Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Agost»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
          01 02
03 04 05 06 07 08 09
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: corrupció i poder : criminalització i repressió : ecologia : educació i societat : sanitat
¿Quién teme a la ley mordaza?
17 mar 2020
El gobierno de las llamadas izquierdas, se encuentra en la encrucijada más importante de la historia de su democracia, y a punto de poder cumplir algunas de las más complicadas promesas electorales. Derogación de la reforma laboral, derogación de la ley mordaza, blindaje de las pensiones, fin de los desahucios, etc...
Sus primeros pasos para alcanzar esos objetivos son trabajadores y trabajadoras llevadas hasta el límite productivo del desfallecimiento. Cierre de numerosos puestos de trabajo, aplicación de ERE's, ERTE's, empresas aprovechando para ajustar sus plantillas con la excusa del virus, inyección económica al gran sector empresarial, igual que se hizo anteriormente con la banca. Aplicación de un estado de excepción, encubierto sin excepción, estado policial y militar dispuesto e impuesto en las calles, eliminación de grupos humanos dependientes de la salud pública, de edades avanzadas o de grupos de riesgo y en riesgo de exclusión... Aplicación de una forzada eugenesia social malthusiana, como resultado de la guerra de clases contra los grupos de población trabajadora más empobrecidas.

Un extenso reparto de la miseria vírica entre la población que consideran no productiva, vulnerable, excedente y sobrante. Patrullas humanitarias de ong’s, tomando como rehenes a las personas que viven en las calles y hacinándolas en comedores sociales y lúgubres centros de acogida. Una nueva visión y versión de sus “humanitarios” centros de exterminio.

Y todo ello sin promulgar una sola ley, aplicando doctrinas de shock y la constante alarma en los medios de comunicación. Por un virus que nadie explica de dónde salió, en prensa, radio, televisión, los comemierdas uniformados a la moda marcial, nos repiten insistentemente la misma melodía de coerción: "no salgan ustedes de casa”. Y así las calles se han vaciado de quienes durante años las poblaron para mil y una formas de relación y rebeldía.

1*tzuAzQx-XZf3daVNdKdTjg.jpeg


Nos dicen que el sistema sanitario público, brutalmente amputado por los recortes y en vías de extinción, está saturado y que en caso de sentirnos mal, no acudamos al médico para no contagiar a lxs demás y no colapsar la sanidad. Todo lo contrario de lo demuestra la lógica de experiencias pasadas.

Mientras tanto, esa “sanidad universal” está siendo visitada por numerosos cargos políticos, elites, familias reales e irreales, pero económicamente acaudaladas, que por lo que parece, son las únicas que merecen hacerse la prueba del nueve, para ver si han sido contagiadas entre ellas mismas, mientras que la sanidad privada asiste con expectación al último estertor del cadáver agónico de esta sanidad pública.

Pasear o caminar así por las calles, se convierte en un acto de osadía delictiva e “insolidaridad” social que merece el linchamiento y la humillación. Sólo está permitido el tránsito para asistir al ritual del consumo compulsivo de mercancías en las grandes superficies o la farmaindustria.

Servidao-voluntaria-o-olhar-de-Bauman-e-Huxley-sobre-a-sociedade-de-consumo.jpg


La hasta ahora “sacrosanta” educación obligatoria, deja de ser “sacrosanta” y obligatoria, y a lo “único” que nos obligan, es a enclaustrarnos en casa, no sea que en un beso, en un abrazo, o en una cómplice mirada amorosa, nos contagien de entrañable humanidad.

Los sistemas de voz informatizados de atención pública, no tienen la opción en su teclado de poderles decir, "¡váyanse a la mierda!". Hace tiempo que nos privaron del derecho al desahogo por este gran simulacro cotidiano de espectáculo que es esta farsa de vida.

Los servicios asistenciales ya no se encargan de asistir y se coordinan con las fuerzas militares que, “humanitariamente” han sido entrenadas para matar.

Lxs hijxs menores deben ser atendidxs desde el encierro del paro o el teletrabajo, y a eso se le llama conciliación familiar. Una autoexplotación que no tiene límite horario, es a tiempo completo, con dedicación exclusiva y absoluta todos los días del año.

La doctrina de shock nos ha hecho entrar en la delirante habitación del pánico con la mueca de la satisfacción, y nadie intenta salir de ella echando la puerta abajo, porque disponemos de las numerosas ventanas virtuales de las redes sociales, en las que podemos envontrar el sucedáneo de vida o de paisaje, que más nos fascine y adormezca. metiendo las piedras de la estupidez que nos han hundido en la inconsciencia. Al igual que sucediera tras el derrumbe de las torres gemelas un 11S, regarán la población con grandes “héroes” para crear la catarsis emocional que provocará el olvido de todo lo arrasado en la zona 0.

sociedad_consumo_tv.jpg


Estas nuevas políticas de ingeniería experimental para el control social, ya no necesitan de estructuras panópticas, leyes mordazas, códigos penales, reformas laborales, reglamentos penitenciarios, ni ninguna ordenación jurídica o legislativa de ley marcial que se pueda derogar.

La aplicación de este estado de alarma dicen que no conculca los derechos elementales de las personas, pero mienten una vez más, porque el derecho más fundamental es la capacidad para pensar críticamente por unx mismx, y ese ha sido completamente neutralizado a través del mensaje del miedo. Miedo, no a lo que nos pueda pasar, sino a lo que supuestamente podamos provocar en lxs demás. El miedo es el arma de destrucción masiva de seres humanos conscientes. Nos aterran con el miedo y la culpabilidad de lo que esos codiciosos miserables han generado para resucitar este sistema de explotación total. Es decir, para ellos somos culpables sin tener que demostrarlo. Somos culpables por respirar y existir en las clases trabajadoras y populares. Somos culpables de ser culpables.

