Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
      01 02 03 04
05 06 07 08 09 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Anàlisi :: corrupció i poder
Ecuador, ideología vs política
02 nov 2018
Se pierde con gran prisa la ideológica social.
Ecuador, ideología vs política.

La política carece de una infraestructura cultural y moral mínima, no existe un sistema de valores que determine conductas cívicas ni éticas para los políticos motivo por el cual no pueden considerar a las provincias, cantones ni a las parroquias como parte de su casa.

La falta de ideología y ética produce una seria confusión entre lo que significa gratitud y lealtad. Las falsas lealtades específicamente vinculadas con la gratitud afectan al servicio público, hay jefes que solicitan lealtad al funcionario cuando la lealtad es hacia su profesión y al pueblo al que está sirviendo y del cual vive; además y lamentable por cierto, una gran mayoría de funcionarios públicos parte de la idea que su influencia sirve para favorecerse o favorecer a los contratistas con la venta de información privilegiada, porcentajes por obras, etc. Y esto es común en todo el mundo.

Los oportunistas izquierdistas ya no rechazan la política exterior de los gringos ni a los gobiernos enclenques ni a los intelectuales chupa medias y menos a la Iglesia de doble moral. Son cómplices por omisión de que Ecuador tenga un simulacro de democracia y aun así no sabemos qué hacer con ese simulacro en donde todos sacan las cabezas de los embrollos que se producen cada rato, cada uno se las saca como puede, evidencia por este lado que nuestra democracia no es democracia.

Un pueblo sin ideas y una política corrupta es el primes síntoma de la decadencia social que comienza por suplantar el sentido común por la retórica que manipula las leyes y la vigencia moral en la participación del público en las elecciones. Lo peor de todo es que la gente no está segura de la institucionalidad del Estado por su deprimente imagen; la gente ve como los funcionarios públicos violan las leyes continuamente, además, el país no tiene en estos momentos Corte Constitucional ni una Corte de Justicia permanente, cesados por corruptos. Al público simplemente no le importa, a ese nivel de indiferencia hemos llegado.

El pueblo se redujo a un público indiferente, manipulado y manipulador con la política del discurso sin sustancia para una masa vacía a la que solo le interesa entregar el poder por la vía del electoralismo. Con esa actividad ilusa y precaria la ciudadanía piensa que participa de la política activamente.

Una vez concluido el acto de votación sin reflexión volvemos a la retaguardia del cobarde a ese protagonismo de segunda que nos hace olvidar que la esencia de una ideología está en la solidaridad, en el conocimiento para establecer un progresismo respetuoso con la dignidad de la persona y con los ecosistemas de la naturaleza; lamentablemente, la escala de valores es tan relativa que los pretextos discursivos han desaparecido la verdad y la unión, en su lugar surgen los pretextos y cinismos fáciles del populismo para el pueblo y los gobernantes a quienes con tal de que se les garantice la libertad y la soberanía antes que la justicia se dan por satisfechos. Este pensamiento es mayor que el flojo ejercicio de la reflexión porque no hay pensamiento crítico ni sentido común para el ejercicio de la política.

Mucho tiempo atrás la clase política que nos gobierna no nos representa, esta gente desnuda de cuerpo entero a la sociedad que los elige.

Políticos y público son serviles recaderos y voceadores de los dueños de los partidos a los que representan. Clase política de farándula y tarima, de canchas de futbol, de medios de comunicación se prefiere antes que gente de las universidades o de personas con honorabilidad comprobada del pueblo con experiencia y sabiduría; a estos últimos no les interesa incursionar en la política por no ser aprendices de ladrón en el servicio público.

Hoy, ser funcionarios públicos con poquísimas excepciones es como sacarse la lotería de la corrupción. El populismo del pueblo y de los políticos nos acostumbró al pésimo nivel intelectual y moral. Mucho me temo que la pobreza mental en todos los niveles ayuda a la descomposición social a la que hemos llegado, nos sitúa como cínicos corruptos y cómplices.

