Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: criminalització i repressió : educació i societat : immigració : sexualitats : dones
[#8M Valladolid] La prisión no es la solución
10 mar 2019
Desde la Asamblea 8M de Valladolid explicamos con este texto algunos puntos y lanzamos algunas valoraciones a raíz de una noticia publicada en un medio de comunicación, mencionando y desligitimando a esta asamblea. Por nuestra parte este tema queda así zanjado y seguimos invirtiendo nuestro tiempo en organizar la huelga general feminista de la semana que viene, que es a lo que estamos.
Por ello exponemos:

1. Nos definimos como feministas, anticapitalistas y antirracistas. Tenemos una concepción crítica hacia las relaciones de poder y desigualdad estructural existentes y buscamos la transformación social y la creación de nuevas formas de vinculación y de relaciones humanas; así como otras formas de gestión y maneras de abarcar los conflictos humanos o de propuestas de solución para acabar con la desigualdad, la pobreza y la marginación.

2. Cuando una parte de la sociedad se ve afectada por un determinado problema, como son los desahucios o la falta de empleo, se produce una reacción en cadena que termina por machacar a quienes están por debajo y el responsable de estos agravios es el modelo económico capitalista. Toda la miseria que genera ese sistema económico se traduce en necesidad, sufrimiento y marginalidad, que alimenta al propio sistema produciendo presos. La prisión no solo anula derechos fundamentales (régimen FIES, dispersión, etc), sino que a través de un sistema de violencias más o menos explícitas instrumentaliza la estigmatización, el aislamiento y la alienación de las personas, reproduciendo en sí mismo las violencias que pretende contener.

3. Como se ha ido denunciando, sobre todo a raíz del mediático caso de la Manada o el de Juana Rivas, el sistema judicial, además de ser un infierno para las mujeres que deciden denunciar haber sufrido cualquier tipo de violencia, es patriarcal, androcéntrico e incluso misógino, como se puede comprobar en muchas de las sentencias judiciales, dejando en libertad o con pocos años de condena a los agresores. A pesar de ello, no todos los feminismos piden más años de prisión como solución a nuestros problemas, como se deja entrever en la mayoría de los medios de comunicación, sino que apuestan por propuestas preventivas, educativas y en otras formas de responsabilización. Son problemas colectivos, no individuales, y como tal se han de abarcar.

4. Reducir a la población reclusa en violadores y asesinos de mujeres y niños es tergiversar e invisibilizar de manera deliberada e interesada la realidad del sistema judicial, penitenciario y la sociedad en general. El populismo punitivo es una fórmula política y penal conservadora y su aplauso proviene en gran parte de la distorsionada percepción social del funcionamiento del sistema carcelario y de su imaginaria relación con la seguridad en la calle, explotando las inseguridades de la colectividad. Esta forma de distorsionar la realidad está siendo utilizada de manera interesada por la derecha para la defensa de la prisión permanente revisable y el aumento de inversión en mecanismos para el control social.

5. La intersección de raza, sexo y clase que atraviesa a los sujetos predominantemente encarcelados es causa también de este modelo. A pesar de representar una minoría reclusa, las mujeres son hoy en día el sector de población carcelaria que más rápidamente crece en todo el mundo, medicadas con drogas psiquiátricas de manera mucho más frecuente que los reclusos hombres. Las mujeres y las personas con identidades que no encajan en un modelo heteropatriarcal han sido tradicionalmente internadas en instituciones mentales en mayor número que los hombres. La personas encargadas del cuidado de las personas presas son generalmente mujeres, extendiéndose en ellas la pena privativa de libertad y el castigo.

6. En las prisiones del Estado hay personas que se autorganizan, como lo hacen las compañeras en huelga de hambre. Os dejamos más abajo sus doce reivindicaciones concretas, con las que denuncian la tortura y las injusticias que sufren, y a las que hemos decidido en asamblea dar voz.

7. Llevamos trabajando desde septiembre de 2018 para preparar el 8M 2019. Las asambleas del 8M de Valladolid son abiertas a la participación de todas las mujeres y personas de identidades no normativas y publicamos cada convocatoria de reunión. En las asambleas se participa de manera individual, no pedimos el carnet de nada a nadie ni revisamos a qué se dedica cada una. En noviembre de 2018 la asamblea, tras un consenso, se posicionó como antipunitivista por los motivos anteriormente señalados, entre otros muchos, y actúa según lo que ello conlleva intentando ser lo más coherente posible. Respecto a la manifestación del día 8 de marzo pueden acudir todas las personas que así lo deseen, respetando el trabajo realizado por las convocantes. Nosotras no hemos vetado a nadie y recordamos que también hay convocada una huelga general.

8. La asociación “Tuabandono” está siendo apoyada explícitamente por la extrema derecha, por partidos políticos como Vox (conocidos por su lucha en contra de las causas feministas) y un medio de comunicación no precisamente progresista.

9. Nosotras ni queremos ni pretendemos representar a nadie más que a nosotras mismas. Invertimos nuestro tiempo, incluso el que no tenemos, en sacar adelante una huelga general, lo que conlleva meses de trabajo. Queremos así aportar nuestro granito de arena para conseguir cambios estructurales que entendemos básicos y fundamentales y rechazamos, pues, cualquier tipo de oportunismo. Nuestro fin es hacer una huelga general feminista de 24 horas y pararlo todo, no aglutinar a cuanta más gente mejor en la manifestación de la tarde a costa de nuestros principios y valores. No nos importa que la foto no salga bonita. Pero hay a quienes sí. ¿Será que se nos echan encima las elecciones generales, locales y sindicales?

Asamblea 8M Valladolid
Marzo de 2019

This work is in the public domain
Sindicat