Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
        01 02 03
04 05 06 07 08 09 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Accions per a Avui
Tot el dia
20:00

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* %sArticle
Notícies :: corrupció i poder : educació i societat : amèrica llatina : sexualitats : dones
"Hay un feminismo racista, colonialista y eurocéntrico" (Adriana Guzmán)
14 oct 2019
El 5 de agosto estuvo en Rosario Adriana Guzmán, referenta del Feminismo Comunitario Antipatriarcal de Bolivia
En el marco del primer encuentro del «Ciclo de Feminismos Populares», organizado en conjunto con distintas organizaciones, nos encontramos para conversar acerca de lo plurinacional en la construcción del feminismo. Este debate viene atravesando los Encuentros de Mujeres y se planteó con fuerza en el último, cuya sede fue Trelew, territorio mapuche. Allí, se promovió modificar el nombre del Encuentro Nacional de Mujeres por el de Plurinacional, en reconocimiento a la existencia de los diversos pueblos que habitan el territorio de Argentina. A su vez, pone en cuestión al nacionalismo genocida, colonial y racista sobre el cual se conforma el Estado Nación, que continua invisibilizando y marginando a las poblaciones indígenas. Este debate nos interpela en torno a qué feminismo queremos construir, poniendo de relieve las diferentes formas de explotación y opresión que nos atraviesan como mujeres y disidentes: de clase, género, colonial y racial.

En su exposición, Adriana Guzmán denunció la existencia de un feminismo eurocéntrico, racista y colonialista que “no nos ve” y “no cuenta las luchas de todas las mujeres”. Ese feminismo “reconoce la imagen de Simone de Bouvoire, pero no reconoce las imágenes de nuestras abuelas, de la Bartolina Sisa, que ha luchado en estos territorios, de la abuela Melitona, de la india Juliana; esas mujeres, podemos poner sus fotos y nadie las reconocería”.

“Hay que reconocer lo que hicieron nuestras abuelas en un contexto absolutamente distinto, frente a los españoles, colonizadores, genocidas, violadores sistemáticos”, en este sentido, destaca que hay distintos feminismos y es importante tener en cuenta dónde nos posicionamos. “Para algunos feminismos, las mujeres originarias sirven para limpiar sus casas, criar a sus hijos, mientras hacen teorías feministas”. Las elaboraciones teóricas desarrolladas en Europa “se sostienen sobre nuestras hermanas que van a limpiarle sus casas, cuidar a sus hijos y a limpiarle sus baños”, “la economía feminista, la economía del cuidado, en realidad, es la economía de la explotación”.

Adriana nos relata su experiencia, de cómo se hicieron feministas siendo mujeres originarias aymaras. Plantea que elaboraron su propia definición del feminismo, la cual “no proviene de la teoría ni de la academia, sino de la lucha en la calle contra el patriarcado”. La masacre del gas en 2003 fue un momento de quiebre en la historia de Bolivia y, en particular, en la lucha de las mujeres. En este contexto, “frente al genocidio, frente a las balas, frente a los militares, las mujeres organizadas nos damos cuenta que lo que vivimos en las casas es peor que estar frente a las balas y a los militares. Porque una cosa es que un militar te mate de un tiro, un tipo que no conoces, que tiene la orden de matar, y otra cosa es que te mate el compañero con el que compartes la vida, los sueños, las ilusiones, con el que piensas”.

Además, agrega, “ese compañero nuestro, revolucionario y todo, es un gran compañero en la calle. Pero si llegábamos a las casas, nos quería ver limpiando, cocinando, atendiendo a los hijos. Entonces, al compañero revolucionario lo queremos y nos gusta en la calle, pero no nos gusta en la casa. Porque, en la calle, cuestiona al patrón y, en la casa, se vuelven un patrón. Entonces, ahí entendimos la violencia que vivíamos, la explotación… que criar a las guaguas todo el tiempo es un trabajo impago, ese trabajo no era pues natural ni normal ni era por amor”.

