Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: corrupció i poder : criminalització i repressió : amèrica llatina : dones
Se organizó la rabia en revueltas feministas en la ciudad de México: Somos las nietas de las brujas que no mataron
29 ago 2019
Más de 3.500 mujeres tomaron el espacio público en la Ciudad de México, salieron a las calles hartas de la impunidad de las agresiones sexuales, la violencia y los feminicidios. Protestaron por las calles haciendo ver las frases: “No me cuidan me violan”; “en México los violadores portan uniforme”; “Yo si te creo”; “Nunca más vivir con miedo”; “Matar no es pecado cuando asesina el Estado”; “Estado misógino”; “Somos el grito de las que ya no están”; “Mientras haya una mujer sometida no seré libre”; “Que ganas de ser pared para que te indignes si me tocan sin permiso”.
bruj.jpg
Además, se leyeron potentes manifiestos que ponían el acento en la autodefensa, recuperar la noche, poder circular libremente, vivir sin miedo.

Estas consignas visibilizan el sentir de las mujeres ante la silenciosa violencia institucional del Estado misógino, ante el cambio de partido pero no de políticas. Las protestas descargaron su rabia ante la Procuraduría General de Justicia (PGJ) y frente al simbólico monumento del Ángel de la Independencia. Pintadas, diamantina (purpurina) violeta sobre funcionarios, puertas rotas, quema de sostenes...

La gota que derramó el vaso y desencadenó las protestas fueron tres violaciones perpetradas por policías, una en julio a una mujer vulnerable que dormía en la calle y dos en agosto a jóvenes menores de edad (16 y 17 años). La joven de 16 años denunció el 3 de agosto haber sido violada por cuatro policías que la metieron a la fuerza en un coche patrulla, cuando regresaba de una fiesta de madrugada. De acuerdo a la propia declaración de la joven, los policías la siguieron y le dijeron: “que haces tan sola en un lugar tan peligroso”.

La indignación de las mujeres se desató el 8 de agosto, cuando se produjo otra violación a otra menor por el policía de un museo público en el centro histórico, además los datos de la menor de la primera violación fueron filtrados a los medios de comunicación para intimidar a la víctima. Ni los funcionarios encargados de dar la versión institucional de los hechos, ni los medios han hablado de que no se le practicó a la víctima el protocolo para la toma de ADN indispensable en el caso de una violación.

El gobierno de la Ciudad de México, a pesar de los discursos políticamente correctos de sus funcionarios, se preocupa más por justificar su inacción institucional y por los daños patrimoniales en las infraestructuras públicas ocasionados por las protestas, que por las propias mujeres. Se limitan a decir que no encubrirán a nadie –¡faltaría más!– y que las manifestaciones son una provocación a la que no se ha respondido con violencia. Aunque en realidad la violencia institucional ya se ejerció y con cada inacción se sigue perpetrando.

Es evidente que el procedimiento ha sido completamente opaco y que se ha limitado a la identificación de los cuatro policías que tan solo fueron suspendidos temporalmente y que en palabras de la propia Secretaría de Seguridad Pública se excusan diciendo que no cuentan con pruebas suficientes para imputar a los sospechosos porque la víctima no ha regresado a corroborar su versión. Y en cambio omite la no aplicación del protocolo, la presión mediática y también el miedo a los agresores que aún no han sido apresados.

¡Exigimos, que el crimen se persiga de oficio para no seguir exponiendo a la víctima!

Una vez más, hay que destacar el papel vergonzoso de los medios de comunicación oficiales, filtrando información de la joven manifiestan su connivencia con el Estado corrupto. Mediante relatos fragmentados recolectados de cámaras de seguridad privadas próximas a la zona, pusieron en duda la versión de la menor tratando de lincharla públicamente, con el objetivo de culpabilizar y poner bajo sospecha a la víctima y exonerar públicamente a los agresores.

Después de las protestas, la rabia legítima de las mujeres manifestada en el espacio público y la hostilidad hacia los medios de comunicación ha sido también fuertemente criminalizada y tachada de vandalismo. ¡Las brujas están en la calle!

La jefa de gobierno Claudia Sheibaum, en sus primeras declaraciones públicas también criminalizó las protestas asegurando que eran una provocación a su gobierno. Sus declaraciones indignaron aún más a colectivos que tienen muy claro que exigir justicia nunca podrá ser una “provocación”. El conflicto se ha tratado de desmovilizar mediante la mediación de las feministas amigas del Estado.

De poco sirven los protocolos de las instituciones que finalmente son manipulados para revictimizar a las mujeres agredidas en lugar de dar soporte y detener a los agresores. Los movimientos han rechazado las mediaciones y se cuestionan de qué sirve una mujer en el poder si ejerce en contubernio con el capital y el patriarcado. Demostrando que las feministas lacayas del sistema no nos representan.

La protesta ha tenido replicas en otras ciudades, en Guadalajara también hubo un intento de violación a otra menor que pudo escapar y denunciar, las autoridades que le tomaron declaración nuevamente desacreditaron a la víctima cuestionando su forma de vestir y poniendo en duda su relato. Este caso provocó grandes manifestaciones exigiendo hacer efectiva la alerta de género. También en Morelia el intento de violación a una periodista provocó grandes protestas, en este caso la víctima pudo escapar y al denunciar, en lugar de detener al agresor, fue ella encarcelada por denuncia del agresor y golpeada por las dos mujeres policía que supuestamente habían llegado en su auxilio.

Para lxs que se asustan de las revueltas y les importan más los monumentos que piensen en sus madres, abuelas e hijas. El sistema criminaliza para despolitizar, y mantener en silencio la violencia.

La violación es un arma de guerra, estamos inmersas y sometidas a una intensa guerra social. Somos nosotras las que tenemos que tejer redes y defendernos de un Estado corrupto y patriarcal aunque se camufle de color violeta para desmovilizar.

¡Si tocan a una nos tocan a todas!

¡Somos las nietas de las brujas que no mataron!
Mira també:
https://inutil.home.blog
https://es-contrainfo.espiv.net/2019/08/18/mexico-llamado-a-la-accion-anarquica-por-feminas-brujas-e-insurreccionalistas/

This work licensed under a
Creative Commons license
Sindicat