Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Març»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
            01
02 03 04 05 06 07 08
09 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

Accions per a Avui
19:00

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: antifeixisme : criminalització i repressió : educació i societat : pobles i cultures vs poder i estats : guerra
Gitanos, el genocidio olvidado de la segunda guerra mundial
31 gen 2020
Trabajo esclavo, fusilamientos masivos y cámaras de gas
Comparado con el Holocausto, el asesinato en masa de medio millón de gitanos (romaníes, sintis y otros grupos) en Europa permanece ignorado y no reconocido. Esta ausencia y la persecución de la que siguen siendo víctimas nos plantean preguntas para las que todavía no hay respuestas claras.

Se trata del "genocidio olvidado" de la Segunda Guerra Mundial: alrededor de 500.000 gitanos fueron asesinados en Europa por los nazis y sus colaboradores durante la Segunda Guerra Mundial, tras la aplicación de políticas destinadas específicamente a perseguirlos. ¿Por qué ha sido olvidado el genocidio de los gitanos? ¿Por qué el reconocimiento aunque sea parcialmente, de esas muertes tardó tanto?

¿Cuáles son los obstáculos que nos impiden aún hoy reconocer plenamente la importancia de este genocidio?

Actualmente, y hasta marzo del 2020, tiene lugar la exposición Víctimas olvidadas: El genocidio nazi de los sintis y los romaníes, en la Biblioteca del Holocausto de Viena en Londres, dedicada a examinar la destrucción nazi de la vida de los gitanos, a examinar las políticas que precedieron a la masacre y a sacar a luz aspectos de esta historia que permanecieron ocultos y en gran medida desconocidos durante décadas. (1)

Ya antes de 1933, los romaníes y los sintis eran víctimas de prejuicios y discriminación en Alemania, pero cuando los nazis llegaron al poder la persecución se acentuó.

A mediados de la década de 1930, se prohibió a los gitanos el ejercicio de ciertas profesiones y muchos fueron trasladados a campos de concentración. A finales de los años1930, la ideología racial nazi se amplió para incluir la noción de que los gitanos eran de "sangre extranjera" y representaban una amenaza para la fuerza racial de la "raza maestra aria". Como parte del desarrollo de estas ideas, los gitanos fueron sometidos a un programa masivo de investigación pseudocientífica y a programas de esterilización forzada.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los gitanos de los territorios ocupados por los nazis fueron víctimas de deportaciones a campos y guetos, condenados a trabajos forzados y malos tratos, muchos murieron de inanición, fueron víctimas de fusilamientos masivos o murieron en las cámaras de gas en campos como el de Chelmno o el de Auschwitz. Algunos regímenes colaboracionistas, como los Ustachas en Croacia, cometieron también asesinatos en masa contra las poblaciones judías y romaníes.

En un relato donado a la biblioteca de Viena, el doctor Max Benjamin, sobreviviente judío de Auschwitz, describe la "liquidación" del "campo de gitanos" el 2 y 3 de agosto de 1944: esa noche, "todos los gitanos que formaban parte de la población de ese campo fueron asesinados en las cámaras de gas".

A pesar del terrible sufrimiento y de la injusticia sufridos por la población gitana de Europa durante el período nazi, el genocidio de los gitanos ha sido a menudo relegado o minimizado. Una de las principales razones de ello es la multiplicidad de prejuicios, la discriminación y la marginación que los sobrevivientes romaníes y sintis siguieron sufriendo después de la liberación. La hostilidad y los estereotipos negativos sobre los gitanos permanecieron después de 1945. En muchos países, la exclusión de los gitanos de la representación política y del poder económico ha sido un obstáculo para toda campaña en favor del reconocimiento de la persecución y del genocidio.

Esta marginalización se manifiesta en el hecho de que no se procesó a los autores de los crímenes contra los gitanos en los primeros juicios por crímenes de guerra. En la Alemania occidental de la posguerra, existía un clima de negación de la importancia de los horrores cometidos contra las víctimas gitanas, que a menudo no recibían siquiera la indemnización otorgada a otras víctimas de la persecución racial nazi. Muchos memoriales construidos en las décadas posteriores a la guerra no dejaban lugar para las víctimas gitanas.

