Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Setembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
          01 02
03 04 05 06 07 08 09
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: ecologia
[Italia] No al oleoducto transadriatico! Por el bloqueo de todo!
12 set 2018
https://contratodanocividad.noblogs.org/

Desde hace unos años, la pregunta de TAP saltó a los titulares.

Precisamente desde el 2013, el consorcio TAP fue elegido para llevar a cabo la construcción de un gaseoducto a través de Turquía, Grecia, Albania, el Mar Adriático hasta Italia, con Salento como destino final para poder vincularlo con otro gaseoducto, el TANAP, que une Turquía con Azerbaiyán (donde se encuentran los campos de gas natural), y finalmente se convierte en SNAM, ascendiendo a través de los Apeninos italianos, la llamada ‘red adriática’ – hasta Austria.

Miles de kilómetros de tuberías, plantas de presurización y despresurización de gas, pozos de empuje, micro túneles para conectar el continente y el mar, cables de fibra óptica a lo largo de todo el recorrido, sitios de construcción que destruirán el paisaje y el entorno local, alto riesgo de accidentes y explosiones. contaminación del aire, vehículos pesados en las carreteras en los próximos años, aumento exponencial de las fuerzas policiales, transformación industrial de la economía de un área entera y consecuente pérdida de todas las opciones para las personas que viven allí. Un ejemplo de esto es ILVA en Taranto, a pocos kilómetros de Lecce y Melendugno, donde llegará el gaseoducto.

Presume de ser la vanguardia del progreso en los años 60, ILVA, la mayor planta siderúrgica europea, ha dejado solo un desierto, animado por una alta concentración de tumores y enfermedades y sin otro medio posible de supervivencia compatible con la planta. Durante varios años esto también ha estado sucediendo en el área de Lecce. El asunto Xylella y el marchitamiento de los olivos, fuertemente sospechosos, incluso por la judicatura, de haber sido iniciados y mantenidos en el tiempo con el objetivo de beneficiar a las grandes multinacionales agro-farmacéuticas como Monsanto, Bayer y otros, junto con el gaseoducto TAP , da una idea de un intento de transformar dramáticamente un territorio, probablemente considerado improductivo por un modelo económico acostumbrado a explotar cada centímetro cuadrado posible. Un proyecto de ley reciente del ministro de Agricultura italiano que, para abordar el problema de Xylella impone el uso masivo de pesticidas, desde los bordes de las carreteras hasta el campo, y el no hacerlo implica multas enormes, es una confirmación absoluta de esto. Las llamadas energías renovables con sus parques eólicos y solares, las plantas alimentadas con biomasa y el masivo hormigonado y la privatización de la costa, estos últimos destinados a favorecer a la industria del turismo, son partes importantes de esta imagen.

ENERGÍA

Pero si un aspecto local puede ayudar, resulta ser absolutamente limitado y limitante si queremos entender mejor lo que es el gaseoducto TAP, sus implicaciones y las razones para ser, principalmente las mismas que las de las fuentes que producen y transportan energía. Esta sociedad o sistema, que muchos consideran inseparable del aparato del Estado, de las burocracias internacionales y económicas que dictan las reglas a nivel financiero global, es un gran devorador de energía y lo será aún más; y toma poco darse cuenta de cómo esta reflexión es incuestionable. Dos ejemplos más que muestran cómo la necesidad de energía se considera consecuentemente estratégica irrevocable y primaria.

El hecho de que la economía capitalista se alimenta de la guerra no es nada nuevo. Las guerras a menudo se llevan a cabo precisamente para dar un nuevo impulso a las economías del Estado en crisis, a través de la producción de armas y maquinaria. O bien, es precisamente la investigación, la posesión y el manejo de las fuentes de energía fósiles las que dictan el calendario de algunas guerras. Considere, por ejemplo, lo que está sucediendo en Siria, precisamente donde hay enormes depósitos de gas natural y la población ha sido asesinada en una guerra olvidada durante mucho tiempo. Sean cuales sean las razones que alimentan un conflicto de guerra y la dosis resultante de muerte y devastación, esto no puede tener lugar sin un uso impresionante de la energía. Un solo caza bombardero (un caza F-15 usa 7.000 litros de queroseno por hora) puede dar una buena indicación.

