Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: criminalització i repressió
Grecia: revuelta contra la muerte y el fascismo en prisión por pola roupa miembro de lucha revolucionaria.
20 abr 2020
traducción: anarquia.info


Informe desde las cárceles de Eleonas.

He estado en la prisión de Eleonas desde el 20 de marzo, donde estuve en cuarentena junto con otros prisioneros durante 14 días. Como mencioné en una declaración anterior, se realizó una movilización en semanas anteriores en las cárceles de mujeres de Korydallos, mateniendo las celdas abiertas durante las horas de almuerzo y exigiendo medidas inmediatas de descongestión para las cárceles. Más tarde en el día comenzamos la movilización. Media hora después del cierre, fui trasladada apresuradamente por violencia a las cárceles de Eleonas. Este fue un movimiento fascista con el objetivo de poner fin a las movilizaciones en Korydallos y disuadir la propagación de la revuelta en otras cárceles.

Ambos textos que publicamos desde las prisiones de Korydallos sobre la demanda de descongestión de las prisiones opresivamente superpobladas en el país, como una medida necesaria para la prevención de una pandemia catastrófica, se convirtieron en la chispa para la movilización también en algunas otras prisiones. Se publicaron declaraciones y se produjeron protestas, o intentos de protestas, ya que algunos fueron disuadidos por la presión y las amenazas ejercidas por las autoridades penitenciarias y el gobierno de Nueva Democracia, o simplemente porque las movilizaciones no se extendieron a muchas cárceles y principalmente a las prisiones masculinas. de Korydallos.

Es la primera vez que se ordena dicha transferencia, mediante el uso de fuerzas especiales de la policía, para el tipo de movilización que hicimos en Korydallos. El 24 de marzo, y mientras estaba en cuarentena, Nikos Maziotis también fue transferido violentamente a las cárceles de Domokos. La razón de esto fue que Maziotis estaba tratando de iniciar una movilización en la prisión de hombres de Korydallos exigiendo medidas de descongestión.

Cuando salí de la cuarentena el 2 de abril, entré en el ala C. Las prisioneras allí y en otras alas estaban especialmente preocupadas por el hecho de que el gobierno no estaba avanzando con la medida de descongestión, ni siquiera en los casos limitado, como había prometido. Las mujeres en las cárceles de Thiva ya habían enviado su propia declaración al ministerio sobre la necesidad de descongestionar, enfatizando los grupos vulnerables, las prisioneras mayores, las mujeres embarazadas y las mujeres con bebés.

Las condiciones en la prisión se habían vuelto cada vez más estresantes, debido a la dificultad de transferir prisioneras enfermas al hospital, debido a la pandemia. Sé de hecho, desde mi tiempo en Korydallos, que la administración de la prisión ha recibido una directiva para no enviar incidentes médicos a los hospitales. A excepción de los casos muy complicados, las cirugías se han cancelado, los exámenes médicos se han cancelado, ya que los hospitales están alcanzando la máxima capacidad en su lucha para lidiar con el coronavirus.

En la prisión de Eleonas, había una discusión informal sobre lo que deberíamos hacer. Hubo una asamblea en el ala C, donde estoy, el 7 de marzo, para discutir y decidir qué tipo de movilización queríamos hacer. Se había planteado que incluso si las cárceles se mantenían alejadas de la pandemia del virus, muchas presas estarían en riesgo de morir por otros problemas de salud, ya que las presas rara vez serían trasladadas al hospital. La prisión de Eleonas, como me informaron las reclusas, rara vez enviaba pacientes al hospital, incluso si eran bebés. Tan pronto como entré en esta prisión, me informaron que un mes antes de mi traslado, una prisionera del ala E, Georgia Triantafyllou (mujer romaní), había muerto. Ella gritaba que no estaba bien, pero no fue trasladada al hospital. En el ala E, donde se encuentran principalmente mujeres romaníes, la situación es desesperada. Hasta 19 personas están apiladas en salas para un máximo de 12 personas, mientras que su tratamiento por parte de la gerencia es cruel. Pero, el trato a otras prisioneras no es mucho mejor. Las chicas me ha informado de incidentes de golpizas, como el caso de P. A., quien fue brutalmente golpeada y ha presentado una demanda por tratamiento humillante.

