Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Desembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
          01 02
03 04 05 06 07 08 09
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
31            

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: educació i societat : sexualitats : dones
El patriarcado y nosotros, los hombres
03 ago 2018
Artículo de Ermengol Gassiot en el que afirma que el patriarcado existe. Es tangible, condiciona la vida del conjunto de la humanidad, mata como mínimo a cientos de miles de mujeres cada año y define relaciones de opresión
tshirt-brisons-les-chaines-du-patriarcat-d0012749443.png
Patriarcat i nosaltres, els homes

El patriarcat existeix. És tangible, condiciona la vida del conjunt de la humanitat, mata com a mínim centenars de milers de dones a tot el món cada any i defineix unes relacions d’opressió que vertebren totes les societats humanes actuals. La seva existència la pateixen milers de milions de dones, encara que de dones n’hi hagi de classe burgesa (una minoria) i de classe treballadora (la majoria). No sé si parlar de víctimes del patriarcat, perquè la noció de víctima sovint implica veure com passiva qui ho és. A més, si algú és actiu en la lluita contra el patriarcat, són les dones. I pràcticament només les dones, tot i que els homes també molt sovint en som, d’alguna manera, de víctimes i també executors d’altres cops.

És innegable que les dones fa molts anys van fer una passa endavant en la lluita contra l’opressió patriarcal. Sovint sota les rialles, de vegades condescendents, dels homes que, des de la comoditat del sofà o de la teorització de no sé ben bé què, ens hem quedat més aviat calladets i quietets. També és cert que, a mesura que les dones han fet de l’opressió patriarcal un problema social, que el reconeixem com a tal, alguns homes hem començat a prendre una certa consciència de ser víctimes del patriarcat. Ens hem volgut mostrar solidaris amb qui carrega el pes de la seva explotació, que són les dones. Ara bé, en general la història de la nostra resistència acaba aquí. I no és massa heroica, que diguem.

En moltes situacions flagrants d’opressió, jo sóc dels que penso que l’absència de compromís, de presa de part, et fa còmplice del poder. De qui oprimeix i explota. Opino que el silenci, la passivitat, comporta complicitat. Ni que sigui un silenci i una complicitat per comoditat. Vull pensar que la majoria dels homes no violem, i m’agradaria poder dir que de manera conscient tampoc maltractem ni oprimim les dones que anem coneixent al llarg de la vida, com a companyes, amigues, col·legues, amants, etc. Però fins i tot si no fem res d’això, també estic convençut que no ser actius com a homes en contra del patriarcat ens en fa còmplices. Perquè, per ser objectius, ens educa per capitalitzar els espais públics davant les dones, per delegar-les-hi la responsabilitat sobre els àmbits domèstics, i un llarg etcètera de coses que tots coneixem.

Per tant, no és suficient donar copets a l’esquena de les nostres companyes, amigues, etc., i reconèixer que nosaltres també ens sentim colpits pel patriarcat. És imperiós, penso, que com a homes definim també la nostra lluita en contra d’aquesta estructura de poder i dominació. I quan dic com a homes, ho dic conscientment. No hem de pretendre ser els més “feministes” ni voler ocupar els espais que les dones han construït, en gran mesura soles, de lluita. La vaga feminista del 8-M ens va donar una bona i merescuda lliçó. El nostre paper no era el de ser cares visibles, portar megàfons i pancartes, per molt que ens costés no fer-ho. Suplantar i arraconar, monopolitzar l’espai públic és, precisament, un dels rols que el patriarcat ens assigna i que hem de combatre.

Potser una primera passa que com a homes podem fer de lluita contra el patriarcat és, precisament, repensar-nos com a homes. Un repensar-nos que ens hem d’atrevir a fer-ho públicament, no només en privat. Remarco això de fer-ho públicament perquè segurament suposa negar-nos a nosaltres mateixos tal i com ens defineix, des de petits, el propi patriarcat. I això, els homes heterosexuals no ho hem fet mai, o gairebé mai. Esmento alguns exemples que, en cap cas, volen ser exhaustius. Un és la por. Els homes hem de ser segurs i evidenciar-ho. Convençuts de nosaltres mateixos i, especialment en públic, actuar com a tal. A més, hem de ser capaços de donar seguretat a les dones, a les assemblees beneint les seves opinions o en un disturbi amb la policia o… Així ho dictamina el patriarcat: sense por i amb les idees clares. Estic ben segur que els homes no som així en absolut. Tenim por, sovint ens sentim perduts i mantenim moltes inseguretats. Hem de trencar, doncs, el motllo patriarcal i atrevir-nos a no reproduir, de manera forçada i artificial, uns estereotips que ens venen imposats.

