Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: altres temes
Cara a cara con el enemigo: Severino Di Giovanni y lxs anarquistas intransijentes de america del sur
21 set 2019
face_a_face_couverture-205x300.jpg
CARA A CARA CON EL ENEMIGO: SEVERINO DI GIOVANNI Y LXS ANARQUISTAS INTRANSIGENTES DE AMÉRICA DEL SUR.

La siguiente es la introducción de un nuevo libro llamado Cara a cara con el enemigo: Severino di Giovanni y lxs anarquistas intransigentes de América del Sur desde 1920-1930.


«Tengo mucho amor por nuestra causa y soy capaz de hacer cualquier cosa para alentarla», escribió Severino Di Giovanni en una carta a un compañero unos meses antes de recibir un disparo. Su amor por el ideal anarquista no era platónico: fueron sus ardientes palpitaciones las que lo empujaron y lo elevaron al culmine rebelde del pensamiento y la acción. El anarquismo no es solo acción, como tampoco es solo pensamiento: une los dos aspectos en un gran abrazo apasionado. En buena compañía, Severino fue por su amor. Algunos de sus compañerxs murieron bajo las balas de la policía, otrxs pasaron muchos años tras las rejas; algunxs se han ido al exilio para escapar de la represión, otrxs han podido continuar abriendo su propio camino de combatientes por el ideal en las profundidades de la guerra social.

Si su principal campo de acción era Argentina y el lado uruguayo del Río de la Plata, lxs anarquistas que se encontraron allí en las décadas de 1920 y 1930 vinieron de todo el mundo. Muchxs habían escapado de la reacción fascista en Italia, otrxs de la represión despiadada en España, otrxs, como miles de emigrantes, habían llegado atraídxs por una falsa promesa de felicidad. Algunxs ya habían sido expulsadxs por su actividad subversiva en los Estados Unidos, pero varixs de ellxs nacieron en la vida del Río de la Plata, en la pampa argentina o al pie de los Andes. Y la situación en la que soñaban y actuaban estaba lejos de ser pacificada. La industria argentina se estaba expandiendo, atrayendo un buen número de inversiones de capital extranjero. Los conflictos obreros y campesinos estuvieron marcados por huelgas, ataques, revueltas y, a menudo, represión sangrienta frecuente. La federación sindical más grande del país, FORA (Federación Obrera Regional Argentina), era anarcosindicalista y fuerte en una larga tradición de lucha. Su periódico era un diario anarquista llamado La Protesta. Pero muchas otras agrupaciones, sindicatos, círculos y grupos anarquistas existían fuera de la gran organización. No compartir la tendencia centralizadora y respetar la actitud de lucha adoptada regularmente por algunas de sus figuras. Había, por ejemplo, sindicatos radicales independientes de panaderos, trabajadores ferroviarios, trabajadores portuarios, pintores, mecánicos, taxistas y albañiles. Otra revista importante, el semanario La Antorcha, existía y operaba en un sentido anarquista más reservado, pero se organizaron muchos otros periódicos y periódicos más pequeños en diferentes ciudades y regiones del vasto país. Además, había numerosos círculos de anarquistas inmigrantes, agrupados principalmente por región o país de origen.

La segunda mitad de la década de 1920 estuvo marcada por un movimiento masivo de solidaridad internacional para arrebatar a Sacco y Vanzetti de la silla eléctrica, del surgimiento del fascismo y los regímenes totalitarios en Europa y de una acentuación de la explotación capitalista en todo el mundo antes de la Gran Depresión de la década de 1930. La vida de Río de la Plata, Severino Di Giovanni y sus compañerxs dieron origen a un anarquismo intransigente. Intransigentes en sus ideas, negándose a confundir el anarquismo con una especie de sindicalismo radical, con una versión más dura del socialismo político o incluso con un antifascismo democrático. Intransigente incluso en acción: su ideal no era solo una visión del mundo, una filosofía de vida, una perspectiva de transformación social, sino también una declaración de guerra a todas las autoridades, a todxs aquellxs que representan y defienden la autoridad. Y en esta guerra, no podría haber un respiro posible.

