Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: corrupció i poder
¿Se desplegará la Tercera Guerra Mundial en el espacio?
23 mar 2020
La tecnología militar moderna y la carrera armamentista en desarrollo hacen que la militarización del espacio sea cuestión de tiempo. Sin embargo, este proceso no debe confundirse con lo que estamos acostumbrados a ver en la ciencia ficción. Nadie tiene la intención de construir buques de guerra. Todo es mucho más prosaico y peligroso.
1234.jpg
La tecnología militar moderna y la carrera armamentista en desarrollo hacen que la militarización del espacio sea cuestión de tiempo. Sin embargo, este proceso no debe confundirse con lo que estamos acostumbrados a ver en la ciencia ficción. Nadie tiene la intención de construir buques de guerra. Todo es mucho más prosaico y peligroso.

En diciembre del año pasado, el Congreso aprobó la creación de la Fuerza Espacial, el sexto ejército de EE.UU., junto con la guardia terrestre, aérea, naval, así como la guardia costera y la marina. Este movimiento dejó en claro los objetivos de Washington. ¿Cómo se justifica esta ambición? La respuesta no es tan obvia como parece.

“Estados Unidos no solo debe estar presente en el espacio, debe dominarlo”, dijo Donald Trump, y eso podría ser suficiente para cerrar el tema.

Parece bastante lógico tratar de difundir su influencia en un nuevo entorno, especialmente cuando se trata de un estado tan poderoso. Sin embargo, es importante entender que Estados Unidos es ahora el líder indiscutible en la conquista del espacio. Se están gastando enormes sumas de dinero en programas espaciales allí. Por supuesto, cuando Trump habla de dominación, se refiere a la dominación militar. Por ejemplo, la lista de misiones de la Fuerza Espacial de los Estados Unidos establece claramente la necesidad de contener la agresión en o desde el espacio. ¿Pero quién es el enemigo capaz de representar una amenaza espacial para los Estados Unidos?

Recientemente, hubo un caso notable fuera de la Tierra: cerca del satélite de inteligencia estadounidense “USA 245” se vio la nave espacial rusa “Cosmos 2542”. Los estadounidenses no ocultaron sus preocupaciones. Además, en Washington comenzaron a hablar abiertamente sobre el espionaje por parte de Rusia.

Todd Harrison, jefe del Proyecto de Seguridad de Sistemas Aeroespaciales en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, argumenta que los satélites espías rusos están monitoreando a propósito las naves espaciales estadounidenses. “El Cosmos 2542, según Harrison, puede detectar la apertura y la resolución de las cámaras montadas en el satélite USA 245. No tiene sentido probar o refutar esta posibilidad. Lo que no se puede dudar es que la tecnología de EE.UU. también permite realizar espionaje espacial.

“Hasta ahora, el espacio exterior ha sido considerado un refugio seguro. Ya no lo es”, dijo el general Andre Lanata, jefe del Comando de Transformación Estratégica de la OTAN, refiriéndose a la amenaza rusa.

John Raymond, quien era solo un candidato para Comandante de la Fuerza Espacial de los Estados Unidos, también habló de la increíble amenaza espacial de Rusia, instando al Congreso a actuar para mantener su dominio en el espacio.

Cuando las autoridades comienzan a hablar activamente sobre lo mismo, parece que se está imponiendo una sola posición al público. La gente necesita estar convencida de que es la posición correcta. No es difícil hacerlo considerando el recurso político, y el objetivo está muy justificado. La militarización del espacio no es la aventura más pacífica. Pero es mucho más importante para Washington eliminar un obstáculo: el Tratado del Espacio Exterior.

El tratado de 1967 entre los EE.UU., el Reino Unido y la URSS es ahora una especie de tratado para eliminar los misiles de mediano y corto alcance. En particular, el Tratado del Espacio Exterior prohíbe la colocación en la órbita de la Tierra de cualquier arma de destrucción masiva, incluidas las armas nucleares.

El destino del tratado INF es bien conocido por todos. El acuerdo se derrumbó después de que se hicieron acusaciones contra Rusia de que había violado las condiciones al crear el misil 9M729. Desafortunadamente, nadie se molestó en averiguar si este era el caso. Incluso cuando Moscú acordó presentar el misil a los observadores extranjeros, nadie en la OTAN respondió a este llamado. Cuando se terminó el tratado, Estados Unidos ya estaba construyendo un complejo para producir misiles previamente prohibidos. Por lo tanto, Washington no solo desató sus manos sobre el tema de expandir su arsenal. Proporcionó a las compañías militares nuevas órdenes importantes y, por lo tanto, financiamiento del gobierno.
Mira també:
https://theduran.com/will-world-war-iii-deploy-in-space/

This work is in the public domain
Sindicat