Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
        01 02 03
04 05 06 07 08 09 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Accions per a Avui
20:00

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* %sArticle
Notícies :: altres temes
A los corazones ardientes - texto colectivo de lxs acusadxs ​​en la Operación Renata
30 oct 2019
A los corazones ardientes - texto colectivo de lxs acusadxs ​​en la Operación Renata

A los corazones ardientes

El/la anarquista no se fija en el éxito, la victoria, la competición. Lucha, porque es justo. Y en cualquier lucha la pérdida es parte de la vida. No cambia de idea porque pierde y mucho menos renuncia a la próxima lucha. El sistema se auto-alimenta por el pueblo que no lucha, no porque es invencible. El trabajo del anarquista es instilar en el pueblo la revuelta, no en segmentos, sino continúa. Como una onda que se retira y luego regresa. Me preguntais si ganaremos? Me haceis la pregunta equivocada. Pregúntarme si lucharemos y responderé que sí.

Luigi Galleani

Hoy hemos decidimos opinar sobre la operación "Renata". En otros escritos se analizó la investigación, tanto en los aspectos represivos generales del Estado, como en lo que respecta a las lnstrumenos tecnológicas, inquisitoriales y jurídicos utilizadas para golpear a aquellxs que aún se atreven a luchar por algo diferente, ¡y están todavía en las alas de la libertad.

Hemos decidido de no dirigirnos a la Corte que nos juzgará ni a la diligencia de nuestros represores. No es la sala del tribunal el lugar donde elegimos hablar hoy.

Queremos hablar en aquellos lugares donde se lucha, donde todavía hay un espíritu crítico, donde hay hombres y mujeres conscientes que tantas cosas deben cambiar ahora, que este estado de cosas debe ser revolucionado.

Entonces hablaremos sobre los hechos de los que estamos acusados ​​o que están incluidos en la investigación.

Estas acciones, nocturnas o diurnas, individuales o colectivas, son parte de un conflicto que va mucho más allá de los hechos específicos o del territorio en el que se encuentran. Son el resultado de una conflicto más amplio, entre lxs explotadxs, los explotadores y quienes los defienden.

De estas acciones compartimos el espíritu, la ética, el método, los objetivos de estas acciones, independientemente de quién las haya realizado. Hablan por sí mismos, son comprensibles para la mayoría, señalan un camino: el de la liberación. Señalan con el dedo a quienes viven de la explotación y la guerra, del odio y la violencia, esperan algo más, algo que ponga fin a las peores atrocidades y barbarie, pero sobre todo pretenden destruir el muro de la resignación, en tiempos tan pobres de solidaridad humana, de rebelión, pensamiento crítico.

Quien en los últimos años ha dicho y sigue diciendo que tales acciones no sirven de nada, que el juego no vale la pena, que nada cambiará, que el ser humano definitivamente ha perdido la cabeza reduciendo la vida a una guerra constante fratricida, dejó de soñar, dejó de cuestionar a los perpetradores de injusticias y las causas que llevaron a la empresa a un nivel moral, ambiental y material para decir lo menos inquietante. Entre las muchas cosas contadas en las carpetas, surge que en los últimos años hemos caído muchas veces en la calle con cascos y palos contra partidos y movimientos como Lega, Casapound y Sentinelle. Hemos criticado en docenas de volantes, carteles e iniciativas de diversos tipos sus responsabilidades históricas y sus políticas reaccionarias: grupos políticos y religiosos que promueven el odio entre los explotados, que defienden la clase magistral, que alimentan a una sociedad basada en el privilegio, sobre racismo, patriarcado y mucho más.

En estos tiempos áridos de lucha y conflicto social, uno se escandaliza por las prácticas de autodefensa en la calle, olvidando, junto con el pasado en el que esto era patrimonio común, el sentido común mínimo de distinguir la violencia reaccionaria de la violencia proletaria. No solo olvidamos lo que la policía, los carabineros, la iglesia y los fascistas han hecho en este país, sino la violencia del otro día: Génova 2001, Florencia, Macerata y muchos otros. Dado que su papel y su tarea son siempre los mismos, siempre hemos considerado importante que su acción no encuentre silencio ni tranquilidad en el territorio en el que vivimos. Y hablando de la revuelta de Génova 2001, y de la venganza del Estado que continúa destruyendo a los camaradas por esos días, es desconcertante leer con qué claridad una inteligencia colectiva logró en ese momento prefigurar una serie de escenarios: devastación globalizada, neoliberalismo desenfrenado , calentamiento global, políticas antiinmigrantes que producen nuevos esclavos ... un orden social que ahora está implosionado.

