Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: sanitat
el tema de las drogas y su relación con el sufrimiento psíquico.
14 mai 2019
https://madinamerica-hispanohablante.org/hoy-somos-mas-y-con-mayor-plura/
1 a abordapic.jpg
1 a abrision.jpg
1 a abritalin.jpg
La verdad es que en general no. La salud mental era un tema bastante tabú, aunque aún lo era más el tema de las drogas y su relación con el sufrimiento psíquico. En general, a la hora de trabajar políticamente el tema, estábamos bastante solas. Había respeto y apoyo cuando alguien tenía problemas, pero en general no se hablaba abiertamente de ello y de cómo afrontarlo colectivamente o de cómo evitar que la gente «cayera». Se hacían bastantes charlas y era habitual que se incluyera el tema de la salud mental cuando se hacían jornadas de carácter libertario. También los fanzines y los materiales que editábamos se movían muy bien (estamos hablando de varios miles de copias en algunas ocasiones). De hecho, aún siguen teniendo vida, ya no solo con los nuevos materiales que se van editando, sino que aún puedes encontrar esos «antiguos» fanzines en algunas distribuidoras de carácter alternativo. También se han editado en otros países, especialmente en Sudamérica, y se han traducido a varios idiomas. Siempre ha habido mucha demanda de información respecto a cómo afrontar de forma práctica cuando alguien entra en crisis. Lo cual creo que es un síntoma de que realmente lo que se nos suele ofrecer desde los dispositivos no funciona para mucha gente. Pero no había un trabajo colectivo real. Sin embargo, dicho esto, es justo también decir que era un tema que no era silenciado al igual que sucedía en otros ámbitos, que hubo casos en los que el entorno se movilizó para evitar ingresos en situaciones de crisis creando grupos de apoyo o que en algunos lugares empezó a plantearse a la hora de hacer cajas de resistencia antirrepresivas (con las que habitualmente se han pagado multas, fianzas y abogados) que se contemplara el hecho de que se pudiera recurrir a ellas para evitar un ingreso en psiquiatría (invirtiendo el dinero en buscar un lugar de reposo o cubriendo temporalmente los gastos vitales de la persona en riesgo, ya que en ocasiones el ingreso va asociado a un colapso vital que impide cosas como pagar el alquiler y las facturas). Se razonó que en la medida en la que estos lugares eran espacios donde podían encerrarte contra tu voluntad, donde podían obligarte a tomar drogar psiquiátricas aunque no quisieras o donde incluso podían llegar a atarte a la cama, algo que para el común de los mortales se parece más a un tipo de tortura que a una intervención terapéutica, tenía sentido desde una perspectiva antirrepresiva el activar todos los resortes necesarios para evitarlos.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: el tema de las drogas y su relación con el sufrimiento psíquico.
17 mai 2019
MIAH; se agradece, tu entradilla... Llevas razón: este, sigue siendo un tema tabú (si los hay). Casualmente, soy unx de esxs "suramericanxs" que trabajamos seriamente con el asunto, desde hace mucho tiempo!. Aquí, dejo un escrito, que elabore. Espero, sea de provecho y os ayude a expandir la visión sobre el tema... Obvio que es anticopyright: estaré muy agradecidx si lo dais a conocer; por los medios que creáis mas convenientes. Salud y que viva siempre el bello delirio es decir salirse del surco trazado! (A)


LOCURA Y PODER (por la anarquía)

Cuando dio inicio el mundial de f'útbol del '78 en esa tierra que llaman “Argentina”, y distintas organizaciones de derechos humanos intentaban llamar la atención acerca del genocidio sangriento que desde hacía ya dos años se extendía como parte del “Plan Cóndor” (orquestado por la C.I.A. para exterminar la disidencia política sudamericana) el gobierno del general Videla ordenó adherir a los cristales de los coches aparcados fuera de los estadios una pegatina que decía “L@s argentin@s somos derech@s y human@s” . Al mismo tiempo, los manicomios (además de los campos de concentración) estaban repletos de “subversiv@s” a l@s que triplicaban la cuota diaria de psicofármacos del tipo “Halopidol”, fabricado por la “J&J” (la multinacional del champú que “no hace arder los ojos”). Este chaleco químico era reforzado con electroshocks, “descubiertos” en los años 20 del pasado siglo por un tal Moreno, un psiquiatra italiano que un día pasó junto a un matadero de cerdos y vio las descargas que aplicaban a los pobres animales antes de rematarlos, ¡y tuvo la ocurrencia de probar sus efectos en los pacientes!




