Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: corrupció i poder : criminalització i repressió : ecologia : educació i societat : dones
[COBIG-BROTHER] El virus del control, la enfermedad del totalitarismo neoliberal (Parte 1)
22 jun 2020
Vivimos en sociedades tan diversas como complejas que, a medida que esa complejidad aumenta, el totalitarismo democrático del poder necesita rearmarse con nuevos mecanismos, tecnologías y múltiples sistemas de ingeniería y control social que le permitan reafirmar su hegemonía.

La aparición de un nuevo virus, independientemente que su origen surja de un murciélago, un arma biológica o del semen de Donald Trump, nos permite analizar cuál ha sido la respuesta y reacción de los gobiernos de los países del mundo, en los que se ha extendido la pandemia.

Para ese análisis que nos permita una reflexión, podemos observar qué ha pasado desde que se tuvo conocimiento de la existencia del virus, y cómo actuaron las diversas autoridades gubernamentales en cada país.
En Wuhan, la liaron parda

logo-1499265267.png
[COBIG-BROTHER] El virus del control, la enfermedad del totalitarismo neoliberal.


No podemos obviar que en principio el gobierno chino intentó ocultar la aparición del virus en Wuhan, hasta que se dieron cuenta del alcance de la gravedad por su facilidad y rapidez en el contagio, retrasando la alerta al resto del mundo.

Ante este aviso, los gobiernos de los países occidentales, miraron y escucharon con recelo, sin dar crédito a la gravedad de la situación. El exceso de confianza lo justificaron con esa supuesta mayor fortaleza de los sistemas sanitarios universales de los estados europeos, menospreciando a los países asiáticos, desoyendo la alarma, además de descalificarlos por ser gobiernos con regímenes autoritarios, que no sabían afrontar un problema de salud sin control totalitario.

El tiempo puso a cada cual en su lugar, y esos gobiernos democráticos europeos que en su agenda tenían otras prioridades, en su mayoría, acabaron aplicando las medidas totalitarias del estados de excepción o alarma, forzando al confinamiento total de las poblaciones e imponiendo todo un repertorio de medidas tan improvisadas y arbitrarias, como ineficaces y que fueron rectificando fracaso tras fracaso, y adaptándolas a la paulatina introducción de sus fines. La crisis sanitaria la trastocaron en control social, y una muestra de ello, es que cuando ya se conocía la peligrosidad del virus por su rapidez de contagio, los centros de salud pública, tenían la orden de aplicar cierto protocolo a quienes se acercaran con síntomas, y según su gravedad, se les hacía el test, o simplemente se les enviaba a casa para que permanecieran en cuarentena, con un tratamiento básico y el grave riesgo de contagio para quienes compartían el espacio de la vivienda.

Las policías de las democracias, se forman en las mismas escuelas

escuela-de-las-americas.jpg
[COBIG-BROTHER] El virus del control, la enfermedad del totalitarismo neoliberal.


Los cuerpos policiales de la seguridad del Estado y de las oligarquías, se han encargado de imponer a las poblaciones la "normalidad" totalitaria que improvisaban los gobiernos, y una vez más, se ha evidenciado que las fuerzas policiales, siguen bajo las órdenes de mandos nostálgicos de regímenes dictatoriales, y que la impunidad de las actuaciones violentas de sus policías, se hacía cada vez más patente sobre quienes caminaban por las calles vacías.

Esta es una situación que se ha repetido en todos los países afectados por el virus, especialmente en los democráticos. El asesinato de George Floyd en USA o de Giovanni López en México, ambos como consecuencia de la brutal acción policial, no son un exceso de celo por el orden, sino otro protocolo más, cuya finalidad no era evitar el contagio del virus, sino la enésima demostración que nuestras vidas, las de lxs de abajo, son prescindibles y para ellos no cuentan.