En cuanto a los hospitales, el acceso a ellos es extremadamente difícil, mientras que las mujeres que reaccionan ante la negativa de la gerencia de trasladarlas a ellas o a sus hijos al hospital son castigadas con cargos disciplinarios, que son abundantes. Un caso característico es el de K.P. quien estaba en la sala de madres e infantes. Cuando su bebé fue mordido por un insecto y sufrió una infección, la gerencia se negó a transferirlo al hospital. K.P. se negó a volver a su celda por la noche exigiendo que la trasladaran al hospital. Al día siguiente fue trasladada al hospital con su bebé. El niño fue examinado y tratado, pero cuando la prisionera regresó a la prisión, se le impuso un cargo disciplinario de un año de exención del trabajo diario, que equivale a un año de prisión adicional.

En otras palabras, en las cárceles de Thiva, el precio de la protesta de una madre para que su hijo reciba atención médica es más tiempo de prisión, un año entero en este caso. Los incidentes con bebés enfermos que no son trasladados al hospital son muchos. Otro caso que recuerdo personalmente de cuando me transfirieron a esta sala cuando estaba embarazada en el 2010, fue un bebé de dos años que vomitó y ardió de fiebre durante 3 días, su madre estaba llorando por ayuda y no lo llevaban a hospital. Comprendí que mantener a un niño en esa prisión era peligroso para su vida y salud y cuando me transfirieron a la prisión de Korydallos solicité al Ministerio de Justicia que me transfirieran permanentemente a Korydallos, donde al menos hay acceso a hospitales. Entonces se aceptó mi demanda, que era un informe de condena sobre las condiciones inaceptables y peligrosas de detención de niños en la prisión de Eleonas, ya que el ministerio prefería mantenerme en Korydallos que perturbar la «paz» en las cárceles de Eleonas. Quien quiera puede consultar los archivos del hospital de niños en Atenas, donde pueden encontrar muchos incidentes de traslados retrasados ​​de niños enfermos. Recuerdo un caso en 2017 en el que un niño con un brazo roto de 3 años, y mientras su madre lloraba por ayuda en la prisión, fue trasladado al hospital 2 días después de la fractura, para exasperación de los médicos.

Las imágenes «ideales» proyectadas por los informes en las cárceles de Eleonas no se parecen en nada a la realidad. Como cada intento de ejercer presión sobre la administración en defensa de los derechos de los presos, como la atención médica, cada informe presentado por los presos sobre la falta de atención médica, comportamiento ofensivo, maltrato, etc., es arrojado a la basura por la administración. Los innumerables incidentes de maltrato y atención médica insuficiente (en Thiva el médico no está disponible las 24 horas del día, por lo que las decisiones sobre qué caso se transferirán al hospital recaen en los gerentes de turno), la presión y el estrés sobre la amenaza de la pandemia y la exclusión de los hospitales debido al coronavirus, en combinación con una política de autoritarismo, amenazas y castigos que la administración aplica para sofocar cualquier prueba previa, ha contribuido a la situación ya tensa en la prisión. Todos estos eventos y la demora del ministerio en aplicar las medidas de descongestión según lo prometido, habían creado un clima explosivo en la prisión.

LA MUERTE DE AZIZE Y LA REVUELTA.

La muerte de la prisionera Azize Deniroglu, de 42 años, el 9 de abril al amanecer provocó el chispa de la revuelta. La mujer se quejaba toda la noche de que le dolía el pecho y el gerente de turno (conocido por su actitud despreciable hacia las prisioneras enfermas y con muchas quejas presentadas en su contra), amenazó con denunciarla por molestia. La mujer murió en su celda, la envolvieron en una sábana y la arrastraron afuera. En la mañana nos despertaron los gritos de nuestras compañeras prisioneras en el ala E. Algunas de ellas me llamaban por mi nombre. Le pregunté qué estaba pasando y me dijeron que una prisionera murió en su ala. Se enfurecieron por la segunda muerte en un mes, lloraron porque si hubiera habido una descongestión, estas mujeres habrían sido liberadas y estarían vivas ahora. Intentamos averiguar la causa de su muerte y nuestras compañeras de prisión nos informaron que tenía problemas cardíacos. No podemos descartar que haya sido infectada con el coronavirus, ya que dijeron que tenía fiebre pero que el personal ni siquiera le había tomado la temperatura. En cualquier caso, lo que importa es que ella murió en prisión.