Un altre exemple. Hem d’assumir que no som el centre del món. Per començar, som tot just el 50% de la humanitat, com a molt. Hem de reconèixer que el dubte, l’autocrítica constant són una eina bàsica per avançar en tots els aspectes de la vida. Encara que es contraposin amb la seguretat (falsa) de la que parlava més amunt. De fet, l’absència de preguntes sobre el que fem i pensem bàsicament el que fa és abocar-nos al dogmatisme. Lluita contra aquests estereotips i aquestes actituds ens portarà, en espais col·lectius, a valorar molt més l’horitzontalitat, la recerca de consensos obtinguts mitjançant la construcció conjunta de propostes i el convenciment, en oposició a l’autoritarisme, la jerarquia i els lideratges.

No em vull allargar. Sabem de què parlem. Si ens hi parem a pensar, els homes que ens autodenominem llibertaris, no farem honor a allò que diem ser si no ens repensem activa i col·lectivament en contraposició els esquemes patriarcals. Hem de ser valents i fer-ho. D’altra banda, seguirem sent còmplices, ni que sigui per inacció, del patriarcat.

________________

El patriarcado existe. Es tangible, condiciona la vida del conjunto de la humanidad, mata como mínimo a cientos de miles de mujeres en todo el mundo cada año y define unas relaciones de opresión que vertebran todas las sociedades humanas actuales. Su existencia la padecen miles de millones de mujeres, aunque mujeres las haya de clase burguesa (una minoría) y de clase trabajadora (la mayoría). No sé si es pertinente hablar de víctimas del patriarcado, porque la noción de víctima a menudo implica ver cómo pasiva a quien lo es. Además, si hay alguien activo en la lucha contra el patriarcado, son precisamente las mujeres. Y prácticamente sólo las mujeres, aunque los hombres también muy a menudo somos en cierta medida víctimas y también ejecutores en otras ocasiones.

Es innegable que las mujeres hace muchos años hicieron un paso al frente en la lucha contra la opresión patriarcal. A menudo bajo las risas, a veces condescendientes, de los hombres que, desde la comodidad del sofá o de la teorización sobre no sé qué, nos hemos quedado más bien calladitos y quietecitos. También es cierto que, a medida que las mujeres han hecho de la opresión patriarcal un problema social y que lo reconozcamos como tal, algunos hombres hemos empezado a tomar una cierta conciencia de ser víctimas del patriarcado. Nos hemos querido mostrar solidarios con quienes cargan el peso de su explotación, que son las mujeres. Ahora bien, en general la historia de nuestra resistencia termina aquí. Y no es demasiado heroica, que digamos.

En muchas situaciones flagrantes de opresión, yo soy de los que pienso que la ausencia de compromiso, de toma de parte, te hace cómplice del poder. De quien oprime y explota. Opino que el silencio, la pasividad, comporta complicidad. Aunque sea un silencio y una complicidad por comodidad. Quiero pensar que la mayoría de los hombres no violamos, y me gustaría poder decir que de manera consciente tampoco maltratamos ni oprimimos a las mujeres que vamos conociendo a lo largo de la vida, como compañeras, amigas, colegas, amantes, etc. Pero incluso si no hacemos nada de eso, también estoy convencido de que no ser activos como hombres oponiéndonos al patriarcado nos hace cómplices. Porque, para ser objetivos, nos educa para capitalizar los espacios públicos frente a las mujeres, para delegar en ellas la responsabilidad sobre los ámbitos domésticos, y un largo etcétera de cosas que todos conocemos.

Por tanto, no basta con dar golpecitos en la espalda de nuestras compañeras, amigas, etc., y reconocer que nosotros también nos sentimos golpeados por el patriarcado. Es imperioso, pienso, que como hombres definamos también nuestra lucha en contra de esta estructura de poder y dominación. Y cuando digo como hombres, lo digo conscientemente. No debemos pretender ser los más “feministas” ni querer ocupar los espacios de lucha que las mujeres han construido en gran medida solas. La huelga feminista del 8-M nos dio una buena y merecida lección. Nuestro papel como hombres no era el de ser caras visibles, llevar megáfonos y pancartas, por mucho que nos costara no hacerlo. Suplantar y arrinconar, monopolizar el espacio público es, precisamente, uno de los roles que el patriarcado nos asigna y que debemos combatir.