Alemania reconoció oficialmente los crímenes nazis contra los gitanos como genocidio recién en 1982. La primera disculpa de Francia por haber colaborado en los crímenes nazis contra los romaníes y sintis recién tuvo lugar en 2016.

En la Unión Soviética y en Europa del Este, el genocidio gitano fue también en gran medida ignorado. Los gitanos, que deseaban seguir siendo nómadas, debieron asentarse por la fuerza. En el período poscomunista, la discriminación contra los gitanos aumentó aún y al mismo tiempo, las condiciones de vida y el acceso a los servicios se deterioraron drásticamente.

Nuestra exposición intenta abordar la amnesia colectiva con respecto al genocidio de los gitanos. La Biblioteca del Holocausto de Viena cuenta con colecciones importantes sobre este tema, incluyendo los primeros testimonios de sobrevivientes gitanos (2) recopilados en el marco de un proyecto dirigido por la doctora Eva Reichmann, miembro de la biblioteca, a partir de los años 50. La Biblioteca tiene proyectado publicar algunos de estos testimonios en el correr del año 2020.

También contamos con material recogido en ocasión del primer proyecto de investigación que intentó documentar sistemáticamente el genocidio, un proyecto llevado a cabo por Donald Kenrick y Grattan Puxon a finales de la década de 1960. En la exposición se presentan varias piezas de esta colección, incluidos resúmenes de testimonios de sobrevivientes.

Otro elemento destacado de la exposición es una fotografía de posguerra de Margarete Kraus en la que se puede ver, pese a que no aparece con claridad en la foto, el tatuaje del número de campo en su antebrazo izquierdo. Margarete Kraus fue una romaní checa sobreviviente de Auschwitz, donde fue víctima de experimentos médicos forzados. El retrato de Kraus fue realizado por el periodista de Alemania Oriental Reimar Gilsenbach en la década de 1960. Gilsenbach investigó la persecución de los romaníes durante el período nazi.

Una pieza muy diferente en esta exposición es un documento titulado "Prohibiciones publicadas con respecto a los polacos, judíos y gitanos", presentado en el Juicio de Crímenes de Guerra de Nuremberg como prueba de los crímenes nazis. Con fecha del 10 de marzo de 1944, se trata de una circular enviada por Heinrich Himmler a un grupo de altos funcionarios del Estado informándoles que la "evacuación completa y el aislamiento efectuado" de los judíos y gitanos significaba que ya no eran necesarias más directivas sobre ellos.

La "evacuación" y el "aislamiento" significaban en este contexto que la gran mayoría de los judíos, sintis y romaníes de la Gran Alemania ya habían sido deportados a guetos, a campos de concentración o asesinados. La terminología utilizada aquí ilustra la "realidad plomiza" del lenguaje burocrático de las SS, descrito memorablemente por el historiador Mark Roseman como una "parodia diabólica de la precisión administrativa" [Mark Roseman es autor, entre otros trabajos, de The Wannsee Conference and the Final Solution: A Reconsideration, 2003].

La exposición recoge también la historia de Hans Braun, un sinti alemán nacido en Hannover en 1923. Braun sobrevivió tanto a Auschwitz como a Flossenbürg. La mayoría de los miembros de su familia fueron asesinados en Auschwitz.

Cuando Hans Braun presentó una demanda de indemnización al estado alemán en 1950, la policía local decidió abrir una investigación en su contra - buscando pruebas falsas de que Braun había sido encarcelado como "criminal" - para justificar el rechazo de su pedido.

El hecho de que la verdadera naturaleza y la amplitud del genocidio de los gitanos hayan sido negadas, minimizadas o ignoradas por tantas personas durante tanto tiempo ha resultado insoportable, provocando indignación entre las víctimas sobrevivientes y sus familias.

Si bien ya es demasiado tarde para reparar las injusticias sufridas, no lo es para ocuparse de la marginación y la discriminación a las que se enfrentan las comunidades gitanas hoy en día en países como Hungría, donde la discriminación y la hostilidad hacia los gitanos es habitual, o Ucrania, donde los grupos fascistas han llevado a cabo una serie de ataques violentos contra los gitanos en los últimos dos años. Esta exposición es quizás un comienzo, al reconocer hasta dónde pueden llevar la discriminación y los prejuicios.

