Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Gener»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
  01 02 03 04 05 06
07 08 09 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: globalització neoliberal : corrupció i poder : educació i societat : amèrica llatina : mitjans i manipulació
Imperialismo cultural: La perversión del lenguaje y el ofuscamiento del imperio
17 nov 2018
En el léxico moderno del imperio, el concepto del que más se abusa con la pretensión de confundir es el de "populismo"
Introducción

En el mundo actual, los propagandistas del imperio occidental –particularmente periodistas y editores de los medios de comunicación de masas– recurren sistemáticamente a la perversión de los conceptos cotidianos y del lenguaje de la política.

Se ha utilizado y abusado del lenguaje político para culpar a las víctimas y justificar las agresiones imperiales. Las consecuencias de esta manipulación son diversas y sirven tanto para legitimar crímenes de guerra y expolio económico como para neutralizar a la oposición interna.

En este artículo empezaremos identificando la terminología básica que sirve de apoyo a las agresiones imperiales para continuar describiendo los objetivos económicos y políticos del imperialismo lingüístico. Concluiremos examinando las alternativas políticas y culturales que se presentan.

Crítica de los conceptos: nacionalismo y populismo

En el léxico moderno del imperio, el concepto del que más se abusa con la pretensión de confundir es el de “populismo”.

En su origen, el término “populismo” hacía referencia a los movimientos de masas de los obreros explotados. Los movimientos populares se enfrentaban a la oligarquía bancaria y a los magnates de la prensa.

En el periodo final del siglo XIX y las primeras décadas del siglo XX, los populistas crearon movimientos y partidos políticos poderosos en EEUU, Canadá, Rusia y Europa occidental.

Hacia la mitad del siglo XX, los movimientos y partidos populistas se multiplicaron y, en algunos casos, consiguieron el poder en Asia y América Latina. Dichos movimientos lograron el apoyo de las masas en Argentina, Brasil, Perú y México. En EE.UU. representaban a los granjeros que luchaban contra el monopolio del ferrocarril, los banqueros y los líderes políticos corruptos. Su objetivo era garantizar precios de mercado justos para el transporte, tipos de interés bancario moderados y elecciones limpias, sin la corrupción de los cabecillas políticos. Los populistas eligieron algunos gobernadores, decenas de alcaldes y varios congresistas.

En América Latina, partidos populistas peruanos (como el APRA) lucharon por los derechos de los indígenas, oponiéndose a los gobiernos oligarcas y neocoloniales. En Argentina, Brasil y México, partidos populistas dirigidos por Juan Domingo Perón, Getulio Vargas y Lázaro Cárdenas lucharon para garantizar los derechos de los trabajadores y la propiedad nacional de los recursos esenciales (especialmente los campos petroleros), además de emprender procesos de industrialización nacional exitosos.

En China, Filipinas, Indochina y la India tuvieron lugar procesos similares. El nacionalismo y el populismo fueron los motores gemelos de la independencia y la justicia social.

El nacionalismo se proponía el fin de la dominación imperial y la recuperación de los valores culturales nacionales, libres de imposiciones coloniales. Al inicio del siglo XXI, con el ascenso y progreso de regímenes poscoloniales, las potencias imperiales occidentales se propusieron denigrar a los movimientos y los partidos que cuestionaban su legitimidad.

Las potencias imperiales ya no podían confiar en el mito de los imperios benéficos (“la carga del hombre blanco” *). Ni podían seguir afirmando que la explotación y el expolio llevados a cabo por el capital extranjero servían para “la construcción de la nación”.

La ideología imperial recurrió entonces a distorsionar los conceptos positivos asociados con las luchas de liberación, asociando el populismo con las doctrinas autoritarias y los regímenes regresivos. Se vació al populismo de su contenido emancipatorio original y se le relacionó con una ideología reaccionaria, racista, xenófoba y fascista.

Todos y cada uno de los movimientos populares de masas, con independencia de su trasfondo socioeconómico, fueron considerados regresivos. De la misma manera, se asoció al nacionalismo con el neofascismo que quería expulsar a las minorías y los migrantes.

Como corolario, las ideologías imperialistas presentaron a los poderes imperiales de EEUU y Europa como los únicos garantes de los valores democráticos, en lucha contra los “nacionalistas”.

Uso y abuso del populismo y el nacionalismo

Los principales enemigos del “populismo” son las clases dominantes occidentales neoliberales y sus ponzoñosos escribas del Financial Times, New York Times, The Washington Post y el Wall Street Journal.

