Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
        01 02 03
04 05 06 07 08 09 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Accions per a Avui
20:00

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Comenta l'article | Envia per correu-e aquest* %sArticle
Notícies :: globalització neoliberal : criminalització i repressió : educació i societat : pobles i cultures vs poder i estats : guerra
Italia – Carta del preso anarquista Amma sobre los abusos y la paliza que sufrió en la prisión de Le Vallette (Turín)
04 nov 2019
A continuación, dejamos una carta pública (que hemos recogido en inglés y traducido desde Act For Freedom Now! - https://actforfree.nostate.net/?p=35390) de Ammanuel Francesco Rezzonico “Amma”, compañero anarquista que fue detenido el 20 de septiembre (https://vozcomoarma.noblogs.org/?p=23197) y encarcelado en la prisión de Le Vallette, acusado por su participación en la manifestación en solidaridad con les detenides de la Operación Chispa y contra el desalojo del centro social okupado anarquista Asilo Occupato (https://vozcomoarma.noblogs.org/?p=21546), la cual recordemos derivó en disturbios y enfrentamientos con la policía. Amma se encuentra acusado de violencia agravada y resistencia contra funcionario público, daños y pintadas.

Como adelantan les compañeres solidaries en su introducción, previa al escrito de Amma, el compañero informa en su comunicado de los malos tratos y abusos que ha sufrido en la cárcel de Le Vallette el pasado mes de octubre, cuando ante su traslado al Tribunal para una audiencia de revisión de su medida cautelar (donde se rechazó la solicitud del compañero de que la prisión preventiva le fuese conmutada por un arresto domiciliario), los bastardos carceleros y maderos decidieron provocarle y humillarle, para finalmente darle una paliza abofeteándole con guantes negros (para no dejar marca, sucios gusanos cobardes) entre 3-4 guardias, en la cual el compañero terminó con el tímpano derecho perforado, y con riesgo de perder la audición en ese oído.

Por nuestra parte, queremos reafirmar la solidaridad con Amma y con el resto de compañeres encarcelades, sean o no “culpables” de los cargos por los que se les acusa.
Carceleros, maderos, jueces y fiscales: Basura, torturadores, cobardes, asesinos.
Estamos compartiendo este texto escrito por Amma, encarcelado el 20 de septiembre de 2019 junto con Patrick y Uzzo, por cargos de violencia agravada y resistencia a funcionario público, daños y pintadas, por participar en una manifestación el 9 de febrero en Turín en solidaridad con el Asilo Occupato tras su desalojo y con les arrestades durante la “Operación Scintilla” [NdT: También conocida como Operación Chispa, por su nombre en castellano], y contra la gentrificación y militarización del barrio de Aurora.

Amma quiere divulgar y hacer circular entre compañeres cara a cara, vía e-mail y a través de la publicación en páginas web, información más detallada de lo que está pasando en la cárcel de “Le Vallette”, las condiciones de la prisión y la violencia de los carceleros durante estas semanas de encarcelamiento.

La comunicación con Amma es difícil y la información que conseguimos obtener es incompleta. Muchas de sus cartas han sido retenidas, y hasta ahora los muchos telegramas que le enviamos nunca han llegado hasta él. Las cartas salientes han llegado sin un orden particular, con retrasos de unas 2 semanas tras haber sido enviadas. Las visitas con su madre no se le concedieron hasta 3 semanas después del arresto y seguimos esperando por la respuesta a las solicitudes de visita hechas por un compañero. También han rechazado la solicitud de Amma para que se le cambie la prisión por el arresto domiciliario, y estamos esperando a que nos hagan saber las razones.

Las noticias que recibimos solo han servido para incrementar nuestra rabia. El 8 de octubre, hubo una audiencia en el Tribunal de Revisión. Mientras Amma estaba siendo llevado al tribunal y durante la audiencia, hubo intercambios y confrontaciones calientes con los sirvientes del Estado, el juez de investigación y en particular con el fiscal público. Después de que el compañero fuese devuelto a “Le Vallette”, los repugnantes guardias se desquitaron con Amma. El resultado: un tímpano perforado debido a los golpes de los carceleros; palizas, provocaciones y amenazas.