* Toby Simpson es directora de la Biblioteca del Holocausto de Viena, en Londres. Barbara Warnock es conservadora principal y responsable pedagógica en la Biblioteca del Holocausto de Viena, Víctimas olvidadas: El genocidio nazi de los romaníes y sintis. Fuente original del artículo, Haaretz, Israel, 23-1-2020.

Las Editions Page deux (http://www.page2.ch/page2/), Lausana, Suiza, publicó en 2009 la investigación de Thomas Huonker et Regula Ludi, 'Roms, Sintis et Yéniches'. La «politique tsigane» suisse à l'époque du national-socialisme (Romaníes, sintis y yeniches. La "política gitana" suiza en la época del nacional socialismo, con epílogo de Thomas Huonker y un cuaderno de documentos comentados por el mismo Huonker.

Barbara Warnock, Toby Simpson / alencontre.org. Traducción de Ruben Navarro

----

Notas

1) Forgotten Victims: The Nazi Genocide of the Roma and Sinti. https://www.wienerlibrary.co.uk/Forgotten-Victims

(2) https://blog.ehri-project.eu/author/cschmidt/

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Gitanos, el genocidio olvidado de la segunda guerra mundial
03 feb 2020
Que genocidio en la Union sovietica?
Esta mal redactado por error o es intencionado?
Re: Gitanos, el genocidio olvidado de la segunda guerra mundial
03 feb 2020
No se refiere sólo a la Unión Soviética, habla de "la Unión Soviética y en Europa del Este..."

Ni es intencionado, ni es un error, se trata de unos hechos mayormente ignorados, negados o minimizados. "En el período poscomunista, la discriminación contra los gitanos aumentó aún y al mismo tiempo, las condiciones de vida y el acceso a los servicios se deterioraron drásticamente".

Y aunque hace esta breve alusión a "la Unión Soviética y en Europa del Este...", el texto abunda en el genocidio "de los nazis y sus colaboradores", y menciona a "la Unión Soviética y en Europa del Este...", porque como señala el título, se refiere en general al periodo de la segunda guerra mundial, y no en particular al de la Alemania nazi.
Re: Gitanos, el genocidio olvidado de la segunda guerra mundial
04 feb 2020
Buenas Aliss:

El Partido Nacional-Socialista Obrero Alemán consideraba que varios tipos de personas, normalmente pasto u obstáculo para sus saqueos y explotaciones, eran “untermensch", esto es, subhombres... ‘por debajo de (ser) hombres’. Así pues no es que ellos, los nazis, se consideraran a sí mismos como superhombres sino que consideraban a otros seres humanos subhombres. Lo que significa literalmente “por debajo de (ser) hombres”. A partir de esta idea la cosificación de esas otras formas de ser Hombres Universales fue completa.

Pregunto, ¿en qué se diferencia la cosificación nazi de la forma gitana de ser el Hombre Universal, de la cosificación neomalthusiana postsesentayochista de la forma de los hombres embrionarios de ser el Hombre Universal, como para que nos olvidemos en este caso – y a la vez lo escondamos como usted propone -, lo que está ocurriendo en términos de miles de millones de vidas humanas perdidas tras ser declaradas untermensch por los neomalhtusianos, por ser bebes embrionarios, contra quienes se ha constituido una cosificación completa en nuestra época? ¿Acaso la identidad de los bebes embrionarios es inferior a la identidad de cualquier otro tipo de ser humano?

Le ruego que me aclare estos puntos señora – profesora, al parecer, - Aliss.
Re: Gitanos, el genocidio olvidado de la segunda guerra mundial
05 feb 2020
LA JUDEOFOBIA EN LA UNION SOVIETICA Y EL FALLIDO SEGUNDO HOLOCAUSTO

La Unión Soviética se caracterizó por su antisemitismo desde los inicios de la Revolución Bolchevique hasta al fin de la “Era Estalinista”. A pesar de que el comunismo se mostró en la propaganda como una ideología que rechazaba el racismo hacia los judíos, lo cierto fue que miles de hebreos serían asesinados por su condición a manos de las tropas soviéticas, primero en la Guerra Civil Rusa, luego en la Segunda Guerra Mundial, y finalmente en la Guerra Fría tras la Conspiración de las Batas Blancas de 1953.