Otro ejemplo es el de la tecnología con respecto a la adquisición de suministros de energía, que, no es necesario decirlo, pero no se sustituyen entre sí sino que se suman entre sí. Las fuentes renovables, por ejemplo, no representan una alternativa a las fuentes de combustible, sino que son complementarias a la proliferación y gestión del mundo.

La tecnología es ahora el pilar importante. Y el análisis de las implicaciones, consecuencias, problemática e irreversibilidad tanto para la naturaleza como para las personas, desde un punto de vista medioambiental y sobre todo en lo social, es bien conocido. Las ciudades, con el modelo de ciudad inteligente, se convertirán cada vez más en centros pulsantes de conexión y de comunicaciones rápidas, así como en el control de todos los aspectos de la vida cotidiana. En 1800, la introducción de códigos como modelos dominantes dio a la organización llamada Estado su intromisión en todos los aspectos de la vida de los ciudadanos. Hoy los códigos que controlan todo y todos son algoritmos de TI. De hecho, en una sociedad totalitaria, niveladora, homologada, rígida, encasillada y controlada, son las pulsaciones, las emociones, las habilidades y los pensamientos que están en peligro. Y ya estamos experimentando esto con la difusión de los teléfonos inteligentes, un instrumento fundamental de las ciudades inteligentes. Para permitir la producción, vida útil y eliminación de millones de teléfonos inteligentes, e igualmente alimentar una ciudad inteligente o cualquier otra ciudad con sus necesidades tecnológicas, o alimentar un servidor de TI, se requiere una adquisición de energía masiva y por lo tanto es necesario afectar a la naturaleza y devastarlo, construyendo gaseoductos, parques eólicos o extrayendo más fuentes de combustible. Si agregamos la energía necesaria para la producción de una cantidad desproporcionada de bienes y su distribución, la imagen se vuelve aún más clara.

Por esta razón, la sostenibilidad de las fuentes de energía y la economía verde que protegen el medio ambiente son simples cuentos de hadas. Nada es sostenible en este modelo social; es simplemente el manejo de una catástrofe.

REALIZAR UNA PROTESTA INTERNACIONAL

¿Cuál es el punto entonces en oponerse a un gaseoducto? ¿Cómo es posible de crear una oposición a una nocividad específica junto a una oposición más general? ¿Cómo podemos combinar la oposición que a menudo corre el riesgo de quedarse atascada en la defensa de un pedazo de tierra en comparación con el ataque al mundo? ¿Cómo podemos hacer que la oposición al oleoducto TAP se convierta en una ocasión para poner mucho más en duda? Para autoorganizarse, para mirar más allá de nuestro propio patio trasero, para tomar conciencia, para ir más allá del reformismo y la educación estatal, para reflexionar sobre la necesidad de la violencia, por un lado, y la sociedad del espectáculo, por el otro. Para dejar atrás los lujos y los dispositivos de una vida encapsulada y avanzar hacia la incertidumbre de la imaginación.

Los instrumentos que nos dimos fueron el constante rechazo de la delegación, la crítica de la oposición reformista y el Estado, la horizontalidad. Y estos instrumentos fueron necesarios a lo largo de los años para llevar a cabo un discurso de contrainformación constante, coherente y de acciones de interrupción; además, en el transcurso de los años se llevaron a cabo actos de sabotaje anónimos. La búsqueda del enemigo, con todas sus ramificaciones, hizo posible elaborar una larga lista de contratistas y subcontratistas de TAP, comenzando por sus accionistas y terminando con firmas locales que se vendieron a bajo precio.

Esta es sin duda una oportunidad que puede hacer que la oposición a TAP sea internacional, más insidiosa y generalizado.

Especialmente entre lxs contratistas no solo están las mayores multinacionales del petróleo y el gas como ENI, SAIPEM, British Petroleum, SNAM, etc., sino también empresas como Siemens, que se ocupa de las ciudades inteligentes, Honeywell e Himachal, que se ocupan de las fibras ópticas, robótica y alta tecnología.