Otro silencio que no aceptamos es el de las muertes en prisiones y cuarteles. Desde que se abrió la prisión de Spini en Trento, muchos prisioneros se han suicidado, otros lo han intentado, otros han muerto por negligencia médica o el celo represivo de los magistrados de vigilancia. Hemos conocido el dolor y la ira de los miembros de la familia, amigos, de quienes han perdido a sus hijos en manos del Estado, pero desafortunadamente también hemos conocido la indiferencia y el silencio de la mayoría, a pesar de que tragedias similares están más cerca de lo que pensamos.

Los hombres y mujeres que desempeñan conscientemente el papel de torturadores deciden ayudar a defender una sociedad basada en el miedo, el chantaje, la venganza, la violencia y los prejuicios. Y siempre estaremos listos para denunciar sus responsabilidades, obstaculizar su trabajo, presionar a otros para que se opongan a estos asesinos uniformados, con los burócratas cruzados o con una bata blanca.

Los que intentaron prender fuego a los coches de la policía local dieron una señal al respecto. Los policías locales no solo son los que indican los caminos a la necesidad, sino también los que participan en los desalojos de las personas que no pueden pagar la oferta al propietario, los que disparan detrás de un niño, como sucedió en Trento Hace unos años, aquellos que golpearon a los negros, como sucedió en Florencia, que aplicaron los Daspos, que participaron en redadas contra los indocumentados y que cometieron muchas otras atrocidades.

Las expulsiones, los campos de concentración, llamados RCP o Hotspot, los muertos en medio del mar, en las montañas o a lo largo de las vías de un ferrocarril son el escenario diario de este mundo al que les gustaría que nos acostumbráramos. Por esta razón, los trenes de alta velocidad fueron bloqueados en solidaridad con aquellos congelados en un sendero de montaña o aquellos que fueron absorbidos por un tren de carga a pocos kilómetros de nuestra casa. También por este motivo, el 7 de mayo de 2016, nos enfrentamos con la policía en Brenner y bloqueamos el ferrocarril y la autopista. "Si los seres humanos no pasan, los bienes tampoco pasan": este fue el espíritu de ese día difícil.

Ante la feroz sonrisa del racismo estatal, ¿deberíamos escandalizarnos porque alguien atacó la sede de la Liga de Ala en octubre de 2018?

En noviembre de 2016, varios autos de Poste Italiane fueron quemados en Trento y Rovereto. En los escritos dejados en los lugares de las acciones e informados por los periódicos, se hizo referencia a las responsabilidades de P.I que, a través de su filial Mistral Air, se enriqueció al deportar a mujeres y hombres sin los documentos adecuados para vivir en Italia en sus países de origen. Sin mencionar que P.I. invierte parte de sus ingresos en la rentable industria de armamentos. Nos preguntamos qué diferencia hay entre los eventos que ocurrieron en los años treinta y cuarenta y los de hoy. ¿Por qué recordamos a las víctimas de la época con hipócritas mea culpa y nada parece sacudir los corazones de los más actuales?

No pasa un día sin leer o ver esta o aquella guerra en periódicos, sitios web o televisores. Guerras de poder, guerras por intereses geopolíticos, guerras por el territorio, territorio, por el poder. Guerras que provocan los grandes movimientos de hombres y mujeres. Estas guerras no son promovidas solo por grupos industriales como FIAT (con Iveco) o los CEO de Leonardo Finmeccanica y Fincantieri. A su servicio hay una gran cantidad de técnicos y científicos, un ejército con una bata blanca, con guantes y manos esterilizadas, que trabaja en los laboratorios de nuestras ciudades, en las universidades a tiro de piedra de nosotros. En nombre de la ciencia y el progreso, cualquier "descubrimiento" está justificado, sin que surja alguna pregunta fundamental desde esos lugares: "¿Qué trae todo esto?", "¿Qué nuevos escenarios abre?" ? ". Aquí, entonces, es que en el Trentino democrático y pacífico, la Universidad colabora con el ejército italiano, ayuda a las instituciones israelíes a planificar mejor la opresión del pueblo palestino, deja que las principales compañías de armas entren en sus consejos y aulas. Frente a esta flagrante connivencia, ¿es sorprendente que en abril de 2017 personas desconocidas incendiaran el laboratorio Cryptolab dentro de la Facultad de Matemáticas y Física de Povo? ¿Cuándo se ilustra la colaboración con el ejército en los mismos sitios universitarios?