Guerra Civil Rusa

Al estallar la Guerra Civil Rusa en 1917, muchos judíos de baja clase social apostaron por apoyar la Revolución Bolchevique debido a las matanzas y pogromos perpetrados durante la anterior “Era Zarista”, así como las brutales ejecuciones que comenzaron a cometer contra su minoría los soldados del Ejército Blanco y los movimientos secesionistas de Ucrania. Sin embargo y aunque al principio los bolcheviques toleraron a los judíos, e incluso el líder del Ejército Rojo lo era, concretamente León Trotsky, en general los hebreros eran vistos como “capitalistas” u “oportunistas” debido a que la mayoría eran comerciantes y de ideas religiosamente conservadoras, algo que no les hacía nada populares a ojos de los revolucionarios más radicales. Así pues, el antisemitismo latente en el seno de los Soviets, apenas tardó en aflorar porque a lo largo de toda la contienda millares de judíos serían masacrados por el “Terror Rojo”.

La Matanza de Smela fue el primer crimen antisemita del Ejército Rojo cuando 107 judíos fueron asesinados en esta localidad de Ucrania. A dicha masacre le siguió la Matanza de Baranovichi en Bielorrúsia después de que varios cientos de hebreros fuesen fusilados por las tropas soviéticas. Sin embargo lo peor ocurrió dentro del contexto de la Guerra Polaco-Soviética de 1919 a 1921 porque el I Ejército de Caballería Soviético al mando del general Semión Budiony, exterminó durante ejecuciones colectivas y violentos pogromos que se extendieron varios meses hasta un total de 20.000 judíos.

II Guerra Mundial

La Segunda Guerra Mundial que comenzó con la invasión de Alemania y la Unión Soviética a Polonia según lo acordado en el Pacto de No-Agresión Germano-Soviético “Ribbentrop-Molotov” de 1939, implicó una colaboración efectiva entre la Policía Secreta Alemana (Gestapo) y la Policía Estatal Soviética (NKVD), tal y como por ejemplo les sucedió a miles de familias judías que tras intentar cruzar la frontera huyendo del nacionalsocialismo alemán, les prohibieron el acceso y encima en numerosas ocasiones decenas de refugiados caerían abatidos ante las balas de los francotiradores rusos. Sin embargo mucho peor fue lo ocurrido cuando el Ejército Rojo ocupó los Países Bálticos en 1940 porque las autoridades comunistas cerraron las sinagogas, prohibieron el culto a los hebreos y en Estonia deportaron a 500 judíos que morirían en los gulags de Siberia.

Con el inicio de la “Operación Barbarroja” durante la invasión de Alemania a la Unión Soviética en 1941, los judíos sufrirían una verdadero infierno no solamente a manos de las SS en el territorio conquistado por el Eje, sino también en el lado soviético porque muchos rusos sorprendentemente les culparon de “colaborar para traer a los alemanes”, lo que se tradujo en numerosos linchamientos y fusilamientos, tal y como sucedió en Lvov y otras ciudades de Ucrania. No obstante y a pesar de estas circunstancias tan adversas, desde 1942 el Kremlin rebajó su antisemitismo reclutando miles de hebreos en el Ejército Rojo y fundando el Comité Antifascista Judeo-Soviético que lideró Salomón Mijoels. Lamentablemente esta frágil tolerancia no evitó algunos abusos, como por ejemplo lo que ocurrió al producirse la “liberación” del campo de exterminio de Auschwitz en 1945 porque los soldados soviéticos no dudaron en violar a numerosas mujeres judías y en ejecutar algunos prisioneros acusados de “capitalistas”.

Guerra Fría

Terminada la Segunda Guerra Mundial en 1945 con la victoria de la Unión Soviética, la persecución antisemita por parte del comunismo volvió a reanudarse desde 1946. Entre alguna de las medidas estuvo la de prohibir mencionar la existencia del Holocausto debido a que los soviéticos pretendían presentarse como las principales víctimas del Tercer Reich, por lo que publicaciones que hablaban de las matanzas cometidas por las SS contra los hebreos como el Libro Negro de Peretz Markish fueron sacadas de circulación y sus autores enviados a los gulags. Sin embargo, cosas peores sucedieron en la Europa Oriental ocupada por el Ejército Rojo, porque en Polonia se asesinaron a 327 judíos y en Eslovaquia se apalearon a otros 48 durante el Pogromo de Topolcany.