El antipopulismo que defiende los “valores democráticos occidentales” actúa como una propaganda progresista a favor del imperialismo. La retórica antipopulista amalgama a derechistas e izquierdistas, chovinistas y defensores de la independencia nacional.

El objetivo era justificar las múltiples guerras imperiales y los golpes de Estado por toda Asia, Oriente Próximo, norte y este de África y América Latina.

Al tiempo que condenaban a los populistas, los demagógicos y antinacionalistas medios de comunicación promovían y defendían las sanguinarias guerras occidentales y golpes de Estado en Irak, Afganistán, Egipto, Libia, Palestina, Siria, Líbano, Honduras, Somalia, Sudar del Sur, Venezuela y Ucrania.

El “antinacionalismo” sirve para desarmar a los críticos del imperialismo –favorables de la independencia– y para “legitimar” a los líderes occidentales. Los ideólogos de los medios de comunicación atacan a los nacionalistas de derechas contrarios a los inmigrantes pero ocultan el hecho de que esos mismos inmigrantes son víctimas de las invasiones militares occidentales.

Nacionalistas de derechas e imperialistas neoliberales son las dos caras de la misma moneda. Una provoca la pasión nacionalista de las masas y la otra procede a satisfacer el apetito voraz del capitalismo.

Antipopulismo y nacionalismo son el motor de las élites neoliberales que explotan la mano de obra interna y atacan los servicios sociales y la democracia en el lugar de trabajo. Estas élites retratan a los movimientos sociales populares como versiones del populismo que es preciso condenar por oponerse al libre mercado y a las elecciones libres.

Los nacionalistas que se oponen a las agresiones imperiales son denigrados como enemigos autoritarios de la seguridad occidental, de la globalización y de los valores democráticos.

Conclusión

El imperialismo de EE.UU. y de la UE se enfrenta a adversarios tanto dentro como fuera de sus fronteras. La oposición interna se ha volcado contra las costosas guerras y los beneficios que suponen para ciertas empresas y se ha manifestado a favor de un mayor bienestar.

Al verse desesperadamente obligados a encontrar argumentos ideológicos en su favor, las potencias occidentales han fabricado nuevos enemigos, a los que han colocado la etiqueta de “populistas”, para disimular su apoyo a los oligarcas. Las élites occidentales pretenden debilitar a los antiimperialistas comparándolos con los nacionalistas de ultraderecha.

Pero los ideólogos del imperialismo occidental cuentan con otras herramientas propagandísticas. Equiparan a los militantes por la independencia nacional con “terroristas”. Quienes defienden en Rusia la seguridad de las fronteras son descritos como expansionistas autoritarios. Las redes económicas internacionales chinas pasan a ser “recaudadores coloniales de deuda”.

El repique de tambores de los medios de comunicación es imprescindible para ofuscar la realidad. EEUU y la Unión Europea tienen cerca de 200 bases militares en el exterior, repartidas por todo el mundo. China posee una pequeña base en el este de África. EE.UU. tiene una cadena de bases militares rodeando a China. Pekín carece de base militar alguna cerca de EEUU.

Mientras las élites occidentales coloniales y neocoloniales expolian Asia, África y América Latina, China financia infraestructuras, invierte en empresas productivas y no tiene bases militares para intervenir en países del Tercer Mundo.

EEUU y Europa secuestran conceptos progresistas como el populismo, invirtiendo su significado y asimilándolo a movimientos, partidos y personalidades reaccionarias.

Se colocan etiquetas de racismo y colonialismo a muchos “nacionalistas”, que han demostrado ser defensores de la soberanía nacional y oponerse a la hegemonía imperial. El lenguaje político al servicio del imperio no está libre de pecado.

James Petras - La Haine
----

* N.d.T.: “The White Man’s Burden” (La carga del hombre blanco) es el título de un poema de Rudyard Kipling publicado en 1899. Aunque tenía connotaciones más profundas, se popularizó su lectura directa desde los puntos de vista vigentes en la época (racista, imperialista y eurocéntrico) que justifican la intervención altruista del hombre blanco para ayudar al progreso de las “razas inferiores”.

Artículo original: https://petras.lahaine.org/cultural-imperialism-linguistic-perversion-an/. Traducido para Rebelión por Paco Muñoz de Bustillo.

https://www.lahaine.org/mundo.php/imperialismo-cultural-la-perversion-de

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Imperialismo cultural: La perversión del lenguaje y el ofuscamiento del imperio
18 nov 2018
Buenas señora Aliss:

Me parece muy oportunista por su parte apelar ahora con esta publicación al antiglobalismo en lo anti keynesiano, después de haber tenido un papel de soldado universal del globalismo capitalista en su ofensiva de reprogramación neurológica de las masas y las instituciones argentinas con el neomalthusianismo más ultra, durante las luchas en ese país en pro y en contra del abortismo y de la estatización de la sexualidad popular globalistas.

