto social y organizar el operativo. El mismo 26 de junio, Duhalde se citó con Soria, titular del SIDE, Atanasoff, Jefe del Gabinete y Juan José Álvarez, Secretario de Seguridad para armar el discurso argumental que justificara el terrorismo de estado desde su presidencia. El comisario Franchiotti repitió la versión mentirosa de que la policía sólo usó balas de goma, en cambio los piqueteros portaban palos y balas asesinas. Duhalde fue el responsable de las muertes de Darío Santillán, Maximiliano Kosteki y treinta y tres heridos de balas de plomo, su propósito, desarticular las luchas sociales. Álvarez garantizó la masacre, el poder económico y los medios de comunicación justificaron la represión y las muertes, Franchiotti fue la mano de obra. Pero la reacción popular lo obligó a cambiar de estrategia, luego a adelantar las elecciones. A partir de ese momento comienza la persecución a militantes. Los punteros del PJ, matones a sueldo o patotas de la policía secuestraban, amenazaban o golpeaban a militantes de base con el fin de desarmar a las organizaciones populares y garantizar el orden, en un clima social de movilización. “La forma en que actuaron las fuerzas provinciales, coordinadas con las nacionales de Gendarmería, Prefectura y Policía Federal, demuestra que la emboscada estaba preparada y que no hubo aquí ningún exceso, sino la recalcitrante adhesión de las fuerzas de seguridad para repetir los procedimientos de la dictadura militar. Y un mensaje inequívoco del poder central. Si no fuera como queda escrito, ¿cómo podrían haber ingresado efectivos de la Federal cuatrocientos metros en terreno bonaerense?, ¿cómo podría haberse llevado a cabo el asalto sin orden judicial al local de Izquierda Unida donde hirieron y secuestraron militantes de un partido del arco parlamentario? ¿Cómo podría la bonaerense haber ocupado el Hospital Fiorito para secuestrar gente?” Página 12, 27 de junio de 2002.

Años antes, exactamente en 1991, Duhalde asumía la gobernación de Buenos Aires, sus hombres de confianza lo rodeaban, entre ellos, Alberto Trezza (compañero de militancia de la década del 70´ que se había desempeñado como empleado del Ferrocarril Roca) quien había comandado la primera etapa de desguace de Ferrocarriles Argentinos, en ese momento lo nombra titular de Ferrobaires. Trezza arma una estructura de poder que aún se mantiene intacta, un grupo que también activa como barras bravas de Banfield, Lanús y Defensa y Justicia, entre los integrantes de ese grupo figura Héctor Carruega, vinculado a la muerte del militante del PO, Mariano Ferreira. (Diario Tiempo Argentino 30-01-11).

https://www.anred.org/2020/08/25/prontuario-de-eduardo-duhalde-argentina/

Duhalde y la Masacre de Pasco
Masacre de Pasco, Masacre de Avellaneda: rupturas y continuidades

Masacre de Pasco, ocurrida en marzo de 1975 fue el secuestro, tortura, fusilamiento y voladura de ocho militantes populares a manos de la AAA, en la localidad de Temperley, Lomas de Zamora. Tanto Masacre de Pasco, como Masacre de Avellaneda aparecen atravesadas por un sinnúmero de marcas cuyo hilo conductor, Eduardo Duhalde, goza actualmente de absoluta impunidad. Por Patricia Rodríguez para ANRed

Ambas masacres difieren en relación al contexto histórico en el que ocurren. Masacre de Pasco se encuentra enmarcada durante la participativa década del 70´, en un ámbito enriquecido por el aporte de distintas expresiones políticas, sobre todo en Lomas de Zamora, donde funcionó una suerte de usina de las disímiles manifestaciones militantes que luego tuvieron sus implicancias a nivel nacional. Por otro lado, Masacre de Avellaneda, según Miguel Mazzeo, se ubica durante un proceso de repolitización de los sectores subalternos, clausurado en pleno auge del neoliberalismo, sumado a la irrupción de nuevas formas auto- organizativas en función de transformar las relaciones de dominación. En ambos casos se promovía la instalación de un nuevo paradigma social, distintas estrategias que apuntaban a cuestionar un sistema opresivo y arbitrario.

Con respecto a los objetivos y consecuencias, tanto la triple A y el poder hegemónico, luego el gobierno de facto, a través de la Masacre de Pasco buscaron romper las redes sociales para desactivar y eliminar la pulsión militante. Fue el hecho bisagra que marcó la derrota de un proyecto social. Fue el castigo a las diferentes manifestaciones políticas presentes en el territorio que cuestionaban un orden desigual e injusto. También, la demostración anticipada de los métodos de exterminio que implementarían tiempo después, implicando a personajes aliados al poder hegemónico que reaparecerían con el tiempo en la escena nacional repitiendo historias.