¿Y qué hay del incendio de vehículos militares, la noche del 27 de mayo de 2018, dentro del área de entrenamiento del campo de tiro Roverè della Luna? Además de bulldozers y camiones, tres tanques Leopard fueron incendiados. De producción alemana, son las mismas carrozas que Erdogan ha usado y usado para aplastar la resistencia kurda. Como decían de los carteles antimilitaristas que aparecieron en Alemania hace años: "Un vehículo militar en llamas aquí = alguien que no muere en alguna guerra". Un concepto de simplicidad ... desarmado.

Aún en el tema del antimilitarismo y el internacionalismo, los documentos de investigación hablan de sabotaje en los cajeros automáticos de Unicredit, un banco que, sin contar sus inversiones en la industria de la guerra, es el principal financiador del régimen fascista de Erdogan, que precisamente en En estos días está mostrando toda su ferocidad en Siria y contra la disidencia interna. Y luego se menciona el sabotaje ferroviario con motivo de la reunión de Alpini. Para aquellos que no tienen héroes que honrar, sino una carnicería que maldecir, esos gestos de hostilidad contra el desfile del nacionalismo y el trenzado machismo han reactivado un mínimo de memoria histórica: deserciones, motines, disturbios por pan, huelgas en fábricas. , los disparos contra los oficiales particularmente odiados por las tropas, las revueltas al grito de "guerra contra la guerra", el posicionamiento intransigente "contra la guerra, contra la paz, por la revolución social", hoy cada vez más actual.

Apoyamos a los trabajadores portuarios de Génova, Le Havre y Marsella que se opusieron a la carga y descarga de material de guerra destinado al ejército saudita que durante años ha estado masacrando a la población yemení con bombas fabricadas, hasta el otro día, en Italia. Pero no estamos satisfechos. Queremos que los trabajadores abandonen las fábricas de armas, las navales y las químicas; que los científicos salieron de sus laboratorios. Nos gustaría que las universidades en huelga, comenzando por las de Jurisprudencia, donde se justifica la llamada "misión de paz" (mantenimiento de la paz, lo llaman), nos gustaría que los ferroviarios bloquearan los trenes como en el momento de la primera Guerra del Golfo.

A través de las guerras, los industriales se enriquecen explotando el trabajo de los trabajadores y comprando su conciencia por un pedazo de pan. Y menos aún si las agencias temporales lo compran, aprovechando las viejas y nuevas leyes laborales y enviando a la gente a trabajar en proyectos devastadores como TAP en Puglia. Es por eso que no nos sorprende que alguien en Rovereto haya dañado una agencia de Randstadt, recordando que la guerra de clases no ha terminado.

Otra acción de la que se nos acusa es el incendio de los repetidores en el Monte Finonchio, sobre Rovereto, en junio de 2017. Siempre hemos denunciado, y ciertamente no somos los únicos, el daño ambiental causado por las decenas de miles de estas torres dispersas en todos los territorios, cuyas ondas causan tumores y diversos trastornos a humanos y animales (y mucho peor será con 5G). Además de esto, tecnologías similares han disminuido la capacidad de concentrarse y aprender, condicionaron la compra de bienes, crearon necesidades inducidas y engañaron a los cerebros. Sin mencionar el aspecto más importante: el control social. Las investigaciones policiales ahora se basan casi exclusivamente en intercepciones de video y audio para montar y desmontar a voluntad. La represión y el control se fortalecen con cada descubrimiento tecnológico, lo que a su vez asegura negocios a las empresas que colaboran con los Estados. Esta tendencia no es política, sino estructural, ya que el aparato aumenta y, con el pretexto de la seguridad, justifica todo.

