Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
      01 02 03 04
05 06 07 08 09 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: educació i societat : immigració : laboral : sexualitats : dones
Ana Botín y el feminismo del 1%
23 oct 2018
Por más feministas que seamos, la sororidad tiene un claro límite de clase
Hace poco Ana Botín, presidenta del Banco Santander, y miembro del consejo de administración de Coca-Cola se declaró públicamente feminista. La revista Forbes la ha reconocido hace poco como la novena mujer más poderosa del mundo y no es raro, el Santander es uno de los mayores bancos del mundo. Ana Patricia Botín-Sanz de Sautuola O'Shea forma parte de un saga familiar al frente de la entidad financiera, de una, podríamos decir, monarquía hereditaria, que inauguró su bisabuelo Emilio Botín I. Esta presidencia acabaría recayendo en su hijo, Emilio Botín II, que –adivinen– tuvo un hijo que también fue presidente y sí, también se llamaba Emilio Botín (III). Su hija, Ana Patricia, mujer “hecha a sí misma” no se llama Emilio, pero también acabó asumiendo el cargo y la fortuna que viene con el apellido de la familia que –dicen– es la más rica de España.

Ana Botín se ha declarado feminista y el Santander acaba de publicitar un nuevo fondo de inversión “por la igualdad de género”. El propósito es que si usted lectora ahorradora tiene unos dinerillos y quiere pintar el mundo de violeta puede invertir en este atractivo fondo que le genera beneficios y además financia empresas que “promueven” la igualdad de género. Porque como dice Ana Botín, “una proporción más alta de mujeres en puestos directivos, además de ser justo, es bueno para el negocio.”

Su feminismo, dice: “es un feminismo autosuficiente, en el que te puedes valer por ti misma. No requiere una organización colectiva… Por esa misma razón no es estrictamente político y, quizá por eso, es algo que a muchas profesionales como yo nos resulta atractivo de forma natural”. Esta es una perfecta definición del feminismo liberal: individualista –no hace falta organizarse, organizarse es de pobres que luchan, entre otras cosas, por sus condiciones laborales o contra el desmantelamiento del Estado del bienestar– y meritocrático, de esa extraña mezcla algo paradójica que sale del “valerse por sí misma” y ser heredera de una de las familias más poderosas de Europa.

Botín no se declara a favor de las cuotas. Sin embargo, la ministra de Igualdad, Carmen Calvo está impulsando una norma que podría encajar perfectamente en este feminismo-Botín o feminismo liberal: imponer por ley cierta representación de mujeres en la dirección de las empresas. (Ese 30% del infierno, del que nos hablaba la feminista mexicana Raquel Gutiérrez). ¿Es esta una política feminista?

Cuotas en las direcciones empresariales

Hay un sentido común de politóloga que dice que las políticas de techo de cristal acaban generando más igualdad en las empresas porque las mujeres son más “sensibles” a la conciliación o a la promoción femenina. Rosa Luxemburgo se arrancaría los pelos de la cabeza con sus propias manos si oyese que las conquistas de las trabajadoras tienen que depender de la buena voluntad de las directivas y no de la organización y de la reclamación colectiva de derechos. Por no hablar de ejemplos como estas declaraciones –del 2014– de la entonces presidenta del Círculo de Empresarios, Mónica de Oriol, que dijo que prefería contratar “a mujeres menores de 25 y mayores de 45” para evitar embarazos. En fin, ni el feminismo, ni la conciencia social vienen con el género, mucho menos con el género de las empresarias.

Varias décadas de políticas de “discriminación positiva”, en EE.UU. –el término es de 1961– demuestran que estas han sido efectivas para aumentar la igualdad entre hombres y mujeres en las capas profesionales del 15% más alto. Para las de ingresos medios –60% de los trabajadores–, la brecha de género se ha reducido pero por abajo, por un descenso del salario y un empeoramiento las condiciones de trabajo de los hombres cuyas condiciones se van equiparando a las de las mujeres. En las posiciones más bajas, estas políticas apenas se han notado. ¿Quién reclama ser igual a un inmigrante varón en un invernadero de Almería?, por poner un ejemplo.

Por tanto, se da la paradoja de que a medida que se reduce desigualdad entre hombres y mujeres en el ámbito laboral, aumentan la desigualdad social y la precariedad en todos los ámbitos. Desde el feminismo, ¿qué queremos? ¿Estamos pidiendo igualdad en la precariedad o queremos arañar más beneficios al capital y redistribuir? Porque nos podemos encontrar que consigamos igualdad, en condiciones de existencia cada vez más degradadas o que igualdad en cuidados, signifique que ninguno, ni hombres ni mujeres puedan ocuparse de los suyos en condiciones.

En el feminismo también hay intereses distintos de clase, así como una disputa por utilizar el capital político y la legitimidad que de él se derivan. Por tanto, las políticas destinadas a romper los techos de cristal son políticas para el 1% porque solo afectan a una pequeña élite de mujeres. Muchas veces, los destinos de esas mismas mujeres –como en el caso de Botín– están estrechamente relacionados con la banca o el capitalismo financiero; es decir, con los intereses –bien materiales y reales– que hay detrás de las políticas de austeridad y de recortes de la Troika y con los más de 40.000 millones de todas que perdimos al rescatar a esos mismos bancos. El FMI –sorpresa– también está encabezado por una feminista.

A estas alturas ya sabemos que cuando se desmantela el Estado del bienestar las que salimos más perjudicadas somos las mujeres. En el sector público es donde se dan los empleos en mejores condiciones, pero también es el que proporciona apoyo material y prestaciones para ocuparse de las tareas de cuidados (excedencias laborales, subsidios, casas-refugio para mujeres maltratadas, cuidado de niños gratuito, etc.) que consiguen rebajar un poco la opresión que se produce en los hogares. Los sectores públicos vaciados y degradados por las mismas autoridades que esgrimen sus credenciales feministas están devolviendo las responsabilidades del trabajo reproductivo al hogar, es decir, a las mujeres.

El mantra del feminismo liberal

Como explica Susan Watkins (New Left Review 109), el empoderamiento de las mujeres es, desde hace mucho tiempo, un mantra del establishment global que ha sido impulsado por poderosos intereses empresariales. La Fundación Ford, sin ir más lejos, estuvo invirtiendo a partir de la década de 1970 hasta 200 millones de dólares anuales en financiar organizaciones feministas cuyas acciones eran compatibles con el reforzamiento del modelo empresarial. De hecho, Este feminismo del 1%, en realidad, es el que ha dado forma a las políticas oficiales del feminismo mundial durante los últimos veinte años. Como por ejemplo la concesión de microcréditos a las mujeres más pobres en lugares como India, que sentó las bases de la financiarización del Sur Global y endeudó a cientos de miles de mujeres.

“¿Por qué son tan decepcionantes los resultados de tanto esfuerzo y tan sesgados los beneficios hacia la clase media-alta? Las limitaciones del proyecto feminista global están inscritas en parte en su modelo estratégico: “incorporar a las mujeres a la corriente principal” del orden existente, sobre todo a los estratos empresariales y profesionales”, dice Susan Watkins. Esta autora, además, señala que unas de las principales contradicciones de este feminismo es que las reglas antidiscriminatorias nunca se han aplicado a la propiedad, donde las cuotas de género son impensables.

Entonces, frente a los intereses del feminismo liberal nos toca decir: las cuotas en los consejos de administración no son las políticas feministas que necesitamos. Política feminista es subir el salario mínimo, derogar las últimas reformas laborales, educación universal y gratuita de 0 a 3, más Estado del bienestar y, aunque haya debate, yo diría que la Renta Básica Universal porque las mujeres somos las más pobres y las más precarias. Estas –y muchas otras– son las medidas feministas que necesitamos, las que afectan a la mayoría de las mujeres y no al 1% y que además, están claramente confrontadas con los intereses de las del feminismo-Botín. Por más feministas que seamos, la sororidad tiene un claro límite de clase.

No, en muchas cosas, no estamos en el mismo bando. Como dice Bell Hooks, la sororidad, es poderosa pero seremos hermanas en la lucha únicamente si nos enfrentamos juntas a las formas en las que también las mujeres –aprovechando las desigualdades de clase, de raza o de identidad sexual– dominan y explotan a otras mujeres.

Nuria Alabao - CTXT

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Ana Botín y el feminismo del 1%
24 oct 2018
El traductor automático says:
el feminismo es teoricamente un movimiento social y una ideologia que se pretende combativo por y reivindicativa para la igualdad entre hombres y mujeres.
Solo que:
a) se puede ser partidario de la igualdad (derechos y deberes) sin ser feminista. Millones de personas de ambos sexos han hecho más para la igualdad y el fin de los abusos sin ser feministas ni de lejos.
b) la 'igualdad' tiene claros límites que vienen dados por 1. la biología. 2. la neurología. 3. la genética. 4. la cultura y 5. la capacidad reproductiva. Curiosamente los tres primeros aspectos se obvian o se niegan por parte del feminismo radical/generismo. Sólo las feministas 'revisionistas' y burguesas partidarias del 'feminismo de la diferencia' como Camille Paglia o Elisabeth Badinter ponen énfasis en esas tres enormes diferencias entre los dos sexos y dejan en evidencia la inmensa estafa del 'género como construcción cultural'. Butler va más allá e incluso se atreve a decir que el 'sexo es una construcción cultural, aunque no puedo probarlo'.
c) en la práctica el feminismo es una enorme estafa que convierte a los dos sexos en enemigos irreconciliables, salvo que los del sexo masculino se sometan y se conviertan en sus 'aliados' -lease en su esbirros-. No se trata de combatir al machismo tanto como en dominar al varón (al macho). Algo que solo sucede en ambientes cultos, avanzados, progresistas y de la abundancia (Occidente desarrollado, Europa, Australia, etc).