Si bien Masacre de Pasco fue el principio del fin, Masacre de Avellaneda tuvo otras connotaciones. Evitó que Duhalde reconstruyera la hegemonía de la clase dominante, precipitó su salida y dejó en claro que el control social, apelando a la represión popular tenía un límite materializado por el rechazo de amplios sectores de la sociedad que ocuparon las calles en los días siguientes, pese al cerco mediático y gubernamental. Según Miguel Mazzeo, se vieron obligados a idear una nueva gobernabilidad, una nueva institucionalidad con el objetivo de que el Estado succionara la potencia y creatividad plebeya, es decir: debieron intentar un proyecto hegemónico, erigirse en dirigentes y no ser sólo dominantes.

Características de las masacres

Las Masacres fueron una constante en nuestro país, sin embargo, hacia fines de los 70s´adquirieron características propias que luego serían prácticas comunes durante la dictadura: 1) La planificación, 2) El doble juego antitético de lo que se muestra y lo que se esconde, 3) Las zonas liberadas.
1)La planificación. La masacre de Pasco fue producto de una planificación previa por parte de un aparato de inteligencia local. La orden de secuestrar y asesinar en Temperley partió de una disposición del poder centralizado, a partir de los datos aportados por informantes locales. Germán, uno de los secuestrados pudo reconocer entre sus captores a un vecino policía de apellido Salazar que trabajaba en la Comisaría 1era de Lanús e integrante de la AAA local.
En cuanto a la Masacre de Avellaneda se trató de una prolija planificación organizada desde el propio estado para anular la protesta social, disciplinando a través de asesinatos. Los días previos al 26 de junio, Duhalde se reunió con representantes de las Fuerzas Armadas, de la Policía Federal y Provincial, miembros del gabinete, representantes del Poder Judicial, Servicios de Inteligencia del Estado, el gobernador de Buenos Aires, Felipe Sola, entre otros para instruir sobre la decisión política de reprimir el conflicto social. Su intención era impedir las movilizaciones populares y demostrar su dureza ante el poder económico nacional y el FMI que exigían mayor control social.

Tenían entre manos un documento con las desgrabaciones de los discursos pronunciados en la Asamblea Nacional Piquetera realizada los días 22 y 23 de junio en Villa Domínico. Los espías de Oscar Rodríguez, vicejefe de Inteligencia, infiltraron encuentros públicos y organizaciones populares.

2)El doble juego antitético de lo que se muestra y lo que se esconde. Las masacres tienden a ser perpetradas en secreto, ocultando y mostrando al mismo tiempo, desvirtuando en otros. Por ese motivo, la patota de la Triple A no sólo utilizó máscaras, sino que amedrentó a los vecinos a punta de pistola para que ingresaran a sus casas. Por otro lado, en un intento de visibilizar escenificaron el lugar no sólo a través de la magnitud de la masacre sino también mediante carteles colgados que daban cuenta de quienes habían sido los falsos responsables (ERP y Montoneros) en un intento de instalar la figura del delincuente subversivo. De la misma manera, durante los días posteriores a la Masacre de Avellaneda, miembros del gabinete nacional, legisladores, el gobernador de la provincia de Buenos Aires Felipe Solá y los mandos de las fuerzas represivas, se dedicaron a mentir sobre lo sucedido criminalizando la protesta social para justificar las muertes. Confeccionaron el discurso del “complot” para culpabilizar a las víctimas e instituir la existencia de un “trama” destinada a derrocar al gobierno de Duhalde. Inventaron la existencia de “balas piqueteras” para demostrar la presencia de organizaciones volcadas a la lucha armada. Mostraron a la policía como blanco de las agresiones.

3) La instalación de zonas liberadas que luego serían prácticas sistemáticas durante la dictadura data de la época de la Triple A. Las fuerzas paramilitares cuando iban a secuestrar a los supuestos opositores al régimen le ordenaban a la policía no intervenir en caso de recibir un llamado de alarma en la zona del operativo. Y así lo hacían, cuando no participaban activamente en el mismo. La noche del 21 de marzo, Irma Santa Cruz y un familiar de los hermanos Díaz acudieron a la Comisaría de San José para denunciar los hechos ocurridos. Néstor Díaz les suplicó que salieran a buscar a sus hermanos, pero los policías se excusaron diciendo que no contaban con unidades. Irma Santa Cruz les exigió la custodia de un patrullero, pero le dijeron que estaban afectados a la masacre.

