Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: globalització neoliberal : laboral : altres temes
Las trampas de la trampa de la diversidad
09 gen 2019
Las trampas de la trampa de la diversidad

Resumiendo mucho, el libro nos trata de explicar como ha cambiado la implicación política durante el último medio siglo, pasando de la militancia obrera que luchaba por la redistribución de la riqueza y conseguir mejoras materiales al activismo fragmentado en distintas luchas por el reconocimiento de una gran diversidad de identidades oprimidas (ya sea por cuestión de etnia, nación, género, raza, sexualidad...), todo esto que llamamos movimientos sociales.
trampa.jpg
En definitiva, nos alerta de que el neoliberalismo nos ha hecho arrinconar la lucha colectiva y unitaria para conseguir cosas materiales a cambio de luchar de forma cada vez mas fragmentada y competitiva por cosas “meramente” simbólicas o culturales.
Retrata muy bien varias problemáticas que acontecen en los movimientos sociales actuales con una prosa muy amena y a menudo divertida, con Bernabé es un placer leer política!
Aún así, creo que falla estrepitosamente a nivel argumentativo en varias cuestiones importantes. Por esto me he visto empujada a rebatir varias ideas del libro, no por ser una trol hater sin más, sino con el ánimo constructivo de abrir varios debates y desmontar varios sesgos, errores y mitos que reproduce el libro:

1. Creo que se equivoca cuando expone que la diversidad de identidades activistas es resultado del “ansia de diferenciación” debido a la pertenencia a una clase media uniforme con identidad débil y angustia existencial. Por lo menos hay dos otras razones que creo mucho más importantes. En primer lugar, sufrir una opresión es una experiencia dolorosa con un elemento muy común: la exclusión social. Por esto se entiende que una reacción muy natural sea buscar y juntarse a más personas que sufran esa misma opresión para poder sentirse por fin totalmente aceptadas y comprendidas. Entiendo que es algo a menudo difícil de entender para quien no haya sufrido una opresión en su propia piel, pero os aseguro que es algo muy terapéutico para los implicados. Otra razón es que en una sociedad tan atomizada e individualista como la nuestra no hay tanta necesidad de diferenciarse como de sentirse parte de una comunidad y así hacer frente al sentimiento de soledad.

2. Me deja perpleja el hecho de que todo el libro intente hacer hincapié en lo importante que es la base material en la política y que al mismo tiempo se niegue a analizar lo más mínimo los cambios económicos, imprescindibles para entender lo material y todo lo que nos pretende explicar. El aumento de la capacidad productiva, de la capacidad de consumo y del estado del bienestar ha acabado con la lucha por la supervivencia en nuestro estado. La gran mayoría de la población ya no se siente oprimida económicamente y desde este bienestar material puede dedicarse a luchar contra opresiones cada vez mas simbólicas y menos materiales. Si a esto le sumamos los grandes cambios que ha sufrido la composición del mercado laboral, esto que llaman la terciarización económica, no debería extrañarnos lo más mínimo que la identidad obrera esté en total retroceso. La progresiva terciarización y mecanización supone que el trabajo físico (el gran capital de los jóvenes) sea cada vez menos necesario y valorado y por contra se valoren mas la experiencia y los conocimientos, competencias que se ganan con la edad. Esto sumado a varias ventajas de las generaciones precedentes ha hecho aparecer otro eje de clase social basado en la edad y que coloca a los “jóvenes” de menos de 40 años en el estamento inferior. Otro punto importante y que haría falta revisar y cuestionar un poco es el sesgo nacional. Día a día la economía es mas global, seguir analizando la economía únicamente en clave estatal nos ofrece una perspectiva muy parcial y distorsionada. Solo así se entiende que Bernabé considere que la clase media española en realidad sea clase baja. Y aquellos que producen tantas cosas que consumimos desde el otro lado del mundo con unas condiciones y derechos laborales que consideraríamos detestables o nulos? Serían clase sub-baja? En definitiva, creo que la sociedad es cada vez mas compleja y los esquemas de hace un siglo se han quedado muy pobres u obsoletos. Ahora mas que nunca creo necesario analizar y actualizar nuestras ideas sobre como funciona nuestra sociedad. Solo así seremos capaces de identificar y combatir nuevas injusticias y opresiones que van apareciendo y que nos podrían pasar desapercibidas mientras nos dedicamos a echar de menos identidades oprimidas del pasado. Y es que todo el libro destila una gran nostalgia por gloriosos tiempos pasados, las épocas de esplendor y gran unidad de la clase obrera (aunque cuando te pones a leer historia ves que la izquierda siempre ha estado muy dividida y enfrentada). Es como que no quiere aceptar que estamos en una situación económica que no tiene nada que ver con la de hace 50 años. Entiendo que no quiera analizar este gran cambio, porque esto tiraria por el suelo todo su relato.
Creo que Bernabé debería auto-aplicarse una frase suya: “necesitamos análisis sobre la explotación y las discriminaciones, medirlas, comprobar sus relaciones con el ámbito de lo real.” Escribir sobre política o economía sin analizar ni contrastar estadísticas, tendencias y otros datos mas globales es una formula segura para reproducir sesgos, mitos e ideas desfasadas.