Aunque el desconocimiento sobre este coronavirus era total, los gobiernos actuaron como si conocieran “científicamente” el alcance de sus consecuencias. En mi opinión, esos gobiernos han aprovechado a su favor la situación causada por la pandemia, para alcanzar e impulsar unos objetivos que se alejan totalmente de los sanitarios, y que vienen a consolidar el neoliberalismo de los socialdemócratas, y por eso la reacción de los ultraconservadores no se ha hecho esperar, lanzando campañas de desinformación, bulos y difundiendo múltiples teorías conspiranoicas, con la única finalidad de quebrar esos proyectos y sus gobiernos para ocupar su lugar.

Los “héroes”, colaboradores necesarios para “la nueva normalidad”

super-doctor-personaje-dibujos-animados-medico-superheroe-capas-heroe-concepto-salud-concepto-medico-primeros-auxilios-trabajadores-sanitarios-vs-covid19_131556-40.jpg
[COBIG-BROTHER] El virus del control, la enfermedad del totalitarismo neoliberal.


En este contexto pandémico, el derecho a la sanidad universal podemos decir que, al contrario de lo que parece, no ha fracasado, su colapso ha sido el reflejo del modelo de sanidad pública precarizada que intencionadamente han provocado, y no se ha hundido definitivamente por el esfuerzo vocacional de una mayoría de sus sanitarixs. Ciertamente no puedo opinar sobre si merecía la pena el esfuerzo de mantener la ficción de vida de ese cadáver, para que las cosas sigan igual o peor, pero lo que podemos constatar de esta sanidad pública de la “nueva normalidad”, no inspira confianza alguna, y de nuevo, los sanitarixs y médicxs “salvadores”, apuntalan otra regresión más contra la sanidad pública bajo el argumento de la seguridad, convirtiendo la visita médica presencial, en lo que se podría asemejar a una consulta telefónica de cartas del tarot.

Desde el inicio de los recortes sanitarios, dentro del sector de salud pública, se constató una predisposición de especialistas y médicxs de cabecera que, por cuestiones de ahorro en los presupuestos, ya no las proponen como candidatas para las pruebas médicas a personas de edades avanzadas, y exclusivamente se limitan a medicarlas hasta su fallecimiento.

El discreto “encanto” de los ejércitos humanitarios

funny-millitary-situations24.jpg
[COBIG-BROTHER] El virus del control, la enfermedad del totalitarismo neoliberal.


No quisiera continuar sin introducir aquí la estratégica aparición del ejército en su falsa modalidad "humanitaria", ocupando los titulares, editoriales y pantallas de todos los medios de información, blanqueando la imagen de una criminal institución, con la instalación de hospitales de campaña y la desinfección de pueblos y entidades institucionales, aunque lo más probable es que su oculta y verdadera misión fuese, la de desplegarse por todo el territorio sin despertar temores, para tomar las calles en caso de posibles revueltas.

El cementerio privado residencial

El trágico desastre en las residencias de personas ancianas, ha puesto al descubierto la racionalidad neoliberal genocida de los protocolos que, en un alarde exclusivo de beneficio economicista, intentaban evitar la hospitalización de personas mayores con diversidad funcional o dependientes de los centros residenciales, y que suelen ser una tercera parte del total de residentes en esos centros.

El 80% de las personas mayores que murieron en las residencias, su ingreso hospitalario fue desestimado por la dirección de muchos de esos centros, en un ejercicio de genocida obediencia ciega. Si había una preocupación gubernamental por la liquidez estatal, a causa de lxs pensionistas, alguien se vió traicionado por su subconsciente.

Sobreponiéndonos al drama de estas muertes, la lógica nos invitaría a pensar que pudieran ser resultado de una grave negligencia, pero conociendo la perversidad de este sistema neoliberal que cada año condena a más personas a una vida miserable, cabría pensar que no son muertes negligentes o accidentales, sino premeditadas y prescindibles para el poder. Es como esa criminal y codiciosa lógica del beneficio empresarial, que siempre la acaban pagando lxs trabajadorxs.