Quizás un primer paso que como hombres podemos hacer de lucha contra el patriarcado es, precisamente, repensarnos como hombres. Un repensarnos que debemos atrevernos a hacer públicamente, no sólo en privado. Remarco esto de hacerlo públicamente porque seguramente supone negarnos a nosotros mismos tal como nos define, desde pequeños, el propio patriarcado. Y eso, los hombres heterosexuales no lo hemos hecho nunca, o casi nunca. Menciono algunos ejemplos que, en ningún caso, quieren ser exhaustivos. Uno es el miedo. Los hombres debemos ser seguros y evidenciarlo. Convencidos de nosotros mismos y, especialmente en público, actuar como tal. Además, debemos ser capaces de dar seguridad a las mujeres, a las asambleas bendiciendo sus opiniones o en un disturbio con la policía o … Así lo dictamina el patriarcado: sin miedo y con las ideas claras. Estoy seguro que los hombres no somos así en absoluto. Tenemos miedo, a menudo nos sentimos perdidos y mantenemos muchas inseguridades. Debemos romper, pues, el molde patriarcal y atrevernos a no reproducir, de manera forzada y artificial, unos estereotipos que nos vienen impuestos.

Otro ejemplo. Debemos asumir que no somos el centro del mundo. Para empezar, somos apenas el 50% de la humanidad, como mucho. Debemos reconocer que la duda, la autocrítica constante son una herramienta básica para avanzar en todos los aspectos de la vida. Aunque se contrapongan con la seguridad (falsa) de la que hablaba más arriba. De hecho, la ausencia de preguntas sobre lo que hacemos y pensamos básicamente lo que conlleva es abocarnos al dogmatismo. Luchar contra estos estereotipos y estas actitudes nos ayudará, en espacios colectivos, a valorar mucho más la horizontalidad, la búsqueda de consensos obtenidos mediante la construcción conjunta de propuestas y el convencimiento, en oposición al autoritarismo, la jerarquía y los liderazgos.

No me quiero alargar. Sabemos de qué hablamos. Meditémoslo, los hombres que nos autodenominado libertarios no haremos honor a lo que decimos ser si no nos repensamos activa y colectivamente en contraposición los esquemas patriarcales. Tenemos que ser valientes y hacerlo. De lo contrario, seguiremos siendo cómplices, aunque sea por inacción, del patriarcado.

Ermengol Gassiot

This work is in the public domain

Comentaris

Re: El patriarcado y nosotros, los hombres
03 ago 2018
bQQvU18.png
El enemigo acechante desde hace milenios, parece que ahora está de rebajas...
Re: El patriarcado y nosotros, los hombres
04 ago 2018
El negocio del fantasmático el El Patriarcado, que ahora es, según Ermengol, "tangible", es decir, que se puede tocar, alcanza a decenas de miles de millones de euros y una plantilla que fácilmente puede llegar a un centenar de miles de personas que han hallado colocación profesional en ello, solo en el estado español. No solo es un riego de subvenciones delcapitalismo monopolista a fracciones mediáticas y burocráticas. Considera Armengol que los grandes partidos socialdemócratas tienen proporciones de voto femenino muy altas: PSOE 56%. Cada voto reporta 100, 150 euros o más. Haz cuentas y estima los intereses políticos y sociales en establecer esta narrativa ideológica que el análisis cientifico de los datos desmiente. Estamos ante una reconversión del reformismo toyotista hacia una política de las identidades que desintegra los datos y, a la vez, invirtie las causas por los efectos del capitalismo de final de ciclo, generando una ideología del, muy fantasmático pero al vez rabiosamente mediático, el "El Patriarcado". Tangible en el diario el Pais, Público, Eldiario.es y el resto del aparato mediático y burocrático de control del proletariado del régimen, pero insostenible en términos de análisis mínimamente riguroso.
Re: El patriarcado y nosotros, los hombres
04 ago 2018
37578988_2198149400212952_1786895068754345984_n.jpg
.
Re: El patriarcado y nosotros, los hombres
05 ago 2018
Parece que ya hemos encontrado el "problema central" del universo... Todo cambiará con la mujer en el poder. Heil Merkel!
Nadie niega que el patriarcado sigue existiendo y oprime a todxs lxs inconscientes "victimas" pero el patriarcado es el sistema, no son "los hombres" y menos "las mujeres". En primera linea somos personas todas. Enfocar en las diferencias de los generos es contraproductivo y contrarevolucionario porque la división que provoca es combustible que necesita el sistema para perpetuarse de cualquier forma. Esto no significa que no se debería debatir todas las posturas y opiniones del tema pero aplastar cualquier debate con el puño duro del movimiento feminista es crear un poder autoritario que será siempre el/la enemigx de la libertad.
Re: El patriarcado y nosotros, los hombres
06 ago 2018
En la seva línia, una mica de demagògia electoralista de l'Ermengol Gassiot. Oscil·lant sempre allà on bufi una miqueta de vent.

