Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: corrupció i poder : mitjans i manipulació
¡A otros!
17 jul 2019
Acerca de los medios de comunicación, el lenguaje y el habla: un panfleto de la asamblea de los chalecos amarillos de Belleville (París).
Vivir y no sobrevivir.jpg
Fascistas, racistas, antisemitas, homófobas, odiosas, parásitos, poujadistas , populistas, golpistas, conspiradoras, idiotas, jojos (canallas), mendigos... sin olvidar lo más importante: vagos. En verdad, están en el aprieto de elegir entre todas las buenas razones que las "élites" (pues existen) tienen liberalmente a su disposición para condenar a los chalecos amarillos y para condenarles, al mismo tiempo, a la impotencia.

De noviembre a junio, habremos utilizado un arsenal de anatemas finalmente tan condenatorios como monótonos para enmudecer aquello que despertó con el movimiento de los chalecos amarillos. Seamos claros, como los periodistas lo saben hacer cuando tienen un mensaje que transmitir: nosotros fuimos fascistas, racistas y homofóbicos desde noviembre; éramos de extrema derecha, antisemitas y manipulados en diciembre; siempre manipulados, pero también sediciosos, odiosos y golpistas (y homófobos, bis) a finales de diciembre; en enero, las cosas se aclararon: además de antisemitas, fuimos manipulados por la extrema derecha, infiltrados por la ultraizquierda, idiotas hasta el punto de llamar al asesinato, una y otra vez homófobos; antisemitas, racistas, de extrema derecha en febrero; antisemitas, homófobos, de extrema derecha y decididamente idiotas en marzo; idiotas útiles pero de todos modos chusma en abril; de nuevo manipulados y de extrema derecha en mayo; de extrema derecha, es una primicia, en junio... Todavía es bastante sorprendente que escapara de la sagacidad de los observadores que nos comimos a nuestros hijos y que apelamos, en buena medida, a la destrucción completa del sistema solar y el caos cósmico.

Para variar de gusto, la mayoría de los medios de comunicación han adoptado recientemente una táctica probada: minimizar el incalificable fenómeno que representa la persistencia del movimiento de los chalecos amarillos, simplemente ocultando esta persistencia, que sin embargo determina el período que va de un extremo al otro del espectro. En abril y mayo, había que mantener la calma para que la gente acudiera a las urnas. La broma ya ha durado bastante. Es hora de reanudar la actividad normal después de irse de vacaciones, para aquellos que se lo puedan pagar. Conocemos el viejo truco de los media: lo que no se habla no existe. Efecto performativo. Entonces, hablaremos de cada vez menos de los chalecos amarillos. La amenaza ha pasado, el movimiento se está desinflando.

Deberíamos haberlo sabido, ya que el movimiento de los chalecos amarillos nació asmático, sin aliento desde sus primeros pasos. Hace ocho meses que grita y derriba los chismes a su paso, ocho meses que nos repiten, que nos asestan en todos los tonos: el movimiento se agota. Y luego se queda sin aliento, no es así. Inexorablemente, siguió quedandose sin fuerzas. Se está quedando sin aliento todo el tiempo. Se está quedando sin aliento una y otra vez. Incluso se podría decir que se pasa el tiempo sin aliento. Se está quedando sin aliento a fuerza de entusiasmo. En las últimas noticias, estamos sin aliento. Como en París el 16 de marzo o en Montpellier el 8 de junio. Como en las Asambleas de Asambleas. Es una locura que nos guste desfallecer. Debe ser el efecto perverso del gas que respiramos con avidez. Pero, por supuesto, no se debe a la represión masiva que hemos sufrido, nosotros, nuestros seres queridos y nuestros semejantes, encarcelados, heridos o aterrorizados, ni a causa de la calumnia que la ha apoyado con fervor, aislándonos con una condena moral y una sospecha inteligentemente mantenida: esta bien porque la falta de aliento estaba en la naturaleza de nuestro movimiento. Todo lo demuestra. ¿No?