Años atrás los centros residenciales eran públicos en casi su totalidad, pero con el tiempo, como se preveía un negocio en expansión creciente, sus competencias fueron paulatinamente transferidas al sector privado y muchas de ellas concertadas.

Cuando estos centros todavía eran públicos en su mayoría, había un secreto a voces que decía que en las residencias privadas, al no estar sujetas al control público y primar más los beneficios económicos que los cuidados, se recortaban mucho más las actividades, la alimentación, el personal y la atención individualizada, conociéndose casos de extremo abandono, abusos o apropiaciones del patrimonio de lxs residentes.

El hecho de negarse a informar y ocultar durante unos días esas muertes, nos tendría que hacer pensar que detrás de esos protocolos, hay algo más que una trágica negligencia excluyente, que decidía quienes merecían el ingreso hospitalario y quienes debían abandonarse a su mortal suerte.

Los fondos reservados del Banco Central Europeo

banqueros-ladrones-3.jpg
[COBIG-BROTHER] El virus del control, la enfermedad del totalitarismo neoliberal.


Pero la crisis sanitaria no ha sido la única "triunfadora" con esta pandemia. Mientras algunas empresas "indispensables" obtenían mayores beneficios, la pobreza ha crecido en las poblaciones, al mismo ritmo que han aumentado las multimillonarias aportaciones del Banco Central Europeo a sus democracias, y que parte debería dirigirse hacia esas poblaciones empobrecidas.

Mientras las ayudas económicas del gobierno no llegaban a los sectores del precariado, aumentaban las colas en los bancos de alimentos, en las ong's y en las asociaciones de beneficiencia. Buena parte de esos bancos de alimentos y asociaciones están controlados por la institución eclesiástica, y ya sabemos que donde estén las iglesias, la pobreza se cronifica, la dependencia crece y tienen precio.

Desde muy abajo, se inicia la desescalada. Será que nos quieren enterrar.

ap-nicolas-aguilera___rjQdpkJ2T_720x0__1.jpg
[COBIG-BROTHER] El virus del control, la enfermedad del totalitarismo neoliberal.


Ahora, en los territorios de las democracias europeas, toca iniciar las anunciadas ”desescaladas", eufemismo utilizado para no hablar de prohibiciones, limitaciones, cambios y recortes que encauzarán nuestras vidas, hacia la pesadilla de la completa precariedad y del control total.

En el territorio español, como uno de sus principales motores económicos es el turismo y todos los servicios que le rodean, se han diseñado numerosas medidas para la gestión cuantitativa de los grupos humanos, su economía y su distanciamiento. Es decir, sobre el control y gestión de masas y sus movimientos.

Parece que es importante que en los países, se limite el roce o la proximidad de los cuerpos, y de no ser posible, meternos a todxs en trajes y variados complementos de total aislamiento. Si una de las excusas para invadir Afganistán, y exportar otra guerra a Oriente, fue la vulneración de los derechos de las mujeres que debían de ir enfundadas en un burka, ¿quién traerá la guerra a los países europeos porque todxs sus ciudadanxs están obligadxs a cubrirse, enfundarse todo tipo de accesorios, taparse los rostros con mascarillas y mantenerse separadxs a cierta distancia? La religión impone burkas y en nombre de la ciencia y la salud neoliberal, se imponen vestimentas igual de mutilantes y absurdas. Ya hace tiempo que a muchxs obrerxs, con el argumento de la seguridad y la visibilidad, les obligaron a vestir con chalecos amarillos y azules que parece que todxs trabajen para la misma empresa.