No nos sorprende que carceleros y maderos también ejerzan su inmundo poder con palizas, intimidación, amenazas psicológicas. También sabemos que esta vez hemos llegado a saber de estos hechos porque le han ocurrido a un compañero, pero tales dinámicas no son excepcionales en absoluto. Son parte de la vida y el funcionamiento cotidianos en varias estructuras represivas y de detención donde el Estado encierra a aquelles que obstaculizan su ejercicio de poder, aquelles que se oponen a él, aquelles que no son considerades funcionales a la conservación del orden.

Estas estructuras están siendo enfrentadas por las personas arrestadas durante la “Operación Scintilla”. Fue por estes compañeres implicades en la lucha contra las prisiones, los CIE y las fronteras que la manifestación del 9 de febrero en Turín expresó su rabia y su solidaridad en las calles de la ciudad.

El día 8 de octubre, 2019, empezó temprano: a las 7:20 de la mañana, un guardia abre la celda y me informa de que tengo que prepararme para ir a una audiencia del Tribunal de Revisión respecto a la medida preventiva que estoy sirviendo en prisión.

Unos minutos más tarde, con una taza de café caliente y un cigarrillo recién encendido, salgo de la celda donde me mantienen encerrado y atravieso el corredor del ala hasta que llego a la “rotonda” donde confluyen los pasillos del ala que forman la tercera planta del bloque B.

En la rotonda está la mesa de los carceleros de guardia, algunos están fumando, otros solo me miran. El jefe de guardia se pone de pie y me ordena que tire mi cigarrillo diciendo: “¡hoy no se fuma!”, yo doy algunas caladas rápidas más y llevo a cabo la orden con los dientes apretados.

Poco después, el guardia en cuestión se acerca a mí y me ordena que tire también mi café. Le respondo que aun no he tomado ni un sorbo, así que él se acerca más aun, coge la taza de mi mano petrificada (no encuentro la fuerza para enfrentarme a él) y la tira con arrogancia.

Me ordenaron bajar a la planta baja y esperar en una habitación (obviamente cerrada) que lentamente se llena de otros prisioneros que se enfrentan a la máquina del Estado llamada TRIBUNAL.

Nos dicen que no llevemos ni mecheros ni cigarrillos; yo tengo un mechero en mi bolsillo y elijo ir a dejarlo en la celda. Cuando estoy otra vez en la rotonda, el jefe de guardia me impide dejarlo en la celda y me ordena que lo tire también.

Me vuelvo a bajar. En cierto punto, nos esposan con las manos atadas a una brida (una especie de correa), y atan entre sí las esposas de los presos, con las primeras siendo sujetas por un guardia, y nos arrastran hacia el autobús donde nos metieron en celdas sin quitarnos las esposas.

Atados de esta manera, nos dejan salir cuando llegamos, y lo mismo en el camino de vuelta.

A las 14:50 fue la primera vez que estuve encantado de volver a mi celda. Me enciendo un cigarrillo y me llaman a la rotonda para recoger mi correo; lo abren delante de mi y cuando veo que están destruyendo la parte donde viene la dirección del remitente les pregunto por qué. Me dicen que la razón es que allí mandan ellos, y señalan a una pequeña habitación y me ordenan entrar porque tienen que hacerme un cacheo (ya que he vuelto de la audiencia)

El lugar apesta, pero a medida que las cosas se ponen feas, me ordenan que me desnude y me quede solo con mis calzoncillos.

Después de quitarme la ropa 3 de ellos, uno tras otro, empiezan a darme bofetadas con guantes negros, mientras un cuarto guardia vigila la puerta, diciendo cosas como: “tú eres solo un preso, no tienes derechos, aquí mandamos nosotros, sin preguntas, etc.”, y en cierto momento el cuarto carcelero les dice que se muevan o que les verán y comenzaron a gritar.