El patriarcat no existeix, va desaparèixer fa molt de temps. La base econòmica de la societat present (i les relacions que determina) no tenen res a veure amb el patriarcat.

El patriarca de la família, avui, està arraconat a un geriàtric, completament depenent dels seus fills i filles que sovint li passen factura.

En les cases de totes les classes socials ja no és cert que la part masculina tingui cap poder econòmic (si mai l’ha tingut realment, ja que la gestió econòmica dels ingressos de la casa l’han fet tradicionalment les dones, requisant el salari del marit). El poder el té qui porta els diners a casa i, tot sovint, és la dona o els fills, ja que tots dos pares estan a l'atur.

Les parelles homosexuals i monoparentals són la cosa més normal del món i reprodueixen aquestes relacions de poder entre elles sense cap necessitat de que un dels dos sigui home i l'altra dona. I per què es poden reproduir aquestes relacions en parelles homosexuals i en famílies monoparentals? Perquè són relacions INDEPENDENTS del sexe i que no es basen en l'existència de cap patriarcat, ni en l'opressió dels homes a les dones.

No existeix el patriarcat. Subsisteix però un masclisme residual, com el racisme. Aquest masclisme residual és el bé mes preuat del feminisme perquè és el que li dóna el clau ardent per vestir un discurs. Basant-se en estereotips per vestir el discurs, els necessita i els reprodueix i alimenta.

El feminisme no és altra cosa que una forma més de sexisme, que tot sovint s’alimenta dels mateixos estereotips que constitueixen el masclisme tòpic, llegits d’una altra manera igual de tòpica. Un sexisme pel que aposta molt fort la burgesia mundial i que és el focus de les campanyes mediàtiques de tots els grans mitjans de comunicació i partits parlamentaris. Sexisme que rep una quantitat enorme de mitjans econòmics (subvencions dels ajuntaments, diputacions, administracions autonòmiques, estat central, universitats, etc.) per generar aquesta ideologia de divisió dins de la classe obrera i d'identificació de les dones proletàries amb les dones de la burgesia. Evidentment, hi ha tot un aparell subvencionat dependent dels diners de l’estat i dels lobbys pertinents que farà mans i mànigues per difondre la ideologia amb la que es guanya la vida.

La falta de serietat de la qüestió que planteja l’Ermengol Gassiot es reflexa en els dos exemples/propostes que se li acudeixen.

Les dues propostes són:

A) Els homes han de tenir por i, si no en tenen, o aconsegueixen superar-la, llavors és que obeeixen a esquemes patriarcals...

És interessant el revers implícit d’aquestes afirmacions, és a dir, que les dones tindrien sempre por (si no, a sant de què parlar només dels homes). Però la realitat és que hi ha moltíssimes dones que no tenen por, o que la superen tant o més que els seus companys masculins.

Però, enlloc d’aplaudir a tothom, dones i homes, que aconsegueixen superar la por, la proposta és que els homes aprofundeixin en les seves pors perquè si no segueixen esquemes patriarcals.

Les dones i homes que necessita la classe obrera són dones i homes sense por, o capaços de superar-la individual o, sobretot, col·lectivament.

B) Assumir que els homes no són el centre del món. Mireu, l’aplastant majoria dels homes no es creu el centre del món ni més ni menys que qualsevol dona. Tristament, aquesta societat incita a tots els individus que la composen – homes i dones de les diverses classes – a sentir-se el centre del món. Això no és una característica d’un sexe en concret sinó un producte de la propaganda ideològica del capitalisme i de la situació de dependència salarial unida a la falta d’organització.
Si el patriarcat fos quelcom tangible i opressor, a l’Ermengol Gassiot se li acudiria alguna proposta amb més de fons que reivindicar que els homes han de tenir por i que no es considerin el centre del món.

Però no, el patriarcat no és tangible perquè no existeix.