Así, en este contexto de importantes cambios para Bolivia, se empezaron a organizar, con el objetivo de que sus reclamos y reivindicaciones también sean incorporadas en la nueva Constitución, que se debatía en el marco de la Asamblea Constituyente por un Estado Plurinacional: “Queríamos hablar sobre esas cosas, la violencia, la explotación, la complicidad de nuestros compañeros en la explotación. Porque los compañeros anticolonialistas, anti-imperialistas, anticapitalistas, absolutamente, comprobadamente revolucionarios, ¿no? pero padres irresponsables, incapaces de ponerse un condón. Queríamos acabar con la explotación, con la violencia, queríamos realmente vivir de otra forma, cambiarlo todo y, por eso, nos definimos feministas. Nos empezamos a decir feministas porque sabíamos que significaba otra lucha más”.

En este sentido, definieron al feminismo como “la lucha de cualquier mujer, en cualquier parte del mundo, en cualquier tiempo de la historia que lucha, se resiste y propone frente al patriarcado”.

Se trata de un feminismo que no surge de los libros, sino que se hace “desde el cuerpo, las emociones y de las opresiones que vivimos”. “Hicimos este feminismo nuestro como para nombrarnos desde estos cuerpos, desde estas opresiones y desde estos territorios invisibilizados, colonizados, entendidos como lo pre- civilizatorio”. Así, mientras el mundo patriarcal ofrece “modernidad” y “desarrollo”, el feminismo vino a cuestionar estos ideales, develando la manera en que estos proyectos se sustentan en procesos de desposesión/despojo y múltiples formas de explotación. “Entonces, nos definimos feministas para cuestionar todo eso”.

Desde el Feminismo Comunitario, consideran que “los Estados no hacen revoluciones, los Estados solamente hacen reformas, los Estados son patriarcales, coloniales, burgueses, racistas, no se puede acabar con el Patriarcado y la explotación por decreto o por ley. Solo las organizaciones hacen revoluciones”. En este sentido, plantean como propuesta la Comunidad, la auto organización, el autogobierno. “En Bolivia, gran parte del país existe al margen del Estado, auto organiza su comida, su camino, su educación, sus problemas, su justicia, ¿no? ¿Cómo puede parecernos tan difícil cuando hay cientos de comunidades que viven así? Más bien, es increíble cómo vamos y entregamos nuestro poder en un papelito a alguien que jamás va a volver por nuestra comunidad y jamás va a hacer nada”.

“Cómo no podemos creer en la comunidad y sí podemos creer en una democracia perversa, fallida, donde todo lo peor pueden volver a ser candidatos. Genocidas, corruptos, estafadores pueden ser candidatos”.

En este sentido, Adriana Guzmán destaca que los nacionalismos se fundaron a partir de un genocidio ancestral, pero, al mismo tiempo, ese genocidio continúa siendo, de manera sistemática y permanente. “Los feminicidios son parte de esta política nacionalista que alimenta las ciudades y los grandes capitales. Necesitan matarnos para que el sistema funcione. Necesitan matarnos para disciplinarnos para este trabajo impago, para la explotación. No sería posible quién se deje explotar feliz. Los feminicidios, las violencias, las violaciones sirven para escarmentarnos, para hacer lo que tenemos que hacer como mujeres y reproducir fuerza de trabajo, etc.”.

“Entonces, el nacionalismo se sostiene sobre la violencia hacia las mujeres, sobre la explotación de las mujeres y, principalmente, sobre la explotación sistemática de las mujeres originarias donde hay un genocidio permanente porque se nos obliga a cambiar de nombre, a blanquearnos, a vestirnos de otras formas, a olvidar nuestro idioma cuando llegamos a estas ciudades. Por eso, para una boliviana que pasa la frontera, le es más fácil decir que es jujeña, para que no la discriminen en la escuela, en el trabajo. Y, por eso, siendo jujeña, no tiene que hablar aymara, no tiene que hablar quechua y no tiene que reconocer que es mujer originaria. Y tiene que mirarse al espejo y convencerse que es una señorita de ciudad para poder sobrevivir. Eso es el nacionalismo: un genocidio ancestral y sistemático, todos los días. Un genocidio sobre nuestras abuelas, abuelos, hijos, que sostienen estas grandes ciudades. Entonces, el nacionalismo es parte del sistema”.