El resultado de ese 'feminismo' es la decadencia de la pareja, de la familia y de las relaciones heterosexuales sanas, estables y duraderas. En consecuencia la natalidad cae y la demografía se hunde. ¿A quién beneficia esto? ¿Al movimiento obrero o al capital?

Las principales víctimas de esta 'revolución feminista' son a)los hijos (abortados o criados en ambientes monoparentales (solo madre), precarizados, empobrecidos y carentes de afecto paterno) y b) los varones proletarios de clase media y media baja (machos beta) que ven terriblemente degradada su capacidad reproductora, su calidad de vida y su capacidad oréctica (de amar y ser amados).
La resultante de esta ecuación fue denominada hace un siglo y medio por un tal Proudhon -pionero del anarquismo- como 'pornocracia' y conveniente despellejado por su 'machismo' avant la lettre por l|s proto-anarco-feministas del momento.

Las relaciones afectivas, con este estado de cosas entran en un terreno totalmente dominado por la economía (el mardito parné) y se abren perspectivas muy interesantes... para el sistema capitalista. Poligamia. Promiscuidades. Miseria sexual y amorosa. Prostitucion sistematizada.
En este escenario, el hombre proletario -el enemigo histórico más temible que enfrentara al capital- queda totalmente humillado, devaluado, sin futuro y fácilmente sustituible por máquinas porque además 'dimite' como hijo, como padre, como marido, como compañero, etc) y con su derrota hace mucho más fácil la 'tercera revolución industrial' del sistema capitalista.
En el plano de la micro.macro economia esto se traduce en:
* Gente que vive sola, en minúsculos departamentos; madres solteras dispuestas a todo por un sueldito, por una pensión, por una ayuda estatal.
* Desaparece la transmisión de conocimientos artesanales, laborales, técnicos 'de padre a hijo', con lo que el 'mercado' se hace con el monopolio de la capacidad politica de la clase obrera y en consecuencia puede permitirse/obtiene:
*La liquidación de los avances sociales obtenidos tras siglos de luchas obreras (sueldos dignos, pensiones, desempleo, sanidad, educación, etc.)
* Una nueva perspectiva comercial adaptada a esta 'nueva realidad pornocratica' con 'nichos de mercado' fabulosos (farmacopea, habitat, alimentación, moda, educación, alienación, cultura 'de género', nuevas tecnologias, falsas necesidades, etc)
Esto se puede comprobar con la decadencia espantosa que han vivido las sociedades mas avanzadas en materia de feminismo/generismo (Escandinavia, Benelux, Canadá, Suiza, etc.) y como se está dando 'marcha atrás' en la materia a medida que avanzan electoralmente las derechas xenófobas, antifem, populistas y demagogicas.
En las fronteras del Occidente desarrollado, la cosa se traduce en victorias como la de Bolsonaro, que con solo denostar al feminismo/generismo ha cosechado una victoria que no hace sino augurar tiempos mucho peores de los que conocimos hasta ahora en estos paises.

No es de extrañar que la 'barrigas agradecidas' de Publico.es renieguen del feminismo de doña Ana Botin (aunque luego publiquen publirreportajes a doble plana con las SICAV 'gender friendly' del Banco Santander. Les fastidia que venga su 'jefa' a recordarles quién manda y las deja en evidencia, a ellas y a su 'feminismo' de pago /de pega...
Re: Ana Botín y el feminismo del 1%
24 oct 2018
Buenas Aliss:

Nuria dice que:

"Política feminista es subir el salario mínimo, derogar las últimas reformas laborales, educación universal y gratuita de 0 a 3, más Estado del bienestar y, aunque haya debate, yo diría que la Renta Básica Universal porque las mujeres somos las más pobres y las más precarias. Estas –y muchas otras– son las medidas feministas que necesitamos, las que afectan a la mayoría de las mujeres y no al 1% y que además, están claramente confrontadas con los intereses de las del feminismo-Botín. Política feminista es subir el salario mínimo, derogar las últimas reformas laborales, educación universal y gratuita de 0 a 3, más Estado del bienestar y, aunque haya debate, yo diría que la Renta Básica Universal porque las mujeres somos las más pobres y las más precarias. Estas –y muchas otras– son las medidas feministas que necesitamos, las que afectan a la mayoría de las mujeres y no al 1% y que además, están claramente confrontadas con los intereses de las del feminismo-Botín."


Sobre poco más o menos esto significa que Patricia es del PP, pero el feminismo verdadero es el del PSOE y su orquestilla (Podemos, CUP, EH Bildu, ERC, eta abar eta abar), o sea, que el feminismo es la socialdemocracia, no el de la burguesía. Pero ocurre que la población hoy está divida en tres bloques, dos de los cuales están aliados contra el otro, el bloque del proletariado, que significa en el centro imperialista entre el 35-55% de la población, aunque a escala mundial abarca en torno a dos tercios de la población del planeta. Pero en estos países no es mayoría y está políticamente triturado. El bloque burgués, con su oligarquía, de alrededor del 3-5% según países en el centro imperialista, y un bloque de clases medias (funcionariado, técnicos, pequeña burguesía y aristocracia obrera) que oscila entre el 20-50% de la población, según países y fases de la acumulación, y podría llegar a crecer incluso más en el centro imperialista, o, alternativamente, reducirse a la mitad.

Las medidas que plantea Nuria, quizás hasta sin saberlo, pues ello es lo normal y natural después de tanta destrucción económica, política, biopolitica, social y cultural, son rabiosamente socialdemócratas:


- Subir el salario mínimo.


Es un brindis al Sol en lo que concierne al proletariado, y esto porque la dinámica de precios se reestructurará hasta que la subida del salario mínimo no sea más que nominal.

Se sube el salario mínimo, lo que funciona como una elevación de los salarios, que al contrario de lo que se ha dicho sí origina una oposición dialéctica en el capital y las clases medias. Cierto que en un momento de expansión de la acumulación, los salarios moda más bajos pueden ir al alza e incluso muy al alza, pero si no existe esa expansión de la acumulación y alta demanda de fuerza de trabajo, simplemente A/ aristocracia obrera y patronal se alían contra consumidor, el desgaste en el poder de compra de las clases medias inmediatamente se repercute en precios, y los únicos que no pueden subir el salario real, aquí el precio de su trabajo, son precisamente los proletarios. Entonces, el suelo mínimo se convierte en techo, la inflación recorta el poder de compra real y el medio año, año, año y medio o hasta, con mucha suerte, quizás dos años de "ilusión" quedan frenados en seco comenzando la reversión y el largo periodo techo.

A la vez, si hay grandes sectores de proletarios beneficiarios de la elevación del salario mínimo que trabajan para la administración hay que recordar que ese margen de subida es consignado a B/ elevación de la deuda pública y/o elevación de impuestos, a corto, medio o largo plazo, pero especialmente esos fondos salen del proletariado y las clases medias, porque el 1-5% tiene capital y rentas; si se le sacan impuestos de los beneficios la inversión, en ausencia de una expansión internacional del capital, tiende a cesar, y así la demanda de fuerza de trabajo también, aumentando el paro. En cambio si se le saca de las rentas de consumo el monto obtenido no es suficiente para mantener el “Estado de bienestar”. Así, el Estado de “bienestar” sale del proletariado mundial, no del capital. Por si esto no fuera poco C/, los rentistas rápidamente toman nota de la mayor disponibilidad de efectivo, y tienden a aumentar las rentas.

Subida del salario mínimo ¡qué bonito suena!, pero no es real en ausencia de expansión de la acumulación de capital, y es que la sociedad capitalista y su mercado, especialmente cuando la composición orgánica media del capital es elevada, no funcionan así, aunque el mercado electoral si. ¿Política feminista? No la veo por ninguna parte, veo keynesianismo ramplón y expansión del sector público, aun más ramplón, típicamente socialdemócrata.


- Derogar las últimas reformas laborales.


Bien, es mejor prepararse social y mentalmente para la revolución social que andar vendiendo estos espejitos de colores. En el mismo minuto en que hagan eso, empieza la huelga de capitales, pero ahora, a diferencia de hace medio siglo o un siglo, esos capitales pueden salirse del mercado estatal en cuestión de horas y esperar cómodamente a que se reinstauren las reestructuraciones de la explotación anteriores. Aunque es cierto que en un ciclo industrial al alza, una ola de huelgas generales y sectoriales masivas realizada justo cuando las montañas de ganancias están a punto de salir del horno, puede llevar al capital a amplias retiradas, ocurre que con la estructura salarial y sindical actual son pocas y muy pequeñas las fuerzas sindicales y proletarias dispuestas a salir en ofensiva, más no es descartable que crecieran masivamente a corto plazo si saben acertar respecto al momento. En todo caso, no se haría con un bolígrafo ni tiene nada que ver con la propuesta política socialdemócrata, pero, en cualquier caso, ¿donde está aquí el feminismo?


