Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: globalització neoliberal : corrupció i poder : educació i societat : mitjans i manipulació
El asalto al poder desde las redes sociales
19 jun 2020
El asalto al poder desde las redes sociales o cómo acabar con la actual idiocia social.

"... yo, aleteando amor, sacaré de tus sesos las piedras idiotas que te han hundido..."
(José María Arguedas)
Hace unos años aterrizó en Europa, tras abandonar su puesto como jefe de campaña para la presidencia de Donald Trump, Steve Bannon, el que fuera asesor de inversiones en la corrupta Goldman Sachs y director de la web de noticias Breitbart News, desde la que denigraba sin piedad a los rivales de Trump.

Una de las grandes habilidades de Steve Bannon, es su capacidad para embaucar, lo que le ha permitido crear una estrecha y cordial relación con el vicepresidente italiano Matteo Salvini y el presidente de Hungría, Viktor Orbán.

Con su llegada a Europa se planteó el proyecto Breitbart Roma y Breitbart Londres, un movimiento populista para apoyar el Brexit y a La Liga y para asesorar a políticos antieuropeístas como el británico Nigel Farage, y bajo esta divisa pretende impulsar el avance de la extrema derecha, xenófoba y nacionalpopulista en las democracias europeas, de manera que organizaciones y partidos nacionalpopulistas de todo el planeta compartan contactos, fuentes de financiación y valores.

Steve Bannon es tan vanidoso como astuto. Sabe jugar con los temores de la gente para ofrecer “recetas mágicas” (sin intención de cumplirlas). Reconoce que lo importante es decirle a los electores lo que quieren oír, y reforzat sus ideas, para crear un enemigo que sirva de amalgama entre una diversidad de colectivos heterogéneos, afinando las técnicas comunicativas para aderezar la información (verdadera o falsa, no importa si cumple su finalidad) a fin de ponerla al servicio de su causa y candidato.

Su especialidad son los datos alternativos, la posverdad y la propaganda, y en el estado español, entró en contacto con VOX, el partido político con el crecimiento más rápido en las últimas elecciones, para potenciar y reforzar el partidos a través de la creación de infinidad de perfiles, que difundieran multitud de bulos y falsedades que cuestionaran y erosionaran las socialdemocracias parlamentarias, y crearan simpatías y complicidades, con los discursos reaccionarios sostenidos por la formación ultraconservadora.

Antes de la llegada de Steve Banon, VOX ya imitaba la campaña que llevó a Trump a la presidencia, al hacer campaña con "...hacer a España grande otra vez”, un eslogan que es la versión española del “Make America Great Again”, utilizado en la campaña de Trump, y que en un primer momento, en vista de los resultados, no acabó de funcionarle hasta las siguientes elecciones, pero el discurso ya se había difundido y plantado su semilla. También hicieron suyos los valores de “rechazo al superestado de la Unión Europea, rechazo a la inmigración musulmana y reivindicación de la identidad y la unidad nacional”.

Abascal dijo, “queremos llevar a la tribuna de oradores del Congreso lo que la gente se dice por Whatsapp”. Y es ahí, en las redes sociales, donde esa multitud de perfiles está trabajando difundiendo todo tipo de bulos y noticias falsas que, buena parte de sus receptores, reenvían sin hacer un reflexión crítica de lo que está enviando. Y son esos bulos y verdades a medias las que la organización ultraconservadora retoma, como si saliese de la opinión popular y no de los perfiles falsos que han creado.

Durante el confinamiento, haciéndose eco del malestar por su prolongación sin fecha final a la vista, hicieron llamamientos a salir a la calle, con la excusa de pedir el fin del confinamiento, pero cuando la gente salió a la calle para ese reclamo, se vieron dentro de unas movilizaciones que lo que pedían era la dimisión del gobierno, cárcel para los responsables de las muertes por covid19, y nuevas elecciones.

Lo que en principio parecía una protesta contra el encierro obligado de la población, se transformó en una protesta contra el gobierno y por unas nuevas elecciones, y en la que personas que se reconocían anarquistas, habían participado con su presencia o difundiendo algunas de esas falsas noticias, bulos y convocatorias, que más tarde aparecieron secundadas por reaccionarias organizaciones como la Falange o VOX.