En 1947 el Comité Antifascista Judeo-Soviético fue ilegalizado por el Partido Comunista Soviético (PCUS) pese a haber apoyado a la URSS durante la Segunda Guerra Mundial, siendo su líder Salomón Mijoels abatido en un atentado en Misnk, además de otros 25 miembros fusilados y 100 enviados a prisión. A continuación el periódico Pravda inició una campaña de desprestigio contra la raza judía a la que acusaba de ser inferior a la raza eslava y de estar poniendo en peligro a la comunidad socialista. De hecho muy pronto se despidió a los judíos de los oficios de responsabilidad pública (y se los prohibió acceder en el futuro), además de efectuarse una redada en Moscú y Leningrado contra todos aquellos periodistas, escritores, músicos, pintores y poetas de origen hebrero a los que se deportó a Siberia.

Conspiración de las Batas Blancas

Bajo la forma de una <<Conspiración Judía>>, la detención del comisario Víctor Abakumov y de otros dirigentes judíos del Partido Comunista Soviético entre 1949 y 1952, fue interpretada por Iósif Stalin como un intento de derrocar al socialismo en la URSS. Este suceso que tuvo lugar al mismo tiempo que el escándalo de la “Conspiración de las Batas Blancas”, consistente en un supuesto proyecto de médicos hebreos que habían pretendido fabricar productos medicinales para envenenar a altos dirigentes del Kremlin, constituyó el pretexto perfecto para llevar a cabo una de las típicas purgas del sistema estalinista.

Inesperadamente en 1952, las tropas de la NKVD arrestaron y encarcelaron a los judíos que trabajasen en los empleos de más alta cualificación o como funcionarios del Partido Comunista Soviético. Otros con menos suerte perdieron la vida como los trece hebreros ejecutados en la industria metalúrgica de automóviles de Stalino, o los once militantes del Partido Comunista Checo que fueron ahorcados en Checoslovaquia, entre ellos el secretario general Rudolf Slansky. Ni siquiera se salvaron algunas mujeres judías como Aleksandra Poskrebyshev que resultó fusilada o Paulina Zhemchuzhina que fue deportada a Siberia.

Falla el 2º Holocausto

Al igual que había sucedido con las etnias de Chechenia, Ingusetia o los tártaros de Crimea, el sistema estalinista consideró al pueblo judío como “colectivamente culpable” de conspirar contra el Estado Soviético. Así fue como Iósif Stalin proyectó deportar a todos los habitantes hebreos de la URSS, calculados en 1 millón de personas entre varones, mujeres y niños, a un campo de muerte ubicado en el gulag de Birobidzhan, durante una operación que constituiría un 2º Holocausto en Europa.

Milagrosamente el 5 de Marzo de 1953, el mandatario Iósif Stalin perdió la vida, lo que puso fin a la “Era Estalinista” y por tanto implicó la cancelación del 2º Holocausto (previsto para ese Marzo de 1953). Gracias a aquella mera casualidad que sucedió en un espacio de muy pocos días, posiblemente cientos de miles de judíos salvaron la vida en un episodio que bien podía haberse convertido en un genocidio muy similar al de la Segunda Guerra Mundial.



Bibliografía:

-Stéphane Courtois, El Libro Negro del Comunismo, “Capítulo 14. La última conspiración”, Ediciones B (2010), p.-323-332
Re: Gitanos, el genocidio olvidado de la segunda guerra mundial
05 feb 2020
Buenas profesora Aliss:

Al hilo de su aportación, visto que ha sido borrada o se ha perdido la anterior, tengo varias reflexiones y preguntas que hacerle para intentar abordar la cuestión de la Identidad, en su plano más trágico, como es la cuestión del genocidio, que vemos en este caso referida al genocidio gitano en Europa del Este, desde un paradigma más abarcativo de lo particular y lo universal que el modelo reformista y oportunista de la socialdemócrata Política de las Identidades.