- Educación universal y gratuita de 0 a 3 (años).


De cero a tres años no se educa, se cría, por lo que esta propuesta supuestamente feminista en realidad está proponiendo la crianza pública de los niños. El estado-madre, suena a feminista, pero en realidad es llegado a cierto punto una distopía brutal, que no sería gratis, por cierto, pues cuesta dinero que hay que sacarlo de los impuestos, que, como hemos visto antes no salen de la nada, salen fundamentalmente del proletariado y de las clases medias, las clases medias se lo repercuten en la medida en que pueden al proletariado o a otras fracciones de clase media, hasta que lo gratis sale de los riñones de siempre. Con menor poder de compra en fondo de consumo real en el proletariado, menos natalidad. En semejante dinámica estructural, más bien es mejor reestructurar la producción y reproducción para que la madres y comunidades que las ayudan tengan beneficios en tiempo liberado del aparato productivo, mas semejante reestructuración rompe todas las lógicas de la acumulación de capital e implica una revolución social. ¿Dónde está aquí el feminismo? Ya no es solo Patricia sino que, además, la inmensa mayoría de las socialdemócratas no están dispuestas a perder el impresionante poder de compra que disponen y que habrían de perder en esa revolución social.


- Más Estado del bienestar


No es aventurado estimar que ya ahora en torno el 50-60% del empleo o es público o depende de lo público, esto se sufraga con plusvalía anticipada (deuda) y sobreexplotación del proletariado (ese entre 35-55% de la población que no se ha enterado del estado de “bienestar” más que manteniéndolo a sus costillas y ese 75% de la población mundial). Hay además ahora un punto de quiebra en las posibilidades ya no de la expansión sino incluso del sostenimiento de estas proporciones de empleo público y de la magnitud numérica alcanzada por las clases medias con relación a las necesidades generales de plusvalía del sistema en general (mercado mundial y aumento de la explotación para sufragar la siguiente reproducción ampliada de capitales), que ya ha llegado a sus limites. En todo caso, esta consigna, aunque no sea del 1%, no es feminista es socialdemócrata.


- Renta Básica Universal


No pleno empleo, o plena actividad, sino subvención de la marginación estructural de la actividad productiva a amplias masas proletarias declaradas estructuralmente sobrantes. El 1% no está en contra, tampoco las clases medias a las que les chifla esta consigna, pero, - además de ser inviable en condiciones capitalistas excepto para ciertas fracciones en determinadas regiones imperialistas, pues haría colapsar la acumulación -, para el proletariado es un ataúd y la renuncia a toda posibilidad de libertad personaly colectiva, a cambio de dinero. Es socialdemocracia, que bien aliñada con neomalthusianismo sirve para descerebrar pero no libera a nadie, ni a hombres ni a mujeres, aunque empodere a ciertas fracciones "feministas" de clase media. Lo proletario es proponerse una revolución social integral opuesta a la destrucción de una parte de la población en continuo, por muy embellecida que esté esa eutanasia social con pagos mensuales por no hacer nada socialmente útil. Pero la revolución social, o mejor comunitaria y libertaria, integral implica palabras mayores, no se convoca, es un resultado y necesita una creatividad histórica sostenida, donde por supuesto ha de haber mujeres feministas, pero forzosamente no socialdemócratas o sea no generistas, osea no neomalthusianas.

En suma, la socialdemocracia – sea menche o sea bolche - no nos sirve, el paradigma estatalista no sirve, la creatividad histórica sostenida de masas, - por favor, sin facilonerías neomalthusianas -, es una necesidad para orientarnos, y la crítica categorial, sin estupideces "de género", es indispensable para no dejarnos llevar por mentiras “buenas”, y pasa por no cerrar los ojos a las verdades “malas” que constituyen nuestro día a día y el horizonte en redondo en que estamos. No es un problema de sororidad, algo que referirá a momentos comunitarios muy particulares pero, si no se quiere caer en el muy subvencionado separatismo político de sexos en el proletariado, no a proyectos, especialmente porque los aliados sine qua nom de las mujeres proletarias no son otros que los hombres proletarios, y aquellos y aquellas que estén dispuestos a razonar sobre la realidad verdadera en que vivimos, que tiende a la universalización de la cosificación humana y la depauperación absoluta del proletariado, y su compleja dialéctica histórica. No a los fraudes fantasmáticos con los que esta "revolucion" de hijos del alcalde nos atiborra cada día.
Re: Ana Botín y el feminismo del 1%
24 oct 2018
Se me olvidó firmar el texto de arriba.
Re: Ana Botín y el feminismo del 1%
25 oct 2018
Sr "traducVOX simultáneo", sus comentarios son ridículamente absurdos. Habla de su idea de lo que es su "feminismo", pero no de los feminismos que conforman el movimiento feminista.

Para luchar por la equidad entre hombres, mujeres o lo que una se sienta, es cierto que no es imprescindible, ni necesario ser feminista, pero lamentablemente la desproporción entre personas que se consideran feministas y no feministas y que luchan por la equidad, es abismal. Pese a los textos que comparto, no me considero feminista, pero ustedes nunca han perdido la oportunidad para calificarme con todo aquello con lo que no me siento identificada. Por tanto, ustedes, sin conocerme de nada, especulan con sus fantasías sobre lo que soy o como soy..., y nada de lo que dicen, aunque a mi me sea indiferente, es agradable.

No hay tales millones de personas que hayan hecho algo por la igualdad, pues usted y yo, aparte de no tener nada en común, no somos ni una mijita iguales, ni lo seremos por más luchas que se abran.

Confundir igualdad (a secas) con equidad, es un torticero recurso. Cuando se habla de lucha por la igualdad entre hombres, mujeres o lo que una se sienta, no se hace referencia a la lucha por la igualdad en la biología, en la neurología, en la genética, en la cultura o en la capacidad reproductiva.

"El feminismo", como ustedes lo llaman, no promueve el odio a los hombres, como ustedes también afirman. Sí plantean la lucha para erradicar el machismo en todas sus manifestaciones, incluidos sus comentarios.

Las afirmaciones que usted hace, como la de llamar "hijos" a los abortos, o la defensa a ultranza de la "familia", sin aclarar a qué modelo de "familia" se refiere, o la defensa de "la pareja" o las "relaciones heterosexuales sanas" (explíquenos cuales son las "insanas"), no son más que las bases sobre las que se sustentan los valores de las ideologías reaccionarias.

¿Por qué no nos explica qué miedos le afloran cuando se refiere a "los hijos criados en ambientes monoparentales de madre"? ¿La falta de afecto?. ¿Acaso su madre no le dio afecto? ¿Por qué su experiencia personal la hace extensible al resto de personas?

Usted nos regala una pregunta para la que ya tiene su respuesta, y sepa usted que la "baja" natalidad, no es más que un criterio de valor. ¿Baja con respecto a qué? Seguramente en la época de sus abuelos y abuelas, la natalidad sería una, y actualmente no estamos en esa época y por ello la natalidad es otra. Ni baja, ni alta, es la que hay ahora, y eso ni beneficia ni perjudica a la clase obrera. Ustedes parten de unas hipótesis que no exponen porque son ridículas. Aunque las clases trabajadoras tuvieran más hijos e hijas, eso no garantiza que las clases trabajadoras aumentaran y tampoco que se organizaran en la lucha de clases.

Antaño los movimientos revolucionarios utilizaron como arma los métodos anticonceptivos, para no engrosar la explotación de los hijos e hijas en las fábricas, o las muertes de jóvenes de clase trabajadora en los ejércitos, o que esos hijos e hijas poblaran las diversos centros de encierro y privación de libertades.

Hoy el motivo podría ser además, no ampliar las bolsas de precariedad, pobreza... Ustedes lo que temen es quedarse sin clase obrera a la que explotar. Ustedes lo que temen es que personas que venimos de otros lugares compartamos espacios. Temen que nuestras culturas "intoxiques" sus rancias "culturas" patriarcales. Ustedes temen a que les invadamos porque creen que vamos a hacer lo que ustedes nos hicieron cuando nos invadieron.

Sus argumentos son tan disparatados como cuando responsabiliza al "feminismo" de que "los varones proletarios de clase media y media baja" vean "terriblemente degradada su capacidad reproductora, su calidad de vida y su capacidad oréctica (de amar y ser amados)" Si su "capacidad reproductora" tiene algún "problema" o si a usted le parece que nadie le "ama" o que no puede encontrar a quien "amar", tal vez el problema no sea del "feminismo", sino de usted mismo.

En sus comentarios se destacan esas cualidades de la falta de afecto, la ausencia de empatía..., y en eso el "feminismo" poco o nada tiene que ver, más allá de ser el estímulo que provoca en usted todas esas reacciones misóginas.

