Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
      01 02 03 04
05 06 07 08 09 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Comentari :: educació i societat
Cayambe y Alcaldia
03 set 2018
Un cantón que es mucho mas que los bizcochos que le dieron fama
Cayambe y Alcaldía.

No he podido recoger datos técnicos y estadísticos de mayor profundidad para un análisis social, productivo y económico del cantón, si he podido conversar con la población, concejales y funcionarios de la alcaldía lo que me ha permitido realizar una proyección política para determinar si la sociedad organizada y el municipio están conscientes del potencial turístico, académico y cultural del cantón Cayambe.

La población cayambeña es un testimonio contundente del trabajo sacrificado y digno, sin embargo, su riqueza natural y su potencial económico no es aprovechado en gran parte porque se depende casi exclusivamente de Quito, en lo político, en los mercados incluso en lo cultural. Resulta increíble escuchar cómo la gente habla de Quito y muy poco de la proyección de Cayambe con un turismo como industria, parque industrial, granjas eólicas, teleférico y ciencia y tecnología incluso con las prácticas de la cultura ancestral para una mejor nutrición, medicina, partos, etc. Estas actividades no encuentran en la alcaldía un soporte necesario para su planificación y ejecución porque no existe auto gestión en donde estos tipos de emprendimientos puedan tener un soporte económico y técnico.

La administración y ejecución de proyectos es precaria como lo demuestra la empresa pública de agua potable y otras direcciones que han caído en la confusión por el cambio constante de directores en talento humano, ambiente, catastro.

El camal municipal, la empresa de transportes, obras públicas y más trabajan relativamente bien como el grupo de concejales que en los tres primeros años aprobaron el 99% de los proyectos a ejecutarse logrando que la política municipal fluya de mejor manera al servicio de la comunidad.

Concejales con experiencia, ética y deseos de servir a la sociedad, grave error dejarlos de lado por politiquería este último año, provoco el alejamiento de los concejales porque el Sr.

Alcalde entro en campaña para la relección, esto hizo que el Sr. Alcalde Guillermo Churuchumbi no solo tomara decisiones apresuradas sino que desperdicio la gran oportunidad siendo el primer alcalde indígena de mejorar la relación urbana con la rural equilibrando a los indígenas y mestizos en su trato, ayudar en las gestiones de la alcaldía con los empresarios y una mejor gestión entre las direcciones de ambiente y catastro con las floricultoras considerando que estas empresas por su enorme incidencia laboral tienen gran influencia política en el cantón.

En este contexto no interesa si busca la reelección o si es incompetente o no, si se transformó en caudillo o no porque lo que el pueblo desea es un cambio de alcalde. Cambio de alcalde con otra visión de emprendimientos, tecnología e inteligencia artificial como equipamiento para la alcaldía, trato personalizado en la medida de lo posible para relacionarse con Bank Ecuador, CFN y otras instituciones orientadas a créditos para los jóvenes, para viviendas con el fin de traer la alcaldía al siglo XXI.

Hay que escoger las prioridades mejorando la capacidad productiva para el crecimiento social con un enfoque de efectividad explotando la capacidad resolutiva de los concejales quienes por cierto no son, vale decirlo, las únicas personas que el pueblo tiene para mejorar su vida, sin embargo, no hay duda que la alcaldía es una institución fundamental para este propósito siempre y cuando estén unidos en la toma de decisiones y esto es tan necesario y urgente para la práctica de una verdadera cultura política.

Empezando porque los políticos una vez en el poder se olvidan de ser pueblo, “olvidan” que el ejercicio del poder no es un proceso lineal ni mecánico de acumulación de gestiones, innovaciones y éxitos individuales descontextualizados; es todo lo contrario porque en el ejercicio del poder hay una determinación social con conocimiento y una razón de ser igualmente social para lo que hacen.

En este punto menciono al concejal Fausto Jarrín, el primero que salude, me sorprendió su frontalidad y objetividad “soy ateo y soy comunista no por sistema sino por sentimiento, esa ideología vive en mí y la comparto con mi gestión incluso con mi familia”. Respeto esa lealtad consigo mismo, se lo difícil que implica vivir con un sistema en el que pocos creen y eso es destacado Fausto. Esa convicción ya pocos la tienen y menos la mencionan, es un concejal que goza de aceptación para la alcaldía de Cayambe.