Contrariamente, la Masacre de Avellaneda, fue un procedimiento a vox populi y coordinado, donde participaron las cuatro fuerzas armadas: la policía de la Provincia de Buenos Aires, la Policía Federal, la Gendarmería Nacional y la Prefectura Naval. Por otro lado, anticipándose a lo que podía pasar, un día antes habían desalojado algunas salas del Hospital Fiorito.
Duhalde, Intendente de Lomas
Duhalde inicia su militancia en el Sindicato de Empleados Municipales como delegado, luego como Secretario Administrativo, a la par que se desempeñaba en la oficina de Asuntos Legales. Se afilia al Partido Justicialista. Algunos meses después consigue la confianza de los principales dirigentes de las 62 Organizaciones local. En aquel momento Rodolfo Illescas era el Secretario Gremial de la regional que abarcaba la CGT y las 62, dominaba el sindicato municipal. Illescas lo postula a Duhalde como concejal por la rama sindical. Al mismo tiempo participaba en el Centro Doctrinario, organización de corte ortodoxo que integraban Toledo, Graciela Giannettasio, Labollita, Alberto Trezza, Pedro Gutiérrez, Rubén Miguel Citara, Raúl Álvarez Echagüe.

Destituido Ortiz, en el mes de julio de 1973, lo reemplaza Turner, en consecuencia, Duhalde ocupa la Presidencia del Concejo Deliberante.
El peronismo ortodoxo, personificado en la figura de Illescas, Secretario gremial del sindicato de municipales impulsa a Duhalde como reemplazo de Turner, luego de sucesivas maniobras que expulsaron a Turner de la Intendencia. Otros sectores reaccionarios le dan el visto bueno y brindan su apoyo como el gobernador Calabró y Manolo Torres, delegado interventor del PJ de Lomas.

La maldita policía

El 18 de marzo de 1975, tres policías señalados como torturadores y asesinos de militantes sociales son ajusticiados por Montoneros. Al día siguiente de ocurridos los hechos, la Municipalidad de Lomas publicó una solicitada en el diario local La Unión. En ella expresaba su consternación y calificaba a los policías caídos como humildes servidores del orden público. Brindó sus condolencias al Comisario de la primera de Lomas, Enrique A. Paillard, al Jefe de la Unidad Regional II de Lanús, Comisario Luis Rodolfo Ventini, y al Jefe de la policía Comisario General Enrique Silva e invitó al pueblo de Lomas al velatorio que se llevó a cabo en 1° piso de la Municipalidad.
Otra solicitada del mismo día, emitida por el intendente Duhalde, el bloque del FREJULI, la Delegación de la CGT y la Regional de las 62 Organizaciones expresaba un contundente repudio contra los antipatria que respondían a intereses antinacionales.

En esa oportunidad, Duhalde brindaría sus respetos a policías sospechados, entre ellos a Paillard, Comisario General que se desempeñó en dictadura como responsable de la Dirección de Inteligencia. Actualmente, juzgado según la causa N°1 por delitos de lesa humanidad. Años más tarde, Duhalde, genuflexo a las fuerzas represivas, repetiría en 1994 la misma actitud condescendiente al calificar a Klodzyck como “el mejor jefe de la mejor policía del mundo” conceptos que se trastocarían al visibilizarse la responsabilidad mafiosa de Klodzyck, luego de la muerte de José Luis Cabezas.

Como corolario de esa línea de pensamiento indultaría en los 90´ a varios miembros de la Triple A. Años después a Mohamed Alí Seineldín. De la misma manera propondría como slogan de campaña en las presidenciales del 2011: “Tenemos que parir en 2011 un gobierno para todos los argentinos, para el que quiere a Videla y para el que no lo quiere”. En otro reportaje afirmó que “hoy se humilla a las Fuerzas Armadas”, avalando públicamente la nulidad de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final.

Distintos contextos, las mismas prácticas
Ya para el 74´ Duhalde se perfila como un fiel representante de la rancia derecha peronista.
No es casual que la revista “El caudillo” de Romero, vocero de la Triple A, lo ungiera apóstol del “nuevo orden” afirmando que “El intendente, Eduardo Duhalde tiene la oportunidad de revertir el proceso de anarquía, corrupción y marxistizacion, imponiendo a su gestión una política peronista. Los peronistas y el pueblo todo de Lomas de Zamora, mantienen una esperanzada expectativa.” Meses después ejecutan a ocho militantes populares en la llamada Masacre de Pasco. La JP lomense, a través de volantes arrojados en la vía pública, no sólo denuncian el hecho, sino también revelan los posteriores hostigamientos a los militantes por medio de los allanamientos a los domicilios de varios de ellos. También identifican a los responsables del hecho. Marcan en primer lugar a la Comisaría Nº 1 de Lomas de Zamora por encarcelar y torturar a militantes peronistas, además de la desaparición del militante Sergio Alberto Escot. Igualmente responsabilizan al intendente Duhalde por fomentar desde la Municipalidad la aparición de grupos parapoliciales. Denuncian que durante el gobierno de Duhalde se produjeron la mayor cantidad de encarcelamientos y asesinatos a militantes populares en la historia de Lomas de Zamora. Agregan que la relación de Duhalde con la policía queda en claro cuando dos meses antes había prestado el salón de la Municipalidad para que fueran velados allí, los tres policías torturadores ejecutados por los Montoneros. Finalmente repudian al gobierno encabezado por Isabel. López Rega y la burocracia sindical y los igualan con los gobiernos de las dictaduras.
Nuevamente, Duhalde, hará gala de su comportamiento autoritario el 17 de octubre de 1975, el día de la lealtad, cuando, ya intendente de Lomas organiza y preside la columna que parte desde la plaza de Lomas. Hablaría Isabel de Perón. La columna, según relatan algunos asistentes al acto, ingresaron a la Plaza de Mayo cantando:” A la lata al latero, queremos la cabeza de los jefes montoneros”.
Pero también lo anima una profunda obsesión: “disputarle la calle a los zurdos”, actitud que queda evidenciada y clausurada en la Masacre de Avellaneda. Hoy es un político sin chances. Aún así, en el 2011, fiel a su porfía eleccionaria, declara a los medios, sin reparo alguno que volvería a hacer “lo mismo” en Puente Pueyrredón”. Además deja en claro que “sería el presidente del orden”, enfatizando su siempre recurrente idea de utilizar a las Fuerzas Armadas para la seguridad interior