Tiempo después del triunfo de la selección (comprado por los militares para realzar el “sentimiento patriótico” de la reprimida población) llevaron ante las cámaras de televisión a un hombre que había estado encerrado años y años en un hospicio, hasta que un médico “progresista” se interesó por su caso, ya que no hallaba antecedentes de diagnósticos psiquiátricos en los archivos, además del hecho de que demostraba poseer unas capacidades intelectuales notables.




Cuando le preguntó por qué lo habían ingresado, él contestó: “Me trajeron aquí porque soy ácrata y por eso me consideraron loco…”. Como prueba de “cordura” le pidieron que haga el nudo de una corbata frente a las cámaras y se la coloque, acto que fue calurosamente aplaudido desde el plató del programa.




Las prisiones para rebeldes mentales (lo mismo que las primeras policías) son un invento francés; se crean con el fin de “disciplinar” a las masas campesinas que llegaban a las ciudades para trabajar en los talleres de la reciente “revolución productiva”. Allí iban a parar tod@s aquell@s que, por distintos motivos, no rendían buena plusvalía, o se enfrentaban al sistema.




Siguiendo esta pauta podríamos decir que el “racismo” es un invento español: en el siglo XIII la cúpula de la iglesia católica comienza a planificar la expulsión de "mor@s" y judí@s de la península para evitar la mezcla de sangres y culturas, y así fortalecer su dominio. Paralelamente comienza la persecución de todo lo que oliera a paganismo y heterodoxia. Así empieza la caza de brujas (la Inquisición).




La “ciencia médica” y la psiquiatría heredan siglos más tarde la función de los curas. De la “nave de l@s loc@s” y la extracción de la hipotética “piedra de la locura”, pasamos a un asunto que quizás definiríamos como “higiene social darwinista”: una política al servicio del status quo con marcado acento ideológico. Otro italiano, Lombroso, dió a esta ideología su legitimidad teórica describiendo en sus manuales de criminología la relación existente entre la “delincuencia”, las ideas anarquistas, y la forma y tamaño del cráneo y los rasgos “raciales” (étnicos) de sus investigados “enemigos públicos”, completamente “locos” según el discurso oficial. El cordero estaba otra vez atado, y todo se redujo a un problema de policía y “sanidad pública”. La “poseída por el demonio” pasó a ser una “histérica loca” a la que se le “subían” los ovarios a la cabeza, y el “judío errante” se transformó en el intelectual-obrero-comunista que amenazaba el buen funcionamiento del engranaje capitalista, minando las bases de la explotación económica.




Después de la segunda guerra mundial pensadores como Sartre, Camus, Marcuse, Debord, etc. inspiran una nueva ola de críticas al sistema que desembocan, en Francia, con las revueltas del archiconocido “Mayo del 68”.




Por ese entonces, una muchacha parisina acude a su rutinaria sesión psiquiátrica portando un adoquín cogido de una barricada callejera, lo coloca sobre el escritorio de la consulta y le comenta al médico: “Doctor, ya no necesito más de su ayuda, ¡estoy curada!”.




Para ser breves: la “realidad” es un concepto relativo y arbitrario, (lo real, lo que dicta el rey…) que varía de acuerdo a la cultura y al momento histórico que analicemos, bajo los parámetros de un consenso social impuesto a las masas sometidas a una religión, sistema político-social, etc. por la “normalidad” asesina. El/la loc@ es la víctima por excelencia se su tiranía… O respeta el orden (cualfuese) o es un/a insan@.