La revuelta fue provocada por su muerte, por las mentiras del gobierno, el temor a una pandemia dentro de la prisión y la falta de acceso a los hospitales, además del estrés crónico de las condiciones dentro de la prisión. La revuelta, como era de esperarse, comenzó en la mañana del 9 de abril desde el ala E donde Azize había muerto y donde se encuentran en su mayoría mujeres romaníes. Se extendió rápidamente a las alas B, C, D y E (solo A permaneció en silencio). Los incendios sofocaron la prisión junto con los gritos de furia contra la administración, el gerente de turno y el gobierno que no ha llevado a cabo las medidas prometidas de descongestión. Además, muchas prisioneras están ‘atrapadas’ debido a la suspensión de los procedimientos judiciales, y algunas habrían sido liberadas mientras que la liberación de otras está en el limbo, ya que se espera decisiones pendientes, ya que los fiscales y los jueces están de vacaciones por el coronavirus y, por último, de liberar a las prisioneras, tenemos alrededor de 100 nuevos prisioneras al día en las cárceles que ya están superpobladas.

La muerte de Azize provocó una revuelta en la prisión donde nunca se había producido un evento similar, y en un momento en que no se han producido revueltas en ninguna otra prisión desde 2007. El evento rompió el muro de silencio que prevalecía sobre las condiciones de encarcelamiento en Thiva, sobre las muertes, envió fuertes mensajes de lucha en un período en el que el dogma fascista «ley y orden» ha sido dominante mucho antes de la aparición de la pandemia del coronavirus.

La secretaria de política contra la criminalidad, Sofía Nikolaou, dijo a los periodistas durante la revuelta que Pola Roupa también está en Thiva, insinuando de esta manera que soy responsable de la revuelta. Entiendo que al ministerio le preocupa que los eventos se desarrollaron solo unos días después de mi salida de la cuarentena y de mi transferencia al ala C. Justo cuando entiendo lo problemático que puede parecer a los gobernantes que mi violenta transferencia de Korydallos fue ordenada para detener las protestas allí, durante las cuales solo rechazamos el cierre del mediodía, y en su lugar estalla una revuelta en la prisión al que me transfieren.

Pero debo recordar que el hecho que desencadenó la revuelta fue la muerte de una joven, un crimen del cual todos saben que los responsables son la administración de la prisión y el ministerio. Debido a que piensan que la muerte de otras mujeres no dio lugar a reacciones similares, y se habían acostumbrado al hecho de que las muertes de las presas son indoloras y sin costo para ellas y para la gerencia, debo repetir que olvidan que la prolongada y constante opresión, las tácticas punitivas y el terrorismo contra las prisioneras, así como las muertes en prisión, crearon las condiciones para que se condensara esa energía, energía que no tenía salida, por lo que era inevitable que estallara. Las falsas promesas del ministerio sobre las medidas de descongestión fueron la razón generalizada de la frustración. Muchas mujeres esperaban que fueran liberadas en base a estas medidas, incluida Azize. La respuesta que recibió la gerencia de las mujeres romaníes cuando se les preguntó quién les dio la orden de rebelarse, fue que no eran animales. Las presas tienen dignidad y una opinión, por mucho que la gerencia se niegue a entender esto.

Nuestra respuesta a las presiones de la gerencia para detener la revuelta fue que deberían traer a los ministros aquí para hablar con nosotras. Después de un tiempo, un representante del ministerio llegó en helicóptero. De la información que teníamos, era un general, pero nunca supimos su nombre. Llamaron a 2 personas de cada ala (C, D, E, excepto de B y A). Desde el ala C, fui junto con mi compañera de celda. Informaré sobre lo que dije, ya que no puedo referirme a lo que dijeron las otras mujeres.

En la «reunión» estuvieron presentes el director de la prisión, Makris George, el fiscal de la prisión y un general que no nos dijo su nombre, a pesar de que le pregunté. El «clima» fue inicialmente muy agresivo, lo que era de esperarse ya que la revuelta se estaba desarrollando. Al principio, el fiscal preguntó por qué había vandalismo en la prisión y si estamos de acuerdo con esto. Le pregunté: ¿qué es más importante para ti? Algunos colchones y objetos en el edificio o ¿la vida humana? Hoy murió una prisionera y este es el único tema de discusión. Las preguntas sobre el vandalismo terminaron allí. Dije que pedimos hablar con el ministerio y él me señaló al general.