El que és tangible és el capitalisme que sí que és opressor i explotador i es ceba especialment amb les proletàries de sexe femení (encara que no només) i que fa que haguem de treballar malaltes, que no ens contractin si estem embarassades, que no arribem a final de mes pels nostres salaris de misèria (i els de les nostres parelles), que no sapiguem si cobrarem alguna cosa d’aquí a tres mesos perquè la merda de contracte temporal fraudulent que ens han fet, que no tenim amb qui deixar el fill perquè els dos membres de la parella treballen en el mateix horari, que no ens arriba el salari per fer la compra de la setmana, etc.

Tot això NO és patriarcat, és capitalisme.

I la sortida d’aquesta societat no és l’autoestimulació dels propis complexos com a explicació sexista del món que és la base del feminisme actual, ni l’electoralisme demagògic dels qui no tenen principis sinó la conformació d’una unitat de lluita de les dones i els homes de la classe obrera contra el capitalisme. Aquesta unitat és també el mètode per excloure qualsevol forma de sexisme (o racisme, o similar) en els ambients de lluita.

Per acabar, sobre el suposat feminisme “anti-capitalista” és bo llegir atentament aquest passatge de la Silvia Federici en el que, després de donar moltes voltes i abans de donar-ne moltes més per dissimular el nucli del seu pensament, afirma amb molta claredat:

“Des d’un punt de vista pràctic va confirmar que, com a dones, no havíem d’unir-nos amb els homes a les fàbriques per ser part de la classe obrera i portar a terme la lluita. Podíem lluitar de manera autònoma, començant per la nostra feina a la llar [feina a la llar que la S.F. no ha fet en sa puta vida], entesa com a “centre nerviós” de la producció de la força de treball. I LA NOSTRA LLUITA HAVIA DE LLIURAR-SE, EN PRIMER LLOC, CONTRA ELS HOMES DE LES NOSTRES PRÒPIES FAMÍLIES...” (El Capital i gènere, Silvia Federici)

Es poden donar les voltes que es vulguin i adornar-ho com es vulgui però al final el contingut és aquest: EN PRIMER LLOC l’enemic viu amb tu, no és la patronal (i menys la petita patronal de la que està enamorada la tal S.F.).

Aquest és el programa de divisió de la classe obrera del feminisme més elaborat i camuflat d’anti-capitalista.
Re: El patriarcado y nosotros, los hombres
07 ago 2018
Desmantelar las estructuras sobre las que se asienta el patriarcado, a lo largo de toda la Historia de la Humanidad, es romper la resistencia de toda una metodología del perverso patriarca, que no quiere recordar ni admitir su milenaria perversión, vencer su orgullo que no quiere descender al nivel de la humanidad, y habrá de “combatirse” el incomprensivo sometimiento de las mujeres, que consideran hoy como una fatalidad inescrutable su condición, pero inmerecida; el que precisamente sus hijas e hijos prosigan sometidas y sometidos a la imposición perversa del varón.
Predominó el varón en este desarrollo milenario, quizá, como prioritaria necesidad que permitió el desarrollo de los aspectos científicos y técnicos. Sin embargo, la irresoluble perversión no sublimada y la ambigüedad sexual del varón que posee la decisión final en este esquema, donde el varón sigue siendo la ley, nos precipita a un desencajamiento que hace retroceder lo “bueno” y aumentar lo “malo” de la comunidad global que afectaría lo local de cada área mundial. Son las mujeres, precisamente desde mi punto de vista la alternativa única para revertir esta tendencia, dado que lo masculino represor no permitió desde el principio de la historia la participación de lo femenino. Hoy por razones que han desbordado la “capacidad” de lo masculino se produce la fisura en el muro implantado contra la mujer y posiblemente estemos en el momento histórico para que enfrenten al verdadero contrincante. Pero es mi lectura de la “cosa”, sin pretender convencer atento que es una elección en los múltiples caminos a seguir. La naturaleza no es amoral ni moral. Lo moral, lo ético es una imposición del encéfalo. La imposición se impone. Imponer es poder. Con el poder se derrota el sistema genocida, con más poder que el del sistema genocida. Siempre es una elección si se presenta la oportunidad, la conveniencia y la interpretación. Siempre sería prevalente la elección y la decisión. Es un hecho de poder; seguir así en esta línea o la mujer intenta otra vía, pero de intentarlo debe derrotar al varón. No tomar el poder le significa, a la mujer, proseguir en el enredo “leguleyo” del varón que abruma con “avances” y elocuencia sobre informes y programas de desarrollo humano. ¿Que serían en realidad estas “disposiciones”, producto del sistema masculino? Papeles “pintados”. No se pretende emitir un juicio de valor, sólo describir desde mi punto de vista. Lo real indicaría que es un juego de “poder” y el problema, en definitiva, es de la mujer.
El sentido y la verdad del feminismo, es la derrota del varón; perverso irresoluble y ambiguo sexual
Por Osvaldo Buscaya (Bya)
(Psicoanalítico)
Femeninologia (Ciencia de lo femenino)
Lo femenino es el camino
Buenos Aires
Argentina
Re: El patriarcado y nosotros, los hombres
07 ago 2018
El 'fantasma' que faltaba... un chanta bonaerense psicoterapeuta e inventor del palabro 'femeninologia' que viene a dar la vara y decir la suya.
¡con el dessasstre de pais que tienen por delante se viene al IMC BCN a soltar que "¡el sentido y la verdad del feminismo es la derrota del varón!"