Para finalizar esta resumidísima introducción cito el ejemplo de una dictadura como la de la U.R.S.S.: A partir de la toma del poder por parte de l@s bolcheviques, quien fuera que cuestionase la perfección inmaculada de la “revolución” del 17 era inmediatamente declarad@ enfermo mental (traidor/a) y apartad@ del “cuerpo social”, cuando no masacrad@ físicamente. Sólo en Ucrania se calculan en más de 500.000 las víctimas (pueblos y aldeas enteras) del ejército rojo, comandado por el carnicero León Trotsky, por no acatar las directivas del Kremlin y formar soviets anarquistas en vez de estructuras sumisas al poder central del Partido Comunista.







CAPITALISMO Y ESQUIZOFRENIA




Pero… ¿qué es la esquizofrenia además de un “invento” de la psiquiatría? Y ¿qué podemos decir de lo que se ha dado en llamar “psicopatía” o “locura lúcida”?, y ¿cómo se articulan estos conceptos tan vagos como escurridizos con los padecimientos concretos, que giran en torno a personas concretas, en el presente histórico en el que nos toca vivir?




Una década antes de la insurrección parisina, los psiquiatras ingleses R.D. Laing y David Cooper inician, unas veces por separado y otras en colaboración con otros profesionales, una serie de escritos y prácticas en instituciones de reclusión mental en las afueras de Londres, que a mitad de los 60's prenden como pólvora seca, y se generalizan con fuerza nucleando en su seno a diferentes colectivos críticos a la psiquiatría oficial: el Institute of Contemporary Arts, la Psychedelic Review, las revistas radicales Peace News, Views y New Left Review, el seminario New Society, la gente del proyecto “Sigma”, etc. fueron los primeros en unirse.




Cuando se celebró en una escuela del mismo Londres el “Primer Congreso Internacional de Psiquiatría Social”, en medio de un caos preñado de vida, el movimiento de desmanicomialización (recibiendo aportes teórico-prácticos de otros autores como Esterson, Foucault, Deleuze, Guattari, Szasz o Basaglia) inicia su quijotesca cruzada por la abolición de los hospicios, cosa que años después se materializa en Italia, algo que parecía cosa “de loc@s” pero de veras sucedió...



Las consecuencias del cierre de manicomios italianos no se hacen esperar: surgen centros de internamiento clandestinos, ya que las familias rechazan abiertamente la "devolución" de sus seres “queridos” al antiguo hogar. Esto nos lleva a concluir, con Cooper y Laing, que al terror psiquiátrico antecede el terror de la "célula" (del latín: "celda") básica de la sociedad. Se descubre que la propia familia (occidental-burguesa-patriarcal) se parece más a una organización criminal, donde la protección y aceptación personales están supeditadas (“si y sólo si”) al acatamiento de las normas que rigen su estructura.




Repasando la evolución del pensamiento Laingiano, el pasa del "yo dividido" (su primer libro) al "yo y l@s otr@s" social: los "síntomas" del paciente esquizo cobran sentido sólo si se los interpreta en el marco de unas relaciones familiares perturbadas. El/La "enferm@" es el chivo expiatorio elegido por los demás miembros de la constelación o "nexo" grupal para cargar con las culpas de los desajustes que producen infelicidad. El/La pretendid@ psicótic@ sufre un complot y, a la vez, su conducta alterada es un intento de defenderse y llamar la atención de quienes le tienen rodead@: es una estrategia desesperada ante un entorno hostil y amenazador. Ya no "vive" sino que progresivamente su vida se "apaga", se empobrece y se va apartando hasta de si mism@, para quedar "dividid@", "partid@" en dos. La "voluntad" queda hecha añicos y se transforma en una "máquina" que responde al mandato de una autoridad ajena que ahora le "ordena", dentro de su cabeza, lo que tiene o no que rendir cuentas al "súper-yo" (el policía “interior") mediante un "falso yo" que "escucha voces"...