Cita previa para alcanzar la estupidez humana

Entre esas medidas orientadas hacia el negocio del turismo, se baraja el cierre de playas y la limitación de su ocupación para las personas autóctonas, creando la falsa ilusión que, descargándose una aplicación de móvil, podrán conseguir el espacio de una pequeña parcela de arena y mar, en alguna de las playas. Todos los medios de información de masas, se han volcado constantemente en la difusión, sobre la necesidad de todo este tipo de aplicaciones, creando la falsa sensación que con ellas tendremos el pleno control de nuestro tiempo y nuestras actividades, sin embargo, es el control de nuestras vidas lo que pretenden gestionar con ellas.

Sin permiso, Google ha instalado en los móviles android una aplicación con la excusa del covid19, para geolocalizar e identificar a quienes la activen y saber con quienes están o se cruzan por las calles. De la misma manera que ya se puede pagar a través de otra aplicación, el móvil también se podrá utilizar como "pasaporte" de inmunidad para cruzar las fronteras o entrar en determinados establecimientos.

De la utopía de la abolición del dinero, a la distopía tecnológica del consumo

El dinero en sus formatos de moneda o papel, parece que tiene los días contados, y aunque es bastante habitual el pago con trajeta, ya se dispone de tecnología, para prescindir del pago en caja en los centros comerciales. La tecnología es capaz de detectar qué productos se ha introducido en la cesta de la compra, o en el bolsillo, y al pasar por los accesos de salida, descuenta automáticamente su valor del saldo bancario conectado al móvil. El problema de este sistema, es que también necesita detectar e interceptar quienes entran sin móvil o sin saldo.

De los escogidos por dios, a los denostados hijos de otras madres

Lo que está aflorando no es más que otra versión renovada de esa antigua división entre obreros blancos y obreros negros, tan habitual en los USA, y que obedece a esa vieja estrategia del odio y el conflicto de las clases en el poder, para seguir manteniendo su supremacía racial blanca, y así influir en esas clases sociales que ven en las personas negras o migrantes, una amenaza contra ese privilegio racial.

Ser la primera parte de la parte contratante de la primera parte.

190523-acatar-constitucion-560x396.jpg
[COBIG-BROTHER] El virus del control, la enfermedad del totalitarismo neoliberal.


La polarización en esta ocasión, se produce en las disputas neoliberales entre socialdemócratas y ultraconservadores y las aspiraciones de ambos de obtener un mayor control y poder sobre los estados y sus gobiernos. La confrontación de estas dos fuerzas mayoritarias, está arrastrando y borrando al resto de fuerzas maneras que se ven obligadas a ser parte de una o de otra, creando una mayor crispación y utilizando para ello todo tipo de recursos de humillación y descrédito de la fuerza contraria, de ahí el aumento de bulos y teorías conspiratorias, propias de los grupos de confusión de las ultraderechas más reaccionarias.

Es importante destacar que frente a este alud de falsedades, quienes no formamos parte de ninguno de esos dos bloques, tenemos la responsabilidad de hacer una lectura y reflexión crítica de esas informaciones, para denunciar y no difundir, las que son puras estrategias electorales o falsedades e informaciones falsas para confundir, desviar la atención de lo fundamental y acceder al poder.

A esa confrontación cada vez más polarizada por una mayor debilidad de las ideologías conservadoras, se le suma la preocupación sobre los nuevos perfiles a localizar del “no contagiado”, el “sintomático”, el “presintomático”, el “asintomático”, el “incierto”, etc, y que no son más que otro recurso para generar desconfianza, pánico y mantenernos separados y neutralizar una probable respuesta social contra ese totalitarismo de clase.

Los perros siempre descansarán tumbados a tus pies, nosotrxs no descansaremos bajo los pies de las botas de la policía.

a3159131618_16.jpg
[COBIG-BROTHER] El virus del control, la enfermedad del totalitarismo neoliberal.


En los actos conocidos de brutalidad policial que mencionaba antes, todas las personas agredidas eran de lxs de abajo. ¿Quiere esto decir que sólo las personas de esa clase social, incumplían las normas, los protocolos, los confinamientos, las medidas de "seguridad", etc?