Quisiera aclararles a usted u al sr ".", que el trabajo no dignifica a la clase trabajadora. Es a través del trabajo que el capitalismo explota a trabajadores y trabajadoras. Ese pleno empleo que ustedes reclaman, en este sistema capitalista, lo que hace es aumentar el poder del Capital, y con la precarización laboral que afecta a toda la clase trabajadora, el trabajo aliena..., y eso es lo que ustedes persiguen, un proletariado alienado que se sienta en deuda con quien le explota.

Eso que usted tan absurdamente llama "feminismo", no es lo que provoca la desaparición de la "transmisión de conocimientos artesanales, laborales, técnicos..." porque la incomunicación entre padres e hijos es uno de los resultados de la actual vida familiar.

Su modelo de familia patriarcal es la primera institución represiva que se encuentran los niños y las niñas al nacer, pero eso a usted no le interesa, como tampoco le interesa saber que muchos niños y niñas hemos crecido en un contexto comunitario que nada tiene que ver con su modelo de familia nuclear, y no le interesa porque la vida comunitaria no responde de la misma manera frente a las lógicas del capital.

Usted no hace más que repetir sandeces que se inventa, y desvía la atención a cuestiones absurdas.

En mi opinión, el artículo expone algunas cosas interesantes, pero usted no ha hablado de ninguna de ellas, como por ejemplo que lo del "empoderamiento de las mujeres" ha sido impulsado "por poderosos intereses empresariales", y que ese feminismo que refuerza el modelo empresarial, "es el que ha dado forma a las políticas oficiales del feminismo mundial durante los últimos veinte años", o que "unas de las principales contradicciones de este feminismo es que las reglas antidiscriminatorias nunca se han aplicado a la propiedad..."

Si hubiera deseado hacer una crítica al artículo, en vez de soltar su bilis, podría haber explicado que por ejemplo el aumento del salario mínimo, no son políticas feministas, y que todas esas demandas que califica como "políticas feministas", aparte de antiguos reclamos, no hacen más que poner en evidencia la inoperancia del movimiento organizado en sus sindicatos, y no una consecuencia del movimiento feminista.

Sí, son propuestas reformistas, pero pasen ustedes hambre, o duerman las noches al raso entre cartones o en el interior de los cajeros..., y luego ya pueden seguir mintiendo y confundiendo con los espejismos de sus "revoluciones" de cartón piedra proletario.
Re: Ana Botín y el feminismo del 1%
25 oct 2018
Buenas Aliss:

No voy a poder contestarle con alguna extensión para aclararle sus errores y demostrar sus falsedades, pues no dispongo de tiempo ahora, pero si tengo que llamarle la atención sobre el hecho de que Rosa Luxemburgo - y también Clara Zetkin - creo recordar que en 1913 en el congreso de mujeres socialistas de Berlin se opuso frontalmente al neomalthusianismo en su formato de "huelga de vientres", infiltrado por los liberales de clase media entre los anarquistas proletarios y por los funcionarios socialdemócratas, también de clase media, en el proletariado espartaquista, y a sus llamamientos antimaternalistas hacia las mujeres proletarias. ¿Tiene usted algún problema en que las mujeres inmigradas tengan hijos aquí? ¿Le paga alguna clínica o qué?

Sobre pasar hambre o pasar noches al raso, ¿qué le hace pensar que no es precisamente en esa escuela en la que se han fraguado estas críticas al reformismo ramplón que insiste en meternos con embudo una y otra vez? Y termino, ya veo como se hace la longuis con las impresionantes muestras de cinismo de sus amigas socialdemócratas supuestamente "feministas" en el "debate" anti abolicionismo de la prostitución que se han sacado de la manga ahora que quieren incrementar la recaudación para, presuntamente, solucionar el hambre y las noches al raso y ayudar a las mujeres proletarias supercosificadas en la prostitución capitalista. Y habrá quien se lo crea... ¿señora Aliss?.

Señora Aliss; Reformas si, ¡reformismo NO!
Re: Ana Botín y el feminismo del 1%
25 oct 2018


La sra. Aliss dice que: "con la falta de afecto, de empatía, el feminismo poco o nada tiene que ver, más allá de ser el estímulo que provoca en usted todas esas reacciones misóginas" y "tal vez el problema no sea del feminismo, sino de usted mismo." cuando se le señalan los resultados nefastos de la 'hipergamia' (la tendencia natural de la mujer a buscarse una pareja con mayor capacidad económica) sobre la clase media-baja y el proletariado. Parece aterrorizada cuando se trata de debatir evidencias...
¡Y se saca el 'muerto' de encima cargándoselo en las espaldas a quien se atreve a cuestionar los efectos nefastos del feminismo!
Argumentar 'ad hominem' para evitar el debate es de muy baja ralea y le repito que, afortunadamente, tengo amor, tengo hijos, tengo amigos y gente a la que aprecio y me aprecia. Y que la misoginia es más cosa de las feministas radicales como usted, que adolecen de feminidad y se llenan la boca con la palabra 'mujer' y 'mujeres' porque buscan capitalizar en beneficio propio el sufrimiento de millones de mujeres que -muchos años atrás- sí sufrieron en carne propia el machismo, el patriarcado, el capitalismo, el abuso, el derecho de pernada y los atropellos durante generaciones. Y que fueron también nuestras madres, nuestras abuelas: tanto de hombres como de mujeres del pueblo llano. Y que son tanto 'suyas' como mías. Porque son nuestras madres, hermanas, hijas, compañeras y esposas. Y su memoria, su desgraciada vida y su dolor en ningún caso son propiedad de las feministas; ni merecen las feministas aprovecharse de ese sufrimiento en beneficio propio.
Pasa lo mismo con las feministas como usted que con los sionistas: si criticas Israel y sus políticas abominables, sus crímenes y su racismo, eres antisemita, nazi y racista...
Y en ese mismo sentido, no se entiende, por un principio de proporcionalidad, que no esté usted combatiendo por la mujeres maltradadas, abusadas y asesinadas en su querida Abya Yala.
Aquí en su odiada 'Madre Patria' se cometen anualmente medio centenar de feminicidios. Un tercio de ellos cometidos por migrantes, mayormente latinoamericanos. Otra tercera parte de los crímenes termina con el suicidio de asesino... y al otro tercio, unos señores muy muy malos y patriarcales (policias, jueces, carceleros) los encierran durante 20 o 30 años. Unas cifras que contrastan poderosamente con las devastadoras realidades de su subcontinente. Allí 9 de cada 10 feminicidios queda impune. En Mexico mueren asesinadas más de 3000 mujeres al año y en Brasil, más de 5000. ¿Por qué no se va a combatir la impunidad del machismo en Sudamérica en vez de denostar, insultar, agredir y atacar a quien no piensa -respetuosamente- igual que usted respecto a los efectos nefastos del feminismo en el Occidente Desarrollado?
¿Será porque se ha acostumbrado, como Nuria Alabao y otras miles de feministas 'de pago' y de pega -que tanto abundan en Publico.es, CTXT.es, eldiario.es, elpais.es etc.- a destrozar a los 'machos beta' (insolventes, afligidos, de clase media baja y baja, parados, con adicciones o enfermedades) a cambio de un salario, una pensión, unas prebendas?
No es de extrañar que a la Alabao y a sus amiguitas de publico.es/CTXT.es le entre el canguelo cuando Ana Patricia Botin les recuerda aquello tan catalán de 'quien paga, manda' y las deja en evidencia... y quieran 'desmarcarse con la boca pequeña' de ese feminismo sexista, plutocrático y capitalista, que tan bien sirven y que les paga un buen sueldo cada mes.

Postdata
Cuando quiera debatir con argumentos serios, sensatez y respeto al antagonista, no habrá inconveniente.
Re: Ana Botín y el feminismo del 1%
26 oct 2018
Sr ".", deje de morderse la cola y hablar con circunloquios fraudulentos. No solo soy migrante, también soy hija. Y con eso respondo a su insinuación en forma de pregunta. No tengo ningún problema en que las mujeres migrantes tengan hijos e hijas aquí o en donde les plazca. Y no sólo estoy a favor de eso, también apoyo que puedan decidir si quieren o no quieren tener hijos e hijas y cuando y con quien lxs quieren tener.

El problema es que usted no consiente que las mujeres puedan decidir sobre su embarazo.

Señor ".", no de por supuesto lo que no he expresado. No estoy a favor de las medidas reformistas. En no pocas ocasiones le he expuesto que no soy favorable a leyes, incluidas las que ustedes quieren imponer para contrarrestar las favorables a las mujeres. Simplemente he afirmado que ustedes no tienen la menor empatía porque son la reacción ultraconservadora. Por tanto, no intento meterles en ningún embudo. Mi anterior comentario expone que se puede ser crítico con el artículo de Nuria Alabao, pero a ustedes no les interesa el pensamiento crítico, sino la demolición del pensamiento.