DE LA GUERRA INSOCIAL A LA SOCIAL





Por aquellas épocas, en norteamérica, equipos interdisciplinarios revisaban exhaustivamente kilómetros y kilómetros de cintas de audio y video al modo del "gran hermano", utilizando cantidad de familias como conejos de indias en un macro-experimento donde registraban sus interacciones, a veces durante días enteros, para intentar comprender como se comporta la familia de el/la "alienad@".




El resultado fue una saga de como funciona la vida hogareña moderna en general... Y los datos obtenidos permitieron, por primera vez, esbozar teóricamente el perverso "doble-vínculo" que destroza el delicado equilibrio psíquico de el/la "cabeza de turc@" que el tribunal del "hogar dulce hogar" ha escogido como objetivo a machacar. Llegamos aquí a la base misma del conflicto social: nuestro enemigo aparece así de una vez, y en el nos hemos de concentrar para comprender hasta que punto "La muerte de la familia" (título dado por Cooper a uno de sus libros fundamentales, frente al más moderado "Cuestionamiento de la familia" escrito por Laing) es un paso insalvable para llegar a construir unas relaciones sociales que nos acerquen al ideal libertario.




Pero ¿en qué consiste el "doble-vínculo" (double-bind)? Dejemos que nos lo explique el psicólogo (mas bien el "contra-psicólogo") estadounidense y compañero anarquista Peter Sedgwick: "La expresión doble-vínculo se refiere a un modelo específico de comunicación perturbada, detectable en los casos de familias patológicas, en las que uno de los miembros se halla sometido a dos imposiciones o vínculos contrapuestos (“haz X y haz Y” -cunado X e Y son incompatibles-, por ej.), a la vez altamente desequilibrantes o traumáticos. Hay una tercera imposición, implícita en la situación, que es la que posiblemente impide a la parte amenazada abandonar el campo y evitar así el conflicto.




El/la infortunad@ receptor/a de estos mensajes se encuentra perdid@ haga lo que haga, y si la ordalía se repite tiende a situarse al margen de la interacción social, y a perder la confianza en la exactitud de sus percepciones de otras personas. (Nota: seguramente algun@s de vosotr@s os habéis percatado del efecto devastador que produce en la mente humana la violencia psicológica implementada por policías y torturadores en todo el mundo que ejecutan, alternativamente, el papel de "buenos" y "malos", con el objetivo de desarmar las defensas psicológicas de sus víctimas, y crear una monumental confusión en la mente individual acerca de que es lo que de veras pretenden, hasta "quebrar" psicológicamente a la persona y hacerla completamente vulnerable a los deseos de sus perseguidores: en las dictaduras militares que asolaron latinoamérica en la década de los setenta, por desgracia, estos descubrimientos fueron utilizados sistemáticamente en todos los centros clandestinos de detención, para arrancar confesiones y asesinar "psicológicamente" a los adversarios políticos, bajo la supervisión de los servicios secretos del gobierno americano.



Volvamos a atender a Sedgwick: "La familia doble-vínculo constituye un grupo de personajes que no pueden vivir en paz." El Señor doble-vinculo" (por presentarlo en forma esquemática, aunque tengamos en cuenta que todo rol es intercambiable) es un padre voluble y pasivo, empobrecido y rígido mentalmente, aturdido en tareas que no le satisfacen ni le dan "prestigio" social. La "Señora doble-vínculo" es dominante y plantea exigencias irrealizables sobre cómo deben vivir l@s hij@s, y luego les reprocha que no han estado a la "altura de las circunstancias". Se caracteriza por su manía agotadora y minuciosa por seguir las convenciones, su hipocresía emocional e intelectual, y su incesante chantaje moral en la representación del drama familiar.



L@s niñ@s doble-vínculo son dependientes y cizañer@s, si alguna vez asumen un rol activo será para conspirar, en coalición con su madre y/o padre, contra la víctima doble-vínculo seleccionada, casi siempre de carácter ingenuo y nervioso, fundamentalmente dulce y sensible, que será arrojada a las garras de la psicosis.




