Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: pobles i cultures vs poder i estats
A las mentiras se las derrota con la verdad; a los mitos y a la leyenda negra con los archivos.
07 abr 2020
Como escribía Orwell en su novela 1984: “Quien controla el pasado controla el futuro. Quien controla el presente controla el pasado”. La historia es un combate más de la guerra de clases en curso. A la historia de la burguesía oponemos la historia revolucionaria del proletariado.
dencas y badia.jpg
escamots.jpg
companys.PNG
No eran los anarquistas quienes ansiaban venganza en 1936, ya que estos en Puigcerdá, en octubre de 1934, apenas habían padecido dos semanas de cárcel, y por lo mismo poco o muy poco tenían que vengar, a gran diferencia de los militantes de ERC y Estat Catalá. Represión que se repitió idénticamente en otros muchos pueblos de Cataluña, y por las mismas causas, fomentada ya antes de la guerra por el propio Companys en sus discursos a su salida del Penal de Santa María, y por toda la prensa afín a ERC. Esta temática, al parecer, no ha inquietado a nadie, pese a las pruebas existentes; ni siquiera a los historiadores especializados en “represión” y recuento clasificatorio de víctimas. Quizás porque esa represión siempre es contemplada en un sentido unidireccional, y en ese caso la protagonizada por los “suyos” no cuenta, ni existe.

Tras el triunfo del Frente Popular en febrero de 1936, el cambio de tornas, y aquella Guardia cívica o Agrupación Ciudadana (españolista) fue sustituida a su vez en el poder local por gente del somatén (catalanista) o por militantes de partidos republicanos. Los catalanistas reprimidos desde octubre de 1934 y durante todo el año de 1935, pasaban a ser en 1936 los represores de los españolistas derechistas. Al estallar la guerra, en julio de 1936, se abrieron las puertas a la persecución sin piedad. Esa persecución fue llevada a cabo con saña y afán de venganza por los protagonistas de la insurrección de octubre de 1934, duramente perseguidos hasta las elecciones de febrero de 1936.

La existencia de la llamada “lista negra” de Puigcerdá; lista que seleccionó a las víctimas de la matanza del 9 de septiembre de 1936. Masacre fruto de la venganza de los reprimidos en octubre de 1934 no fue redactada por los anarquistas, sino por los nacionalistas de ERC.

En junio de 1937 se inició, en la Cerdaña y en toda Cataluña, una brutal represión contra el POUM y los sectores revolucionarios de la CNT, que demonizaba y difamaba el carácter y naturaleza de los revolucionarios. Era la primera vez en la historia en la que se planteaba una campaña de falacias, infamias y calumnias como sustitución de la realidad social e histórica, de la que posteriormente la sagrada historiografía de la burguesía se ha hecho cómplice y heredera

This work is in the public domain
Sindicat