Sabemos que políticxs parlamentarixs, diputadxs, concejales, alcaldes y todo tipo de cargos públicos y numerosas personas de las clases acomodadas, han sido contagiadas por el virus, y no precisamente por intentar ayudar en los hospitales o las residencias de personas mayores, sino por reunirse en fiestas, viajar, asistir a celebraciones y a todo tipo de actos organizados por lxs de arriba. Ni unx solx de ellxs ha sido objeto de violencia policial, y luego aún se preguntan por qué se revientan y asaltan los grandes supermercados, por qué arden las tiendas de las operadoras multinacionales, o se saquean las grandes superficies comerciales, las boutiques de marcas exclusivas o se atacan las estaciones policiales.

Cuando la policía dispara al aire, caen muertos muchos de lxs que soñaron con volar

significado-de-los-suenos-sonar-con-volar.jpg
[COBIG-BROTHER] El virus del control, la enfermedad del totalitarismo neoliberal.


A Rodney King lo apalizaron brutalmente un grupo de racistas pandilleros policiales, pero lo pudo contar. Otros muchos no pudieron, Freddie Gray, Walter Scott, Michael Brown, Eric Garner, Amadou Diallo (41 disparos), Latasha Hardins, Alton Sterling, Charleena Lyles, Laquan McDonald (16 disparos), Philip Coleman, Quintonio Legrier , Bettie Jones, Stephon Watts, Raymond Hutson, Philando Castile, Trayvon Martin, Daniel Shaver, Tamir Rice, Tim Thomas, Magdiel Sánchez, Ahmaud Arbery, Breonna Taylor, George Floyd, en México, a Giovanni López lo torturaron y mataron los policías por no llevar puesta la mascarilla, y acaban de difundir que otro joven negro, Rayshard Brooks, fue asesinado por disparos de la policía en Atlanta. La lista de asesinados en cualquier parte del mundo por la policía es incontable... Adil, Oury Jalloh, Toni Cordero, Mike Ben Peter, Pedro Álvarez, Carlo Giuliani, Shiji Lapite, Mame Mbaye, Mitch Henríquez, Iliass Tahiri, Adama Traorè, Stefano Cucchi, Sean Rigg, Eugene Ejike...
https://www.lavanguardia.com/vida/20180618/45225898805/coordinadora-para

https://www.publico.es/sociedad/1000-personas-denunciaron-2017-torturas-

https://es.euronews.com/2018/02/06/un-superviviente-de-la-tragedia-de-el

https://www.noticiasdenavarra.com/actualidad/sucesos/2020/06/10/imagenes

https://es.euronews.com/2020/06/12/victimas-de-violencia-policial-quiene

Llenaron tanto las cunetas de asesinados, que tuvieron que empezar a matarlos legalmente

(to be continued)

This work is in the public domain

Comentaris

Re: [COBIG-BROTHER] El virus del control, la enfermedad del totalitarismo neoliberal (Parte 1)
24 jun 2020

GUERRA AL ANTI-ANARQUISMO DE LA WEB INDYBCN: BOICOT ACTIVO YA!!

Algunxs anti-intelectualistas INTERNACIONAL NEGRA / FAI-FRI
Re: [COBIG-BROTHER] El virus del control, la enfermedad del totalitarismo neoliberal (Parte 1)
24 jun 2020
Buenas Aliss:

Podrás borrar los comentarios pero no matar las ideas.