La persona es atacada e invalidada, y no se le permite esgrimir argumentos a su favor. Todo vestigio de sincera solidaridad queda desterrado, el supuesto "apoyo mutuo" que debiera darse naturalmente entre seres queridos no es más que una falsa imagen hacia el mundo exterior de los infranqueables "muros de la familia". Se trata de individuos egoístas, recelosos, competitivos; que desprecian lo improductivo que es el amor, y siempre esconden segundas intenciones en todo acto de entrega afectiva.




Nuestr@ joven queda en una posición insostenible. No se conoce en muchos años e infinidad de casos estudiados a UN SOLO ser humano que halla logrado sostenerse por mucho tiempo en semejante situación infernal: no existe duda al respecto.




El final de esta historia? Es de sobras sabido: el/la elegid@ es ridiculizad@, estigmatizd@, hasta que acaba desarrollando una personalidad de espectro autista que, si no lo arrastra de la depresión al suicidio antes, es expulsado de la dictadura familiar (si es que no logran invisibilizar su situación para ahorrarse el "qué dirán l@s buen@s vecin@s" ) y entregad@ a las autoridades psico-médico-policiales para así comenzar su peregrinaje por instituciones psiquiátrico-represivas con el muy probable diagnóstico de reclusión perpetua para su maltratado cuerpo y espíritu, que acaba "crucificado"...




Y que fue de nuestros anti-psiquiatras luego de los primeros años de efervescencia antimanicomial?




Laing lo dejó todo para retirarse a Ceilán a practicar el budismo, cosa que fue interpretada por sus más radicalizad@s seguidores/as como una especie de "traición", lo cual no deja de sonar ridículo dirigido a un hombre que siempre denunció el papel coercitivo de los grupos humanos (células "ultra-revolucionarias" incluidas) que no se separan por temor a lo que puedan a llegar a hacerle l@s demás miembr@s si cambian de opinión, o eligen un camino personal diferente en los procesos de transformación social.




Cooper viajó a la argentina, convencido del impulso revolucionario de aquél pueblo, y ayudó a generar un potente movimiento que fue barrido a sangre y fuego por la tristemente célebre " triple A" (Alianza Anti-comunista Argentina). Hoy, como ayer, vuelve a plantearse la necesidad de la insurrección popular para derribar los muros de la monstruosa diosa razón, que acosa y reprime todo intento de apartarse de su atroz "normalidad".







UN MUNDO GOBERNADO POR PSICÓPATAS




La estadística (nacida, como otras "ciencias aplicadas a lo social" para controlar a las poblaciones por parte del poder de turno) nos cuenta que existen un 1% de esquizofrénic@s y otro tanto de "psicópatas" en el planeta. ¿Cuáles son las características atribuidas a la personalidad psicópatica? "Vamos por partes", dijo Jack el "destripador" difícilmente suene a broma ante la seriedad del tema que nos ocupa...




-Cruel indiferencia ante los sentimientos ajenos:



Se dice a menudo que el/la psicópata no siente, se limita a fingir, a "hacer-como-que" tiene sentimientos, si ello es funcional a sus objetivos. Por eso, una buena forma de "desenmascararle" consiste en prestar especial atención a sus gestos corporales y faciales. Antes o después descubrimos que existe una falta de correspondencia entre lo que transmiten sus palabras y lo que nos informa su lenguaje corporal. Cuando se cae el velo de emociones primarias (recordemos que estas se cuentan con los dedos de las manos y que tienen un origen biológico, orgánico, siendo compartidas con las demás especies animales; mientras que, los sentimientos, diversificados por las culturas humanas y altamente codificados, se puede decir que son cientos) una vez que se mira con detenimiento, decíamos, no hallamos rastros de lo característicamente definido como "humano".


El asunto no deja de ser complejo, y hasta las personas más capacitadas tienen grandes dificultades para darse cuenta a tiempo, ya que nos encontramos ante verdader@s "profesionales de la mentira".