Ah, ya veo, el nacionalismo y el globalismo son buenos cuando permiten aumentar el tamaño, alcance y profundidad del Estado, lo mismo que el keynesianismo y el neomalthusianismo son maravillosos porque permiten incrementar el grado de estatización, pues garantizan colocación profesional y extratividad de rentas reales en las clases medias. Entonces y solo entonces las clases medias abrazan estas fés, y no hay problemas con las oligarquías globalistas o nacionales. ¿Cómo casa esto con sus protestas de ser “anarquista” cuando en realidad está proclamando el incremento de la estatización tanto hacia dentro de las naciones, con el keynesianismo, como hacia afuera en clave de instauración y desarrollo del Estado Mundial, con el neomalthusianismo?

A estas alturas ya hay que denunciar que este discurso pro estatista de Petras y Aliss es un megafraude reformista. El reformismo del capitalismo no solo es keynesiano, y por tanto megafraudulento, sino también neomalthusiano, y por tanto megafalsario. Pero lo interesante del caso es que lo que nos cuenta Petras parece marxista cuando en realidad es un discurso estatista y keynesiano de clases medias extractivas “de izquierdas” (pequeña burguesía, funcionariado, aristocracia obrera y fracciones técnicas), que deja al análisis marxista de la acumulación de capital, sin el cual es imposible entender aspectos básicos de la realidad en que vivimos, en el cubo de la basura más lejano posible, pero tiene la cara a la vez de presentarse como marxista, lo que la derecha reformista aprovecha para denigrar al marxismo y confundir aún más sobre qué es y en qué consiste el marxismo.

Aclaro: La dictadura del proletariado en el marxismo es y no puede ser otra cosa que la dictadura anti estatista del proletariado, y no puede confundirse de ningún modo con la dictadura estatista de las clases medias. Ningún marxista puede presentarse ante el proletariado a estas alturas del desarrollo de la acumulación de capital con el espantoso plan de llevarnos al Estado Total Nacional hacia adentro y, a la vez, al Estado Mundial hacia afuera. Por el contrario, hay que plantear el objetivo histórico del proletariado a partir del principio básico de la reducción, con la mayor celeridad posible, en un 90% - del volumen social, político, económico y de poder - del Estado, solo dejando en activo, transitoriamente, para su disolución en un segundo paso al 10% restante de la forma estado en que todavía se constituye la Seguridad Social. Que defender esta posición actualmente nos deje a los marxistas proletarios reducidos a constituir solamente fuerzas minoritarias o incluso marginales no puede ser causa de preocupación, porque lo preocupante sería, mejor dicho, es estar haciendo lo contrario a los principios que se dice sostener.

Con relación al mito kipliniano del civilizador europeo, el supuesto mito era una fantasia delirante, por ejemplo, por los millones de hombres irlandeses blancos occidentales, lanzados a las ruedas del carro de Moloc durante el hambre por la crisis de la patata en el siglo XIX, o por los boers hombres blancos occidentales que fueron los primeros convidados a la fuerza a los campos de concentración de la sociedad industrial, pero en especial por los millones de hombres blancos occidentales masacrados en los siglos XIX y XX por sus posiciones marxistas, anarquistas, socialistas o anti imperialistas, y, en su reverso, por la existencia de los grandes propietarios de capital de otros colorines de piel, o que son hombres blancos pero solo orientales. A cometer el error irracional de olvidar este tipo de situaciones nos quieren llevar los promotores reformistas del fraude de la política de las identidades, agrediendo a la inteligencia comunitaria más básica: Por sus hechos (no por su color de piel, sexo, nacionalidad u otras condiciones de identidad) los conoceréis.
Re: Imperialismo cultural: La perversión del lenguaje y el ofuscamiento del imperio
18 nov 2018

Chile: ¿Guerra del Arauco o lucha de clases?

https://nuevocurso.org/chile-guerra-del-arauco-o-lucha-de-clases/
Re: Imperialismo cultural: La perversión del lenguaje y el ofuscamiento del imperio
18 nov 2018
"Me parece muy oportunista por su parte apelar ahora (...) en ese país en pro y en contra del abortismo y de la estatización de la sexualidad popular globalistas"

Sr ".", ¿me lo puede repetir?
Aquí, la sección de opiniones ultraconservadoras y reaccionarias, es usted quien las difunde y gestiona. Calificar el derecho a decidir sobre el embarazo, como genocidio del proletariado, es una de sus grandes teorías que coinciden con las rancias políticas de su añorado dictador.

