Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Comentari :: educació i societat
Espionaje chino, a su propio pueblo
23 jul 2019
El espionaje chino, fue a lo largo y ancho de las ultimas décadas, el impulso para se crecimiento.
China y su “crédito social”.

Desde mayo 2018 el gobierno de Xi Jinping, evalúa mediante tecnología de punta a los ciudadanos en los espacios públicos. Las cámaras de reconocimiento facial es la moda del momento usada por gobiernos de derecha e izquierda para domesticar a sus pueblos.

Hasta mayo 2019 más de 23 millones de chinos están inscritos en una lista negra de malos ciudadanos, llamados indignos y deshonestos por sus propios compatriotas.

Es una política persecutoria, el gobierno la llama “crédito social”. Se examina el comportamiento ciudadano en cada actividad, examinan todo, situación económica, hábitos de consumo, comportamientos en redes sociales, trabajo, profesión, familia, política, etc.
“Si un chino compra cigarrillos o licor su puntuación baja pero si halaga al gobierno, o al partido comunista es mejor calificado; si dona sangre, respeta las normas de tránsito, su puntuación sube” dice una madre consciente que es vigilada. Tomado de un artículo de Report 24.

Para los domesticados, el gobierno aplica descuentos en servicios como el transporte público, museos, bibliotecas, mejor acceso a los servicios bancarios, médicos, educación en establecimientos privados, etc. Los considerados indignos son discriminados, no obtienen créditos se les dificulta montar emprendimientos o estudiar en mejores colegios.

“950 Puntos es la calificación máxima “por el bien del país; la utilización del big data ayudara a mejorar la moral del país” manifiesta un funcionario entrevistado por la cadena francesa France 24.

“En este proceso intervienen los bancos, empresas, transporte, universidades, todos cooperan con información para calificar a los buenos y malos ciudadanos. Correos electrónicos, teléfonos, familiares y vecino son utilizados para el espionaje, son los espacios donde se obtiene información para evaluar a la gente”.

El reconocimiento facial es la moda en todo el mundo. Es la clave para la seguridad manifiestan los funcionarios incapaces de sostener gobiernos de servicio social, de ayuda al pueblo, gente con intelectualidad académica, conocimiento, trabajo, servicios públicos de calidad, igualdad de oportunidades y menos pobreza. La inseguridad es el pretexto para espiar a la población del mundo. Inicio con la NSA hace unos 10 años, intervinieron billones de correos, teléfonos, en todo el planeta con tecnología que ya no es ciencia ficción.

Mediante un escaneo constante de los rostros de miles de millones de gentes en las calles, centros comerciales, transporte público, oficinas, fabricas, bares, restaurantes, cines, estadios, nada se escapa si consideramos que pueden intervenir computadoras, celulares, cajeros automáticos, semáforos, cedulas con chips, tarjetas, etc.

La tecnología 3-4 o 5D es fundamental para el control de la vida privada, para la represión de los que piensan diferente, la discriminación aumentara igual que la desigualdad social y pobreza que este sistema originara; es escalofriante y aterrador para el futuro de la convivencia pacífica. Esta tecnología en manos de gobiernos represivos y delincuencia organizada que es casi lo mismo, se presta para el chantaje al conocer nuestros hábitos más preciados e íntimos, nuestros contactos y rostros, huellas dactilares, ya están en el sistema que es muy vulnerable.

San Francisco es la primera ciudad en prohibir el reconocimiento facial; Oakland, Berkeley, Somerville en Massachusetts, están considerando prohibir o no el reconocimiento facial.

Tecnología que no es mala como toda tecnología, la cuestión es, el uso que de ella hagas, pero, ya vemos lo que están originando los celulares en países con pereza intelectual.

La domesticación de la humanidad es el objetivo de los países más desarrollados. La aldea global tampoco es ya una ciencia ficción, está a la vuelta de la esquina.

Raúl Crespo.

This work is in the public domain
Sindicat