-Incapacidad de mantener relaciones duraderas




El/La psicópata utiliza y descarta a la gente como si de envases no retornables se tratara; cuando se "entretiene" más de la cuenta con alguien, es porque le conviene como simbiosis parasitaria o porque tiene intenciones aún mas nefastas y sádicas. Suele romper las relaciones antes de que sus estrategias sean desveladas.




-Temerario desprecio por la seguridad de l@s otr@s:




La psicopatía encaja sin dificultad con todo tipo de jefaturas y liderazgos; como les importa un bledo el sufrimiento ajeno, no dudan en convencer a quienes le rodean de embarcarse en empresas suicidas (mientras a ell@s no les "salpiquen" las consecuencias, claro). Desgraciadamente, la atracción que causan por su audacia en personas que buscan "emociones fuertes", es uno de los mayores obstáculos que debemos sortear a la hora de advertir acerca del tremendo riesgo que se corre al seguirles la corriente...




-Falsedad, engañar repetidamente para beneficiarse:




Olvidemos toda noción de altruismo en su presencia. Las dobles y triples intenciones están a la orden del día. Los tests de "inteligencia" acostumbran dar altas puntuaciones a el/la psicópata. Esto les permite ocupar puestos de poder a veces inexpugnables, ya que, con miras a obtener beneficios personales, mienten sistemáticamente y con un alto grado de refinamiento, lo cual constituye el problema principal a la hora de apartarse de sus "tejemanejes".




-Imposibilidad de respetar los acuerdos asumidos:



El/La psicópata difícilmente hará lo que dice. Siguiendo el hilo del apartado anterior, mantendrá sus compromisos siempre y cuando le reporten ganancias económicas considerables o le sirvan de de "puente" para causar otros desastres mayores. Por lo demás, no nos asombre su incumplimiento. Tengamos en cuenta que cualquier tipo de recriminación será burlonamente justificada: no ha cumplido sus promesas porque tenía “algo mejor” que hacer… y de nada sirve esforzarse por hacerle entender que ha defraudado nuestra confianza, nos ha perjudicado o dañado. Una y otra vez reirá de nuestra credibilidad e intentara desresponsabilizarse para seguir ampliando su red de simulacros, y manipulando los sentimientos, antes de decidir con quién de nosotr@s le “haría ilusión” acabar primero…




-Incapacidad absoluta de sentirse “culpable”:



Este último punto nos merece especial atención. La conciencia de la responsabilidad en las consecuencias de sus acciones, a menudo irreparables, brilla por su ausencia: él/ ella difícilmente dirá “lo siento mucho, te pido disculpas, no volveré a decir tal o cual cosa, me he equivocado, por favor perdóname, estoy acongojad@ de esto/aquello que he dicho/hecho”, etc.




Tampoco oiremos de su boca (es improbable incluso dentro del contexto de sus tácticas para seducirnos) un sincero dar las gracias, ese gesto tan humano de mostrar agradecimiento por las más simples (o complejas) ayudas recibidas.




El/la psicópata “va a saco” a por "lo suyo” sin el mas mínimo asomo de sentimientos de culpa o arrepentimiento: masacraría a media humanidad si eso le reporta lo que en el fondo constituye su principal objetivo, deleitarse planteando fría y concienzudamente y ejecutando actos consistentes en herir, causar daño, destruir las vidas ajenas (y no solo como un “modo de decir”, sino literalmente).



De ahí que nos atrevemos a afirmar que, en el contexto de estas sociedades ultra-capitalistas y neoliberales la psicopatía campa a sus anchas. Y no solo eso: existe un alto porcentaje de estos personajes involucrados directamente en la imposición de las decisiones político-económicas que nos arrastran, día a día, hacia el abismo del auto-exterminio y de la destrucción física de la gran madre gea, nuestro sufrido planeta tierra...







¿CÓMO COMPRENDER LO INCOMPRENSIBLE?