Olvidarse de la moralidad social hace que los políticos olviden que el poder solo habita en la mente de los torpes y que el poder es efímero y circunstancial. El poder solo sirve si se respeta, comprende y se lo utiliza para resolver los problemas más terribles de la sociedad. Explica lo que han hecho y dejado de hacer los anteriores alcaldes y concejales.

Hoy, el desafío es mayor en esta nueva campaña para elegir alcaldes, concejales y prefectos, por el constante hastió de la gente con los partidos políticos y políticos demagogos; es mayor el desafío en estos momentos porque tenemos una democracia endeble motivo por el cual la politiquería es un oficio peligroso, es una gestión de suicidio de masas y no solo por la descomposición moral de la sociedad sino porque los políticos cayambeños dependen exclusivamente de lo que diga Quito. Es lamentable que no hayan creado movimientos o partidos paridos en Cayambe, capaz de realizar alianzas con los alicaídos partidos tradicionales, es triste que los cayambeños hayan perdido el olfato político y el sentido común para enfrentar el futuro más allá de la alcaldía y poder ayudar al cantón con sus intereses y necesidades desde otras responsabilidades políticas.

Cayambe vive al revés la teoría del aumento del trabajo, la teoría dice: “si aumenta la fuerza laboral aumenta la producción que genera riqueza”.

Las floricultoras tienen una fuerza laboral calculada en 15.000 personas y otras 800 en las empresas; existen 22 hostales y 4 hoteles que mayoritariamente trabajan con parejas ¿Dónde está el turismo? ¿Dónde quedo el acercamiento con los empresarios como lo hace el cantón Pedro Moncayo, Otavalo, Cotacachi, Antonio Ante o como lo hacen los floricultores de Cangagua con la Iglesia y la comunidad, etc.?

Se impone el acercamiento con la empresa privada para lograr acuerdos públicos-privados para la construcción de un teleférico hasta el refugio del volcán, para las granjas eólicas en los altos de Olmedo en Pesillo y en Cangagua, en la parte de arriba de la parroquia, dos sitios para la instalación de turbinas eléctricas que den autonomía energética a las zonas, un parque industrial para las empresas de Quito, considerando que la parte de Aloag y Latacunga tienen serios cuestionamientos por una posible erupción del Cotopaxi, además, habilitando la estación de Cayambe, se puede utilizar la línea férrea que llega a Otavalo e Ibarra hasta San Lorenzo y pueda conectarse con el puerto de Esmeraldas; es una gran alternativa para los industriales quiteños que requieren de un parque industrial urgente.

Y esto es posible siempre y cuando la alcaldía disponga de un mejor servicio con otra tecnología que recorte los tramites y su tiempo de espera para la gente y con una ideología que supere los siglos XVIII y XIX.

La última moda los populismos de derecha e izquierda, populismos a ideológicos no les gusta la institucionalidad para poder ofertar cosas imposibles como la salvación del cantón; cada candidato maneja sus propias encuestas o sondeos, razón de su optimismo y fe ciega en proyectos saturados de sabiduría descabellada, “olvidando” otra vez, que de 10 personas consultadas 4 o 5 no quieren saber nada de política, ¿quiénes están de candidatos? preguntan, Guillermo Churuchumbi, William Perugachi, Iván Córdoba, Dolores Silva, Fausto Jarrín ¿por quién votaría para alcalde? Pregunto “lo triste es que hay que votar” contestan ¿Por qué? Porque todos son la misma hue…o cosa. Comparto con Fausto Jarrín que en estos momentos las encuestas no sirven por ser circunstanciales, motivo por el que no publico los porcentajes de intención de voto.

Frases como estas no solo demuestran la indiferencia de la gente con la política nos enseña la ignorancia del pueblo con su participación política acostumbrados exclusivamente a votar para que el elegido resuelva todos los problemas de la comunidad mientras se lavan las manos; la gente no sabe lo que es participación política, es uno de los más serios problemas para todas las autoridades, lo lamentable es que esta ignorancia gusta a los politiqueros para mantenerse en los cargos de poder.