¿De dónde se saca que alguien se está financiando con la prostitución para acabar con el hambre? Deje de inventarse estupideces. No soy abolicionista, pero eso no quiere decir que sea anti-abolicionista. Como le decía no propongo leyes, ni para "legalizar", ni para "abolir", ni para "prohibir". ¿Dígame cuándo ha servido la abolición de algo? ¿Usted era el que reclamaba que NO al reformismo?, pues su propuesta es plenamente reformista. ¿Cuántas prostitutas apoyan la abolición de la prostitución? Lo que plantean principalmente es vivir en igualdad de oportunidades.

A todo ese proletariado con el que usted se llena la boca y se desgarra las vestiduras, usted lo que le propone es una vida en la nueva esclavitud de la explotación neoliberal, porque su "revolución socialista", no es más que otra estrategia para mantener la actual hegemonía.

Sr "traducVOX", ¿qué relaciones encuentra usted entre el feminismo y esa supuesta "hipergamia"? No me sorprende que se refiera a ese invento como "tendencia NATURAL de la mujer... ¿Natural por qué? ¡En qué evidencias se basa, en su experiencia personal? Dudo mucho que usted tenga "mayor capacidad económica"? De capacidades se le nota que anda bastante escaso. ¿"Mayor capacidad económica" que quién? ¿Se refiere a sus siempre recordadas Hillary Clinton, Ana Botín, Lady Gagá, etc..."

Para usted lo natural es eso, que las mujeres tengan que depender económicamente de los hombres. Sus "evidencias" no hablan de las realidades de las mujeres, sino de los deseos de usted. Siempre me siente enfadada, sulfurada, cabreada, aterrorizada..., ¿en qué se basa para afirmar todo eso? Usted no hace más que reproducir evidencias de sus prejuicios a los que confiere la calidad de realidad. Pero las realidades son unas muy otras y en nada se parecen a la que usted le otorga el valor de VERDAD.

¿Dígame cuándo ha cuestionado usted algo? Solo ha descalificado o difundido falsedades y medias verdades.

No tengo ninguna necesidad de sacarme de encima el "muerto", porque nunca le he tenido a usted encima. Lo suyo, lo del sr "." y lo de todos los que repiten y sostienen sus discursos, no hacen más que reproducir las formas de una cultura de muerte.

Mis comentarios no son más "ad hominem" que los suyos y además pretende hacernos creer que lo suyo es debate, porque lo confunden con la humillación. Si lo que proponen es debatir y no descalificar, expongan claramente y sin rodeos cuales son sus opiniones acerca de la homosexualidad, de la eutanasia, qué modelo familiar es el que proponen, cuál es su opinión acerca de que las mujeres puedan decidir sobre sus embarazos, por qué las mujeres somos las responsables de los embarazos no deseados, qué es para ustedes la paternidad, a qué se refieren cuando hablan de sexualidad sana, etc... Sus comentarios son más propios de una moral estricta, religiosa y victoriana.

Le repito, ya que veo que es duro de entendederas, que no me considero feminista, por tanto difícilmente puedo ser una "feminista radical", De nuevo sus fantasías le traicionan. El "beneficio" de ese sufrimiento de "millones de mujeres", es lo que intentan rentabilizar ustedes apareciendo como salvadores de las mujeres con su "hombría de bien".

No me acuse de lo que usted es un experto. Utilizo tanto como usted las palabras "mujer" y "mujeres", lo que sucede sencillamente es que usted se cree con más derecho para hacerlo.

Las vidas de todas esas mujeres que menciona, efectivamente no son "propiedad de las feministas", pero parece que a usted no le pesa utilizarlas para afirmar eso, sin reconocer que tampoco son propiedad suya. Parece que lo que no se merecen las feministas, usted se lo ha ganado por algún mérito especial. Además, las vidas que esas mujeres pudieron tener, podrían ser muy diversas, pero dudo que fueran "vidas desgraciadas".

¿De qué pretenden dar lecciones y a quién?

Esa comparación entre feminismo y sionismo, también se la puede aplicar usted y a todos los que comparten sus ideas antifeministas, patriarcales, misóginas, machistas...

Por otra parte desconocía que usted supiera algo sobre mis relaciones con las mujeres de otras partes. ¿Usted qué hace ante ello? De nuevo sus palabras le traicionan. Las mujeres que luchan en otros lugares, no me "necesitan". Usted se considera indispensable y proyecta sobre mi sus prejuiciosas fantasías. Algunos de los textos que comparto, son parte de las denuncias de esos lugares, Sin embargo, a diferencia de ustedes, cuando se denuncia de las muertes de mujeres por violencia de hombres, sus respuestas más inmediatas es desvalorizar esas denuncias, confundiendo y desviando la atención hacia cuestiones tan absurdamente fuera de contexto como que, por ejemplo, se sostienen de subvenciones de fundaciones capitalistas o que mueren muchos más hombres que mujeres, o que la fuente de la que se extrae la información, es un medio burgués.

No sea usted tan manipulador, no puedo odiar lo que no tengo. Y me estoy refiriendo a lo que usted llama "patria" o califica con un retorcido oximoron como "madre patria".

Sin entrar en la falta de credibilidad de sus "estadísticas", ¿por qué destaca usted los feminicidios de "migrantes, mayormente latinoamericanos"? ¿Acaso las otras muertes son menos muertes o muertes menores?

Supongo que su soberbia, su sentimiento de superioridad, es lo que le lleva a considerar que usted tiene un continente y que las demás, pertenecemos a un "subcontinente". De nuevo el sentimiento de propiedad le aflora.

Asegura que "denosto, insulto, agredo y ataco a quien no piensa -respetuosamente- igual que yo". Explique qué es lo que entiende usted por "respetuosamente". Usted se cree con el exclusivo e inalienable derecho de desmerecer, humillar y menospreciar a las demás muy respetuosamente y a eso le llama debate.

Desconozco casi todo sobre Nuria Alabao, como para hacer afirmaciones gratuitas como las suyas. Tampoco tengo la menor idea sobre "machos alfa", "machos beta" o "machos omega". Y ya que usted tiene "hijos, amigos, amor y GENTE a la que aprecia y le aprecia", debo suponer que también tiene un trabajo en el que no se explota a nadie, ni se beneficia de él el patrón y el capitalismo. También voy a suponer que usted contesta desde un teclado del neolítico o de otra época en la que todavía no había surgido el capitalismo, o quizás a lo que usted se refiere cuando le hace ese gratuito feo a Nuria Alabao, es que usted sí puede hacerlo y ella no, porque usted es coherente.

Posdata
Cuando usted quiera debatir con argumentos, no utilice sus estadísticas inventadas. En su arrogancia usted se considero un antagonista, a pesar de que jamás lo he sentido así. Sus comentarios siempre han sido tan despreciables como reaccionarios.
Re: Ana Botín y el feminismo del 1%
26 oct 2018
Madame (por decir algo) Aliss:
Lamento que solo encuentre insultos en vez de argumentos. "Duro de entenderas. Manipulador. Arrogante. Despreciable. Reaccionario" etc.

Veo que no le gustó que le recuerde que las mujeres que utilizan ud. y las -ejem- señoras feministas como usted TAMBIEN fueron nuestras madres y que en ningun modo tiene(n) derecho a CAPITALIZAR su sufrimiento en BENEFICIO PROPIO.
O que la inmensa mayoria de las victimas de sus politicas, sus discursos y sus PRIVILEGIOS (legales, sociales, mediaticos) son 'machos beta', esto es, los varones del proletariado.
Tampoco le gustó que le recuerde que las NO-Feministas como usted (aunque se pasan el dia copiando y pegando panfletos andrófobos, elusivos o descaradamente buenistas como este) se parecen demasiado a los sionistas. Que se escudan en el dolor ajeno para masacrar, robar, sacar beneficio, impunidad, insultar, acusar e intimidar a quienes señalan sus aberraciones.
Y mucho menos le gustó la cruda realidad que se esconde tras las cifras de feminicidios que perpetran sus queridos compatriotas latinoamericanos...
y aún menos le gustó que le sugiriera se dedique usted a combatir la violencia patriarcal donde realmente es indecente, estructural e impune.
Ni que le recuerde que no, que no somos los 'colonizadores' españoles quienes la llevamos a cabo, sino sus 'compadritos'.
Aunque imagino que es mucho mas rentable y provechoso ejercer el oficio de androfoba en webs como esta y en un pais seguro, como el que la acoge, que en las villas miseria, en los suburbios, los arrabales o en las favelas.
Es usted muy 'valiente'.
Asi que no la insultaré para no rebajarme a su nivel, pero sí que le recomiendo que se vuelva a su Guatemala natal, que allá la necesitan mucho más que en Europa...

postdata:
Aqui tiene los 'datos manipulados obtenidos de un medio burgues' con 'mis estadisticas inventadas'
http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/521881

Aqui tiene un videito de sus com'padrotes' centroamericanos:
https://www.youtube.com/watch?v=wROApkpHOzY

Y aqui tiene uno de sus amiguitas:
https://www.youtube.com/watch?time_continue=1&v=lDdiHOVcF74
Re: Ana Botín y el feminismo del 1%
26 oct 2018
Buenas señora Aliss:


Siga decidiendo que los hechos no existen y silbando a cuarenta lados, con pomposas afirmaciones de este tipo:


"sepa usted que la "baja" natalidad, no es más que un criterio de valor. ¿Baja con respecto a qué? Seguramente en la época de sus abuelos y abuelas, la natalidad sería una, y actualmente no estamos en esa época y por ello la natalidad es otra. Ni baja, ni alta, es la que hay ahora, y eso ni beneficia ni perjudica a la clase obrera."