Estxs anarquistas se organizaron en diferentes círculos y grupos conectados entre sí para ayudarse mutuamente a compartir una logística clandestina y elaborar planes de ataque más amplios. Consideraron la lucha anarquista en su conjunto. La agitación podría hacerse a través de periódicos, volantes, disturbios e incluso con pistolas y bombas. La revolución es la forma en que pasa por la demolición del ideal estatal, las sanguijuelas capitalistas y la sociedad autoritaria, pero no es un rayo en el cielo despejado: tiene que ser estimulada, preparada, alentada y desatada por las acciones de las minorías, compañerxs y por intentos insurreccionales. Y es por el anarquismo que estxs militantes en cada orden expropiaron a los bancos para apoyar a lxs anarquistas encarceladxs y financiar la publicación de periódicos y libros. Es por este mismo amor que golpearon a lxs torturadores y participaron explosivamente en huelgas generales. Todavía es por este mismo amor que hicieron todo lo posible para liberar a lxs suyxs y criticaron duramente a lxs pontífices y a sus seguidores, que prefieren el balido como ovejas de un gran movimiento organizado y dirigido al rugido de la batalla de lxs Insurgentes dispersxs.

Su punto de partida fue el individuo y su rebelión, y no cualquier categoría social u organización de masas. Es bastante natural para ellxs organizarse en base a su afinidad y conocimiento en lugar de a través de la adhesión formal a un programa. Si usaban la expresión «anarquismo autónomo» era para enfatizar su independencia con respecto a las organizaciones sindicales (incluidas las de tendencia libertaria) o las organizaciones de síntesis (incluidas las anarquistas). Si se autodenominaban «anarquistas expropiadores» era para marcar su propia diferencia de aquellxs que subordinaban sus actividades a los requisitos del código penal. Tienden a la calidad en todo lo que hacen: la lucha por las ideas como una canción de la vida. Para ellxs, el anarquismo también era belleza, alegría, sensibilidad, compañía de cómplices, generosidad, coraje… en otras palabras, el ascenso al clímax. No en vano podemos encontrar en las páginas de Culmine o Anarchy, periódicos editados por Severino y sus compañerxs, no solo invitaciones a la acción, reivindicación de ataques, artículos de agitación y análisis social, sino también poemas, extractos literarios, textos históricos y filosóficos, variaciones sobre amor libre y reseñas artísticas. Porque cuando la vida arde, quiere devorarlo todo. Él dice que sí a todas las posibilidades, afirma con orgullo la voluntad individual.

No es sorprendente que lxs periodistas y las personas poderosas trataran a Severino y sus compañerxs como «terroristas» y «bandidxs». Por otro lado, ciertxs anarquistas de la época lxs llamaron «provocadores» y «fascistas». No contentxs con llevar a su diario La Protesta una campaña sistemática contra el «anarco-bandolerismo» que habría causado tantos torbellinos en las aguas estancadas del «movimiento oficial», han agregado calumnias e infamia, particularmente contra Di Giovanni. La historia del anarquismo está llena de discusiones y controversias, a veces muy duras y virulentas, como sucedió en Argentina a fines de la década de 1920, y esto en parte también constituye su riqueza. Si los principios de rechazo de toda autoridad, en todas sus formas, constituyen el corazón del movimiento anarquista, expresando una tensión hacia la liberación de cada yugo, late al ritmo de las discusiones y las divergencias en los métodos de lucha, las perspectivas de transformación social, formas organizativas ciertamente no se trata de temer el debate (incluso si es difícil) que contrasta, o de lamentar la controversia que divide (en el sentido de una exposición cruzada de un punto de vista claramente diferente). Si las ideas son importantes para nosotrxs, también debemos amarlas y defenderlas, y estar preparados para mezclarnos con lxs demás. Por otro lado, la calumnia y la infamia son armas que han dolido más que las balas del enemigo. Estos procedimientos a menudo son empleados, ayer como hoy, por aquellxs que desean ejercer la hegemonía sobre el movimiento, que no pueden soportar que algunxs decidan correr, incluso en todos los sentidos, en lugar de seguir la marcha lenta («del movimiento», «de la historia», «de contradicciones sociales», etc.), y de lxs renegadxs que ni siquiera tienen la dignidad de reconocer su renuncia al anarquismo que algún día abrazaron, pero que ahora se ha vuelto demasiado pesado y exigente para ellxs.