La ofuscación y los prejuicios, le desorientan o simplemente a usted solo le interesa, como viene siendo habitual, confundir. El texto es de James Petras, y como se podrá comprobar, no hay ni una sola opinión mía al respecto. En su discurso fraudulento, usted interpreta cierta connivencia entre James Petras y yo, algo que sólo es posible en su inventiva destructora.

Por otra parte, en este artículo Petras tampoco se posiciona a favor de estatismo alguno. Simplemente hace un análisis de dónde proceden términos tan instrumentalizados actualmente como nacionalismo y populismo. Si a usted no le satisface el origen de esos términos, aunque sea mucho pedir, no lo pague ni con Petras, ni conmigo. Precisamente Petras habla de personajes que como usted, hacen un uso perverso del lenguaje. La diferencia es que usted es bastante mediocre y que, en su arrogancia, debe recurrir a una dialéctica con significados crípticos. Usted no es más que un tecnócrata que le pone mucho empeño, pero sólo sobresale por la mediocridad de su argumentación, que para evitar ser descubierta, la engalana con todo ese lenguaje, del que sólo usted sabe su verdadero significado.

Cuando en sus comentarios usted habla claro y con lenguaje popular, su reaccionaria ideología ultramontana florece y se pone en evidencia por muchos malabarismos dialécticos que haga, y por ello debe recurrir a las estrategias de confusión de las oligarquías ultraconservadoras. De ahí, en su desvergonzada militancia de la confusión más reaccionaria, se ha destacado en intentar hacernos creer que esos errados neomalthusianos eran poco menos que "nazis" (https://es.wikipedia.org/wiki/Neomalthusianismo). Otro de sus muchos intentos de manipulación, ha sido intentar convencernos de que los cigotos humanos son bebés que tienen conciencia propia. Según esa absurda afirmación, un huevo es una ave, un réptil..., y esos huevos ya tienen "conciencia" de que van a volar, o reptar, o ...


De la misma manera que izquierdas y derechas intentan hacer sus reinterpretaciones históricas, usted sr ".", intenta resignificar con explicaciones estúpidas, sus argumentos.

Sr ".", no simpatizo con los nacionalismos, pero no soy tan dogmática como usted como para negarme a que se hable de ellos y a reconocer que en algún momento, los movimientos de liberación han sido importantes en las historias de los pueblos, y me parece que Petras no hace más que una lectura histórica de ese importante papel en la historia de las luchas populares.

Hoy podemos constatar, porque es una cuestión actual, que los principales mandatarios de su "unión europeda", se han manifestado en contra de los nacionalismos de los pueblos que conforman sus estados,

Por lo menos en este texto, Petras no hace una apología de los estados, sino un análisis de estos, y aunque la hiciera, eso no significaría que yo la compartiese, sólo su prejuiciosa mente es capaz de afirmar lo que no existe, pero eso ya no me sorprende después de tantos comentarios que ha hecho en otras ocasiones, en los que, una de sus estrategias más utilizadas, ha sido la de la descalificación personal para deslegitimizar los textos, sin más argumentos que la descalificación de burguesa, socialdemócrata, subvencionada por el capitalismo, tener "intereses en multinacionales abortistas"..., y todo eso sin prueba alguna y solo porque usted lo vale.

Cuando usted dice que nos "aclara" lo que es su marxismo, el auténtico, nos habla de la "reducción" progresiva del estado. Y sí, de eso habla el marxismo, pero también los "hombres libres" de las milicias ultraconservadoras yankis. Y ya hemos visto que, históricamente, los países llamados socialistas, tenían un discurso muy distinto a la práctica. Los ultraconservadores yankis, también hablan de esa reducción del estado, concretamente en la desaparición del intervencionismo estatal en todas las facetas de la economía, pero de entrada tampoco se plantean su desaparición.

Para concluir, el colofón de su comentario final, es bíblicamente revelador, casi tanto como su preocupación por los hombres blancos occidentales que, tampoco debería de olvidar, han sido quienes han intentado colonizar todas esas partes del mundo que no eran blancas occidentales, y a las que usted ha mostrado, en no pocas ocasiones, su menosprecio.