En el caso de los concejales su responsabilidad es mayor porque salieron de la comunidad que los eligió, por lo tanto deben pensar más allá de las coyunturas, más allá de los candidatos a alcaldes y campañas, deben pensar en el cantón que quieren ¿Cuál es el Cayambe que desean y si entienden por dónde empezar?

Con frecuencia las explicaciones de los alcaldes y concejales empieza por la ideología, opiniones por sobre varios aspectos de la realidad y de tanto repetirse forma parte habitual de explicar el mundo político cuando la realidad es que las emociones negativas como la envidia, el rencor y la desunión interfieren en una buena gestión y esto forma parte del ayer y hoy de la vida.

Estas emociones son parte de la crónica de la eterna pugna entre la verdad y la mentira, entre la libertad y el sometimiento que empieza en la familia. Cayambe es un lugar ideal para seguir preservando la esencia de la familia, esa familia que respeto a sus padres y que envejeció admirando a sus hijos.

El mundo y la vida de esas familias giraron, en muchos de los casos, en sobrevivir satisfaciendo necesidades fundamentales con esfuerzo arduo y siempre con honradez, solidaridad, tolerancia, respeto y fomentando la unión como lo hace la Sra. Manuela de Jesús Fernández, con plenos 93 años, estos principios y valores fueron heredados por el concejal Luis Maldonado, señor apreciado dentro y fuera de su parroquia, muchas de estas personas, incluyéndome, lo vemos como el futuro alcalde de Cayambe.

“Yo no trabajo para ser alcalde, trabajo como siempre para servir a la gente”. “Por ahora debo ganar más conocimiento, tengo otras prioridades como mi familia, especialmente mi madre, además está el partido, tengo la responsabilidad de estructurarlo en el cantón, no les puedo fallar especialmente a los jóvenes que desean formar parte de la izquierda democrática”. Concluyo Luis Maldonado.

Por su sencillez, ética, humanismo y responsabilidad lo destaco en mención especial Sr. Luis Maldonado; en su mama y en usted están reflejados miles de cayambeños con quienes me disculpo por no mencionarlos.

En esta ciudad recordé y aprendí que la familia continua siendo el motor de la sociedad en momentos que la cultura ya no tiene las mismas prioridades como familia porque ya no se quiere hacer familia. Ahora importa las experiencias inducidas según el gusto del cliente y solo haciendo un clic.

El concejal Francisco Tipanluisa con sus valores y principios cristianos se sostiene con esa fortaleza. Fortaleza que le ayuda a chocar con los intereses políticos. La claridad en su contestación cuando le pregunte si apoyaría la relección del alcalde me sorprendió; el concejal es criticado por muchos dentro y fuera del municipio por apoyar al alcalde y por no tener una línea objetiva como concejal. Para muchos está confundido por los principios cristianos que chocan con la política, sin embargo, él tiene las cosas claras solo tiene que decirlas públicamente.

“Lo que más me afecta es el tiempo, ya no paso lo que debería con mi familia y especialmente con mi hijo que tiene necesidades especiales, no le puedo dar lo que me pide, Dios vera”. Manifestó Tipanluisa.

El alcalde que sea elegido tendrá que equilibrar el pasado agrícola-ganadero con empresas como fideos Cayambe, productos Gonzales, San Pedro, Dulac, con fuerte historia en Cayambe, con las floricultoras y los emprendimientos actuales pero con otra tecnología para el municipio, además, deberán ser más solidarios con las nuevas generaciones para invitarlas a pensar más en Cayambe.

Hay que realizar proyectos más allá de los 4 años del alcalde o del gobierno central, en este ejercicio mucho ayudaría el Economista Juan Ushiña; en 4 años fortaleció el Instituto Nelson Torres evitando su desaparición, paso de 32 alumnos a 648 y proyecta 1200 con otras carreras. Lo académico debe empatar con lo político en beneficio de la comunidad cayambeña haciendo las cosas bien y con moralidad pública. El economista Ushiña es otro de los destacados por su contribución a Cayambe, desde la educación superior.

Raúl Crespo.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Cayambe y Alcaldia
04 set 2018
Y de los servicios del Estado tb...seguramente

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

CNT Girona