Los gobernantes y sus periodistas lo demuestran, basta con escucharlos, aquellos que están atrapados en la mentira proclamada como una verdad, una mentira sin retorno, y en la negación alucinada de una realidad incompatible con el programa que retumba en la cabeza. Va incluso más allá de la arrogancia y el desprecio; es el intento perturbador de un gobierno acorralado para imponer un discurso falso de lo real, para establecer una autorrealización frenética y escalofriante en lugar de cualquier lenguaje humano. Esta cosa curiosa llamada "información" comenzó a creer en el efecto de sus propios anuncios. Lo sabeís bien. Si reprimimos a los manifestantes, es para defender el derecho de manifestación, al igual que organizamos "grandes debates" para clarificar el debate callejero, y cerramos hospitales para defender con mayor eficacia el futuro del hospital. No hace falta decirlo.

Así pues, los chalecos amarillos ya no son de actualidad. Y es bastante bueno en definitiva, porque no nos importa si incomodamos cualquier agenda política, ni estar "a la moda" (excepto quizás para los niños, vuestros hijos también, en los patios de recreo, que ya no juegan a los vaqueros y a los indios, sino a los policías y a los chalecos amarillos, con una cierta preferencia como por azar por estos últimos). Estamos dispuestos a dar paso en "las noticias" a aquellos que tanto se preocupan por ellas, que las fabrican desde cero, para hacer frente a la realidad que las amenaza constantemente.

Somos esta constancia. Somos la profundidad de la realidad.

Los chalecos amarillos encarnan la fabulosa unidad de una crítica veloz, de una crítica voraz, no sectorial, no fragmentaria, de una crítica instintiva y reflexiva fundada en el rechazo de la vida miserable, con o sin trabajo, pero siempre atestada de mercancías y distracciones. Se oyó en las calles de París, un sábado no hace mucho tiempo, un canto feroz se impuso a todas y a todos: “¡Trabaja, consume y cierra la boca!” Esa es su actualidad.

Nuestra falta de acción se basa más bien en la realidad que hemos comenzado a compartir desde noviembre. Sobre las rotondas. En las manifestaciones. Durante las asambleas. Mientras las cámaras y los drones nos vigilan. En cuanto se presenta la oportunidad o cuando la provocamos, ya sea para bloquear o lanzarse, una barrera, una ocupación o una persecución, multiplicando los modos de acción, experimentando. Contrariamente al orden obsesionado con la exhibición de sus fuerzas desmesuradas y estériles, sabemos improvisar. No sabemos lo que hacemos, y sabemos muy bien lo que hacemos. Con nuestras voces, nuestros cuerpos y nuestras cabezas, incluso amputadas. Qué rabia, pero qué felicidad también, atacar lo que nos hace daño. Experimentarnos, descubrirnos, uno y múltiples, con todo lo que tenemos en común y en las diferencias, en la solidaridad.

Y dondequiera que hablemos. Tan pronto como se presente la oportunidad o cuando la provoquemos. Una forma de hablar que no se oye desde hace mucho tiempo, un discurso directo que se asume, en su prosaísmo y poesía, basado en la experiencia individual y llevada a cabo en una experiencia colectiva. Una palabra que afirma una nueva subjetividad, hecha de una sinceridad desarmada, de una escucha desbordante del otro y negación de la benevolencia, incluso la disputa nos es querida. Porque sí, estamos vivos, somos mutantes, somos desordenados y estamos ordenados a la vez, no dejamos de transformarnos. Y nada de lo que el poder pueda decir, chapurrear, con sus pequeños trucos y sus retorcidos golpes que son la especialidad de las burocracias partidistas, sindicales y mediáticas, no nos cortarán más la palabra. El virus se está propagando.

Esta forma de palabra liberadora y organizadora, que no nos hemos inventado, sino que hacemos surgir, penetra poco a poco en toda la sociedad. Una actitud de chaleco amarillo se está generalizando en todos los medios, entre los trabajadores portuarios, enfermeras o profesores, en el cuestionamiento radical de las jerarquías mecánicas, la moralidad que las mantiene, las reglas injustas, las manipulaciones trivializadas, los intereses ocultos.

¡A otros! Pero no a nosotros, que somos quienes somos, que somos todos nosotros.

Ya basta de su actualidad, de su mundo fatigado y agotador. Con los chalecos amarillos, todo lo real reclama voluptuosamente sus derechos.

Asamblea de chalecos amarillos de Belleville
26 de junio 2019
Mira també:
https://lundi.am/A-d-autres
https://inutil.home.blog

This work licensed under a
Creative Commons license
Sindicat