Como usted sabe, el Partido Nacional Socialista Obrero Alemán decidió que aquellos tipos colectivos humanos que fueran un obstáculo a sus saqueos y explotaciones de escala continental y a su lucha geopolítica por la hegemonía mundial, o simplemente no rentables, fueran declarados “Untermensch”, subhombres… nótese que “subhombre” significa por debajo de hombres, lo que implica que los nazis se tenían a si mismos por hombres no por superhombres pero tenían a los por ellos llamados untermensch como cosas o animales, seres cosificados e inferiorizados apriorísticamente a través de la panoplia de dispositivos del poder estatal del Reich.

Pues bien, Aliss, mi pregunta es ¿qué diferencia hay entre las inadmisibles inferiorización de unos tipos humanos colectivos y cosificación extrema de los seres humanos que hacían los nazis cuando suprimían la forma del ser Hombre Gitano del Ser Hombre Universal con lo que hacen los socialdemocratas y liberales neomalthusianos comtemporáneos con las criaturas humanas embrionarias al sacarlas del Ser Hombre Universal y, así, de todo derecho de gentes hoy?
Re: Gitanos, el genocidio olvidado de la segunda guerra mundial
05 feb 2020
Ja, ja, ja, ja, ja... ¿profesora? ¿Vuelve usted a tener estúpidas fantasías acerca de mi? Las que ha expresado anteriormente se han visto tan falsas como la actual.

Señor ".", el genocidio no es siempre una cuestión de "identidades", pero es siempre la expresión más atroz, cruel y perversa de elevar la razón a us estatus totalitario y dogmático, algo de lo que usted hace un miserable alarde. Usted no utiliza categorías como la de "subhombre", porque las sustituye por otras como "neomalthusianos", "socialdemócrata", etc..., y al igual que los nazis, usted nos considera a las mujeres que luchamos, como "desnortadas" que necesitan de su orientación como "hombre".

Sus fantásticas teorías acerca de los nazis no son mejores que cualquiera de esas teorías de la conspiración que a usted tanto le gustan, y en la que las falsedades y las mentiras son la materia prima.

Ahora pretende hablarnos de un supuesto "Ser Hombre Universal", como si eso tuviera algún significado y no fuese otro más de sus prejuicios de eurocentrista superior.

Además, por si fuera poco, suma a sus mentiras la existencia de "criaturas humanas embrionarias", tergiversando y manipulando lo que son embriones humanos. No existen humanos embrionarios, sino embriones humanos.

Ustedes, los reaccionarios ultramontanos, se lanzan a la cruzada antiabortista, para luego condenar y aplicar las múltiples formas de penas de muerte a los nacidos.

Sé que usted no es tan ignorante como para desconocer que existen una deontología médica que dice preservar la vida de los seres humanos, y lo que ustedes pretenden es separar esa ciencia médica de la interrupción del embarazo para que, así, las mujeres trabajadoras empobrecidas deban recurrir a la clandestinidad para interrumpir sus embarazos, y poner en riesgo de muerte sus vidas. Y eso les parece bien porque lo sienten como el merecido castigo por negarse a ser madre por primera o por enésima vez.

Y a todo esto, ¿dónde quedan los padres de esas supuestas "criaturas humanas embrionarias"? Nadie sabe y nadie responde, sólo se criminaliza, persigue, maldice y castiga a la mujer que se niega a ser madre, por mucho que para embarazarse, como mínimo sean precisas dos personas, una hombre y otra mujer.

Para ustedes, los señores que difunden y sostienen las ideas de la extrema derecha, siempre otorgan impunidad a esos padres ausentes y les disculpan de responsabilidad, todo lo contrario de lo que han hecho tradicional e históricamente con las mujeres.

A quienes privan de ese hipotético derecho de gentes, que son lxs nacidxs, es a las mujeres. A ustedes los abortos no les preocupan nada, sólo les molesta que sean las mujeres quienes tomemos la decisión. Y lo afirmo porque se han producido multitud de abortos por causas diferentes a la voluntad de la mujer embarazada, a veces espontáneos a veces como consecuencia de las condiciones de vida de la mujer, y ninguno de esos abortos ha merecido ni una sola de sus palabras.