Tenemos el desafío de "planificar la revolución" a través de revistas, llamamientos y escritos. Pues si. No caemos ante las adversidades de esta época. Cada sacudida de rebelión, cada revuelta que tiende a la libertad, cada movimiento revolucionario que resuena más o menos cerca de nosotros es una razón para renovar las energías para la propaganda y la acción, a fin de solicitar a la sociedad que nos rodea un cambio radical. . Es por eso que a lo largo de los años hemos ocupado varios edificios: no solo para tener espacios en los que organizarnos y crear debates, sino también para tratar de poner en práctica la vida que nos gustaría, con nuestras fortalezas y debilidades. Quizás somos soñadores, románticos, engañados, pero también somos decididos, solidarios, internacionalistas, concretos.

Si tenemos que alzar nuestras voces frente a las puertas de un supermercado o a las puertas de una fábrica o una obra de construcción contra la maldad de los propietarios y el estado, estaremos allí; si tenemos que bloquear proyectos como el TAV, subir a un sinfín o dañarlo, estaremos allí; estaremos allí donde se alzará la voz de la revuelta.

Finalmente, algunos de nosotros somos acusados ​​de haber fabricado documentos falsos. La falsificación de documentos es un instrumento del cual todos los movimientos de lucha, anarquistas y otros, se han equipado para evadir la represión estatal, y a los que los explotados y los pobres recurren para viajar en busca de un lugar mejor para vivir. Especialmente en un mundo donde, si no tienes el papel correcto en tu bolsillo, mueres en el mar o en una cerveza libia, o terminas en uno de los muchos campos de concentración diseminados por la Europa civil y democrática.

Los investigadores afirman que un grupo de afinidad es difícil de "infiltrar y desmoralizar". Que quienes buscan el poder no entiendan quién busca la libertad nos parece algo excelente.

No habrá condena ni encarcelamiento por levantar la bandera blanca. Continuaremos queriendo que se vea ese cambio radical durante la Comuna de París de 1871, que causó que tanto el Estado como los patrones temblaran. Sabemos que este cambio radical no vendrá de la nada, para algunos deterministas de la historia. Será el fruto de la voluntad, impulsada hacia los objetivos más elevados de la convivencia humana, hacia la anarquía, "una forma de vida individual y social que se realizará para el bien de todos" (Malatesta).

Concepto tan simple como alejado de la situación en la que nos encontramos.

Cualquier acción que hoy vaya a indicar a los responsables directos de la explotación humana y ambiental es útil porque muestra que la opresión está más cerca de lo que creemos.

Pero dependerá de cada uno de nosotros romper los temores que les gustaría sufrir y despertar de las comodidades materiales con las que matan el espíritu, los pensamientos y las ideas.

No obligamos a nadie a hacer lo que no quiere, pero tampoco les permitiremos continuar destruyendo y matando en nuestro nombre o con nuestra colaboración. No permaneceremos indefensos e inmóviles. No seremos silenciados ni arrastrados al lodo de la barbarie.

En estos años y meses hemos visto a docenas de compañeros y compañeros terminar en la cárcel, algunos condenados a largas penas. Te invitamos a unir fuerzas y dar las respuestas necesarias a estos ataques contra nuestro movimiento. Actuar inevitablemente cometerá errores. Se trata de templar cuerpos y mentes para renovar la confianza en las ideas y prácticas de libertad.

Quieren que caigamos en resignación y desconcierto. Ya han fallado.

Dado que a los inquisidores les gusta jugar con las palabras (de otros) tanto como con los hechos, "Renata" parece otro enésimo tropiezo léxico, porque cada corazón ardiente está listo para "renacer" por cada mal sufrido.

Trento, 18 de octubre de 2019

Stecco, Agnes, Rupert, Sasha, Poza, Nico y Giulio

Info
Inferno Urbano

This work is in the public domain

Comentaris

Re: A los corazones ardientes - texto colectivo de lxs acusadxs ​​en la Operación Renata
30 oct 2019 v
https://infernourbano.altervista.org/ai-cuori-ardenti-testo-collettivo-d/

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more