Salen de la habitación y me dejan a mí allí, con mis oídos pitando, en calzoncillos y con el sabor metálico de la sangre en mi boca.

Otro carcelero llega, me mira, se pone los guantes y me da una bofetada en la cara desde arriba (casi saltando como si estuviese golpeando la pelota en un partido de voleibol), y luego me ordena que me mueva y me vista, pero cuando consigo coger mi ropa, me golpea de nuevo diciendo que tengo que darme prisa.

Es interrumpido por un colega suyo diciéndole que se acaba el tiempo porque el resto de presos están volviendo del patio, me pongo la ropa y vuelvo a salir a la rotonda a coger mis cartas. Allí, el jefe de guardia empieza: “Si unos ladrones irrumpen en tu casa, ¿a quién llamas?”. Obviamente, no respondo. Continúa durante un rato diciendo “vamos, di la palabrita, ¿a quién llamas, eh? Vamos, dilo, dilo, no te cuesta nada…” (todo esto a 2 cm de mi cara), hasta que en cierto punto se cansa y entonces dice “como no quieres llamarnos a nosotros, de ahora en adelante tampoco vas a llamar a asistentes ni enfermeras, ni siquiera para pedir darte una ducha”, y añade “ya no vas a ir al patio ni a la ducha, te bañarás en el váter, y ahora vuelve a la celda, muévete, pasos rápidos porque estás en la cárcel y aquí las órdenes las damos nosotros”.

Sacudido, voy a la celda y me tiro en la cama, exhausto.

Pus y sangre salen de mi oreja, por la tarde mi compañero de celda llama a los guardias y consigue que me traigan un analgésico, por la noche no puedo dormir por el dolor en el oído pero en cierto punto caigo rendido.

Cuando me levando hay una mancha de sangre en las sábanas donde había estado apoyada mi cabeza, que salía de mi oído.

De nuevo, gracias a mi compañero de celda que la llama, viene a verme una enfermera y dice que probablemente tengo heridas en mi tímpano derecho, y que podría perder la audición. Ahora, mientras escribo estas líneas, es la tarde del 9 de octubre, son las 21:00 y mi oído aun sigue sangrando.

Con la cabeza alta

AMMA
Cárcel de Le Vallette
Turin, 9 de octubre de 2019

PD: Han justificado la paliza acusándome de una pintada poniendo “QUE SE JODAN LOS CARABINIERI”, la cual yo no hice (ni borraría).

Un recordatorio de que hemos creado una cuenta de Poste-Pay para recaudar todo el dinero reunido con eventos benéficos, iniciativas y de cualquiera que quiera contribuir a apoyar a les compañeres en prisión y a los gastos que se han encontrado (abogades, viajes en tren a Turín, Tribunal de Revisión) y a aquelles que se enfrentarán a ella cuando el juicio comience.

Los detalles de la cuenta son:

Cuenta a nombre de: Alice Zaffaroni
Poste-pay evolution number 5333 1710 8726 9136
Iban: IT62I3608105138291221891240
Bic code: PPAYITR1XXX

Para comunicaciones y actualizaciones, venid a Milán o escribid a: tuttxliberx (arroba) protonmail.com
Mira també:
https://vozcomoarma.noblogs.org/?p=23550

This work is in the public domain
La facilitat d'afegir comentaris als articles publicats té com a finalitat el permetre:
  • Aportar més informació sobre l'article (enriquir-lo)
  • Contrastar la seva veracitat
  • Traduir l'article
ATENCIÓ: Els comentaris apareixen publicats amb retard.
Afegeix comentari senzill (apareix amb retard) Supervisar la moderació
Títol (En Minúscula Normal)
Nom El teu correu-e

Comentari

Codificació
Anti-brossa Introdueix el text a la casella:
Per afegir comentaris més detallats, o per carregar fitxers, mira a formulari complert de comentaris.