En este sentido, relata que la discusión sobre lo Plurinacional en Bolivia “tocó en lo más profundo del racismo y el colonialismo de nuestro territorio”. Esto significó un gran debate que se dio principalmente en las calles y continúa hasta el presente, con actos terribles de racismo y persecución que no se saldaron con la aprobación de la nueva Constitución. “Porque hoy hay mujeres y hombres que dicen por qué estas indias no se callan nunca, por qué suben al bus como si fueran gente, por qué están en las oficinas, por qué ahora tenemos que ver mujeres de pollera en los bancos, por qué estas mujeres no aprenden a callarse como antes. Porque el colonialismo lo que busca es acallarnos, educarnos para agachar la cabeza. Decían eso en los colegios católicos, las indias tienen que agachar las cabezas, si no agachan la cabeza, no es un buen colegio”. Entonces, a partir de este proceso de discusión sobre lo plurinacional y “la reivindicación de nuestras identidades de una forma política, hemos levantado la cabeza y nos peleamos con cualquiera”.

De esta manera, Guzmán considera que, al igual que sucedió en Bolivia, donde el racismo no se acabó con la sanción de una nueva Constitución, que proclama y reconoce la existencia de un Estado Plurinacional, tampoco el cambio de nombre del Encuentro va saldar esta discusión: “Esa discusión no se ha cerrado con la Constitución y no se va a cerrar si el encuentro cambia de nombre, sino que se va profundizar más porque nos vamos a tener que mirar las caras dentro del Encuentro, y no para vender nosotras choripan y las otras discutiendo en los talleres, sino para estar en los talleres discutiendo qué pensamos sobre el aborto, tú en tus condiciones y yo en mis condiciones”.

“Entonces, no es solamente el cambio del nombre, sino realmente algo que no se dio en Bolivia y que se ha dado aquí, es discutir dentro del movimiento de mujeres el racismo y el colonialismo entre nosotras, porque también es cierto que el feminismo y su juegos de palabras, la sororidad y todo eso, nos hizo creer que todas las mujeres nos apoyamos y nos queremos entre nosotras, y eso no es cierto. No es una cuestión biológica, es una cuestión política. Es más, hay mujeres con las que no nos vamos a encontrar, ni caminamos por las mismas calles ni vamos al mismo mercado, imposible que nos conozcamos jamás, esa mujer jamás será sorora conmigo ni solidaria ni nada”.

La importancia de lo que está sucediendo hoy en la Argentina, según Adriana, es haber develado “que hay un feminismo que es racista, que hay un feminismo colonialista y que hay un feminismo eurocéntrico”. Entonces, “si hay racismo, está bien, que se caigan las caretas y nos miraremos como somos. Y vamos a enfrentar el racismo también, no necesitamos que nadie nos proteja”.

Entonces, concluye Guzmán, “creo que es fundamental la discusión que se está dando aquí. El Encuentro, que para nosotras ya es Plurinacional, no tiene fronteras y, por eso, vamos a venir de todos los territorios, porque las luchas no son propiedad privada, porque la Comisión Organizadora no se ha comprado el Encuentro, vamos a venir desde todos los territorios, porque es importante la lucha de las mujeres y necesitamos mirarnos en esa lucha, necesitamos trabajar ese racismo, decir que hay un feminismo que es racista y que es colonialista. Esto no quiere decir que queremos acabar con las compañeras, necesitamos cuestionarnos, reconstruirnos, mirarnos de otra forma porque realmente necesitamos enfrentar al sistema y, para enfrentar al sistema, hay que cuestionarse ese colonialismo y ese racismo que ha sostenido también ese encuentro de mujeres. ¡Somos plurinacionales porque somos antipatriarcales!”.

