Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: laboral
Automatización, robótica y trabajo en la 4ª y 5ª revolución industrial
01 ago 2020
Interesante artículo sobre la automatización del trabajo en nuestra sociedad en plena era de la covid-19

extraído de www.terraindomita.blackblogs.org
Automatización, robótica y trabajo en la 4ª y 5ª revolución industrial

    Desde que comenzó la primera Revolución Industrial en la década de 1700, las sucesivas revoluciones industriales han afectado profundamente al trabajo, a los trabajadores mismos - creando incluso el concepto de la 'clase trabajadora' -, a cómo vivían, a su integración en los infiernos urbanos, las cárceles de las fábricas, los molinos y los pozos mineros; sus hijos no perdonaron la indignidad, incluso la muerte, de la esclavitud moderna de la época. La industrialización, el resultado de la mecanización en la industria, alimentó la esclavitud moderna y la domesticación de los seres humanos en cada esquina de los imperios y colonias en expansión, y en el resto del planeta vivo. Ahora estamos en la cúspide del comienzo de una cuarta revolución industrial (4IR) e incluso una quinta (5IR) que afectará tan radicalmente nuestro encarcelamiento dentro de la sociedad tecnológica como lo hizo en las anteriores.
    El concepto mismo de trabajo, incluso el trabajo mismo cambiará, hasta hacerse irreconocible, una vez más. Ya en la 'pandemia de coronavirus' y en los controles de toque de queda que se han impuesto a miles de millones de personas en todo el mundo, las señales de las próximas revoluciones industriales están apareciendo, y se informa que millones pierden sus empleos en muchos países. Como ejemplo se espera que una quinta parte de todos los trabajadores del Reino Unido, más de 7 millones, estén en desempleo debido al confinamiento/toque de queda, que continúa afectando a una economía en cierre.
    Desde que comenzamos a escribir este análisis, ha sido difícil obtener cifras concretas sobre el desempleo, ya que el 70% de las empresas han puesto a sus esclavos salariales en lo que se describe como 'licencia', manteniéndose alejado del trabajo pero se les sigue pagando. Mientras tanto, muchos de estos capitalistas afirman estar en una creciente crisis de efectivo: el 59% de ellos informaron que tenían, como máximo, tres meses de fondos de reserva. Aproximadamente 140.000 empresas solicitaron el “Plan de retención de empleo Coronavirus” del gobierno, que paga el 80% del salario de un trabajador hasta un tope de £ 2,500 por mes para quedarse en casa. Quién sabe cuánto durará esto, ya que el plan de licencia está posponiendo lo inevitable que ya está ocurriendo. Del otro lado del Atlántico, en los Estados Unidos, 4,4 millones han reclamado una ayuda por desempleo en solo una semana, lo que suma un total de más de 30 millones desde que comenzó la pandemia de coronavirus. Los llamados expertos económicos predicen una "crisis financiera" comparable a la de la crisis de Wall Street de 1929.

    Incluso en China, que sobrevivió a la última recesión, la tasa oficial de desempleo aumentó en 3 millones (un 0,7%, del 5,2 al 5,9%) en diciembre, cuando se suponía que el virus había comenzado. De hecho, todo esto comenzó incluso antes de que la Covid-19 irrumpiera en la escena de la crisis, con los maestros capitalistas aún luchando con los efectos posteriores de la última 'crisis financiera' y con el colapso financiero continuo. Esto se ha creado principalmente debido a un aspecto de la 3ª Revolución Industrial, Internet, que reemplaza el uso para tiendas físicas, por ejemplo, la entrega en línea, donde comenzamos nuestra relación con la mano de obra, la automatización y la robótica en el presente.