Primero, el criterio no valorativo de medida es la tasa de reposición poblacional = 2,1 hijos por mujer. En cuanto al contenido de la afirmación; La caída de la natalidad beneficia a corto plazo (solo a corto plazo = una generación) a la clase obrera para si, primera forma de transformación imperialista de un proletariado en aristocracia obrera, y, no solo estratégicamente, perjudica al proletariado en si, al proletariado mundial, de varios modos a corto, medio y largo plazo.


Es clave comprender que la magnitud del salario real determina la magnitud de la reproducción biológica del proletariado en una región dada de la acumulación de capital, y clave también comprender que a medida que se eleva la composición orgánica del capital se reduce la magnitud del salario proletario y se descompone el salario familiar proletario. No es causalidad que las amas de casa con salario familiar indirecto de, por ejemplo, 30 euros a la hora, sí ejercen la maternidad, pero las mujeres proletarias cuyo salario familiar indirecto como amas de casa con un hijo fuera de, por ejemplo, 5 euros a la hora, tienden a no ejercerla, pues si, estando en esa situación, tienen otro hijo ¿qué ocurriría? El salario familiar indirecto que de forma difusa pero real perciben baja a 2,50 euros por hora. La solución es dejar la Esfera de la Reproducción, pero como ello se transforma en un movimiento masivo y sostenido a lo largo de la fase toyotista de la acumulación, ese lanzamiento masivo y sostenido de las mujeres a componer oferta en el mercado de fuerza de trabajo deflaciona precisamente el salario directo que van a obtener esas mujeres, que acaban por esclavizarse en la Esfera de la Producción porque no tienen medios de reproducción suficientes en la Esfera de la Reproducción. La épica que adorna y camufla esta catástrofe es “feminista”, pero el contenido es neomalthusiano.

Y aquí aparece Aliss hablando con la contrarrevolucionaria Federici de "liberación" femenina y otras alucinaciones cuando no se aclara y se oculta lo que verdaderamente está ocurriendo en la base material, y cuando, de hecho, en realidad está ocurriendo lo contrario de lo que dicen que ocurre, pues lo que ocurre es una verdadera catástrofe de masas. Pero si en la fase toyotista de la acumulación es esta la tragedia a que han arribado masas sino multitudes de mujeres, en la fase de la robotización ocurre que la Esfera de la Producción, - que sigue en deflación salarial estructural -, es reestructurada otra vez, a medias entre la burguesía y las clases medias, apareciendo un paro estructural femenino en el que las proletarias se ven envueltas en las mismas condiciones de explotación y marginación que envolvieron a los hombres proletarios anteriormente, como sobrantes a la producción y a la reproducción, y comienzan a transformarse en un Ejército Industrial de Reserva Femenino Permanente, sobrante a la producción y la reproducción, en lo que veerdaderamente constituye un nuevo gran cercamiento capitalista, pero esta vez no del campo sino de la maternidad proletaria, ya completamente mercantilizada.

Inmediatamente, la competición entre mujeres, que "traductor" denomina "hypergamia", - ¿quizás de gamia, reproducirse, e hyppe, caballeros = reproducirse con "caballeros"? Si así es, sería más adecuado denominarla plutogamia, reproducirse con ricos, - por los hombres que les pueden proporcionar 30, 40 o 50 euros a la hora por su actividad como amas de casa, se recrudece en las clases medias y la burguesía, y, a la vez, la descomposición de las parejas y de la naturaleza sexual humana, fundamentalmente monogámica, en el polo proletario dependiente de la magnitud del salario se multiplica y hace endémica, como hojas llevadas al vuelo en el caos de la tormenta de la acumulación de capital. Esta esterilización de masas es embellecida por desgarramantas alienadas por el neomalthusianismo socialdemócrata, como Aliss, y reinterpretado el campo de batalla repleto de cuerpos deshabitados de amor, selva y corazón, una vasta escombrera de hombres y mujeres, por especialistas neomalthusianas camufladas de "feministas" que confeccionan profesionalmente el abominable desbarre anti proletario del "género", finalmente otra gran maniobra de distracción en la lucha de clases.
Re: Ana Botín y el feminismo del 1%
26 oct 2018
de Wikipedia.org
https://es.wikipedia.org/wiki/Hipergamia

<b>Hipergamia</b>

Hipergamia, coloquialmente llamado en inglés «marrying up», es el acto de buscar pareja o cónyuge de mejor nivel socioeconómico, o casta social que uno mismo.1​

El término es normalmente más usado específicamente por la aparente tendencia dentro de las diferentes culturas humanas donde las mujeres buscan o son animadas a buscar un hombre comparativamente mayor, más adinerado o de alguna otra manera más privilegiado que ella.2​ El comportamiento de hipergamia puede ser explicado en términos de psicología evolucionista, ( https://es.wikipedia.org/wiki/Psicolog%C3%ADa_evolucionista ) ya que en sociedades con un alto nivel de desigualdad de sexos las mujeres son más proclives a la hipergamia para el beneficio de sus hijos, a la vez que los hombres tenderían más a la hipogamia como forma de asegurar una mayor fidelidad de sus parejas.3​

La palabra «hipogamia» típicamente hace referencia al caso inverso: casarse con alguien con una posición social o económica más baja.

Bonus Track_

Becky G & Bad Bunny = "Mayores"
mil cuatrocientos MILLONES de vistas en ytube
https://www.youtube.com/watch?v=GMFewiplIbw
Re: Ana Botín y el feminismo del 1%
28 oct 2018
Sr "traducVOX", cuando habla de "capitalizar el sufrimiento en beneficio propio", como le he dicho en otras ocasiones, debería de documentarlo, y no porque lo digan ustedes. Evidentemente, cuando usted afirma eso "porque usted lo vale", no me está insultando. No se haga ahora la victima, pues no lo es. Cuando le digo que usted es un reaccionario, es porque sus palabras y sus argumentos lo son, y es en lo que me baso. Sus comentarios acerca de las mujeres son propios de personajes despreciables.

Usted sale en defensa de los "machos beta" porque dice que son proletarios, y para usted no existen proletarias feministas o proletarias que luchen por sus derechos de igualdad de oportunidades o contra los feminicidios a manos de hombres, algunos de ellos, también proletarios. De lo que usted y quienes sostienen sus mismos discursos, es que ser proletario, al igual que feminista, no es garantía de nada. Ustedes hablan de unas "esencias" a las que consideran valores, que son absolutos y totalitarios, y la realidad dista mucho de esos cuentos.

Como le aclaré también anteriormente, usted miente cuando habla de "mis queridos compatriotas", no porque niegue el feminicidio, sino porque, a diferencia de usted, no tengo patrias. Siguiendo sus fantásticas líneas de disparatadas argumentaciones, podría reprocharle que esos a los que usted llama "mis queridos compatriotas", son hombres como usted, y pretender con ello, achacarle esas muertes.

Como ve, he tenido que repetirle las cosas que le he argumentado y que usted tan fácil e interesadamente olvida, "porque usted lo vale" y porque es duro de entendederas, no porque le falten cualidades para entender, sino porque su ultramuntana ideología reaccionaria, no le permite abrir los sentidos y los sentimientos a ese "dolor" que tanto nombra para instrumentalizarlo, no en su beneficio, pues es usted un pobre hombre, o si lo prefiere, miserable..., sino contra quienes no aceptan sus verdades absolutas.

Y sobre su postdata, le confirmo que las estadísticas que aportó anteriormente, no son ciertas. Usted nos remite a una web que, como ustedes, manipulan al interpretar las estadísticas a su antojo. Se trata de una web que hace comentarios como que "el GENERismo disfrazado de feminismo continúa a lo suyo", eso sin decir que baraja estadísticas de hace unos años. Si le interesan las estadísticas actuales, sin comentarios partidistas, puede echar un vistazo aquí:
http://www.violenciagenero.igualdad.mpr.gob.es/violenciaEnCifras/victima(2).pdf

Sobre los vídeos, es tan torpe que usted se delata solo. Un vídeo que se llama FEMINAZIS no tiene mayor lectura de dónde proviene y los "compadrotes", pues eso, tal vez para ustedes sean sus referentes.

Insistiré de nuevo que no tengo nada en contra de los hombres que no son como ustedes, machistas, misóginos, reaccionarios, patriarcales...

Y por cierto, nunca he empleado la terminología de "macho alfa" para calificar comportamientos abusadores, y por tanto, tampoco comparto esas clasificaciones que a ustedes tanto juego les dan. Ahora, para usted, los hombres proletarios son "machos beta". Tremenda estupidez. ¿Sabe usted acaso de dónde sale eso de "macho alfa"? Antes de decir tonterías, documéntese mínimamente.