Senda Guevarista

This work is in the public domain

Comentaris

Re: "Hay un feminismo racista, colonialista y eurocéntrico" (Adriana Guzmán)
15 oct 2019
Buenas Aliss:

Lo que no hay al parecer nunca jamás es explotación de clase en esta política de las identidades que la socialdemocracia nos quiere meter con embudo, eso si archifeminista, pero no colonial, por supuesto. Más de lo mismo.

Busqué documentos sobre la polémica entre Emma Goldman y Lucy Parson, o sea, Lucia Gonzalez. Y resulta que es un asunto que no interesa. No es cool. Pero algo si conseguí. Al parecer Lucy estaba horrorizada con que Goldman publicara los chismes de su vida sentimental y sexual presentándolo como acción anarquista, es que Lucy en su acción revolucionaria le movía la lucha contra el paro, el hambre, la vivienda, la falta de libertad y no los nombres de los amantes de la jerifalta de clase media de turno.

Sobre los crímenes de la socialdemocracia sueca, que ahora mandandonos a Greta pareciera que habríamos de olvidar:

‘Los indeseables’: la eugenesia esterilizó a 166.000 personas en Suecia
https://movimientopoliticoderesistencia.blogspot.com/2019/10/los-indesea

Por cierto que el texto en el que me basaba era de Aftershock, que relataba las esterializaciones posteriores a 1945, que ya no se aplicaban a los lapones sino a personas siquiatrizadas de amplia laya. Hasta 1996.

Y siguen igual, solo que ahora los socialdemócratas neomalthusinos dicen que lo hacen por el bien del planeta:

Los seudoecologistas proponen el exterminio de la población del Tercer Mundo.

https://movimientopoliticoderesistencia.blogspot.com/2019/09/los-seudoec

Usted pone morritos de muy anti colonialista pero en realidad objetivamente su larga campaña por neomalthusianismo es completamente funcional a este tipo de atrocidades.
Re: "Hay un feminismo racista, colonialista y eurocéntrico" (Adriana Guzmán)
18 oct 2019
Ja, ja, ja, ja, ja... Sus especulaciones e interpretaciones interesadas siempre me arrancan carcajadas por su ignorancia extrema. Los desacuerdos entre Emma y Lucy tenían un calado de planteamiento político y no como usted se inventa. siendo usted un asiduo lector de prensa amarilla, rosa, conspiranoica y sensacionalista, no me sorprenden sus conclusiones.

Fíjese qué tremenda contradicción encierran sus palabras, Emma ha sido un referente en muchos aspectos, incluido el de la libertad sexual y el amor libre. Repito, amor libre...
Y usted señala a Lucy como una luchadora, entre otras muchas cuestiones, contra la falta de libertad. ¿Se da usted cuenta que en esa "lucha por la libertad" de Lucy, se incluyen la libertad sexual y el amor libre...?

Su falso apoyo a Lucy no es más que una impostura propia de la manipulación. En Lucy coinciden por lo menos tres aspectos identitarios que usted siempre ha denostado con total rotundidad. El de mujer, negra y de origen indígena..., aspectos a los que nunca renunció y desde los que se entienden y comprenden toda su lucha y su vida. No me sorprende que, usted que repudia y niega los planteamientos de la interseccionalidad para no perder "la plusvalía" de ser hombre, blanco, occidental, etc..., sea incapaz de comprender nada de eso.