Si la clase trabajadora no tiene hijos e hijas, ¿a quienes explotarán ustedes?, ¿quienes empuñarán las armas en sus guerras?, ¿qué pasará con los negocios de sus prisiones?... Ese es su pánico, tener que mancharse las manos y esforzarse físicamente para conseguir el alimento diario y un lugar en el que resguardarse.

Si usted no ve la diferencia entre la interrupción de un embarazo y el genocidio nazi, no es porque sea ciego, sino porque lo que le ciega el integrismo de su dogmatismo totalitario. Si usted quiere "apadrinar" a todos esos embriones, monte su ong o tenga usted los hijos e hijas y no obligue a las mujeres a quedarse embarazadas y a parir contra su voluntad, porque eso sí que tiene un total paralelismo con los paritorios nazis (lebensborn)

El programa Lebensborn las guarderías nazis
https://www.youtube.com/watch?v=1ICiII3PoKo
Re: Gitanos, el genocidio olvidado de la segunda guerra mundial
05 feb 2020
Sr "Soviet", ¿sabía usted que en esa "igualitaria" europa comunista de antaño, las familias judías se veían obligabas a cambiarse el nombre y apellido judíos para no ser deportadas a los gulags siberianos?

¿Me podría usted nombrar 3 de los dirigentes comunistas más importantes históricamente? ¿Cuántos de esos 3 eran de clase trabajadora o tuvieron alguna ocupación laboral?

No se engañe, a esos comunistas jamás les importaron las clases trabajadoras más que para morir por el ideal, en las guerras, en la explotación laboral, con hambrunas, de frío o por enfermedades...
Re: Gitanos, el genocidio olvidado de la segunda guerra mundial
07 feb 2020
Buenas profesora Aliss:

Me gustaría poder decir que usted ha contestado a la pregunta que le hice pero en realidad no lo ha hecho.

Los humanos embrionarios tienen una identidad humana como humanos embrionarios, y del mismo modo que un adolescente humano es a la vez un humano adolescente y viceversa, un humano embrionario es un embrión humano y viceversa, el interés en ocultar esta circunstancia negando al bebe embrionario su condición humana no solo se encuentra en las mujeres de clases medias dependientes de las rentas de explotación y por ello normalmente socialdemócratas, y las proletarias arrastradas al reformismo por ellas, sino también en las ramas de la industria del capital concentrado, hoy en eclosión, que emplean la materia viva biológica humana en sus productos. Por ejemplo los que matan humanos embrionarios para obtener tejidos y distintos tipos de células e incluso seres humanos "mejorados", esto es el capital biotecnologico.

Converge usted con ese capital cuando elimina de todo derecho de gentes a los humanos embrionarios a los que reduce, y eso lo hemos visto todos aquí, a precisamente exactamente lo mismo que dicen estos capitales biotecnológicos que son los humanos embrionarios; conjuntos de células...

...conjuntos de células, somos todo hijo de vecino, claro, pero aquí se reduce a ese humano a esa descripción nazi-fascista, sacándole del Ser Humano Universal, para deshumanizándolo, que es lo que en su completa incosnciencia hace usted, permitir su aprovechamiento económico-industrial.

Pero alguien que pierde la vida para incrementar la tasa de ganancia no es solamente un humano embrionario sino El Proletario más explotado posible. Y sí; lo que están padeciendo los bebes embrionarios a manos de los neomalthusianos y sus esclavos políticos socialdemócratas y liberales y el gran capital concentrado, con el apoyo inconsciente de las feministas y los sesentaoychistas, es exactamente el mismo tipo de cosificación, inferiorización y deshumanización que la que imponían los nazis a sus víctimas.

Señora profesora Aliss, tengo de todos modos una pregunta que hacerle dado que usted parece saber tanto; ¿Cuantos bebes embrionarios hay que matar para producir un solo ser humano eugenesio-darwininiamente "mejorado"? ¿Cuantos humanos embrionarios piensa producir la industria para colmar la demanda de los productos que dependen de su materia prima? ¿Millones? ¿Cómo puede defenderse a esos seres humanos si, en la estela de la legalidad nazi-fascista hacia las identidades colectivas obstáculos a su explotación, no considerados seres humanos?
Re: Gitanos, el genocidio olvidado de la segunda guerra mundial
10 feb 2020
Hay una simpática y conocida anécdota de un torero al que le pidieron su opinión y como respuesta dijo: "en dos palabras, im, presionante". Usted sr ".", al igual que el torero, pretende hacer alarde de conocimiento, pero lo que nos dice, no es una anécdota graciosa como el torero, sino una aberrante falsedad.