Y ya que menciona las hambrunas a las que lanzaron a "los millones de hombres blancos occidentales*", se le olvidaron mencionar las provocadas por su añorado Stalin.

*Sr ".", sus falsedades son de corto recorrido porque nos trata como estúpidas. Arremete contra las identidades ("no por su color de piel, sexo, nacionalidad u otras condiciones de identidad"), para luego rememorar a los "hombres blancos occidentales". Para usted, ser "hombre", "blanco", "occidental", no son identidades, son hechos.
Re: Imperialismo cultural: La perversión del lenguaje y el ofuscamiento del imperio
19 nov 2018
Buenas señora Aliss:

El bodrio, repleto de mentiras, del sabotaje neomalthusiano a Wikipedia en el artículo sobre el neomalthusianos es indigerible:

"El neomalthusianismo estuvo muy asociado a la eugenesia, y gozó de cierta popularidad hasta la llegada de la Segunda Guerra Mundial en que se asoció algunas de estas ideas al fascismo - una ideología también de base obrera - ".

¿El fascismo una ideología de base obrera? Deje de mentir señora Aliss, si es que ha sido usted la que ha redactado esa falsedad.

Y en relación con el intento del FMI y su amigote Macri de endosar el abortismo al pueblo argentino como condición de financiación de la deuda, pues les ha salido mal debido al pueblo y a los nacionalistas que se han negado a meter la industria de matar bebes embrionarios en su pais para negociazo de la case media urbana capitalina, la misma que necesita imperiosamente destruir el lenguaje con el arma del eufemismo, dígales la verdad, no es interrumpir un embarazo, es matar a un hijo.
Re: Imperialismo cultural: La perversión del lenguaje y el ofuscamiento del imperio
19 nov 2018
menos insultos y más argumentos, mejor para todos!
INDYmedia ARRIba!!!!
Re: Imperialismo cultural: La perversión del lenguaje y el ofuscamiento del imperio
21 nov 2018
Ja, ja, ja, ja, ja... Usted todo lo "analiza" desde la conspiranoia. Ahora se atreve a insinuar que soy la autora de la entrada del neomalthusianismo en wikipedia, ¿qué será lo siguiente qué se atreverá a insinuar porque no tiene argumentos. Se ha puesto en evidencia quién miente. Usted.

Sr ".", el fascismo y el nazismo no hubieran tenido la fuerza y la implantación que tuvieron en la Italia de Mussolini y la Alemania de Hitler, sin sus bases obreras, por eso filósofas como Hannah Arendt, o estudios experimentales de comportamiento en universidades como la de Stanford, se preguntaron acerca de esa cuestión. De cómo las bases obreras obedecieron ciegamente a esos criminales "líderes" y sustentadores de oligarquías explotadoras.

Y no desvíe la atención hacia otra parte, la "verdad" es que usted afirma, entre otras muchas falacias, que un cigoto es un hijo.

Para usted, quienes no opinan o piensan como usted ordena, somos todas neomalthusianas.
Re: Imperialismo cultural: La perversión del lenguaje y el ofuscamiento del imperio
22 nov 2018
Buenas Aliss:

Qué divertido es todo esto ¿no? Pues no, el infame artículo neomalthusiano de la wikipedia no habla de "bases" habla de base, en el sentido de fundamento, este tipo de mentiras suelen propagarlas los socialdemócratas de clase media, como modo de atacar al proletariado, acusandole precisamente de lo que ha padecido. El fascismo es una política concreta del capital monopolista fianiero-industrialen fases de fuerte crisis de la acumulación, normalmente son las clases medias las que hacen la traducción y la síntesis ideologica de esa política, empleando con todo confusionismo simbología y nociones proletarias para engañar a una parte de los obreros. Pero ocurre que precisamente esa operación la realizan para alinear al proletariado interno con el objetivo de lanzarlo contra el proletariado externo a la busca de la salidad imperialista que la burguesía y esas clases medias buscan. Si la operación tiene éxito, como en Italia, tan solo masacra a la parte más consciente del proletariado, como en italia, pero si no la tiene masacra al conjunto del proletariado movilizado, como hizo en la península ibérica entre 1936-1939.