    La sustitución de trabajadores humanos por robots o un proceso automatizado ha alcanzado un ritmo tal que ahora el 50% de los jefes en 45 países de todo el mundo están acelerando la implementación de la automatización en sus negocios, ya que los trabajadores se ven obligados a quedarse en casa debido al brote de coronavirus. El capitalismo se está preparando para un mundo posterior a la crisis. En el corto plazo, alrededor de 1,5 millones de trabajadores en el Reino Unido tienen un alto riesgo de perder sus empleos por la automatización, según las estimaciones del estado. Se cree que para 2035 sería posible automatizar el 86% de los trabajos en restaurantes, las tres cuartas partes de los empleos minoristas y el 59% de los trabajos de recreación. Qué coincidencia de que estos se encuentren entre las industrias más afectadas por una 'epidemia' que ahora exige grandes saltos de eficiencia si algunas compañías evitan continuar. “Los asistentes de pago de supermercados ya han soportado la peor parte del fenómeno tecnológico”, dijo la Oficina de Estadísticas Nacionales el año pasado, “con el 25.3% de los empleos que desaparecieron entre 2011 y 2017”.
    Una de las áreas de trabajo que ha visto un aumento dramático en la automatización y la robótica en los últimos tiempos es todo el imperio de logística, distribución y entrega, junto con los supermercados. Esto no es sorprendente cuando se ve la rápida introducción de cajas de autoservicio en supermercados equipados con CCTV en su cara para evitar el robo de 'bienes esenciales'. McDonalds ya tiene quioscos de pedidos digitales para eliminar la necesidad de hablar con los trabajadores deprimidos detrás del escritorio. O Amazon, en plena expansión a la venta de comestibles, que tiene un supermercado en Seattle con asistentes nocturnos, confiando en su lugar en sensores para rastrear lo que los compradores retiran de los estantes (incluso para evitar que roben productos), utilizando la tecnología de "coger y salir" para facturar a los clientes y eliminar las colas finales. Esto con la evidencia de que muchos minoristas que permanecieron abiertos recientemente durante la pandemia de Covid-19 se han negado a recibir dinero en efectivo físico por el temor de la sociedad a las monedas y billetes contaminados. La 'Sociedad sin efectivo' ha recibido un impulso con el aumento de los límites de pagos sin contacto y los ciudadanos consumidores más temerosos que transfieren sus hábitos adictivos a las ventas en línea, aumentando aún más la pérdida de empleo en las calles.    
    Amazon y otras grandes empresas minoristas en línea, son algunas de las pocas entidades capitalistas que realmente se benefician, aparte de los grandes supermercados como los imperios de Lidl, Tesco y Wal-Mart o las farmacéuticas como GlaxoSmithKline y AstraZeneca o los gigantes de la biotecnología como Gilead Science y Moderna (NdT: todas ellas financiadas o participadas por la Fundación Bill y Melinda Gates). Se estima que las ganancias de Amazon aumentaron a $ 10,000 por segundo, día y noche. Eso no es sorprendente cuando el “imperio amazónico” se ha extendido incluso antes del cierre, comprando la competencia y los minoristas de alimentos, siendo ya uno de los esclavistas de salarios más grandes imaginables. Estos son solo algunos de los ejemplos muy evidentes en la sociedad de consumo en la superficie.

    Debajo de todo, el sistema logístico está cambiando drásticamente, con almacenes enteros que se convierten en robots y automatización. Ocado, el gigante de comestibles en línea, introdujo un centro de cumplimiento totalmente robotizado en Andover, Reino Unido, antes de que ardiera por un fallo técnica. Combinando robótica, inteligencia artificial y comunicación 4Gnetwork, el almacén cumple los requisitos para la 4ª Revolución Industrial, afirmando que recolecta alimentos mucho más rápido que los humanos. El “imperio amazónico” ya ha estado en el juego de logística de alta tecnología mucho antes que cualquier otra persona con un número creciente de centros de distribución. Los robots Kiva transportan estanterías de productos a los trabajadores humanos, que luego recogen los artículos que se enviarán, junto con los brazos robóticos y las cintas transportadoras que mueven los productos por el almacén. Incluso otras compañías como Alibaba, la versión gigante de Amazon en China, tienen sus propias versiones llamadas Quicktron. Para contribuir a esto, muchas compañías también están investigando y utilizando carretillas elevadoras totalmente automáticas, como Toyota que ya ha desarrollado su nuevo piloto automático AGV, que elimina por completo el ser humano para ayudar a la máquina a mover mercancías pesadas alrededor de la fábrica; ni siquiera necesita un humano para cambiar su batería. ¿Y para entregar estos productos? Justo antes de que apareciera la Covid-19, en Milton Keynes (Inglaterra), el brillante ejemplo de una 'nueva ciudad', Starship Technologies, creado por un cofundador de Skype, comenzó a usar robots autónomos para entregar alimentos en el centro de un área urbana por primera vez en el Reino Unido después de conquistar partes de los EE. UU. Los robots de Starship han estado haciendo entregas en algunas partes de Milton Keynes desde abril de 2018, pero hasta ahora en el centro de la ciudad.