Hagamos un alto en el camino. ¿No os cuesta avanzar en la lectura? Pues lo cierto es que, en lo que a mi toca, se me hace duro hacerlo con la escritura. Sin duda se trata de algo monstruoso que nos cuesta asumir ya que, ¿acaso, no estamos hablando de seres “humanos” como nosotros que caminan por la calle y se alojan a la vuelta de cualquier esquina? ¿Cómo podemos aceptar que hay gente dedicada a “disfrutar” infligiendo dolor, a “gozar” diseñando y poniendo a prueba los más sofisticados métodos de ultrajar, torturar y asesinar a sus contemporáneos sin la más mínima muestra de compasión o escrúpulos? Sin embargo, inevitablemente, se trata del mundo que nos rodea y no de un cuento de ciencia ficción o una película de miedo.


Volviendo al sitio donde he crecido (que dio “hospedaje” a muchos de los alrededor de 60.000 nazis que huyeron de Alemania al finalizar la guerra y llegaron a la patagonia de madrugada a bordo de submarinos) me viene a la memoria el recuerdo de dos monjas francesas que viajaron a Buenos Aires en los años setenta, para interesarse por las denuncias de las Madres de Plaza de Mayo que buscaban desesperadamente a sus hij@s desaparecid@s. Los “milicos” infiltraron en el grupo a un joven marino de nombre Astiz que decía buscar a familiares también secuestrados.


Al poco tiempo las monjas fueron “chupadas” y aún se las está buscando... Una vez le hicieron una entrevista a este (...) y le preguntaron “¿Cómo se define usted”? y el contestó sin titubear: “soy una máquina de matar”; si me das una pistola y me pagas bien, y me dices que acabe con l@s “extremistas”, cumpliré la tarea con eficacia...” (sic).



Uno de los puntos importantes que nos hemos dejado en el tintero sobre las terapias alternativas al internamiento psiquiátrico (harían falta cientos de páginas para tratarlo en profundidad) es la utilización del LSD-25 y otros psicotrópicos en el “esquizo-análisis” y otras técnicas libertarias de des-alienación mental.

Estas terapias (a pesar del alto índice de mejorías producidas en infinidad de pacientes crónicos) fueron abruptamente interrumpidas por razones sociales y políticas, que no medicas. La misma suerte corrió, a mediados de los 80's, el MDMA (la 3,4-metilendioximentanfetamina) compuesto conocido popularmente como “éxtasis”, cuando cientos de anti-psiquiatras y contra-psicólog@s hacía años venían tratando, con resultados sorprendentes, a pacientes que sufrían TEPT´s (Trastornos de Estrés Post-Traumáticos, entre otras afecciones graves) con este compuesto bautizado como “Adán”, y que fue sintetizado a partir de la nuez moscada, en el año 12 del siglo XX, por los laboratorios Merck de Alemania.



Entretanto, la fiebre prohibicionista se aseguró de incluir en el “Inventario I” de “drogas peligrosas” a toda sustancia sospechosa de “cambiar la mente” y quitar trabajo a la medicina oficial manipulada por las ricas multinacionales farmacéuticas: si hay drogas que “curan y liberan” …¿por que nos venden otras que nos enferman y esclavizan, ilegalizando y demonizando a las primeras?

La respuesta se da sola: por qué las segundas son funcionales al Establishment (café -o en su caso cocaína- para trabajar; y alcohol y depresivos para olvidar); mientras que las primeras (correctamente utilizadas bajo supervisión de personas experimentadas y debidamente preparadas) nos pueden ayudar a subvertir la visión del mundo que intenta vendernos el Sistema, de acuerdo a sus intereses de sumisión social y explotación económica.







COCAINA, DEMASIADA COCAINA…




Es bien conocida la utilización milenaria de la hoja de la planta de la “madre coca” (mascada) por los aborígenes americanos: unos doscientos gramos al día aportan gran parte de los nutrientes y la energía que el cuerpo necesita para superar con éxito los largos recorridos por zonas escarpadas, comunes en aquellas cálidas latitudes sureñas.


