Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: altres temes
Hambugo - Carta de uno de "los tres del parque" desde la prisión
16 set 2019
Leipzig-5-8-2019-fur-die-Parkbank-3-on-vous-garde-la-place-320x160.png
HAMBURGO, ALEMANIA: CARTA DE UNO DE LOS 3 DEL PARK BENCH DESDE LA PRISIÓN DE HOLSTENGLACIS

Sábado 10 de agosto de 2019

Hola a todxs!

Ha pasado poco más de un mes desde que los tres del Park Bench fueron arrestados y, por segunda vez, dos de nosotrxs fuimos detenidxs. En esta carta, me gustaría describir un poco sobre mi situación personal, aquí en la cárcel. No puedo decir nada sobre los cargos o el progreso del proceso judicial, porque no podemos comunicarnos entre las personas involucradas. Solo puedo estar de acuerdo con el consejo de no caer en especulaciones, chismes y pánico.

La solidaridad y el apoyo que recibimos aquí son maravillosos e impresionantes. Las muchas cartas, las palabras de saludo, las fotos y la reunión nos dan fuerza y confianza. Ustedes son maravillosos.

Ahora, detención preventiva. Esto significa, aquí, al menos durante los primeros meses, 23 horas de encierro en 10 metros cuadrados, con cama, mesa, silla, armario, inodoro y lavabo. Una hora de caminata en el patio, en mi caso con lxs otrxs prisionerxs en mi piso, alternadamente mañana o tarde. Nos levantamos a las 6:30, con una alarma fuerte, el almuerzo es a las 11:30, la cena se sirve a las 16:30 y también debe ser suficiente para el desayuno, porque en la mañana solo hay agua caliente o té. La comida suele ser suficiente para llegar a fin de mes, pero aquellxs que desean una dieta equilibrada dependen de la «cantina» para comprar cosas de la prisión. Todos los miércoles, las listas de pedidos, en idioma alemán, se recogen al día siguiente. Sábado, recibiremos nuestro pedido. No es exactamente barato y se paga con el dinero de nuestra cuenta en la prisión. Además de eso, está el dinero que teníamos en el bolsillo al momento del arresto, el dinero enviado desde el exterior y nuestro insignificante salario, si trabajamos durante la detención preventiva. A diferencia de la detención después de una condena, aquí el trabajo no es una obligación y trabajamos principalmente en los servicios penitenciarios: cocina, limpieza, pintura, lavandería…

Otros «privilegios» – una radio alquilada, una televisión alquilada, participación en grupos deportivos, círculos de discusión, cursos, etc. deben solicitarse a la dirección de la escuela y, por supuesto, toda la burocracia penitenciaria funciona solo en alemán. El procesamiento de estas solicitudes lleva al menos unas pocas semanas. Los guardias de la prisión son extremadamente bruscos y toda la información sobre la vida cotidiana en la prisión debe extraerse de sus narices, las preguntas, los molestan y dan respuestas a regañadientes y con ira; solo unos pocos hablan inglés.

El procedimiento de registro, que incluye doblarse desnudo, en la primera noche en la «celda de observación», donde te quitas la ropa de civil y te colocan en una celda donde la luz permanece encendida toda la noche, así como la maratón desconcertante a través del establecimiento, parece una iniciación, que debe hacerte entender que ahora eres parte de un proceso judicial que debe administrarse, nada más. Una experiencia humillante. Al anochecer en la celda de observación, uno recupera su ropa de civil; Esta es probablemente una pequeña excepción, porque en muchas otras cárceles de prisión preventiva, la norma es la ropa del establecimiento.

La clara mayoría de las personas que conozco aquí están encarceladas por delitos relacionados con las drogas o los llamados delitos relacionados con las drogas, y no tienen pasaporte alemán o tienen otra nacionalidad además del alemán, lo que explica el peligro de fuga. Lxs prisionerxs que no hablan alemán a menudo están expuestxs a la ignorancia condescendiente de lxs guardias, quienes a menudo portan frases racistas. En los primeros días, la burocracia de la cárcel ya era muy opaca para mí, quien está acostumbrado a la ilusión del orden alemán. Queda bastante claro que el propósito legalmente establecido de la detención preventiva, es decir, que las personas afectadas por la «garantía de procedimiento» están allí, es solo un aspecto entre los elementos útiles de la detención preventiva.