Por esto es infame soltar esa mentira, así como de según paso. Pero en el articulo que usted nos ha recomendado varias veces, claramente redactado financiado por un neomalthusiano, vemos que en la frase donde se introduce esa mentira, se coloca también otra mentira no menos grave, y es que ocurre que además de no tener base obrera el fascismo tampoco lo tiene el neomaltusianismo. Este surgió cocinado como un aggiornamiento del malthusianismo a secas y sin adornos, en la pequeña burguesía urbana, impulsado por medicos e intelectuales socialdemócratas y liberales precisamente para contener el crecimiento del proletariado, controlar su reproducción y obtener el mayor rendimiento posible en ganancias de semejante operación criminal. O sea, reformar al proletariado en lugar de hacer la revolución o siquiera reformar al capital. En suma, en su archirecomendado articulo el redactor neomalthusiano logra insertar dos mega-mentiras en una sola frase.

Sobre el cigoto, (no simplemente una célula sino ya un ser humano en su prier estadio de desarrollo) si, es un hijo, y la mujer que lo porta es su madre, está muy claro, además es un hijo deseado casi siempre, pero de pronto cuando esa madre va a deshauciarlo del único lugar en que puede estar vivo, con enormes intereses sociales presionandola, es cierto, para realizar ese criminal deshaucio, hay que cambiar el lenguaje y enterrar esa realidad bajo una montaña de eufemismos, y convertir al hijo, finalmente un ser humano en desarrollo, en un "cigoto" cambiando a lenguaje medico para no llamar a las cosas por su nombre. No, Aliss, dígales la verdad a las mujeres; es un hijo, y la sexualidad supuestamente "alegre" en su mentira fuerza de que se puede separar la sexualidad de la reproducción sin represión o de una o de la otra, que nos venden los neomalthusianos mientras aumentan sus capitales vertiginosamente, tiene el precio de su vida.
Re: Imperialismo cultural: La perversión del lenguaje y el ofuscamiento del imperio
24 nov 2018
Sr ".", lo divertido, por patéticas, son sus insinuaciones sin fundamento sobre mi persona.

El artículo de la wikipedia, parece que lo ha escrito usted, pues nos da a entender que sabe el exacto significado de las palabras que allí se exponen. Otra de sus hipótesis son que los argumentos que contradicen, cuestionan y ponen en evidencia la falsedad de sus verdades, resultan ser "propaganda socialdemócrata de clase media" y no sus dogmas.

Ponga la definición de fascismo o nazismo que más le plazca, pero no se invente historias. Si ambas ideologías se hicieron hegemónicas, fue porque tenían una fuerte implantación en el proletariado. Y mientras no reconozca esa realidad, usted seguirá idealizando a su proletariado y a su marxismo. Al igual que hace usted, tanto el fascismo como el nazismo utilizaron parte de la dialéctica marxista, diga usted que para "confundir", pero aquí el único que intenta siempre confundir es usted.

El neomalthusianismo también tuvo base obrera entre anarquistas, y cuando usted niega este hecho, no es por ignorancia ni por falta de información, sino para que su relato encaje entre sus cientos de verdades a medias. El neomalthusianismo no pretendía "contener" el crecimiento demográfico del proletariado por las razones que usted que usted insinúa, sino para evitar que ese proletariado muriese engrosando los ejércitos de los estados imperalistas y las monarquías, o en la explotación de las industrias del capital, o poblando las miserables cárceles y manicomios...

No me sorprende que hable de "deshaucio" del cigoto. Usted concibe el útero de las mujeres como bienes inmuebles, y a las propias mujeres como "criminales" si deciden no dar continuidad a su embarazo. Además afirma, como si fuera un dios católico que todo lo sabe, que "todos los embarazos son deseados", así, si hay mujeres que mueren por las insanas condiciones en las que se ven abocadas a llevar a cabo esa interrupción, es porque usted como dios, las ha castigado, es decir, se lo merecen.

Detrás de su máscara de dialéctica marxista, su rostro es la imagen de la crueldad y la tiranía. El dios que sólo mortifica, ¿y a quién?, pues a las clases sociales más desposeídas y esclavizadas. Usted está en contra del aborto, porque reclama que nazcan más hijos e hijas de proletarios y proletarias y sigan enganchados y enganchadas en la cruel rueda de la explotación del capital.

La sexualidad y la procreación no van siempre unidas, y eso depende solo de la voluntad de las personas que llevan a cabo dichas relaciones. Es por ello que pusted nniega la existencia de sexualidad entre sexos iguales (homosexualidad) y todas las pulsiones sexuales que se distancien de la heterosexualidad ejercida con el único fin de la concepción. De ahí esa falsa afirmación de que sexualidad y procreación no se pueden separar. La paradoja más abominable, es que usted habla en contra de las sexualidades sin reproducción, pero no quiere reconocer que su "maravillosa" ciencia médica, lleva a cabo la reproducción sin sexualidad. Si es la ciencia capitalista la que hace esa separación, usted la invisibiliza para arremeter contra el goce del deseo sexual.