En el año 2002, asume la presidencia de la Nación, en circunstancias similares a la asunción como intendente de Lomas de Zamora, sin el voto popular y a través de maniobras palaciegas.

Pone al frente de la SIDE a dos amigos: Carlos Soria como Secretario y Oscar Rodríguez como Subsecretario. Este último ofició de nexo entre la Casa Rosada y la “maldita policía”.
Otro de los responsables intelectuales de la Masacre de Avellaneda, Juan José Álvarez, Ministro de Seguridad quien compaginó el operativo conjunto de las fuerzas de represión interna argumentando que los piqueteros habían organizado un plan criminal. El ministro de Justicia duhaldista, Jorge Vanossi, uno de los impulsores de la aprobación de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida fue el encargado de presentar la falsa denuncia contra los manifestantes por cometer delitos que violaban la “Ley de Defensa de la Democracia”. Tanto Felipe Sola, gobernador de Buenos Aires, como Aníbal Fernández, Secretario General de la Presidencia se dedicaron a mentir sobre los sucedido, protegiendo por un lado a los autores materiales e impidiendo, por otro, el esclarecimiento respecto a los responsables políticos y autores intelectuales de la Masacre. Alfredo Atanasof, Jefe de Gabinete con total impudicia declaró que el gobierno “iba a una guerra” con los piqueteros. Jorge Matzkin quien fuera presidente del bloque de diputados del Partido Justicialista durante el menemato y responsable del desguace del país a través de las leyes privatizadoras. Luego Ministro del Interior duhaldista, sostuvo reiteradas veces la teoría oficial sin ruborizarse ante las pruebas fotográficas. Luis Genoud, Ministro de Seguridad y Justicia de la provincia conocía previamente el plan de exterminio.

El policía Fanchiotti, autor material, junto al cabo Acosta, utilizarían la ficticia versión de los hechos que el gobierno reiteraría constantemente para ocultar su responsabilidad.

Sin embargo, la constante lucha y movilización en todos los espacios posibles garantizaron la condena para Franchiotti y Acosta pese a todos los beneficios que gozan.

En el mismo camino de lucha por la justicia, recientemente se consiguió el desarchivo de la causa que investiga las responsabilidades intelectuales y políticas de la Masacre de Avellaneda, donde fueron asesinados nuestros compañeros y más de 30 personas resultaran heridas con bala de plomo.

https://www.anred.org/2015/04/19/masacre-de-pasco-masacre-de-avellaneda-/

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Argentina_Repudio ante una cabeza llena de malicia
27 ago 2020
Atenciòn compas de Indymedia; no nos estàn llegando los mensajes para verificar nuestro correo enred_sinfronteras ARROBA riseup.net (que funciona normalmente). Gracias! Salud y todo lo demàs!
Red Latina sin fronteras
Re: Argentina_Repudio ante una cabeza llena de malicia
28 ago 2020
Es comprensible que, ante la posibilidad técnica de publicar sin dar señas, algunas personas intenten entablar diálogo con el colectivo de Indymedia Barcelona en forma de artículos o comentarios.

El portal de Indymedia reúne características para que las personas puedan publicar con cierta seguridad ante terceros, evitando la represión contra la libertad de información, y siempre respetando al colectivo y a la extensa comunidad de gente que usa este medio.

Dado que sabes cómo contactarnos, por correo electrónico, otórganos también esta confianza y escríbenos con tu propio correo electrónico, con el que podrás expresar con más detalle las cuestiones, y al que podremos responder sin enturbiar la información publicada y con la confianza de que vale la pena por alguien que se toma el esfuerzo.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more