Quien haya entrado en las redes sociales, habrá podido comprobar que en grupos de debate y discusión de preocupaciones sociales y políticas, casi siempre aparecía algunas personas que introducían consciente o inconscientemente estas informaciones, siendo parte involuntaria de esa lucha por el poder. Además estaban los grupos de discusión que creaban y controlaban ellos, y de los que expulsaban a quienes ponían crítica a sus bulos y falsedades.

A parte de esos grupos que estaban controlados por estos perfiles reaccionarios, tenían nombres tan sugerentes como “la voz del pueblo”, pero también intentaban copar e introducir sus discursos, en grupos como, por ejemplo, los que se oponían a la red de antenas del 5G, en los que sin tener intención alguna de oponerse a esta tecnología, dejaban falsedades como que la 5G era responsable del coronavirus. Los posibles efectos de dicha tecnología sobre la salud o su utilización para el control social e instrumento para extender el consumo capitalista, no eran de su incumbencia, ni parte del interés para su debate.

Cuando a los participantes del grupo más activxs o a los administradores, se les preguntaba el por qué de la protesta contra el confinamiento o contra las antenas, no sabían explicar los motivos más allá de “no queremos estar encerrados” o “las antenas son malas”, pero sin saber concretar más que había que conseguir la dimisión del actual gobierno, para que se hicieran nuevas elecciones.

Toda esa agitación del malestar que arde en las redes sociales, no es más que un engaño para instrumentalizar la indignación popular que, al sentirse identificada con las palabras, en un sistema de comunicación que no permite tiempo para reflexionar, pues espera una respuesta inmediata, neutraliza todo pensamiento crítico.

Son muchas las webs que han creado con teorías conspiranoicas, y los discursos plagados de medias verdades o falsedades completas, los sustentan con las fuentes de esas webs en las que todo su contenido, refuerza esas mismas teorías de la conspiración. Así, van llenando la red, introduciendo y difundiendo por donde pueden, sus reaccionarias ideas. Cuando sus falsedades aparecen en webs antagonistas al sistema neoliberal, y se difunden, ya se es parte de esas estrategias con aspiraciones de poder.

Aunque no siempre es fácil detectar el engaño y la confusión que nos crean, afortunadamente hay maneras de identificarlas. En sus discursos es habitual que se responsabilice a magnates como Soros o Bill Gates, como si fueran los únicos magnates, y nunca aparecerá uno que apoye abiertamente las ideas ultraconservadoras. Tampoco mencionarán otros poderes como el de la Asociación Nacional del Rifle o las mafiosas organizaciones policiales.

En ocasiones, al igual que hace la Iglesia de la Cienciología, suelen arremeter contra la farma-industria, pero lo hacen recurriendo al sensacionalismo y al dramatismo, utilizando términos como “genocidio” o exponiendo una falsa preocupación por las clases más empobrecidas o lxs niñxs, creando un ambiente lleno de dramatismo y victimismo.

A pesar de sus estrategias de infiltración y de intentar camuflarse entre lo falsos perfiles y el anonimato, hay discursos en los que no pueden adentrarse sin ser reconocidos. No soportan el feminismo. Les es indiferente de qué feminismo se trate, para ellos todo es hembrismo y subvencionado.

Tampoco se saben desenvolver cuando se trata de la interrupción voluntaria del embarazo, refiriéndose al aborto como eugenesia y genocidio contra las clases trabajadoras, poniendo en un mismo plano las decisiones libres, con las impuestas por la violencia o la fuerza.

También es habitual que señalen a lxs demás como “nazis” por sus ideas o prácticas, sin más argumentación que su “verdad”. Para sustentar sus discursos contra el “abortismo”, deben construir una serie de falsedades que den sentido a su falsa lógica, equiparando la vida celular del cigoto, la vida embrionaria y el feto, con lo que llaman “ser humano completo” dotado desde el momento de la concepción de todo tipo de capacidades volitivas, cognitivas, emocionales, etc

En sus más profundos desvaríos, sino mencionan que se trata de las obras del mal y del maligno, intentarán otro nuevo alarde de confusión al referirse como genocidio a la utilización de métodos anticonceptivos, sin importarles mentir tan descaradamente, pues con los métodos anticonceptivos, no existe tal concepción.