La discusión luego procedió a las causas de muerte de la prisionera y que esto está bajo investigación. Mi respuesta fue que, independientemente de las causas, la responsabilidad recae en el ministerio y la administración. Todas las prisioneras esperaban una descongestión que nunca sucedió y el ministerio nos está engañando. El general preguntó cómo se relaciona la descongestión con la muerte de la prisionera. Respondí que dado que los hospitales están bajo presión por la pandemia de coronavirus y hay una directiva de que las prisioneras no deben ser transferidas allí, sus vidas corren un gran riesgo, como lo demostró la muerte de nuestra compañera de prisión. El fiscal negó el hecho de que las pacientes no sean trasladadoas al hospital. Le pregunté «¿por qué no la llevaron y en lugar de eso murió?» No recibí respuesta. Dirigiéndome al general, le dije que el hecho de que el ministerio haya prometido implementar una medida de descongestión y simplemente no lo hayan hecho, ha enfurecido a las mujeres. Su respuesta fue que la propuesta ha sido depositada en el ministerio de Protección Ciudadana y no ha sido procesada.

Su posición era transmitir la responsabilidad de la demora a otra parte (obviamente al gobierno y al ministerio de Justicia). Les dije que hay muchas prisioneras atrapadas debido al cierre de los tribunales y los juicios pendientes que se posponen, y que muchas esperan su liberación y están atrapadas aquí. El fiscal se apresuró a llamar a esta información errónea. Les dije que un mes antes, otra mujer había muerto en el ala E. El director y el jefe del servicio social lo negaron. Estaban mintiendo. Noté su inquietud por este tema y rápidamente desviaron la discusión hacia la revuelta. Respondí que si el general deseaba que la situación se redujera, el ministerio debería comprometerse a una descongestión inmediata. Su respuesta fue que primero la situación debe calmarse y luego habrá descongestión.

Aquí es donde terminó la conversación mientras la situación en nuestra ala se había vuelto más intensa. Las mujeres habían «tomado» un pequeño corredor en el ala y las llamas eran más altas; exigían que se abrieran los patios, lo que no sucedió. Finalmente, el general bajó, quien prometió que las fuerzas policiales no entrarían y pidió calma.

Anteriormente, las fuerzas policiales de la guardia exterior habían invadido el ala E y dispararon gases lacrimógenos a las mujeres en un intento de alejarlas de los patios y obligarlas a entrar en el ala. Las mujeres resistieron la invasión, se utilizó la violencia y algunas mujeres que tenían problemas respiratorios fueron trasladadas a la clínica debido a la exposición al gas lacrimógeno.

LA INCURSIÓN DE LA POLICÍA ANTIDISTURBIOS EN EL ALA C AL DÍA SIGUIENTE.

Por la noche, la revuelta en toda la prisión se había calmado y la conversación se movió sobre cómo continuaremos. Decidimos mantener la prisión abierta hasta las 11 y hasta el mediodía, exigiendo la descongestión de las cárceles con prioridad para los grupos vulnerables de prisioneras. Algún tiempo después del cierre y aunque solo unos pocos de nosotras habíamos quedado fuera de las alas, los policías antidisturbios invadieron el ala. En número, los antidisturbios y los guardias de la prisión eran más que nosotras. La policía antidisturbios como se esperaba hizo una redada violenta.

Gritaban, maldecían, arrojaban sillas a las mujeres, rompían cosas y golpeaban brutalmente a una mujer que estaba atrapada fuera de la sala. Esta mujer sufre serios problemas de salud y toma medicamentos intensos. Entre otras cosas, sufre de epilepsia y fue golpeada en la cabeza. Estos golpes podrían haber resultado fatales para ella. Los guardias de la prisión que conocen sus condiciones no intentaron disuadir los fuertes golpes. La arrastraron y la arrojaron a la sala, golpeándola y maldiciéndola. Desde todas las puertas se oían gritos contra la policía antidisturbios. Es bien sabido que el escuadrón antidisturbios, como escuadrón es para el uso de violencia cruda y a menudo asesina, es el cuerpo que se utiliza para la represión de los levantamientos en prisión. Sin embargo, es la primera vez que se ordena una redada antidisturbios para «tratar» con un pequeño número de prisioneras que están haciendo una protesta pacífica, ya que la revuelta ya se había detenido. Esta es una nueva táctica, una gran práctica de represión en la historia de la lucha en prisión. Un oscuro legado para el gobierno y la gerencia.