Usted y sus camaradas, siempre utilizan la reaccionaria estrategia de la confrontación, haciendo comparaciones que no tienen sentido, pues Emma era mujer, pero no era ni negra, ni indígena. sino europea y de origen judío, algo que usted prefiere ignorar para intentar encajar las piezas de su puzzle de descalificaciones y falsedades, y por eso necesita que no haya ninguna otra pieza original, pues eso pondría en evidencia que las que usted aporta, son del patético juego ultraconservador, misógino y reaccionario de la confusión.

En otra publicación en la que usted introdujo la misma falsa "controversia", y en la que me solicitaba información sobre las diferencias entre ambas mujeres anarquistas, ya le anticipé que a usted no le interesa la información, sino la manipulación de esta.

Emma no estuvo menos vinculada a las luchas obreras que Lucy. Lo que usted hace es menospreciar a Emma por su vida sentimental, como si Lucy no hubiera tenido una vida apasionada. Lucy no estuvo menos interesada en la sexualidad libre que Emma, y eso se reconoce en los escritos que le secuestraron.

Con sus falaces interpretaciones, usted oculta que Lucy no rechazaba los métodos anticonceptivos, sino que reconocía la dificultad de las mujeres de clase obrera para acceder a ellos y los grandes riesgos de embarazo de dichas mujeres si asumían plenamente la libertad sexual y el amor libre, sin tener los recursos de la anticoncepción a su alcance, lo que tendría desastrosas consecuencias con un aumento de embarazos que empobrecerían mucho más a las familias de clase obrera. Es decir, justamente todo lo contrario de lo que usted defiende en esta web, cuando califica, como hace el obispo de Alcalá, la interrupción del embarazo en mujeres de clase obrera, como genocidio.

El texto sobre los seudoecologistas, es un claro ejemplo de sus manipulaciones. Usted pretende equiparar a los malthusianos con los neomalthusianos, cuando entre unos y otros hay enormes diferencias. Las propuestas neomalthusianas de los y las anarquistas eran claramente anticapitalistas y antiimperialistas, haciendo propuestas como la maternidad consciente, mientras que los malthusianos, pretendían imponer la matanza de las clases más desposeídas, con guerras, epidemias y esterilizaciones forzadas. Sus propuestas son muy parecidas a estas. Los malthusianos obligaban a las mujeres indígenas a esterilizarse y usted las obliga a procrear incluso cuando ellas no quieran. Entre los malthusianos y usted, no hay grandes diferencias, y es por eso que le duelen tanto los y las anarquistas neomalthusianas. Al igual que usted, los capitalistas siempre han reclamado mayor natalidad en las clases obreras para su explotación y opresión.

Su otro texto extraído de la misma web que el de los seudoecologistas, se refiere a la esterilización de 166.000 personas en Suecia, entre 1970 a 1996, al igual que sucedía en los USA, los lapones venían a ser una suerte de "indígenas" y por ello fueron sometidos a exterminio siguiendo las tesis raciales que en aquellos años estaban en pleno auge y, pese al disfraz demócrata, continuó hasta finales del pasado siglo.

Pero usted debería saber que las esterilizaciones de la miserable política racial no fueron solo contra "gitanos, judíos, lapones y personas de raza mixta" como expone el artículo que usted comparte, y debería de indagar un poquito más, pues esas miserables políticas siempre se llevan por delante a otras personas para acabar siendo nomás que eufemismos como "daños colaterales" o "psiquiatrizadas", que encubren parte de la cruel realidad. Una realidad tan evidente como que mucho antes de que esas indeseables políticas raciales se llevaran a cabo en Suecia o en cualquier otra parte del mundo, ya se habían experimentado con las comunidades indígenas por "improductivas", y esas políticas se han seguido manteniendo, no sólo por gobiernos socialdemócratas, sino también por las dictaduras impuestas en toda Abya Yala.

Ustedes, los ultraconservadores, han silenciado a regímenes como el fujimorismo que, en sus ultraconservadores programas de planificación familiar, esterilizaron a la fuerza, en cuatro años, a casi 300.000 mujeres, pobres e indígenas.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more