Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: especulació i okupació
Situación actual Liebig34 (Berlin)
21 abr 2019
Como muchxs ya sabrán, nuestro contrato de alquiler con el especulador inmobiliario Padovicz -quien posee más de 2.000 propiedades en Berlín- terminó a finales de 2018. Desde entonces, vivimos sin contrato en la Liebig34, amamos nuestra casa como siempre y estamos dispuestxs a defenderla. Padovicz y el Senado tampoco nos sacarán de aquí, ¡porque esta es nuestra casa! Hoy queremos ponerles al día sobre nuestra situación actual.
https://vimeo.com/325552190

Lo que ha pasado hasta ahora:

Hace casi un año, en abril de 2018, enviamos una carta al propietario de nuestra casa Gijora Padovicz, en la que anunciábamos nuestro interés por permanecer legalmente en ella después de finalizado el contrato. No hubo respuesta. En verano, el concejal Florian Schmidt nos pidió iniciar un diálogo. Esto trajo consigo largas discusiones: poco lo que se podía esperar de un diálogo, demasiado lo que se habríamos de descartar de nuestras convicciones. Sin embargo, la curiosidad, el interés por obtener información y la esperanza de encontrar formas de conservar y salvar nuestra casa condujeron, a pesar de todas las reservas, a un encuentro entre personas de Liebig34 y Florian Schmidt. Este último ofreció organizar una reunión con Padovicz, a la que nosotrxs como colectivo, accedimos con el objetivo de recibir información de él mismo. En septiembre, miles de personas se manifestaron para defender a Liebig34 contra la gentrificación. Al mismo tiempo, un apartamento en Weidenweg 63 -un edificio vacío cercano también propiedad de Padovicz-, fue ocupado. En el mismo período, Florian Schmidt canceló un primer encuentro con Gijora Padovicz, para luego proponer otro en Octubre de 2018, fecha en la cual finalmente tuvo lugar un encuentro con personas de Liebig 34 y Padovicz. En esta reunión, Padovicz expresócon claridad su intención de desalojarnos y dejó en claro que no tenía intención alguna de proponer ninguna posibilidad de negociación. Nos acusó además de hacer una campaña de desprestigio en su contra. La conversación terminó sin ningún resultado, pero con claras intenciones respecto al curso de acción. En Noviembre, poco después de este encuentro, el abogado de Padovicz, Ferdinand Wrobel (quién, según la página web de la empresa, representa „en particular a los propietarios, terratenientes y administradores de propiedades“ de la oficina de LASCAR en Kurfürstendamm) presentó una demanda de desalojo de nuestra casa ante el tribunal.

Noticias:

El distrito, representado por Florian Schmidt, ha intentado desde entonces pacificar la situación y minimizar el obvio riesgo de escalada que implicaría el desalojo de nuestra casa. Según él, la situación en Friedrichshain Nordkiez debe ser contenida y está tratando de establecer un diálogo con Padovicz -sin involucrarnos como colectivo- hacia un acuerdo que satisfaga a ambas partes. Deberíamos, por supuesto, mantener la boca cerrada. En diciembre se nos informó de que se estaban haciendo esfuerzos para encontrar un terreno alternativo para Padovicz a cambio de la Liebigstrasse 34, de modo que el colectivo Liebig34 pudiera permanecer en su ubicación actual. No sabemos si esta propiedad de intercambio fue realmente una posibilidad y oferta concreta. Lo que si sabemos en cambio es que el Senado ya está discutiendo secretamente cómo podemos ser desalojadxs lo más rápido posible para evitar una imagen negativa de cara a las próximas elecciones. Los políticos y los propietarios quieren que seamos desalojadxs y, a nivel legal, el caso está en proceso en la corte. Esto probablemente se negociará y decidirá en los próximos meses. No estamos de acuerdo con el estado actual de los acontecimientos. No estamos de acuerdo con la jerarquía y el control de las estructuras estatales. Por lo tanto, no nos conformaremos con una decisión „legal“ o „política“. Estamos enfadadxs por el hecho de que nuestro espacio se comercialice como una mercancía y que la especulación continúe. Estamos enfadadxs por el hecho de que se obligue a la gente a aislarse. Estamos enfadadxs por el hecho de que deberíamos hacer más trabajo remunerado para poder permitirnos un techo sobre nuestras cabezas. Estamos enfadadxs por el hecho de que aquellxs que tienen capital también pueden tener la vida de otrxs a su disposición y están a su vez protegidos y fortalecidos en esta libertad de acción por el Estado. No sólo queremos salvar nuestro propio culo mientras la ciudad que amamos se vende contra la voluntad de la gente que vive en ella, que la conforma y que sufre de aburguesamiento y represión en todas partes.
Geisel, Schmidt y Padovicz se sientan juntos en una mesa. Las feministas cuya casa está en juego no están incluidas en la conversación. Un propietario que posee la mitad de la ciudad y dos políticos: tres hombres cis de alto rango que negocian el futuro de una casa feminista ajena como si les perteneciera a ellos y no a las personas que la viven y la usan. Pero nos quedaremos y lucharemos sin importar cómo vayan sus juegos de poder, porque la pregunta de cuántos hombres cis se necesitan para decidir sobre el futuro de un proyecto de casa queer-feminist es respondida rápidamente: ¡ni uno solo!

Lo que queremos:

Exigimos que Padovicz nos deje la casa a lxs residentes de forma gratuita. En los últimos diez años hemos pagado más que suficiente por la casa, la hemos mantenido y organizado dentro y alrededor de ella. En 2008, Padovicz compró la casa a lxs residentes de Liebig 34 y sólo emitió un contrato de arrendamiento para infiltrarse -supuestamente a conciencia- en el derecho de tenencia de la vivienda. Mientras tanto, la propiedad ha ganado considerablemente en valor debido a la revalorización del barrio. Qué práctico para él, que no ha invertido ni un céntimo en los últimos diez años y no ha movido un dedo. Para Padovicz, nuestra casa es sólo otra propiedad potencialmente rentable. Para nosotrxs es un refugio contra las imposiciones del patriarcado y el capitalismo. Un lugar donde intentamos vivir alternativas a estas formas de dominación más allá de la vida cotidiana cis-sexista y el estado normal de explotación y jerarquía. Para nosotrxs es un lugar de resistencia.

Exigimos la expropiación de todos los especuladores inmobiliarios! Exigimos el traslado de la casa Liebigstraße 34 a sus residentes!
Exigimos la preservación de todos los proyectos amenazados, porque sólo puede haber una solución conjunta!
Exigimos la abolición de la llamada línea de Berlín!

Nos quedaremos todxs. Contra el patriarcado, la propiedad y la explotación.
Por una sociedad liberada y solidaria!

Liebig34
Mira també:
http://liebig34.blogsport.de/2019/04/20/251/
https://vimeo.com/325552190

This work is in the public domain
Sindicat