3. Un mantra que repite a lo largo del libro es la idea de que estas identidades activistas compiten sin remedio, como si no pudieran ser compatibles (más allá de la unión proletaria internacional, supongo). Como si el debate de la interseccionalidad no existiera, siendo uno de los mas candentes dentro del activismo de izquierdas en los últimos años. Es cierto que a veces hay choques entre colectivos y que a menudo se intentan politizar conflictos personales para conseguir mas apoyos, pero creo que les damos mucha mas importancia de la que tienen. Entran en juego nuestros instintos tribales, no lo podemos evitar, nos parece mucho mas interesante recrearnos en un conflicto que la aburrida tarea de organizar un acto político. También hay que tener en cuenta que tener un enemigo común une mucho más a un colectivo político, y para ese fin siempre es mas efectivo un enemigo conocido en el mundo real (como por ejemplo otro colectivo político muy cercano) que no un enemigo abstracto como "el capitalismo". Aunque nos fijemos mucho en estos conflictos, creo que es una problemática sobredimensionada, normalmente no son tan numerosos ni tan importantes. Lo siento, el activismo suele ser mucho mas aburrido de lo que parece.

4. Expone que el capitalismo necesita marcar a unos grupos determinados para que la explotación económica sea posible o más efectiva. Es una sentencia muy simplista y reduccionista que haría falta desarrollar más allá de exponer un ejemplo concreto, pero en todo caso no creo que sea un hecho generalizable. Las opresiones a ciertos grupos ya existían mucho antes del capitalismo. El capitalismo en sus inicios se adaptó forzosamente a ellas pero a medida que se hace mas fuerte acaba prescindiendo de las mismas. Su progreso se basa en mercantilizar el máximo de actividades humanas, para así hacerlas mas productivas y eficientes, cualquier otra consideración es un obstáculo o es prescindible. Para el capitalismo mucho mejor si todas las mujeres trabajan “libremente” en el libre mercado en vez de quedarse en casa trabajando ineficientemente en muchas tareas domésticas, mucho mejor si la homosexualidad es un lucrativo orgullo en vez de un vergonzoso estigma. El capitalismo genera incentivos para la innovación tecnológica permanente. Esto provoca que cada vez mas máquinas reemplacen el trabajo humano y por lo tanto, cada vez haya menos problemas de explotación humana y mas problemas de irrelevancia humana.

5. Es un libro que se podría clasificar dentro del gran arte de la critica social ultra-impecable, exhaustiva y erudita sin proponer nada o esbozando solo algunas ideas muy abstractas e imprecisas en las últimas dos páginas como pasa aquí. Básicamente reivindica la identidad obrera sin plantear ninguna propuesta material concreta, cayendo en el fetichismo por la representación simbólica que él mismo critica.

6. De varias formas más o menos sutiles nos viene a decir que la identidad obrera es la realmente importante y el resto de identidades oprimidas son secundarias. Nos dice que no tener identidad de clase es tener una identidad débil. Nos llega a decir que la diversidad de identidades políticas es un obstáculo a la acción política colectiva. Como si solo la identidad obrera permitiera la acción política, ignorando o menospreciando el hecho de que estas identidades han generado y siguen generando una gran cantidad de acción política.

7. Bernabé utiliza un recurso clásico de la izquierda que se basa en señalar al capitalismo o el patriarcado (él utiliza el termino neoliberalismo) como entidad abstracta culpable de todos los males sociales. Entiendo que es muy práctico a nivel propagandístico y panfletario utilizar este comodín para poder lanzar proclamas simbólicas, sintéticas y fáciles de recordar pero creo que en un libro estaría bien hacer el esfuerzo de desarrollar los argumentos un poco más. Empezando por concretar a que se refiere con neoliberalismo. Qué o quiénes son? Por lo contrario es muy fácil caer en el error de utilizar este recurso para señalar un culpable muy lejano y desentenderse de cualquier responsabilidad.

Y algunas cuestiones menores que ya que estamos, no está de menos señalar:

- Me ha parecido curioso que critique programas televisivos que promueven la competitividad, quedándose en la superficie sin tener en cuenta que el mismo medio televisivo es altamente competitivo ya que solo un porcentaje totalmente residual de la población puede acceder a generar contenido para este medio.
- Aborda el debate sobre la regulación de la prostitución de forma desafortunada, planteándolo como si fuera incompatible la lucha contra la explotación sexual y la regulación del trabajo sexual.
- Es curioso que critique la ultraderecha por el uso de GIFS y MEMES y otros contenidos de digestión rápida de la red, como si la izquierda no los usara (!).
- A lo largo del libro intenta ser respetuoso con las identidades de la diversidad, aunque no esta de menos señalar algún desliz como cuando habla de “sobrerepresentación de la diversidad”. Después de siglos de total invisibilidad de las mujeres, trans, maricas, bollos... no me extraña que alguien pueda interpretar su mas mínima expresión como sobre-representación.
- Reproduce el mito de que la muerte de 900 miembros de la secta “Templo del pueblo” fue un suicidio colectivo en vez de un asesinato orquestado por su líder Jim Jones.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Las trampas de la trampa de la diversidad
09 gen 2019
és una bona entrad, a veure si s'esten la pràctica de fer cròniques/crítiques de llibres, conferències i jornades...
A veure si s'obre un debat interessant...
Sindicat