El propósito de estas condiciones de acoso, del cual puedo describir aquí solo a nivel parcial, es claramente la máxima incertidumbre, humillación, aislamiento y disciplina. Esto es especialmente cierto durante las primeras semanas, antes de que podamos telefonear, escribir cartas, hablar; durante muchos días, uno se entrega a uno mismo, con solo un bolígrafo y papel, durante 23 horas. La primera oportunidad para salir de la cárcel aún es en dos semanas después del encarcelamiento. No es de extrañar, por lo tanto, si son precisamente estas primeras semanas las que hacen de la prisión una fábrica que funciona perfectamente con el propósito de producir acusaciones (a menudo falsas), confesiones (a menudo apresuradas) y condenas exitosas (para el Estado). De esta manera, este sistema se legitima constantemente.

Además de las personas que están encarceladas aquí durante el proceso y que a menudo se van rápidamente porque admiten, influyen o porque la audiencia preliminar da un resultado indulgente, me encuentro aquí con muchxs condenadxs que son multadxs de forma pecuniaria de esta llamada «pena de sustitución». Quien no paga una multa, en un momento recibe una orden de prisión y en el siguiente el control policial termina. Un día de detención es, por lo tanto, una tarifa fija diaria, escuché aquí cifras entre 6 y 10 euros por día. Lxs afortunadxs se ponen en contacto con amigxs o familiares, quienes luego pagan la totalidad o parte de la multa, que puede deducirse de la duración del encarcelamiento. Aquellxs que no tienen a nadie sirven sus deudas en prisión. Las personas que están detenidas por una sentencia alternativa no pueden trabajar, aunque a muchos de ellxs les gustaría hacerlo, intercambiar una miseria por unos días de libertad anticipada.

La lista de ejemplos posibles, anécdotas que solo pueden enfurecer, es, por supuesto, bastante larga y está más allá del alcance de esta carta.

Si observamos más de cerca, notaremos que el argumento que se hace a menudo, que la cárcel es un espejo de la sociedad, es indudablemente cierto. No solo encuentro, por supuesto, la misma cobardía, el mismo racismo, la misma falta de solidaridad y la indiferencia que encontramos en el exterior. Los mismos mecanismos de exclusión, privilegio, disciplina, coerción y explotación, que cubren un papel de apoyo para el orden de este mundo, se concentran como si estuvieran bajo una lupa. inculcar a las personas encarceladas aquí, y con un curso intensivo de caminar bien.

El hecho de que conceptos como integración, disciplina (o medidas disciplinarias) o buen comportamiento, se encuentran en casi todas las instituciones coercitivas de esta sociedad, ya sea escuela, oficina, trabajo, servicio social (en muchos casos, ciertamente no todos) o incluso prisión, y todos los cuales tienen antecedentes militares, revela que ninguno de estos aspectos de dominación y control puede considerarse independientemente como otros.

Aquellxs que tienen un problema fundamental con la autoridad y la dominación, a menos que tengan en mente una variante ideológicamente diferente de una sociedad coercitiva y disciplinada, no deben guardar silencio sobre estas correlaciones.

Cuando el estado nos encarcela, a diferencia de su régimen, lo hace por las mismas razones que tiene que encarcelar a las personas sin hogar que no han pagado su multa por una apuesta de vodka en el supermercado o aquellxs que, debido a una plantación de grass y su apellido, supuestamente perteneciente a la falsa «gran familia árabe», son condenadxs a una pena mucho más severa que sus cómplices rubixs.

Estar atado a ciertxs prisionerxs y sentir solidaridad con ellxs es bastante comprensible y para mí es un elemento fundamental de una verdadera solidaridad, que debe tener un carácter de reciprocidad. Sin embargo, una cultura de apoyo y asistencia a lxs presxs a lxs afectadxs por la represión sería una ventaja para integrar aún más los ataques estatales represivos en un análisis general de las relaciones de dominación.

Nuestro encarcelamiento no es una injusticia particular, sino una consecuencia necesaria de la lógica de como este mundo funciona. ¡Y debemos poner fin a esta lógica, para la liberación de todxs!

¡Un abrazo cálido y solidario!
¡Hasta que todxs sean libres!

Uno de los 3 del Park Bench



NOTA DE ATTAQUE: La prisión (UHA) en Hostelglacis, Hamburgo, es para personas en prisión preventiva (y para aquellxs encerradxs por multas impagas). En Alemania, en las cárceles para condenadxs (JVA) el trabajo es obligatorio, aparentemente con tasas (y salarios) dignas de lxs trabajadores industriales del siglo XIX …


Fuente
https://anarquia.info/hamburgo-alemania-carta-de-uno-de-los-3-del-park-b/

This work is in the public domain
Sindicat