Al día siguiente, las celdas no se abrieron a la hora. Preguntamos por qué no están abriendo y dijeron que estaban esperando que llegara el fiscal. Los escuché decir mi nombre mientras la prisión aún estaba cerrada. Comprendí que primero me llevarían al fiscal. Cuando la prisión abrió a las 10.30 de la mañana, me llamaron junto con otras 3 prisioneras de mi ala. Era el fiscal supervisor de la prisión y ella preguntó por qué perpetramos «desobediencia» y no regresamos a las salas.

En resumen, dije lo siguiente:

He participado en muchas movilizaciones en las cárceles manteniendo abiertas las salas, una forma de movilización que es una protesta. Las razones de estas protestas siempre han sido serias, algo que siempre fue reconocido, y nunca me han impuesto una sentencia disciplinaria. Sería inaceptable imponer cargos disciplinarios por este motivo o por cualquier otro motivo a las prisioneras. Ayer, una mujer murió como un perro y estamos discutiendo por qué no fuimos a nuestras salas a tiempo. Los antidisturbios invadieron, persiguieron y golpearon a las mujeres. Mi compañera de prisión (que estaba a mi lado) fue golpeada mientras sufría serios problemas de salud. Es la primera vez en la historia que se realiza una intervención represiva tan violenta contra una protesta pacífica. Puedo pasar mis ‘felicitaciones’ al gobierno y a usted por cómo manejó a las prisioneras. Una mujer murió y la burla del gobierno hacia las prisioneras de que procederán a medidas de descongestión fue la razón por la cual todo esto sucedió en la prisión hoy.

Fiscal: ¿Conoces las causas de su muerte?

Respuesta: Murió por causas patológicas porque no fue trasladada al hospital.

Fiscal: Pero ella no estaba en su ala.

Respuesta: no importa. Los incidentes graves no se tratan. Una mujer mayor, antes de estos eventos, en mi ala tenía un problema de salud y estaba tocando el timbre toda la noche. La noche siguiente volvió a pedir ayuda, solo entonces la llevaron al hospital.

Fiscal: ¿Entonces está diciendo que la llevaron al hospital solo por lo que sucedió en la prisión?

Respuesta: He vivido esto antes. Además, todo lo que se ha logrado en las cárceles, y en la sociedad también, se ha ganado con la lucha. Algunas personas arriesgaron, sangraron, quedaron expuestas. Todos los derechos que las prisioneras tienen hoy (3⁄5 de la sentencia, permisos de salida y muchos más) han sido ganados por la lucha y las revueltas. Nadie nos lo dio.

Fiscal: Habrá una investigación sobre las responsabilidades.

Respuesta: No habrá investigación. Nadie pagará por esto, he vivido esto antes. E incluso si el gerente de turno recibe algún castigo, no es el único responsable. Los directores de la prisión son responsables, y usted es responsable del personal de la prisión y su funcionamiento. El ministerio también es responsable.

Fiscal: Si hay responsabilidades por negligencia, serán contabilizadas.

Respuesta: ¿negligencia? ¿Estás hablando simplemente de negligencia? Esta palabra la conoce muy bien que no tiene gravedad y el hecho de que la esté utilizando confirma que no se hará nada. Si usa la palabra «negligencia», usaré la palabra «asesinato».

Fiscal: Está usando esta palabra obviamente para crear un clima.

Respuesta: No, dado que te estás posicionando en un extremo, hablando de negligencia, me estoy posicionando en el otro y digo que fue un asesinato.