La responsabilidad no recae sobre quienes crean el virus y se benefician de él, sino sobre lxs que pasaban por allí y fueron asaltadxs y contaminados en esta guerra biológica de baja intensidad. Necesitan tanta carne de cañón, como chivos expiatorios, y las clases trabajadoras son siempre su más preciado filón.

1*bzbBUopsqgwtJ_32xYDbuw.jpeg


El planeta tiene fecha de caducidad, y de eso también se nos responsabiliza, no a quienes lo destruyen más con sus multinacionales extractivas y explotadoras, sino a quienes para sobrevivir somos explotadxs en esas criminales industrias.

Nos responsabilizan para separar correctamente las basuras que nos venden y con las que otros se enriquecen.

Somos tontos útiles. Útiles y aterrados por el amenazante espectro de un virus menos mortal que el índice anual de accidentes laborales o de tráfico o que cualquier guerra exportada a países no alineados con este orden del caos mundial, eso si no mencionamos las muertes por contaminación ambiental o las causadas por el hambre.

Si nos consideran contaminadxs y contaminantes en potencia, extendamos la fiebre del virus contra este orden cerrado y disciplinar.

Todo lo que nos anticiparon, todas sus previsiones fracasaron porque tenían que fracasar, porque así lo habían planeado. La mortificación debe ser aplicada con la astucia malaya del gota a gota y no de golpe y a plena intensidad. La necesaria caída del ibex 35 o el dow jones, justifica todos los ajustes económicos, recortes laborales, y las promesas electorales de unos presupuestos sociales se desvanecen de las memorias aterradas de lxs explotadxs. Estos gobiernos de las nuevas izquierdas, herederos de las viejas ideas totalitarias, han creado el espejismo de unas conquistas sociales que se pierden ya antes de la batalla.

davide-ragusa-gcDwzUGuUoI-unsplash.jpg


Mañana viviremos en la cárcel más libre del mundo, y en sus calles, los rótulos no llevarán los nombres de la memoria histórica, sino lemas del tipo, “se prohibe toda espontaneidad” o “hacer lo que te apetezca, puede ocasionar graves consecuencias”.

El único virus que nos contamina, es el de esas piedras idiotas del deseo capitalista que nos hundieron y que ejercen una irresistible atracción hacia sus marmóreos abismos de miseria. Y sólo en la revolución lúcida y consciente, podremos encontrar el antídoto contra el miedo de las ruinas que sembraremos a nuestro paso, con el ardiente amor revolucionario de esos nuevos mundos que florecen en nuestros apasionados corazones.

No nos fascinan los neones de vuestras frías ciudades de servidumbre voluntaria, sino el calor del caprichoso encuentro con las llamas del fuego.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: ¿Quién teme a la ley mordaza?
20 mar 2020
Buen texto, Aliss, muy de acuerdo. Es una obra tuya?
Re: ¿Quién teme a la ley mordaza?
20 mar 2020
Tu no de seguro. Nunca has hecho nada, aparte de robar los textos a los demás claro.
Re: ¿Quién teme a la ley mordaza?
21 mar 2020
Señor "yo", me alegro por las coincidencias y agradezco sus palabras.

Si se refiere a quién lo ha escrito, sí, lo escribí, pero los textos no son más que sentimientos que fluyen y necesitan salir, y cuando salen y se comparten, ya dejan de ser de alguien para ser de nadie, salvo aquellos que, como fieles sectarios acólitos de la cultura burguesa, creen en la existencia de una propiedad intelectual y que sólo son capaces de escribir lxs intelectuales o lxs escogidxs.

Las imágenes están sacadas de la red

CULTURA-DE-MIERDA.jpg


Sr "Andrea" el rabioso, no siento decepcionarle. ¿Tiene usted algún problema con quienes "roban"? El robo surgió como respuesta a la aparición de la propiedad.

Cuando comparto un texto, siempre que viene el nombre del autor o autora o la fuente, coloco esos datos junto al texto. ¿Ve usted alguna fuente o nombre de autor o autora?

Sr rabioso, le invito a que encuentre a otra autora y demuestre que sus prejuicios no le ciegan y mienten, y que además, usted no miente a lxs demás.

Usted piensa que las personas pueden llegar a ser tan miserablemente inútiles como usted, pero se equivoca. Solo algunas lo son.
Re: ¿Quién teme a la ley mordaza?
23 mar 2020
Buen día provocador. Usted es simplemente un burgués provocador nada mas que eso. Algunas no son miserables solamente también son falsos y hipocritas como usted
Re: ¿Quién teme a la ley mordaza?
23 mar 2020
Buen día provocador. Usted es simplemente un burgués provocador nada mas que eso. Algunas no son miserables solamente también son falsos y hipocritas como usted.

la mitad de sus noticias le ponen en el comentario que ponga la fuente por ese mismo motivo por que no la pone. Basta ver sus miles de temas que presenta para darse cuenta que esta mintiendo.
Re: ¿Quién teme a la ley mordaza?
23 mar 2020
aquí esta demostrada una vez mas que usted miente:

http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/530108

esta es uno de los miles de temas que presenta y que hace pasar como suyos. Antes se coge al mentiroso....

Ahora puede seguir mintiendo y provocando como es su costumbre....

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more