Lo peor de esta circunstancia es que a las izquierdas el sectarismo oportunista nos puso lejos de la construcción de un socialismo.

La Asamblea Nacional es el peor antro de la democracia ecuatoriana, esta institución aparenta legitimidad pero es una porquería política e ideológica que interpreta las leyes, normas y reglas a su antojo; las acomodan, las reforman se soslayan de acuerdo a las circunstancias políticas y económicas del momento como la autorización constitucional de máximo el 40% del PIB para adquirir deuda pública. Las leyes se las orienta al apetito del poder o sobrevivencia del mismo, o según la vocación de turno.

La politiquería en las universidades y en la economía afectó seriamente a las universidades.

La ideología universitaria se perdió en la mediocridad y en los celulares; las universidades se convirtieron en claustros controlados por el gobierno de turno; se evidencio la abismal separación que existe entre la gestión administrativa y la plataforma académica en todas las universidades del país convertidas en botines políticos y económicos, ayuda a sostener la mediocridad educativa porque no hay investigación. Esta situación atrapa a las universidades Simón Bolívar y FLACSO, universidades de post grado en donde se supone están las vacas sagradas de la investigación social del país.

Las universidades son las culpables directas de que los jóvenes cierren los ojos y se tapen los oídos para ser cómplices de la decadencia democrática y que no les importe fundar un mundo nuevo. Los mediocres modelos de educación superior no es fácil superarlo ni en lo ideológico peor en lo académico como se ha comprobado todas estas décadas. El panorama para que las universidades ayuden a la sociedad está lejos de producirse porque la educación inicial y media están peor que la superior.

La politiquería corrupta y populista erosiona más la falta de ideología en la población y la falta de empleo incrementa la inseguridad social, la pobreza mental y material con ella la perdida de ideales; la apatía se incrementa en las personas con edades mayores que la de los jóvenes de hasta 35 años porque no ven en la política hechos que mejoren sus vidas.

Una vez en el poder el político ignora ser representante de quienes lo eligieron y con el fin de evitar las críticas se autoproclaman defensores de los intereses generales como los crecimientos mercantiles y financieros porque lo importante según ellos es, generar puestos de trabajo, a la larga toda esa verborrea es puro cuento y, si logran empleo no les importa que sean precarios, con una calidad de vida asociada al consumismo tipo Mickey Mouse, quien representa la felicidad de consumir por consumir.

Pese a sus buenas intenciones Sr. Presidente Lenin Moreno, su gobierno se pierde a medida que la realidad económica nos acerca más a la desdolarización, el desempleo, la complicidad con la corrupción de muchos mandos medios en las estructuras de su gobierno; la inmoralidad y la mediocridad en la política continúan ocupando lugares de privilegio como en Latacunga e Ibarra.

Su estrategia Sr. Presidente, distanciarse de Correa atacando la corrupción ya se agotó y no se ven reservas nos enseñó la fuga de Alvarado, otro corrupto ministro de Rafael Correa. Su gobierno Sr. Presidente Lenin Moreno no es solo frágil es cada vez más frágil y no solo por los problemas que heredo sino porque la lucha contra la corrupción exige resultados económicos ¿Dónde está la plata robada? No hay un solo centavo de dólar que se haya recuperado, no hay resultados efectivos.

Investigados muchos pocos procesados y muchos menos en la cárcel nos indica que la impunidad continua vigente porque en su gobierno no hay coordinación ni ambición por mejorar los problemas; se aprecia la increíble lentitud en la toma de decisiones y eso que aplico acuerdos nacionales para los temas financieros, democráticos y enfrentar la corrupción de mejor manera.

Su capital político se pierde porque no puede gobernar ni gobernarse con eficacia, su gestión sigue débil y cada vez más vulnerable porque no se proyectan estrategias claras como en lo económico, se percibe la manipulación de cifras o verdades a medias en la información. En economía está pateando los problemas al próximo gobierno, significa que está afectando al pueblo que hoy gobierna Sr. Presidente Moreno.

¿Hay ideología social en su política presidente?

Raúl Crespo.

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

CNT Girona