    Ahora, los usuarios de teléfonos inteligentes pueden solicitar un suministro a través de la aplicación de entrega de Starship de proveedores de alimentos y bebidas. Su propaganda impulsa el beneficio 'capitalista verde' de reducir la congestión en las calles de las ciudades, que recae en el consumidor moralmente consciente. También puede grabarlo y llamar a la policía si es atacado, incluso permitiéndole saber quién está haciendo esto. En todo el mundo también escuchamos que los drones obtienen mayor legitimidad debido a la Covid-19 a los ojos humanos. En lugar de bombardear a los enemigos del capitalismo en el desierto como hasta hace poco, los drones ahora están haciendo entregas de medicamentos en áreas remotas y a personas mayores aisladas, porque no hay nada mejor que usarlas para fines de propaganda.
    No solo esta compañía está experimentando con drones y robots para entregar productos, lo que ya está en la conciencia general, sino que los vehículos totalmente automatizados también están en aumento. Los drones y los robots solo pueden transportar algo, por lo que ahora están probando vehículos de entrega y de mercancías pesadas, capaces de hacer lo que los vehículos automáticos recientes pueden hacer. Los ejemplos incluyen Volvo Vera, una camioneta totalmente autónoma que ni siquiera necesita un conductor de respaldo y Dominote, trabajando en equipo con la compañía de robótica Nuro para tener sus pizzas R2 sin conductor o ¿qué tal una tienda manejada de forma autónoma? Las pequeñas compras de algunos artículos en el supermercado; Robomart combina el comercio electrónico, la entrega autónoma de vehículos e incluso la tecnología gratuita de recogida, haciendo lo que solía hacer el lechero. Adiós personal de recogida, reponedores, conductores de reparto y todo el concepto de las tiendas mismas. Lo interesante es que durante la pandemia de Covid-19 estos mismos trabajadores que son constantemente anunciados como trabajadores 'clave' o 'esenciales' son los mismos que están bajo la amenaza de perder sus trabajos por la automatización.

    La cantidad de trabajadores que se quedarán sin trabajo debido a estos reemplazos tecnológicos está más allá de lo que se piensa, el sector logístico es solo una instantánea de cómo se verá afectada una industria. Se estima que solo en los Estados Unidos, el 47% de los empleos se perderán debido a la automatización, mientras que en la UE, el 54% caerá en la basura del desempleo. El 'paro tecnológico' ya no es una conspiración, ya que no solo los sectores de fabricación o distribución se ven amenazados por la automatización, sino también la industria de servicios, como la atención médica, que ya recibió su “cuota de feria”, que se ha acelerado desde que “la pandemia” golpeó el mundo, con China como líder, con robots que distribuyen medicamentos a través de la exploración de humanos para detectar el virus.

    Incluso la impresión 3D, otro factor en la Cuarta Revolución Industrial que está comenzando, ya ha avanzado, incluso un corazón humano puede ser impreso. No solo esto hace que la ciencia ficción sea aún más cercana a la realidad, sino que tiene un efecto sobre el trabajo mismo. Recientemente, los principales medios de comunicación se han visto inundados de historias de empresas e individuos que utilizan impresoras 3D para producir EPI para contrarrestar los servicios de salud que han sido maltratados por los recortes de austeridad del gobierno. Esto significa grandes cambios para la implementación y justificación generalizadas de la impresión 3D, no solo hace referencia a ciertos elementos. Incluso los objetos complicados pueden ser impresos en todo el mundo por cualquiera que tenga el dinero para invertir en tecnología, pero significa que la naturaleza de cómo se producen los artículos no se limita solo a una ubicación clave. Pronto los objetos se imprimirán en lugar de fabricarse, habrá incluso menos necesidad de que el trabajador se involucre, cuando incluso un artículo podría imprimirse en casa para los privilegiados. También abre la posibilidad de que las tecnologías se combinen como la reciente experimentación con los robots por MX3D para imprimir en 3D un puente que tiene ramificaciones para el empleo en la industria de la construcción.

    Las formas más especulativas de nanotecnología (como los ensambladores moleculares o las nanofábricas, que actualmente no existen) aumentan la posibilidad de dispositivos en el futuro que puedan fabricar automáticamente cualquier producto especificado dadas las instrucciones correctas y las materias primas y energía necesarias. El futuro va a ver un cambio en la concentración de cómo cambian las fábricas y sus procesos físicos para producir, cómo se reprograman los procesos de automatización, como se reprograma simplemente un programa de software para producir algo diferente usando la misma máquina. Incluso la capacidad de producir nuevas máquinas ya ha surgido con la impresión en 3D, que comienza a usarse para producir drones por sí mismos. Está bastante claro que la robótica, la inteligencia artificial y la impresión en 3D aumentarán el desempleo junto con otras partes de la 4ª Revolución Industrial que no se mencionan, incluida la nanotecnología, la computación cuántica, la biotecnología, el internet de las cosas, la Internet industrial de las cosas, el consenso descentralizado y las tecnologías inalámbricas de quinta generación (5G). Lo que también está en juego es cómo reaccionará el estado y el capitalismo ante esta o la próxima "pandemia de coronavirus" que se manifiesta en el ya existente "desempleo tecnológico".


