Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: globalització neoliberal
'El real peligro de los EE.UU. es en lo que nos convertimos'
03 set 2003
¿Qué fue lo que llevó a un consultor de seguridad informática de renombre como él a hacer este repentino cambio y a dedicarse a analizar la política y la cultura popular en lugar de la última plaga de virus?



Fue darse cuenta de que los políticos, los especialistas que aparecen en los medios y la apatía individual pueden ser más perjudiciales para los sistemas realmente críticos que cualquier gusano informático que pueda existir, según lo señalado por el consultor de seguridad informática Richard Forno, autor de dos libros sobre detección de intrusiones en las redes y ciencia forense informática.

El nuevo libro de Forno, Weapons of Mass Delusion: America's Real National Emergency (Armas de Falsas Ilusiones Masivas: La verdadera emergencia nacional de los Estados Unidos), en lugar de tratar sobre la última amenaza contra la seguridad del silicio, hace un análisis minucioso de las "peligrosas falsas ilusiones de la cultura estadounidense moderna".

En este libro, en el que hace una crítica de una gran variedad de temas tales como religión, tonos de repique de los celulares, la defensa de la patria y Hollywood, Forno advierte que "el verdadero peligro que enfrenta Estados Unidos es aquello en lo que nos estamos permitiendo convertirnos".

Wired News habló con Forno sobre política tecnológica, la "violación preembarque" de las líneas aéreas, la manipulación de la opinión por parte de los medios, el sensacionalismo, la fé, el dogma, y de cómo se inspiró en The Matrix y en un par de ajustados pantalones de cuero.

Wired News: Todos sus libros anteriores tratan sobre temas técnicos. ¿Qué lo llevó a empezar a escribir sobre política de repente?

Richard Forno: Por más que me de vergüenza decirlo, y a pesar de que se trató de una película fantástica por una serie de razones, fue el concepto que se transmite en The Matrix de que la realidad es una ilusión lo que me llevó a reflexionar acerca de qué poco control efectivo tenemos sobre nuestra sociedad y nuestras vidas a pesar de la ilusión de que somos libres y podemos forjar nuestro destino.

Salí del cine obnubilado, no por los pantalones de cuero ajustados de Trinity -aunque sin dudas fueron un punto a favor de la película- sino por el triste mensaje que ofrece la película acerca de la sociedad a quienes ven más allá de los efectos especiales y por el espectral reflejo de la realidad moderna que presenta.

Después del 11 de septiembre, esa ilusión rápidamente se convirtió en una forma fácil de hacer que los ciudadanos y los legisladores claudiquen y apoyen grandes cantidades de controvertidas propuestas enmascaradas con el inocente disfraz del patriotismo para lograr una aprobación segura, incluidas esas leyes que pueden sonar patrióticas pero en realidad de patrióticas no tienen nada. El libro surgió de esas reflexiones.

WN: ¿Cree que es tiempo de que los hackers centren su atención en la política más que en las computadoras? ¿Cree que algunas de nuestras personas más brillantes están demasiado imbuidas en el tema del código y no participan como deberían de la política?

Forno: Necesitamos personas capaces de salvar esa brecha y de sentirse cómodas hablando tanto con los que son especialistas en tecnología como con los que no lo son. Si usted quiere ver tecnófilos -geeks- involucrados en la política de alguna forma productiva que vaya más allá del lobby que están haciendo hoy, se necesitan tecnólogos con una profunda comprensión de las personas y de la sociedad y que además tengan experiencia en el arte del compromiso.

Los especialistas en tecnología -me incluyo- tienen tendencia a centrarse solamente en los dispositivos, en las redes y en qué dijo tal o cual en Slashdot... Todavía no conozco muchos que se puedan sentir cómodos en el Congreso. Pero sigo buscando. Y tengo esperanzas.

WN: Si usted pudiera cambiar solamente una de las cosas sobre las que escribió en su libro, hacer desaparecer un problema, ¿cuál eligiría?

Forno: Algo de lo que eliminaría son muchos de los especialistas que se ven hoy en día en la televisión presentando sus opiniones arrogantes, interesadas y unilaterales como noticias y hechos. Ese estilo del que hacen gala para ejercer dominio sobre el "entretenimiento informativo" no cumple ningún propósito más que el de mantener a la audiencia entretenida con otros temas para que no vean el mundo real y no piensen por sí mismos. En ese sentido, modificaría toda la industria de las noticias de la televisión estadounidense, porque lo que están presentando en los últimos tiempos difícilmente puede considerarse noticias.

WN: ¿Qué otra cosa le molesta especialmente?

Forno: Podría escribir un libro entero sobre ese tema, pero le doy algunos ejemplos:

Estamos permitiendo que los monopolios de Hollywood consideren y juzguen a las personas como culpables hasta que se los declare aún más culpables en un tribunal o decidan llegar a algún arreglo.

Los alumnos de nivel secundario de hoy en día saben más sobre los Tres Chiflados que sobre los tres poderes del gobierno.

Viajar por avión siempre fue una odisea, pero ahora la "violación preembarque" es parte del vocabulario de todos los pasajeros estadounidenses. Las personas de nuestro país están sometidas a un nivel cada vez mayor de vigilancia electrónica y data mining por parte de los adivinos del gobierno que tratan de evitar el próximo atentado terrorista, a pesar de que reconocidos expertos en seguridad han descartado la utilidad de esos esfuerzos.

WN: ¿Todavía tiene esperanzas de que podamos salvarnos de nosotros mismos? ¿O cree que el daño que hemos hecho a nuestro país es irreversible?

Forno: Por cómo están marchando las cosas en este momento, no me animaría a ser demasiado optimista.

WN: Entonces, ¿escribió el libro con la idea de que podía cambiar las cosas, o solamente para hacer una catarsis?

Forno: Los primeros borradores estaban muy cargados de zozobra y desasosiego. Esa característica se fue modificando durante el proceso de edición, y el libro se fue volviendo más equilibrado y menos teñido de opinión. Pero sigue siendo una serie de quejas bien desarrolladas y bien informadas.

Tal como digo en el prefacio, mi objetivo era hacer que la gente piense de otra manera sobre las cosas que importan en la vida y en la sociedad que los rodea. No estoy diciendo que mis opiniones sean acertadas o no, y no me importa si los lectores están de acuerdo con todo lo que digo o no concuerdan con nada. Pero si empiezan a pensar de otra manera con respecto a los temas que trato (en el libro)... o incluso si se sienten movidos a hacer preguntas sobre cosas que de repente les parecen extrañas con respecto a la sociedad, entonces he logrado lo que me propuse, y me puedo dar por satisfecho.


Sindicat