Aquí es donde terminó la conversación. Más tarde, se nos informó que el fiscal supervisor examinaría si recibiríamos o no sanciones disciplinarias, y que muchas prisioneras no serían liberadas o no obtendrían permisos, etc. Mientras tanto, las prisioneras están esperando la legislación que dictará la suspensión de la prisión. -congestión. Muchos creyeron, y todavía lo hacen, que estas medidas se anunciaron para apaciguar a las prisioneras, que se están demorando con la implementación, esperando ver el desarrollo de la pandemia y que en caso de que el desarrollo sea leve en la población general, y en caso de que los desarrollos en las cárceles no susciten preocupación, ya sea por el bajo número de infecciones o por el bajo nivel de reacción (que no sucedió), entonces cancelarían las medidas. Esto es lo que está pasando. Pero las prisioneras en Thiva no tenían más paciencia. Y, obviamente, a nadie le gusta que se burlen, especialmente cuando se trata de asuntos de salud, de vida o muerte.

Tanto en las prisiones de Eleonas como en otras prisiones, la administración mantiene una postura muy cruel con respecto a los prisioneros y sus movilizaciones, independientemente de quién esté en el poder. En el marco de un tratamiento sofocante de los prisioneros, de la violación de sus derechos, de la autocracia y la amenaza e incluso el uso de la violencia, están imponiendo una política radical, represiva y terrorista hacia movilizaciones pacíficas (por ejemplo, rechazando el bloqueo durante algunas horas en el día), al imponer cargos disciplinarios, transferencias, incluso violencia pura. Esto no solo no garantiza el mantenimiento del orden en las cárceles, sino que la ausencia de cualquier garantía para la movilización de los prisioneros con respecto a problemas graves, que podría funcionar como un agente de descompresión, puede conducir al resultado exactamente opuesto, y un evento poderoso es suficiente para una violenta explosión en una prisión.

Los derechos democráticos a protestar en las cárceles no existen. Lo único que dicen los guardias es: «Escriba un documento informándonos sus demandas, pero no desobedezca». En muchos casos, ni siquiera lo toleran, ya que cuando se entregan estos papeles se arrojan a la basura. En otras palabras, los prisioneros ni siquiera pueden hablar. En algunos casos, incluso intimidan a los prisioneros por enviar notas firmadas al ministerio, y no toleran la negativa a aceptar comidas, lo que ni siquiera cuenta como desobediencia. Sin embargo, en algún momento las cosas cambian y la violencia extrema trae resultados opuestos.

La revuelta en las cárceles de Eleonas tomó a todas por sorpresa. Nadie esperaba que tal evento pueda tener lugar en esta prisión. Pero, como escribimos, las mujeres en el ala C en nuestra declaración sobre la redada de la policía antidisturbios, los instigadores morales de la revuelta son el gobierno, el ministerio y la administración.

EN LUGAR DEL EPÍLOGO…

La razón por la que estoy en prisión cumpliendo largas condenas es mi lucha por una sociedad sin injusticias, desigualdades, opresión, explotación. Estoy en prisión porque luché por una sociedad de libertad e igualdad. Para que nuestros hijos tengan una vida mejor, libertad, para vivir en un planeta que no muera lentamente, en un mundo que no sufra pandemias asesinas, creadas por enormes desigualdades y degradaciones. En otras palabras, sin las condiciones que solo esclavizan y envenenan a la humanidad, sino que también la asesinan en masa, como lo demuestra la pandemia del coronavirus.

Las razones por las que peleo en prisión no son diferentes. Nunca hice una movilización para satisfacer mis demandas personales y todas lo saben. Mi prioridad siempre ha sido la gente más vulnerable y débil, aquellas cuyos derechos, salud y vida están en mayor peligro en prisión.

Soy consciente del hecho de que soy un objetivo principal del gobierno durante este período en las cárceles. Sé que están haciendo todo lo posible para presionarme, y harán todo lo posible para que mi salida de la prisión sea lo más difícil posible. Declaro, y esto lo saben, que no me harán ceder, y que no dejaré de luchar contra la injusticia y que resistiré cualquier intento vengativo que el estado practique sobre mí.

Pola Roupa, miembro de Lucha Revolucionaria.
Prisionera en el ala C en la prisión de mujeres, Eleonas, Thiva
13 de abril de 2020
Mira també:
https://www.athens.indymedia.org/post/1604400/
https://anarquia.info/grecia-revuelta-contra-la-muerte-y-el-fascismo-en-prision-por-pola-roupa-miembro-de-lucha-revolucionaria/

This work is in the public domain
Sindicat