    Ya ha habido mucha teoría por parte de los gobiernos y sus expertos capitalistas neoliberales sobre cómo lidiar con el consiguiente desempleo masivo que podría resultar en un avance infinito de las nuevas tecnologías. Un remedio que las autoridades están discutiendo y aplicando es un “Ingreso básico universal”, que requeriría que la sociedad pague la medida a través de impuestos, solo con los desempleados como beneficiarios pero, tarde o temprano, la medida se extenderá a todos, independientemente de su situación laboral.

    Para quienes dicen que las personas obtendrían dinero por nada, los beneficiarios se verían obligados a realizar un trabajo voluntario para devolver algo a la sociedad, de forma similar a cómo se espera que los desempleados en el Reino Unido hagan 'trabajo no remunerado'. Esto crearía una cultura aparentemente holística de 'estamos todos juntos', ¿Dónde hemos escuchado eso antes?

    La revisión completa separaría la idea de que los ingresos se basen en el trabajo, creando una "sociedad utópica" que sería libre de otras actividades. Esto es lo que se conoce como 'Post-escasez', una economía que se basa en productos que se producen abundantemente con ningún o un mínimo trabajo humano involucrado; en lugar de que haya políticas laborales dictadas por los gobiernos, administrarán el ocio en todos los niveles, en lugar de una pensión real, habrá ocio subsidiado . No necesitará estar cerca de nadie, el 'distanciamiento social' ha sido una realidad durante mucho tiempo, la alienación es un hecho con la pantalla del teléfono inteligente siempre brillante y el trabajo privilegiado cada vez mayor desde su hogar. La planificación urbana y la educación, los servicios de salud a locales, todo será revisado, la idea misma de una 'vida significativa' será modificada, probablemente dictada, para nosotros. Se está gestionando el mundo natural, las próximas revoluciones industriales prometen un mundo limpio más ecológico, llamado 'capitalismo verde', en el horizonte. En la 'isla-prisión' del Reino Unido y en otros países ya están viendo el comienzo de todos estos cambios con las 'ciudades inteligentes', sin embargo, incluso las máquinas se comunicarán entre sí y no habrá necesidad de trabajadores del servicio físico cuando simplemente solicite un algoritmo de IA en su lugar.

    De ahí los comienzos de la 5ª Revolución Industrial, ¿una relación más éticamente consciente con la tecnología, aparentemente? Más bien como llevar el problema a otra parte, todo podría volverse verde, incluso el fascismo, pero la destrucción de la Tierra continuará, ¿quién se beneficiará? Si las revoluciones industriales y la evidencia tecnológica muestran algo, es que la mayoría quedará 'excluida' de los supuestos beneficios. No es todo lo que parece en estas utopías y sueños que recuerdan a HGWells porque nosotros, como anarquistas, entendemos que la autoridad nunca puede soltar su poder, especialmente con sus privilegiados conocimientos de las nuevas tecnologías. Alfredo Bonnano, en su análisis 'From Riot to Insurrection' NdT: “De la revuelta a la insurrección”), predijo, incluso en 1988, que estábamos al amanecer de una nueva pesadilla en la prisión que se crearía en una sociedad postindustrial. La producción será reemplazada por la robótica y también descentralizada en 'islas' productivas donde el reino de la felicidad reinará supremo, rodeado de fronteras físicas para arrancar. Estas 'islas de privilegio' ya están ocurriendo, y el Reino Unido es un ejemplo.

    El concepto de Bonnano de 'Incluido' y 'Excluido' se está fabricando con los detalles exactos aquí, ya existe una brecha entre quienes saben cómo manipular las máquinas o son expertos en el lenguaje tecnológico. 'Excluido', aquellos que no tienen este privilegio, evitados desde el principio, filtrados, aquellos que lo han rechazado o incluso simplemente no encajan en la imagen utópica. Los 'excluidos' estaban en las calles en agosto de 2011 (NdT: se refiere a los disturbios de Tottenham, que asolaron Londres y otras partes del Reino Unido durante casi un mes, habiéndose de declarar el estado de emergencia en la capital británica), muy conscientes de que se les había negado el futuro, incluso rechazándolo. Ahora se les unen aquellos que se han visto obligados a abandonar la práctica de las falsas promesas de nunca terminar el empleo, todos ellos descontentos con su situación.