Otra de las cuestiones a las que suelen referirse, es a la libertad sexual como antinatural, haciendo un llamamiento a reforzar el ideal de familia y la exclusiva finalidad reproductiva de la sexualidad. Unos valores autoritarios de épocas anteriores que parecían superados, pero que empiezan a estar muy latentes en el mundo virtual, un espacio desde el que tener acceso y poder adoctrinar a las jóvenes generaciones.

Por eso es muy importante tomar conciencia de las cosas que se reenvían o se difunden, y hacer de ellas una lectura crítica, antes de actuar automática y compulsivamente.

“Hoy los falsos profetas
han convertido las cotidianas verdades
en abismos de oscuras grietas…
que claman con voces de poetas”
(Expósito Anónimo)

This work is in the public domain

Comentaris

Re: El asalto al poder desde las redes sociales
21 jun 2020
El "asalto" al poder siempre se realiza con redes sociales. O sino ¿A qué llamas tú redes sociales?
Re: El asalto al poder desde las redes sociales
21 jun 2020
Bueno, sí, te entiendo aunque no siempre el asalto al poder es desde redes sociales, por ejemplo, un golpe de estado "manu militari" también es un asalto al poder.

En el texto cuando hablo de redes sociales me refiero a las virtuales, para diferenciarlas de los movimientos sociales de afinidad o lo que en algunos lugares llaman sociedad civil, y que no son redes virtuales.

Agradezco tu puntualización, suponía que en el desarrollo del texto, lo de redes sociales quedaba implícito que eran las virtuales, pues es como ahora se las denomina, y aunque en el texto no se menciona internet, sí que hace referencia a la aplicación de whatssap, y a los grupos de discusión que proliferan en la red como facebook, twitter y sobretodo en aplicaciones como whatssap, telegrama o signal.

Espero haberlo dejado más claro.
Re: El asalto al poder desde las redes sociales
22 jun 2020
Los militares sin su red social no logran financiación y ni siquiera apoyo moral que tanta falta les hace para creerse útiles. También dependieron de ello en 1936.

https://dle.rae.es/virtual

La prensa del régimen nos ha inculcado que sociales son las relaciones desarrolladas mediante unas empresas del mismo régimen. Retransmitiendo eso les ayudas a destruir las redes de la sociedad que se les puedan oponer.

Ahora incluso con el teletrabajo se destruyen más las redes sociales, en este caso las obreras.
Re: El asalto al poder desde las redes sociales
25 jun 2020
Sí, es cierto que ese "golpe militar" puede estar apoyado por redes sociales, pero la mayoría de dictaduras que consiguieron así el poder, lo que tenían detrás, no eran redes sociales, sino redes del servicio de inteligencia de otros estados que, obedecían a ciertos intereses económicos, industriales o geoestratégicos para controlar zonas del planeta o para apropiarse de las materias primas de un territorio.

En una dictadura, estando los militares en el poder, las redes sociales no son indispensables para la financiación, pues el gobierno militar tiene sus propios mecanismos de extorsión para conseguir la financiación. No niego la existencia de advenedizos o "patriotas" que se ofrezcan a apoyar económicamente a esas dictaduras a cambio de múltiples privilegios, pero a esos no los situaría entre las redes sociales, sino como terratenientes, multinacionales, financieras, industriales, religiosas, etc...

El teletrabajo, además de sistema de explotación, es un ataque directo a la organización de trabajadorxs y a los derechos que todavía no les habían arrebatado. Desaparece esa figura del convenio colectivo, no hay contacto entre trabajadorxs porque ni tan siquiera saben quienes trabajan para quien... Aunque la clase obrera, ante cada nueva agresión, ha sabido encontrar maneras de responder y organizarse, y esta forma de explotación que pretenden extender, necesitará de un tiempo para explorar estrategias de lucha colectiva. El teletrabajo lleva el individualismo neoliberal un paso más allá.

Esté quien esté detrás, sean redes sociales o no, no es a esas a las que me refería, sino a las que se mueven por internet y que en su mayoría se comportan como la tercera acepción del término ("Que tiene existencia aparente y no real") Una muestra de ello es el otro comentario que anteriormente, habiendo dicho digo, ahora dice diego.
Sindicat