Actualmente, l@s supervivientes de las masacres propiciadas por el entonces “Imperio Borbón” (se calculan un@s 64.000.000 de muert@s y, después de 500 años, el genocidio continúa…) se afanan en agregar, a la pasta base de coca, raticidas y otros poderosos venenos antes de pasar a su “refinamiento” final; y declaran: “La venganza del Inca duerme en la hoja de coca, el hombre blanco no ha sabido respetarnos y ha encolerizado a nuestros dioses, así que, ahora, que reviente el gringo!” ¿Quien de nosotr@s , en vista de la situación presente, se atrevería a negar que eso es exactamente lo que está ocurriendo?


El consumo continuado de cocaína (la “droga del poder” donde las haya…) produce lesiones irreparables en el lóbulo frontal del cerebro a la altura del córtex y neo-córtex. Es allí donde se alojan las neuronas que nos informan acerca de la responsabilidad que nos concierne en el resultado de nuestros actos hacia tercer@s. Hace unos años, cobro fuerza la hipótesis que relaciona las aberraciones cometidas por l@s psicópatas (a quienes “les importa nada” el mal que causan a l@s otr@s) con desarreglos de base biológica, neuronal, que l@s impulsan a la violencia.


Además, sucumbieron también much@s investigador@s a la idea de que la cocaína produce una interrupción temporal de la consciencia de esta relación causa-efecto, que impide que las personas nos matemos a palos o como sea, sin ningún asomo de escrúpulos ni arrepentimiento, por cualquier enfado o desaveniencia.







EPILOGO @BIERTO



De lo anteriormente expuesto surge la inevitable pregunta: la cocaína, consumida regularmente, ¿alienta y da alas a las temidas conductas psicopáticas? Y, las personas con tendencias psicopáticas, ¿se sirven de la cocaína para darse ánimos y reforzar sus ya existentes propensiones a la agresividad y el crimen?

¿Por qué cada vez que ha aparecido entre l@s más jóvenes (pensemos en los 60’s -marihuana y LSD- o en los 80’s –MDMA o éxtasis, otros enteógenos-) una Contracultura que, a partir de su consumo ritual, ha pretendido “cambiar la vida y transformar la sociedad”, los servicios de inteligencia de los estados y la misma policía (infiltrada en los núcleos más duros de ideas y acción revolucionaria) se han dedicado con esmero a sustituirlas por otras (altamente tóxicas, adictivas y autodestructivas ) como la nefasta heroína, la cocaína, el “speed”, la ketamina, el GHB, últimamente la “pasta base”, etc. en el mismo centro de sus actividades contestatarias?


Y, finalmente, ¿por qué han perseguido, adulterado y prohibido, sin contar con pruebas suficientes y, más de una vez, ante acaloradas protestas de l@s científic@s y profesionales especializad@s que (ell@s sí) tienen la autoridad natural para definir las bondades y/o inconvenientes de su utilización en el contexto de la medicina y la psicoterapia?


La antipsiquiatría está en la raíz del origen de una corriente de pensamiento actual aplicado al cambio individual y colectivo denominada, en su conjunto, “Psicología Transpersonal” que está intentando retomar (muchas veces por otros medios a causa de la prohibición) y con un mayor o menor grado de compromiso político según las tendencias que forman su seno, el trabajo psicoterapéutico iniciado por sus colegas hace ya 50 años… La lucha sigue, solo que, en la actualidad, su urgencia ha crecido al mismo ritmo que lo hicieron las cada vez más inhumanas instituciones del estado, el capital, sus defensores y sus falsos críticos.






“Porque los muros de la cárcel, de cualquier ghetto, de cualquier ciudad dormitorio, barrio periférico, la represión en su conjunto, la policía, la tortura, todas estas cosas que son bien visibles hoy en cuanto que l@s compañer@s y l@s proletari@s continúan muriendo en todo el mundo bajo la tortura, pues bien, todo esto podrá sufrir modificaciones notables en los próximos años….” (Alfredo M. Bonanno, preso @ italiano)







SALUD Y ENCENDAMOS EL CEREBRO! …un@ de tant@s
Sindicat