De lo que usted nos habla, es de una sexualidad atormentada, mortificante, esa que es "estéril" a pesar de que conciban un bebé. Tal vez algunas de las más importantes causas y razones de su misoginia, residan ahí.
Re: Imperialismo cultural: La perversión del lenguaje y el ofuscamiento del imperio
25 nov 2018
Buenas Aliss:

La sexualidad es una función de la reproducción humana nos guste o no, y a pesar del cúmulo de estupideces a que nos quisieron acostumbrar los neomalthusianos, por ello no se puede separar la sexualidad de la reproducción sin reprimir o la una o la otra. No hay sexualidad si no esta dentro de un proceso reproductivo entre hombres y mujeres fértiles, aunque pueda haber erotismo, pero no es lo mismo, por eso no podemos llamar sexualidad a las relaciones eróticas que no estén incluidas en la fertilidad humana. Y por eso no son relaciones sexuales, - fundamentalmente naturales -, las relaciones eróticas, - fundamentalmente culturales -, de modo que lo correcto es denominarlo homoerotismo, porque no es sexualidad, por muy partidarios de la libertad de este tipo de erotismo que seamos. Y por eso no hay ninguna "heterosexualidad", simplemente hay sexualidad pues toda la sexualidad es y no puede ser otra cosa que "hetero", por mucho que esto no les convenga a los neomalthusianos y prefieran endosarnos sus montañas de eufemismos y sus añejas pero falsas distinciones que ponen en el mismo plano categorial a lo que no lo está ni puede estarlo.

En relación con el abortismo, es un deshaucio como la copa de un pino por parte del propietario al considerado okupa supuestamente "no deseado", que paga con su vida la sexualidad (falsamente) "alegre" que pregonan los neomalthusianos en realidad reprimiéndola, mientras aparcan sus ferraris en los parkines de sus grandes fábricas y centros de producción dedicados a reprimir la sexualidad y vender erotismo "alegre". Ya se lo dije: el neomalthusianismo es la mentira del siglo. De base obrera no tiene nada, en cambio desde sus inicios cuenta con legiones de pequeño burgueses, funcionarios y técnicos obesionados contra la sexualidad del proletariado, a los que se sumo una aristocracia obrera producida adhoc para completar el negocio, bajo la mirada complaciente de la oligarquía capitalista. Todo mentira, de arriba a abajo, empezando por la farsa de la promesa de que reduciendo la población se terminaría la pobreza, ¡FALSOS!, el capitalismo no puede existir sin pobres y si no los tiene los produce, así que el neomalthusianismo no es más que el primer mecanismo preparado para el control de los sobrantes a la rentabilidad esperada, lo que es muy distinto a reducir la pobreza, por qué se cree que la revolucionaria Rosa Luxemburgo era anti neomalthusianismo. El neomalthusianismo es un fraude producido por las clases medias seudoreformistas que está en proceso de agudización y en espiral de desquicie hacia el transhumanismo, en el cual usted es la marioneta necesaria totalmente alienada.
Re: Imperialismo cultural: La perversión del lenguaje y el ofuscamiento del imperio
26 nov 2018
Ja, ja, ja, ja, ja... Usted sr "." me hace reír con sus estupideces. ¿La sexualidad una función de la reproducción, o la reproducción una función de la sexualidad? Siempre que hay reproducción, es porque ha habido sexualidad. Pero siempre que hay sexualidad, no tiene porqué producirse reproducción, y no le hablo de métodos anticonceptivos. La sexualidad es mucho más que lo que usted considera. Usted reduce la "sexualidad" a la penetración, una concepción productivista del capitalismo neoliberal occidental que ve con espanto, reducirse sus poblaciones, y por ello deslocaliza sus industrias hacia otros países en los que hay mayores niveles de natalidad. Para su información, los países más adelantados de su socialdemocracia, ofrecen muchas facilidades de residencia y asilo para las personas migrantes con hijos e hijas.

Es decir, usted miente muy mal, e insulta sin argumentar y sólo confundiendo la realidad. Sus argumentos no resisten una mínima observación y reflexión sobre las múltiples realidades del mundo.

Otra de sus falacias es eso de que "el erotismo es otra cosa". Eros es la pulsión de vida, y eso no significa exclusivamente reproducción. Y además, el erotismo no significa contacto sexual de los cuerpos, pero el erotismo puede desembocar en una relación sexual.