    ¿Cuántos de nosotros podemos permitirnos usar una impresora 3D? ¿Quién dijo que los trabajos que se realizarán hoy serán reemplazados mañana y que muchos no podrán adaptarse al lenguaje que ya les resulta difícil de entender, incluso quieren? ¿Serán sospechosos si no se adaptan? Un ejemplo es cómo la Inteligencia Artificial ya está haciendo una brecha masiva entre aquellos que continuarán empleados en nuevos trabajos de servicio digital que aún requerirán entrada humana, como realizar algoritmos de tareas que no pueden realizar o usar algoritmos para realizar otras tareas, y aquellos que no podrán realizar estos nuevos trabajos, los que nunca entienden el lenguaje o el rechazo. En realidad, se predice que la IA aún no eliminará el trabajo por completo, se trata más de aquellos que sabrán cómo usarlo, incluso de poder manipular a otros más de lo que antes era posible. Los tecnoc-ratas, científicos y psiquiatras en batas de laboratorio blancas de la nueva orden Post-Escasez solo darán información suficiente para que el resto se sienta como si estuvieran participando, pero note que todos se engañan tan fácilmente.

    Al hacer una línea divisoria entre ellos, los “excluidos” y los “incluidos”, han dejado en claro cuáles son sus planes; esto conducirá a brotes de rebelión a medida que el proceso de exclusión continúa a un ritmo cada vez más rápido. Con el aumento de las tasas de desempleo debido a la Covid-19 y la clara crisis económica resultante de esto y sin garantía de que los gobiernos del mundo proporcionarán a quienes han perdido sus empleos, el camino para estos cambios ya se está abriendo, pero también aquellos para la resurrección. Se espera que al menos 11 millones de personas ingresen en 'dificultades financieras' en la isla carcelaria del Reino Unido, muchos de los cuales ya han dicho en una encuesta reciente del Consejo Ciudadano que no pueden pagar el alquiler, las facturas de servicios públicos, los impuestos e incluso pagar la comida. ¿Qué pasa con millones de personas en todo el mundo en lo que se describe como "empleo inseguro" o la "economía del concierto"? Según la Organización Internacional del Trabajo, se estima que ha habido un cambio masivo a un trabajo temporal o al desempleo desde la 'crisis financiera' en 2008; aproximadamente el 75% se ha dedicado a este tipo de trabajo y el año pasado cerca de 4.7 millones de personas en el Reino Unido trabajaron en trabajos de gigonomía. ¿Qué sucede cuando no pueden pagar las facturas o pagar los alimentos o cuando se inicien nuevamente los desalojos y desahucios y los servicios judiciales como en el Reino Unido en junio? Ya vemos la furia creciente que vimos en la última 'crisis financiera' que se desborda, con disturbios en Bruselas, Wuhan y Palestina, allanando los supermercados en el sur de Italia y Sudáfrica, incluso con ataques a la infraestructura de telecomunicaciones en Europa, vinculada a 5G, que será responsable de mantener esta nueva tecnología opresiva en comunicación consigo misma. Todo esto es el resultado de las claras medidas represivas que se combinan con la automatización del trabajo que ya está ocurriendo, lo que lleva a los 'excluidos' a tomar sus propias vidas en sus manos. La ilusión de un levantamiento de un movimiento de masas contra la fuerza opresiva, asaltar la Bastilla o el Palacio de Invierno, termina en un final reformista muerto o, peor aún, en una pesadilla autoritaria, incluso apostando por organizaciones de síntesis del período de la Revolución Española o por la mentalidad activista profesional. Las rebeliones que vendrán estallarán sin previo aviso y se organizarán de manera espontánea, de modo que muchos de los que se aferran a las reliquias antiguas no podrán comprender ni atascarse en sus zonas de confort para estar cerca, los disturbios de agosto de 2011 lo demostraron muy claramente.

El método insurreccional es más importante ahora que nunca, con las vías de otros 'disidentes' cerradas y desinfectadas [...].

“Los sitios y las expresiones de estas explosiones colectivas varían mucho. Las ocasiones también. En cada caso, sin embargo, pueden rastrearse hasta una intolerancia de la sociedad de la muerte administrada por la sociedad capital / estatal. No tiene sentido temer esas manifestaciones debido a las ideas tradicionales que tenemos de la acción revolucionaria dentro de los movimientos de masas. No se trata de tener miedo sino de pasar a la acción de inmediato. antes de que sea demasiado tarde”.

A. Bonnano
De la revuelta a la insurrección


Los incivilizados
Mira també:
http://www.terraindomita.blackblogs.org
http://325.nostate.net

This work is in the public domain
Sindicat