El vínculo necesario con la guerra es otro aspecto por el cual oponerse a TAP a un nivel internacional, además de mirar los intereses de ENI en el mundo; ENI, con su filial SAIPEM que está construyendo un pozo de empuje en Salento, un paso previo a la realización del micro túnel. Asimismo, hace posible comprender la importancia geopolítica de un gaseoducto que atraviesa Turquía con sus objetivos y responsabilidades expansionistas en las masacres de lxs kurdxs.

Pero convertirlo en internacional también significa contribuir a romper la normalidad del control, la seguridad y la vida disciplinada. Y esto es posible gracias al enorme límite que conlleva una estructura social como la que se está construyendo.

La ramificación de los aparatos tecnológicos es el punto débil del nuevo imperio. La imaginación y la imprevisibilidad de la acción pueden ser ingredientes muy importantes en este sentido.

Este es el matiz que hay que captar para obtener alimento y energía del mundo.

ENTRE LA INSURRECCIÓN Y LA RUPTURA

Pueden ocurrir muchas cosas mientras se avecina cierta nocividad, devastación ambiental. Puede suceder que las protestas se vuelvan generalizadas, que mucha gente se involucre y trate de oponerse al nuevo monstruo que está apareciendo frente a ellxs. Esto es exactamente lo que sucedió en Salento en 2017, cuando un evento muy banal, el bloqueo de camiones para transportar olivos desarraigados por TAP para construir el patio, llevado a cabo por ocho manifestantes que se sentaron en el suelo, fue la chispa que encendió el protesta. En las siguientes semanas pudimos experimentar algo nuevo en un territorio que durante mucho tiempo había estado inactivo y quieto. Cientos de personas se colocan en primera línea para bloquear camiones, impidiendo que TAP continúe con sus trabajos, enfrentando a la policía, también discutiendo y reflexionando sobre otros temas y poniendo en movimiento la imaginación. Por una vez, la ira prevaleció sobre la vida mercantilizada y alienada. Para quienes escriben, no importa si el impulso principal fue la defensa de la salud o la tierra, la reacción a un trabajo aún más impuesto o el vínculo con los olivos que fueron arrancados de raíz por cientos. Las posibilidades que podía desarrollar una situación como esa eran en cualquier caso un peligro para el orden establecido, que naturalmente intentaba someter la situación a los métodos clásicos de represión y criminalización, hasta que instituyó una zona roja con cercas y alambre de púas, puntos de control y una presencia policial masiva.

Pero no solo intervinieron el Estado, sino también decenas de militantes, reformistas, pacifistas y todo tipo de organizadores, que intentaron dar una forma organizada a la espontaneidad de una protesta; ellxs sustituyeron la horizontalidad de la acción con la especialidad. Todo esto, junto con otros elementos como la disociación y la inexperiencia, han suavizado y quizás sepultado esa ocasión.

De hecho, la realización de la zona roja insinuaba exactamente lo que el Poder quería insinuar. Miedo a lo que se considera más fuerte, un Estado con sus aparatos policiales que muestran sus músculos y resignación hacia el trabajo que ya se estaba realizando.

Lamentablemente, la ira no prevaleció y, naturalmente, el camino se ha convertido en una cuesta abajo.

Pero aquellxs que siempre han considerado a TAP como solo una parte de su oposición no tenían motivos para lamentarse. Si la ira se ha dejado de lado en parte y prevaleció la indiferencia, si las instituciones y las multinacionales han elevado sus apuestas, dados a los enormes intereses que tienen en la realización del gaseoducto, no todo está perdido.

Si TAP está tratando de insertarse en la sociedad y muchxs ya no lo ven como un problema, entonces TAP se convertirá en un problema para todxs. Es con esta esperanza que creemos que es necesario bloquear todo y romper la cotidianidad que nos atormenta. Y es en este punto de vista que pensamos que sabotear, bloquear, destruir y ser espinas en su costado pueden convertirse en métodos de intervención para expandirse, contra TAP y contra el mundo.

Algunxs enemigxs de TAP, mayo de 2018.

Artículo publicado en L’urlo della terra, número 6, julio de 2018

This work is in the public domain

Comentaris

Re: [Italia] No al oleoducto transadriatico! Por el bloqueo de todo!
12 set 2018
Publicacion sobre la lucha contra el TAP

https://vozcomoarma.noblogs.org/files/2017/08/Tradu-TAP.pdf

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

CNT Girona