Si la historia de este anarquismo intransigente del Río de la Plata se malinterpreta en gran medida, probablemente se deba a su contenido perturbador, sus gestos llamativos, su ardor que conduce audazmente a ir más allá de los códigos establecidos (incluidos los del «movimiento») . Irónicamente, al final fue un periodista democrático libertario y optimista que se dedicó a una considerable investigación en los archivos a fines de la década de 1970 para desenterrar la historia de lxs «anarquistas expropiadores». Su libro fue prohibido y quemado por lxs militares argentinxs en el poder, lo que no impidió su posterior difusión y traducción a otros idiomas (en algunos casos subsidiados por el estado argentino). Desde entonces, se han publicado algunos otros ensayos, todos con grandes brechas, pero como el libro de aquellos que llamaron a Di Giovanni «el idealista de la violencia», nadie ha tenido éxito ni ha intentado reconstruir los diferentes caminos de estas docenas de anarquistas expropiadores en Argentina y Uruguay, y menos aún para proporcionar los elementos para ubicar, comprender y dialogar con su anarquismo intransigente, basado en la autonomía del individuo y los grupos, coordinación de esfuerzos, acción minoritaria, solidaridad.

Estxs anarquistas, exhumadxs a pesar del olvido al que habían sido destinadxs por lxs revolucionarixs de la corteza cerebral del papel, arrancadxs de los intereses académicos ansiosos por limitarlos a la mera exaltación de la violencia anarquista. Robado del trabajo vergonzoso de lxs incrédulxs, que consideraban que Severino no podía amar, pero que, sin embargo, publicaba cartas de amor a una joven amante; personas mediocres que nunca entenderán los sentimientos de aquellxs que odian vivir encadenadxs porque aman demasiado el coraje de destruirlos. «Lo que nos motiva es exclusivamente el gran amor por nuestras cosas», escribió Severino a un compañero. La insidiosa atención que se les ha dedicado hasta la fecha está muy por debajo de las aspiraciones que animaron a estxs compañerxs. Proponemos este trabajo que finalmente les dará un lugar digno y consistente en nuestra herencia anarquista.

Pero otra advertencia es apropiada. Aquellxs que esperan una lectura clara y fluida se sentirán decepcionadxs. Aquellxs que deseen leer una novela de aventuras en ausencia de vivir su aventura, harían bien en dejarla de lado de inmediato. Porque este libro, del anarquismo del que habla, no se presta a una fácil digestión. Si las apelaciones son ardientes, la sangre fluye con más frecuencia. Si el amor por la anarquía es infinito, el ardor para vivificarlo puede ser implacable. Si la convicción y el coraje empujan hacia el clímax, las caídas son tan agudas como brutales. Se pueden hacer algunas preguntas. ¿Qué queda hoy de un anarquismo tan ardiente y apasionado? ¿Todavía hay compañerxs que se lanzan sin frenos a la batalla, que actúan de acuerdo con sus posibilidades, que se dan los medios y están dispuestos a hacer esfuerzos para ir más allá de estas posibilidades? ¿Quién abraza la acción y el pensamiento, mezclando química explosiva con las detonaciones de la poesía visceral?

La rosa que floreció en esa década a orillas del Río de la Plata fue un anarquismo que combinó en un gran abrazo en todos los aspectos de la guerra contra la autoridad. Dedicarse con el mismo entusiasmo a la edición de un periódico que a la expropiación de un banco, difundir la palabra anarquista entre lxs huelguistas como dinamitar un consulado, a la parálisis del transporte ferroviario como a la constitución de una imprenta, al amor por sus propios cómplices, como la destrucción de las instituciones: aquí hay un abrazo que rodea toda la vida.

Si de lo que se trata este libro no es una reliquia del pasado, una historia que pertenece a una época muerta y enterrada, sino que en algún lugar, incluso una sugerencia actual para todxs, depende del individuo rebelde asumir el desafío y tomar el turno. Llegar al culmine del pensamiento y la acción.

[Introducción de Cara a cara con el enemigo.
Severino Di Giovanni y los anarquistas intransigentes
en los años 1920-1930 en América del Sur,
coedición Tumult / L ‘Assoiffée, 2019]

Para consultas:
tumult_anarchie ARROBA riseup.net
lassoiffe ARROBA riseup.net


Desde:
https://anarquia.info/cara-a-cara-con-el-enemigo-severino-di-giovanni-y-/

This work is in the public domain
Sindicat