Sr ".", deje de manipula. La tasa de reposición poblacional se refiere a que para que no descienda la población de un país, esa tasa de natalidad debe de ser 2,1 hijos. La trampa está en que no se incluyen a las personas migrantes. Además quiénes dictan esas normas de que las poblaciones de los países no puedan descender y porqué.

Fíjese hasta que punto desvaría con sus manipulaciones, que afirma que "aquí aparece Aliss hablando con la contrarrevolucionaria Federici..." Sr ".", por si no se ha dado cuenta, el texto es de Nuria Alabao.

En sus desvaríos nos llama "neomalthusianas", tal y como le sucede al sr "traducVOX", solo porque usted lo vale. Eso sí, le da algunas pinceladas poéticas para intentar conmover (no se muy bien a quién...), pero se olvida que entre esas a las que usted nos llama "neomalthusianas", estamos muchas mujeres de clase trabajadora y no, como usted afirma, "desgarramantas alienadas..."

Como ya le he dicho claramente al sr "traducVOX", no me considero feminista, por tanto no me esconde de nada, y por ello, su afirmación de "especialistas neomalthusianas camufladas de feministas", es tan falsa como usted.

Siempre tiene la "lucha de clases" en la punta de los dedos cuando golpea su teclado, pero se le olvidan casi siempre, las desposeídas que militamos en la lucha contra el capital y el patriarcado, algo que según usted no existe en los países del capitalismo progresado, pese a la existencia de infinitas manadas, incluída la de esta web, algo que sin patriarcado, la dominación capitalista sería diferente.

¿Psicología evolucionista...? Esa es una de las muchas armas del capitalismo. Se le ha pasado a usted por alto que en la hipergamia se habla de APARENTE TENDENCIA... Por tanto, si es aparente y además una tendencia, no es una evidencia. Tomo muy científico, sí señor. Usted con sus pseudociencias es capaz de justificar las más crueles aberraciones del ser humano. Sepa usted que dentro de las diferentes culturas humanas, no hay comportamientos universales...

Todas esas estupideces ustedes aquí las sueltan, solo para confundir y desviar la atención de cuestiones tan fundamentales como las que les he preguntado, pero ustedes han obviado contestar: "si lo que proponen es debatir y no descalificar, expongan claramente y sin rodeos cuales son sus opiniones acerca de la homosexualidad, de la eutanasia, qué modelo familiar es el que proponen, cuál es su opinión acerca de que las mujeres puedan decidir sobre sus embarazos, por qué las mujeres somos las responsables de los embarazos no deseados, qué es para ustedes la paternidad, a qué se refieren cuando hablan de sexualidad sana, etc..."
Re: Ana Botín y el feminismo del 1%
28 oct 2018
Sr "traducVOX", se me olvidó aportarle una información que, aunque ya ha sido difundida en esta web, usted ha intentado ignorar a la hora de sacar sus retorcidas conclusiones.

El 93% de los homicidios cometidos en todo el mundo, son cometidos por hombres... Esto deja en evidencia todas sus manipuladas estadísticas.
https://www.bbc.com/mundo/noticias-37433790
Re: Ana Botín y el feminismo del 1%
28 oct 2018
Si. Ciertamente, el 93% de los homicidios cometidos en el mundo son hombres.
Una cifra muy parecida a la de muertos por accidente laboral (95%) de varones cuyo crimen machista fue trabajar para sacar adelante a su familia.
No aparecen en sus estadísticas cuántos de esos homicidios son inducidos por mujeres. O son cometidos como resultado de la competición natural del macho por la hembra. Tampoco aparece en sus estadisticas de la BBC (luego se queja de la utilizacion de 'medios burgueses'!) qué proporción de esos asesinatos son cometidos por africanos, afroamericanos, musulmanes, jóvenes, marginales, chaperos, pobres, etc.

A partir de esos datos cabrá deducir que los homicidas son mayoritariamente jóvenes pandilleros negros/arabes musulmanes migrantes y desarraigados... así que le estará usted dando alas a un tal Bolsonaro, a los de Vox, a la ultraderecha europea, a Trump, etc.
Ya sabe aquel dicho: "dime con quien andas y te diré quien eres"

https://www.elmundo.es/internacional/2018/10/28/5bd5a00c22601da27f8b4576

El asesinato en Roma de Desirée Mariottini
Los agresores de la joven violada y muerta en Italia impidieron que la ayudasen: "Mejor ella muerta que nosotros en la cárcel"
Re: Ana Botín y el feminismo del 1%
28 oct 2018
Ja, ja, ja, ja..., pues parece que quién se está enfadando, es usted sr "ultraVOX"

De nuevo sintoniza con la actitud victimista cuando pretende dar a entender que hay muertes de hombres inducidas por mujeres y no menciona que esas muertes por accidentes laboral, son responsabilidad del sistema productivo neoliberal, y no de que las mujeres obliguen a los hombres a realizar los trabajos de riesgo o a poner sus vidas en peligro en sus trabajos.

Sus argumentos, más que rebuscados y retorcidos, son absurdos. Dudo mucho que esas "familias" hayan obligado a esos "varones" a "sacar adelante a sus familias".

Como es muy habitual en usted, la responsabilidad de todo lo que les sucede a los hombres, es de las mujeres. En este caso ni tan siquiera menciona a las feministas, y como le expliqué en otro lugar, en sus comentarios es posible descubrir los rastros de su ideología ultrareaccionaria. Como por ejemplo esa obligación sistémica patriarcal del hombre, de "sacar adelante a la familia". O cuando habla de "competición natural del macho por la hembra" como resultado de la inducción de las mujeres al homicidio de los hombres. Háblenos a qué se refiere con eso de "la competición natural del macho por la hembra", que será muy interesante y revelador de cual es la ideología que soportan sus argumentos.

No se equivoque sr "ultraVOX", quienes me han cuestionado las fuentes, calificándolas de burguesas, han sido ustedes. Y se puede comprobar en los artículos que he compartido y que provenían de medios burgueses y que ustedes, y más concretamente usted, me han achacado esa cuestión. Si algo tengo que recriminarle, es que usted, las fuentes que utiliza, no son de medios burgueses, sino de medios ultraconservadores, reaccionarios y sensacionalistas. Sus estadísticas son las que aparecen, no en un medio burgués, sino en un medio reaccionario y misógino, y que además se puede encontrar en webs como libertad digital, que de burguesa tiene poco y sí mucho de ultraconservadora.

El apelativo de sr "ultraVOX", se lo ha ganado usted a pulso.

Las conclusiones sobre las estadísticas de la BBC, pueden ser muy diversas y no exclusivamente las que usted afirma como únicas.

Lo que dice el artículo es que ese elevado porcentaje de homicidios de hombres, son mayoritariamente perpetrados por otros hombres, y no por "lucha natural entre machos por la hembra". ¿De qué "ultracaverna" sale usted...?

La mayoría de hombres asesinados por hombres, se realizan en espacios públicos, mientras que en el espacio doméstico, la mayoría de asesinatos se cometen contra las mujeres.

En cuanto al perfil que usted dibuja como deducción, no sólo es falso, sino que además es racista, pues el artículo incorpora variantes culturales, pero no raciales, y por tanto, de nuevo, son las reveladoras fantasías de sus interpretaciones las que han colocado sus prejuicios, en un texto no habla ni de personas negras, ni de personas árabes. Y en cuanto a lo de los "pandilleros", dan una explicación que está relacionada con el enriquecimiento rápido que propone el neoliberalismo, aunque usted sólo se haya fijado en la "juventud". ¿Por qué será...?

El artículo dice claramente que no hay consenso para dar explicación a esas violencias, y aunque haya quienes apunten hacia cuestiones biológicas, que no naturales, principalmente plantean aspectos de "la competitividad como último paso de la violencia", o que los hombres son recompensados socialmente si muestran fortaleza y denostados, si expresan debilidad. Es decir, apuntan a roles sociales como una de las diversas posibles causas.

Todo lo que usted habla, son falaces conjeturas personales e intencionadas. solo hay que ver el tratamiento mediático de la agresión sexual que usted aporta, sin contextualizar la realidad política del país en donde se produce.

En ese intento de confusión, usted lleva unos comentarios intentando relacionarme con reaccionarios tan indeseables como Trump, Bolsonaro, etc..., cuando lo que expongo está en el antagonismo, mientras que muchos de sus "discursos", podrían ser asumidos por esos dirigentes de la ultraderecha.
Re: Ana Botín y el feminismo del 1%
29 oct 2018
Buenas Aliss:

Le contesto en esta aportación a una de las cuestiones que plantea, si puedo durante esta semana contestaré a las otras dos cuestiones que plantea, una en este último texto y otra en otra articulo.
Usted dice que:

"La tasa de reposición poblacional se refiere a que para que no descienda la población de un país, esa tasa de natalidad debe de ser 2,1 hijos. La trampa está en que no se incluyen a las personas migrantes."

Sí, si incluyo a las personas migrantes, pues analizo la totalidad.

LA NOCIÓN DE “MIGRANTES” EN RELACIÓN CON EL PROLETARIADO



Primeramente; personas migrantes son también quienes migran entre sectores y ramos del aparato productivo y no únicamente los que migran entre territorios.

