Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: corrupció i poder
Los anarquistas caminamos antes del antifascismo, y seguimos haciéndolo, despues del antifascismo
21 mai 2020
Los anarquistas no son antifascistas.No todos los individuos pertenecientes al género humano son iguales. De hecho, los anarquistas, con vosotros antifascistas, no tenemos nada que ver.Habitamos el mismo continuo de espacio y de tiempo, sin embargo no vivimos en los mismos mundos, ni percibimos o experimentamos lo que nos rodea de maneras si quiera semejantes.Entre las realidades imaginadas de anarquistas y antifascistas se hunde un abismo. Se trata nada más en tener conciencia, de la diferencia entre los que caminan hacia la anarquia por el camino del fin no justifica los medios por lo que nada esta predeterminado, y los otros ahora con uniforme antifascista que quieren atajos y se aventuran de nuevo a mas de lo mismo, por el deja vu predeterminado de el fin justifica los medios.
columna de hierro.jpg
v regimiento.jpg
1937 anarquia.jpg
pasionaria regimiento..jpg
facerias..jpg
EL movimiento libertario es apolítico y subversivo, por su misma naturaleza. El partidario de la anarquia, es quien, esta dispuesto a correr los riesgos involucrados en alterar progresivamente y radicalmente la forma en la que vive. El anarquista tiene que estar dispuesto a abandonar la seguridad de la uniformaidad del antifascismo, so pena de dejar de ser anarquista, y terminar siendo introyectado por los mecanismos de la seguridad de la propiedad ,que emanan estos de la pertenencia a organizaciones antifascistas, cuya razon de ser es la de imponer la uniformidad, la jerarquia y la adhesion al poder del estado.
El antifascismo es culpable, a traves de su doctrina (el fin justifica los medios), y sus acciones llevadas a la practica, de las nefastas consecuencias en el movimiento libertario, perpetuando la represion del estado ahora antifascista a cualquier inciativa real de crear espacios y tiempos donde la realidad se fundamente en la anarquia.
El antifascismo es el arma, con la que el estado, trata de impedir que el movimiento libertario sea apolitico, introyectandole a traves del antifascismo la razon de estado y de ese modo deje de ser subversivo y quede convertido en un apice de las instituciones ahora antifascistas.
Los massmierda utilizan y potencian la propaganda antifascista, financiados por el estado, ensalzando sus organizaciones y valores, y nombran con grandes titulares a supuestos libertarios que han sido colocados por el mismo estado a ostentar grandes cargos, dentro del urdimbrel social autoritario del estado, como ejemplo a seguir por los grupos anarquistas, y que estos abandonen sus valores prioritarios, y se pongan al servicio del estado ahora gobernado por antifascista. El gobierno antifascista utiliza los metodos mas autoritarios y represivos , que terminan anulando los grupos anarquistas, a traves del conductismo mas reaccionario (Confesiones religiosas, la rehabilitacion aceptando el ejercito antifascista, incomunicacion como castigo a cualquier disidencia...).
La distincion entre antifascismo y anarquismo, viene dado por la forma de lenguaje en que se expresan. En el lenguaje antifascista, al contrario que en lenguaje anarquista, se parte de un mito, de una falsedad, de una creencia basada en una supersticion, -la de sacar un provecho sin pagar un precio- y por ello necesita la ilusion de la politica, y es por ello que siempre termina en que los antifascistas adquieren poder y superioridad con los que no lo son, a costa de la esterilizacion del anarquismo, la destruccion de su historia, y en tiempos de realce del antifascismo la asimilacion del anarquismo como si los logros de este fueran del antifascismo.
Bien al contrario el lenguaje anarquista, su punto de partida es que una realidad organizada espectacularmente, las imagenes por si mismas no valen una mierda. Por lo que ideologias como el antifascismo puede tener “apariencia revolucionaria”, ser okupa o vestir de negro y llevar puesta la capucha. Lo esencial se mantiene: la razón mercantil con la que administrar el mundo, el cálculo de rentabilidades. La anarquia en un tiempo espacio gobernado por el antifascismo no tiene nada que ofrecer, no hay ningún canje posible con la sonrisa de la normalidad de ideologias como el antifascismo. Sobre la mesa, sólo podemos poner los anarquistas la mala ostia, las ganas de atacar que hemos ido construyendo sobre las ruinas denuestro dolor.
Los anarquistas luchan contra la guerra que esta sociedad antifascista ha desatado, y ésta es una lucha que casi nadie quiere ver. No hay mártires ni grandes gestas que relataren los “medios de contrainformación”, la batalla es clandestina, cotidiana y a muerte, y cuando la gente va cayendo, y la cárcel está dentro de uno mismo, y el antifascista uniforme se une a la bata blanca, pareciera que la anarquia da más asco que el asco que da este mundo. Se cumple el primero de los objetivos militares de los enemigos de los anarquistas que ahora son los antifascistas y su sucia guerra: el aislamiento y la incomunicacion como castigo del poder centralizado en el gobierno antifascista al servicio del estado.
En tiempos y espacios de antifascismo el ser humano es convertido esencialmente en cobarde. Un matarife escondido tras la obscena realidad de un uniforme y una sonrisa de las buenas intenciones.
El anarquismo da la oportunidad al ser humano de ser un suicida que no acaba de aceptar el destino que la Máquina ahora antifascista le ha dictado.Se trata sencillamente de demandar una vida que merezca la pena ser vivida.
Quien niega totalmente esta sociedad, afronta ya el riesgo de morir. La lucha anarquista contra lo que hay es un adiós armado. O la anarquia, o el suicidio. No esperar nada no significa acostumbrarse a perder. Los anarquistas caminamos antes del antifascismo, y seguimos haciéndolo, despues del antifascismo. Nos acercamos lentamente al linde,no vamos a caer. Prepárense, ya llegamos.¡Larga vida a los anarquistas luchando!.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Los anarquistas caminamos antes del antifascismo, y seguimos haciéndolo, despues del antifascismo
23 mai 2020
Quien calla otorga: nunca será muy de "machaca" repetir estas cosas por si aún alguien no se ha detenido a pensarlas con la mente atenta... yo solo quería agregar que veo más "correcto" el término antipoliticx que el apolíticx que usas; ya que lxs anarcxs, no nos des-entendemos de ella sino que la combatimos activamente... Salud y R.S. :D
Sindicat