El titulo es un impostura flagrante, claramente reformista y totalitariamente tramposa; No, no es dolo totalitario el neoliberalismo, es el modo de producción y sus socializaciones al completo, tanto si son neoliberales como si son keynesianas. Basta ya de estatismo izquierdista intentando hacerse pasar por liberador mientras oculta la destrucción paralela keynesiana de estas clases medias reformistas, sus aristocracias obreras estatistas superpro estado y la funcionarizacion social totalista que promueven. Basta ya, vuelve a la Sexta y a Publico y deja a indymedia en libertad.
Re: [COBIG-BROTHER] El virus del control, la enfermedad del totalitarismo neoliberal (Parte 1)
24 jun 2020
No entiendo porque se habla tanto de gobiernos-estados ocultando la responsibilidad de todxs(!) Ahora lxs anarquistas necesitamos excusas por nuestra inacción/inmovilidad? Lxs que más calladxs e escondidxs en sus casas durante el estado de alarma ahora escriben largos textos redirigiendo sus responsibilidades a lxs demás, limpiando así su imagen de cobardes e incapacitadxs para confrontar situaciones de emergencia. Imbéciles!
Re: [COBIG-BROTHER] El virus del control, la enfermedad del totalitarismo neoliberal (Parte 1)
26 jun 2020
Aliss, "." y claro clarito es la misma persona
Re: [COBIG-BROTHER] El virus del control, la enfermedad del totalitarismo neoliberal (Parte 1)
26 jun 2020
Sr ".", ni me interesa que borren sus comentarios, ni matar ideas. Esa es otra teoría más conspiranoica que tanto le gusta difundir. Por lo que veo, este comentario "no se lo he borrado".

Puede usted hacer más comprensible su argumento sobre la "impostura flagrante, claramente reformista y totalitariamente tramposa", o no es más que otra retorcida estrategia de confusión con términos rimbombantes para desviar la atención hacia la nada y el vacío.

¿Puede usted entrecomillar dónde me hago pasar por liberadora?

No oculto el keynesianismo, como tampoco por no mencionar el feudalismo, lo estoy ocultando.

Usted hace referencia a crisis como las de los años 30 y la segunda guerra mundial, pero eso queda un poquito lejos, casi a 18 lustros de distancia. Debería actualizarse un poquito, se le ven el alzacuellos y las sandalias sobresaliendo debajo de su sotana.

Por lo que comenta en su última línea, interpreto que usted sabe bastante de la Sexta y Público. Yo no puedo hacerle la misma apreciación, pues ni tengo aparato de televisor, y del Público, sólo leo los links que algunas veces me envían. Creo que usted también los ha utilizado cuando le ha convenido.

Lo que sí que puedo decirle es que usted comparte ideas con partidos políticos como VOX, o con obispados y afiliados a grupos como el Opus Dei y eso no le crea ninguna contradicción para seguir intentado confundir.

PD
A los otros comentaristas, sería mucho más clasificador que aportaran algún detalle de ese hipotético "anti-anarquismo", porque de tanto repetirlo, acaba convirtiéndose en una letanía.

Sr "clarito", ese "estado de alarma", en el que se ha notado su mayor actividad en la red, personalmente el confinamiento no me ha afectado y sólo doy explicaciones a lxs compañerxs con lxs que comparto proyecto. Sin embargo, usted come porque hay personas que no se han confinado, ni han dejado sus actividades. Los encierros es algo que les ha afectado a ustedes, quienes viven en entornos con grupos de población y no a quienes estamos alejados de ellos.

De su comentario se podría deducir que para usted, los poderes que se mueven tras los estados y sus gobiernos, no tienen responsabilidad alguna en las condiciones de explotación y opresión. En resumen, que se podría interpretar que usted no está en contra de los estados y sus gobiernos porque ellos no son los únicos responsables.

Si se siente tanto o más responsable que los estados y sus gobiernos, aclárelo, porque usted nos responsabiliza a "todxs", como si nuestra "responsabilidad" por vivir en este mundo occidental, fuese equitativo y equiparable a la de esos poderes.

Mis contradicciones no me hacen más responsable, sino más consciente de lo que debo de erradicar. Esa es la diferencia. Quienes se sienten responsables, tal vez será porque su lucha por la transformación se queda en modo espectador.
Sindicat