Ocurre que, con rápida circulación de capitales y agudas oscilaciones del ciclo industrial, la velocidad de rotación de la fuerza de trabajo se acelera en los ramos y sectores que constantemente entran en reconversión tecnológica, redimensionamiento de la fuerza de trabajo y/o reestructuración funcional. En esas condiciones, normales en los centros de acumulación de capital hiperconcentrados como son los paises imperialistas centrales, la fuerza de trabajo migrante intersectorial, interna o externa, que llamamos precariado y que forma parte de la sobrepoblación relativa mundial, ya anteriormente estructural, se amplia incomparablemente e incluso se hace mayoritaria durante la fase toyotista.

Los migrantes territoriales procedentes del exterior, que pueden ser o no precariado y que, además, pueden ser además migrantes intersectoriales -, una vez se radican en un centro de acumulación de capital pasan a componer parte de la población proletaria endógena, compuesta por inmigrados y autóctonos, cuyas similares condiciones salariales y de vida, determinan normalmente que tienen y tienden a tener tasas de natalidad media homogeneizadas o convergentes, puesto que sus salarios están mediados por el precio de producción de la fuerza de trabajo proletaria resultante en la región dada en que habitan.

En estas dos porciones del proletariado endógeno migrante intersectorial, - autóctona e inmigrada -, de los centros de acumulación de capital, se produce el efecto de subreproducción biológica, consistente en una fertilidad reducida, en grado de una natalidad por debajo de la cantidad necesaria para su reproducción biológica.

En estas condiciones, el capital ya desarrollado y más concentrado fomenta la inmigracion proletaria específicamente como fuerza de trabajo, con fines deflacionarios del salario, pero, excepto ciertas fracciones ocasionales del capital, no fomenta la inmigración como población en general, con fines de sostenimiento de la densidad demográfica proletaria e incluso, como estamos viendo ahora, la desincentiva. Esto es importante comprenderlo, pero por razones de concreción no voy a extenderme sobre ello ahora.

En todo caso, aquí hay que hacerse una pregunta, ¿la población proletaria mundial en posición de sobrepoblación relativa fluyente de las periferias a los centros de acumulación, de la que surge la fracción proletaria “migrante internacional”, ve reducida su natalidad a medida que aumenta la composición orgánica media mundial de capital?

Los datos demuestran que así es, y que, por tanto, la propaganda capitalista socialdemócrata hacia ellos, en cantos de sirena de tipo modernizador liberal e incluso de liberación personal, en realidad busca naturalizar un efecto radical de su propio sistema de explotación, y ello lo encubre dos políticas concretas;

1/ La política Imperialista demográfica hacia afuera, presionando para que se reduzca su natalidad en origen para despejar territorios con el objetivo de facilitar despojos, pero, a la vez, importando a esos pobladores proletarios a la carta como un combustible humano nuevo necesario para la producción de plusvalía y la deflación salarial estructural que eleva el poder de compra de los aliados burgueses y de clase media, y por tanto estabiliza a la estructura de clases y estatus establecida;

y 2/ La propaganda neomaltusiana hacia adentro, presionando para que los inmigrantes adopten su política antisexual y acepten la reducción de su fertilidad como un “avance de estatus”, con el objetivo de facilitar, en realidad, las elevadas cuotas de explotación que precisa el capital muy concentrado de los centros imperialistas.

IMPORTANCIA DE LA COMPOSICIÓN ORGÁNICA MEDIA DEL CAPITAL EN EL CAPITALISMO TARDÍO



Inmediatamente vemos que no estamos ante una mera cuestión de “migrantes”, y que la causa eficiente en la esencia (unidad de lo múltiple) del proceso de bajada media mundial de la fertilidad del proletariado consiste en la elevación del nivel medio alcanzado por la composición orgánica del capital, agudamente en varias de sus regiones concretas, - por ejemplo todo el Hemisferio Norte del Planeta -, y más difuminadamente a Escala Planetaria, dando las mismas condiciones de base los mismos resultados a escala regional y a escala mundial, aunque a diferentes ritmos de desarrollo y formas de concreción.

A medida que crece la composición orgánica de capital y, por tanto, se desarrollan las fuerzas productivas, la cuota de explotación se eleva, - aunque pueda haber un aparente mayor fondo de consumo -, porque las fuerzas de clase que mueven el capital a interés, la renta del suelo (o del planeta) y la porción tributaria de la plusvalía presionan sobre el margen de la ganancia del capital en funciones, a la vez que la tasa de ganancia disminuye. La forma de contrarrestar esa tendencia a la disminución de la ganancia y de la cuota que aliena el capital en funciones, es deflacionar el salario general, especialmente el proletario por debajo de su valor, restándole la porción dedicada a la reproducción familiar.

Esto ocurre en todo el mundo, y es el proceso, mitad estructural mitad consciente, que determina la caída media mundial de la natalidad proletaria.

LA DIALÉCTICA DE LOS “TIEMPOS LARGOS”



Ahora bien, este proceso no solo tiene un desarrollo a escala espacial, sino también a escala temporal. ¿Qué consecuencias puede tener la bajada sostenida de la fertilidad humana a escala mundial, determinada por la dinámica estructural de la acumulación de capital, a un estadio por debajo de la reposición poblacional en un marco de Tiempos Largos? Sin perder de vista el sufrimiento humano que esta situación impone por generaciones, aquí hay dos resultados tendenciales, al menos uno de ellos Necesario y el otro altamente Probable.

El resultado Necesario, si se mantienen en Tiempos Largos (un siglo más, o cinco generaciones) las condiciones de baja natalidad sostenida que lo determinan, consiste en la extinción a largo plazo de todas las líneas genéticas proletarias hoy existentes . El resultado Probable, dado que la reducción de la fertilidad humana, no solo proletaria, es exponencial y está mediado por la lucha de clases, consiste en la extinción de la especie humana.

Es importante destacar que el crecimiento exponencial de la población que los malthusianos propugnaban no es posible pues existen fuerzas naturales limitantes, pero el decrecimiento exponencial de la población si es posible y probable pues la fuerza estructural limitante es el desarrollo de la fuerza humana reproductiva, que es precisamente la que queda anulada por su subsunción a la Esfera de la Producción de plusvalía. Esta anulación, toma la forma de decrecimiento exponencial de la población y consiste no solo en el decrecimiento de la natalidad proletaria por debajo de la tasa de reposición poblacional en un proceso expansivo sobre la geografía del capital que va desde sus centros a sus periferias, sino también en:

A/ La reducción media mundial de la potencia de fertilidad de la población, por la reducción en torno a la mitad de las cohortes de mujeres en edad fértil en cada generación,

y B/ El cese universal de la fertilidad juvenil paralelo al crecimiento asombroso de la fertilidad envejecida (Por ejemplo, hoy en EH el 70% de las mujeres no tienen el primer hijo hasta los 35 años, mientras el proceso de envejecimiento de la fertilidad no cesa).

Al inicio de la Revolución Industrial, ocurría lo contrario; las mujeres, que rara vez llegaban a los 30 años de vida, para los 25 años ya habían tenido cinco o seis hijos, de los cuales no menos de la mitad morían antes de los cinco años. Ello significaba un metabolismo biológico reproductivo humano superacelerado, causado por los procesos salariales. En cambio, en el capitalismo tardío, aparece un metabolismo biológico reproductivo humano superdetenido, ocurriendo que las mujeres, especialmente las proletarias, se encaminan a solo poder reproducirse dos de cada tres de ellas, teniendo una de cada de dos de las que se reproduzcan un único hijo y ya en la vejez de su fertilidad, por encima de los 38 años, pudiendo llegar a vivir en media 90 años. Pero las condiciones que determinan ese proceso antisexual capitalista siguen agudizándose.

Así que el efecto de la ley general de la acumulación de capital sobre la población proletaria mundial no es meramente un proceso restringido a los países capitalistas centrales, sino que abarca a todo el sistema mundial productor de plusvalía, de manera combinada y a diferentes ritmos pero convergente hacia un proceso global de depauperación absoluta del proletariado, que toma la forma de subreproducción biológica, primero relativa y luego absoluta. Esta es la base material del gran desarrollo de las ideologías reformistas tanto keynesiana como neomalthusiana y sus subideologías dependientes: La ideología del fantasmático el El Patriarcado, el Anti Maternalismo y la anti lactancia, la ideología generista de la desidentificación sexual de masas y de la desconstrucción de la monogamia, el eco fascismo malthusiano, el darwinismo social antireproductivo, y las eugenesias posmodernas. Y es a partir de aquí, y haciendo el esfuerzo de conocer la base antropológica objetiva, a partir de lo que hay que hacer la crítica al reformismo keynesiano-neomalthusiano del proletariado (no del capital), sea liberal, - plutócrata o progre -, o sea socialdemócrata, - bolche o menche -.

Solo de este modo podemos liberarnos de los apriorimos valorativos ideológicos, - que nos hunden en el subjetivismo y la autoalienación -, y sus sesgos paradigmáticos, sobre el carácter positivo o negativo de una condición, proceso o circunstancia concretos dependiendo de si es conservadora o modernizadora.


Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

CNT Girona