¿Quiere que se lo demuestre? Usted dice: "...tengo de todos modos una pregunta que hacerle dado que usted parece saber tanto", y a continuación no hace una pregunta, sino cuatro. La diferencia entre la anécdota ignorante del torero y su comentario, es que con usted no se puede alegar ignorancia, sino manipulación.

Supongo que, aparte de "todo hijo de vecino", una lechuga, un gato, también son "conjuntos de células", y pese a ello no son humanos. Un cigoto no es un ser humano, como tampoco lo es un embrión o un feto.

Lo que se ha demostrado en esta web, son sus discursos reaccionarios y sus mentiras sistemáticas. Para empezar, usted ha llegado a afirmar que un bebé nace cuando el óvulo y el espermatozoide se unen. Esa unión no conlleva forzosamente un nacimiento. Es decir, para usted nacen hasta los no nacidos, los que nunca nacieron, y todos ellos, según usted, son seres humanos.

Otra de las estupideces que ha llegado a afirmar, es que una vez un óvulo y un espermatozoide se unen, ya es un ser humano completo que siente y padece.

Como tantas estupideces aún no eran suficientes, ha afirmado que las mujeres proletarias que toman la difícil decisión de interrumpir su embarazo, son genocidas, y las compara con Hitler y los nazis.

Usted además, considera a "los proletarios" y a "las proletarias" como personas sin capacidad de discernir sobre sus deseos, y los dibuja con esa grotesca caricatura de "arrastradxs por socialdemócratas y clases medias".

Usted cuando me llama "profesora", lo hace con intención de descalificar. En otras ocasiones ya me descalificó con otras falsedades diciendo que yo trabajaba para "multinacionales eugenésicas", haciendo galas de su debilidad por la difusión de falacias conspiranoicas.

En su comentario me acusa de ocultación, pero quien realmente oculta sus reaccionarias y ultraconservadoras ideas es usted, que nos habla a menudo de "sexo natural", para referirse a la procreación, y señalando como antinatural y contra natura, toda pulsión sexual que no procree o que no sea entre hombre y mujer.

Como he expresado en otras ocasiones, lo que publico no son textos de mi autoría, y en ocasiones no comparto la totalidad de sus opiniones o argumentos. Usted, sr ".", contesta y comenta casi siempre destacando lo "desnortadas" que estamos, para continuar explicándonos cómo son las cosas y cuales son las verdades. Como buena parte de sus argumentos se sustentan en habladurías, estupideces y manipulaciones de todo tipo, necesita acompañarlos con descalificaciones contra quien le rebate, insultándonos con los descalificativos de neomalthusianas, socialdemócratas, burguesas, etc, y sin aportar ni una sola aprueba. Aquí, quien intenta hacernos creer que sabe de lo que se habla, es usted, incluso cuando nos suelta una extensa variedad de teorías conspiranoicas.

Mis comentarios no suelen evidenciar si sé tanto o si lo desconozco todo, simplemente ponen en evidencia sus mentiras, engaños y manipulaciones. En la mayoría de los casos evito dar mi opinión, porque como ya expresé en anteriores ocasiones, me parece poco menos que irrelevante, especialmente cuando no se persigue debate alguno, sino adoctrinamiento en las ideas reaccionarias, haciéndolas pasar por anti clases medias y anti socialdemócratas o anti burguesas, pero eso no es más que una impostura que forma parte del guión para introducir sus envenenadas ideas de odio reaccionario.

Otra prueba más de lo expresado anteriormente, la podemos constatar en cómo usted, cada vez que entra a comentar, desvía la atención de lo que se habla, hacia sus teorías estúpidas cuya finalidad no es más que confundir y confrontar.

Cuando usted dice que tiene "una pregunta" y hace cuatro afirmando sarcásticamente sobre lo que sé, vuelve a intentarnos engañar, pues usted pregunta sobre lo que ya tiene sus propias verdades. Es decir, no necesita ni las mías ni las de nadie porque usted tiene las de su iglesia.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more