De nuevo recurre al falso argumento de "lo natural". ¿Cuáles son para usted las relaciones sexuales naturales? Su desconocimiento de la sexualidad es profundo, pero no por ignorancia, sino por dogma ideológico fundamentalista y ultraconservador, que no concibe sexualidades que no sean las heterosexuales y sólo con finalidad reproductiva.

Usted desvirtúa y hace suyo uno de mis comentarios, pero manipulándolo hasta la saciedad. Somos sexuales, pero no porque haya una sola manera de sexualidad, sino porque hay múltiples, y por ello una persona puede sentir pulsiones durante un tiempo hacia un sexo, y en ocasiones hacia otro u otrxs. Ahora me va a decir que usted, que se excita con Marx, no ha sentido atracción sexual hacia algún hombre. Reconózcalo y no se culpe, no hay pecado en eso ni en otra forma de sexualidad.

Usted hace gala, en ocasiones de la jerga marxista, pero en esta utiliza la "antisistema", hablando de "okupas" en referencia a los cigotos, y tratando a la mujer, a su útero, como una propiedad inmueble y más directamente como "policía", a la mujer que decide abortar.

Usted se burla de las personas desahuciadas, de las personas trabajadoras, pues las instrumentaliza haciendo eso lo que que tanto le gusta hablar cuando falsamente quiere hacernos creer que sale en defensa de las mujeres. Usted cosifica a las mujeres, tal y como lo hacen los reaccionarios neoliberales, capitalistas. Usted pone en el extremo de lo indeseable a la socialdemocracia para que nadie vea que hay otro extrema mucho más indeseable si cabe, el de los reaccionarios ultraconservadores que nos consideran solo mercancía de explotación en sus industrias, en sus ejércitos y en sus instituciones de control y privación de libertad.

Nos deja muy claro que usted es un farsante, con mucha dialéctica, pero tremendamente mediocre, pues sus argumentos no resisten la menor intemperie.

Le recomiendo que abandone su dieta de obleas consagradas, pues sus desvaríos le provocan "verdades" tan disparatadas como para ignorar intencionadamente que los "grandes ideólogos" de su supuesto marxismo, no eran de clase trabajadora. Sin embargo ese argumento de clase lo utiliza contra los neomalthusianos. Usted miente hasta en sueños. Los neomalthusianos revolucionarios, se planteaban no sólo una reducción de población. Esa es la lectura superficial que hacen personajes tan grotescos como usted. Y le digo grotesco, porque así es como intenta hacer pasar a los neomalthusianos. Es decir, ve en los demás lo que más le molesta de usted y se niega a reconocer.

Como le decía, una lectura superficial del neomalthusianismo es pensar que sólo pretendían reducir la población. Como he dicho anteriormente, eran muy conscientes de su condición de clase y que por ello, el papel que les tenían reservado, era el de carne de cañón para sus industrias, guerras, centros de explotación y de todo tipo de privaciones de libertades.

Usted afirma que "el capitalismo no puede existir sin pobres...", y concluye que "...y si no los tiene los produce" Como le dije es usted muy mediocre en su estrategia del engaño y la confusión. Es usted quien alienta la procreación de proletarios, es decir, es usted parte del capitalismo. Los neomalthusianos, ni querían colaborar con las instituciones productivas, militares, de guerra y de control social del capitalismo. Hablaban de maternidad consciente y luchaban por la equidad entre las personas. En equidad no hay ni ricos ni pobres, y por tanto no hay capitalismo.

Para actualizar su información, el neomalthusianismo hace tiempo que quedó superado y desfasado. Actualmente no hay neomalthusianos, precisamente porque ellos consideraban la eugenesia como un recurso válido, hasta que el nazismo lo llevó hasta la máxima expresión de un racionalismo aterrador. Porque sepa usted, señor ignorante por convicción, el neomalthusianismo era un racionalismo contextualizado a su época. Usted, cuando lanza sus exabruptos contra el neomalthusianismo, lo descontextualiza y no tiene en cuenta la moralidad victoriana de su época.

¿Y es usted el que me tacha de "totalmente alineada"?, usted que es portador de una moral pacata y ultraconservadora. La socialdemocracia es perniciosa, pero su mortificante mundo reaccionario, es bastante peor. Y aunque le duela, los neomalthusianos son parte de su cultura blanca y occidental, y eso en el fondo le atormenta porque no se acepta tal cual es.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

CNT Girona