Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: globalització neoliberal : sanitat
Notas de la pandemia: confinamiento
21 abr 2020
Mucho se ha visto y oído de lo provocado por el virus, sufrimos sus efectos y la gestión catastrófica de la catástrofe encabezada por el Estado y su declaración del estado de alarma, muy próxima en sus formas a un estado de guerra –¿matarán los microbios a cañonazos?
Mucho se ha visto y oído de lo provocado por el virus, sufrimos sus efectos y la gestión catastrófica de la catástrofe encabezada por el Estado y su declaración del estado de alarma, muy próxima en sus formas a un estado de guerra –¿matarán los microbios a cañonazos?– caracterizado por la falta de previsión, con una carencia persistente de los materiales necesarios y apropiados para enfrentar una pandemia, con el único recurso del encierro, dando a entender que es la única estrategia posible abalada por supuesto de un supuesto comité científico. Los efectos los conocemos son mediáticos, formulados mediaticamente y tan devastadores como sus causas silenciadas.

Los silencios que impone el tratamiento del monotema son el revulsivo para adentrarnos o proseguir identificando las causas de lo que esta sucediendo, sino conseguimos converger en su esclarecimiento, será más difícil avanzar en la necesidad de sentido común. Si todo esto es debido a un desgraciado “accidente” desconectado del resto, fruto del azar, el confinamiento se podrá decir que habrá sido un éxito. A la vez, considerar que a pesar del parón de la mayoría de actividades, de "lo habitual", la circulación, el trabajo, hay personas que ya estaban “confinadas” antes del virus, sin entrar en los detalles, por otras razones, algunas difíciles de interpelar...
Si somos capaces de identificar la continuidad, el principio de causa y efecto, el salto cuantitativo de la nocividad... podremos conectar (y anteponernos a la conmoción) con un relato colectivo del mundo en el que vivimos, sin tratar de ser sistemático: la desposesión y la acumulación, la dominación y cosificación, la vigilancia-control y represión, el imperialismo y la guerra, la explotación de la Naturaleza y el crecimiento indefinido, con los pobres, los precarios los excluidos, con las mujeres, con los presos y los perseguidos, con los migrantes y las víctimas, con los desplazados, con los que defienden la Tierra, sus tierras, etc. El orden de los factores creo que no altera el producto. Esta coherencia quizás dispersa tampoco es nueva, a-parece compartimentada pero recoge el significado pormenorizado de la tragedia capitalista.

Cuando tratamos de converger no nos referimos al altermundialismo, a la interseccionalidad, a las reivindicaciones “societales”, la fragmentación, división, especialización, o toda la especificidad que rotura la lucha de clases, fracturando lo que se podría llamar frente anticapitalista. Este “frente” está, según el territorio, más o menos desarrollado. O más o menos subvertido por la pasividad y el ascenso de las aspiraciones pequeño burguesas y su irresistible necesidad de afirmación subjetiva dentro de lo “posible” y lo políticamente aceptable.
La especialización reivindicativa viene a rematar la dificultad a la hora de compartir un objetivo común: la destrucción del Estado y el Capital sin la cual cualquier esfuerzo será baldío. Cuando la emergencia subjetiva se alza por encima de la lucha de clases, no trata de confluir para socavar el orden establecido sino de hacer patente la democrática expresión de la diferencia mediante la legítima aspiración de su reconocimiento: ¡ser reconocidos! Obviamente, uno no puede ser legitimado ni reconocido en definitiva sin reconocer y legitimar el status quo, de tal manera que el horizonte de la emancipación colectiva simplemente ha sido suplantado, sustituido por una u otra aspiración de la subjetividad integrada. Esta especialización es el artificio del objetivo colectivo, la renuncia a la capacidad de realizarlo.
Si el espacio “reivindicativo” posee alguna trascendencia transgresora, esta se encuentra en la convergencia de la lucha anticapitalista. Se puede decir lo mismo de aquellas luchas reivindicativas dirigidas hacia aspectos concretos de la vida cotidiana o social, de defensa de lo que sea que nos quieran arrebatar, del espacio, el ecosistema, etc. La crítica de la nocividad, de sus efectos, desligada de la causa que los provoca, esta condenada como Penélope a deshacer por la noche lo que trama por el día.

El aislamiento, el confinamiento, la cuarentena serán una forma más perfeccionada, un poco más de aislamiento, un paso más en la separación, una conquista silenciosa del totalitarismo que aspira a dirigirnos.., o bien, en cualquier momento conseguimos conectar, converger, aunar nuestra lucha, la de los oprimidos por un mundo nuevo.

π
10 de abril del 2020
Mira també:
https://inutil.home.blog

This work licensed under a
Creative Commons license

Comentaris

Re: Notas de la pandemia: confinamiento
22 abr 2020
Lxs oprimidxs para luchar tendrían que ser conscientes de que son ellxs mismxs lxs oprimidxs... ahí está el problema: Como puedes esperar de una masa de borregxs que se van a revolucionar? El rebaño no reflexiona sino espera a las ordenes del estado para poder disfrutar de su "nueva normalidad" que es seguir en arresto domiciliario hasta pudrirse, y hacer todos sus deberes virtualmente como un buen ciudadano, callado y dispuesto a colaborar en lo que hace falta para identificar lxs culpables de la difusión del virus. Si habrá revuelta será como siempre desde pequeños grupos marginales que sufrirán la represión desfrenada del estado para "proteger" la salud pública.
Sindicat