Gracias, rey, tomate algo (o mejor aún: ¡tomátelas...!)
Re: El patriarcado y nosotros, los hombres
07 ago 2018
Lo que nos esta contando Osvaldo es la historia del pecado original de la Era de la Estatización, que superaba y reinterpreta los desgarros del Neolítico (1), solo que ahora no corresponde a los varones y a la féminas por igual el sufrir las consecuencias (trabajar con el sudor de la frente y no estar en el Paraíso) de su existencia sino solo a los varones adultos, especialmente si han sido o quieren ser padres. Si este es el caso, devienen, en principio, perversos, inmorales e irresolubles por su condición masculina originalmente opresora y, por tanto, pecadora.

Esta novedad ideológico-religiosa, teológico-fetichista, no aterriza en la nada sino tras tres siglos de luchas en las que el "pecado original" era atribuido en exclusiva a los pobres, esto es, al proletariado, por ser hijos de vagos, zanganos y cigarras originariamente, frente a los ricos burgeses industriosos y ahorradores, que tuvieron virtud y por eso sus hijos no tienen pecado original. En su célebre capítulo de El Capital sobre la acumulación originarria Marx rebatió ese pretendido pecado original del proletriado demostrando que precisamente si eran los poseedores de capital los que tenían un pecado roginal en función de su apropiación histórica de grandes propiedades comunales y enormes masas de pequeñas propiedades simples, finalmente medios de producción y reproducción material de cuya exclusión surgió el proletariado, quedando no solo separados de la naturaleza, como los neolíticos y posneolíticos sino, además separados de los medios de producción. Luego los leninianos y los estalinianos, sobre las espaldas de Marx y la I Internacional, fundando el fetichismo del trabajo asalariado en el proletariado en las aras del desarrollismo y la modernización supuestamente socialista, dan marcha atrás del planteamiento crítico revolucionario de Marx, pero hoy incluso ese reformismo del pecado original es demasiado para la sociedad feticihista del capitalismo de final de ciclo.

La teoría del pecado original varonil inserta en la ideología del El patriarcado, rechaza ese reformismo, pero no de cualquier manera, le da una vuelta de tuerca a la teoría fetichista burguesa del pecado original de ser pobres en favor de la modernización de la teoría puritana de la predestinación a la salvación en los ricos, supuestamente visible en la condenación del proletariado.

Adaptada a las condiciones sociales del capitalismo de final de ciclo, la teoría del pecado original masculino surge precisamente cuando el capital debe destruir los restos de relaciones comunitarias en el proletariado y condicionar las relaciones comunitario-familiares en las clases medias. Entonces el archienemigo es el padre proetario que ha tenido hijos y el hombre joven que, separado de la naturaleza, sin medios de producción y sin fuentes de empleo, se siente impelido por su propia naturaleza, biológica, a tener hijos, a ser padre. Este es el enemigo y ese su pecado original, si tuviera medios, esto es dinero, no estaría irritado, y si los ha logrado tener, por muy precariamente que ello haya sido, el enemigo será él y no el fetiche automático del capital al que hay que alimentar con su vida humana expoliada.

Lo que queda en pie es la división del proletariado por medio de un pecado orginal nuevo, más desarrollado, pero no cualquiera pues a diferencia del cristiano tradicional, de la manzana y la serpiente, (una explicación mítica del inicio del sedentarismo y la agricultura) este es y se pretende ahistórico. Pero para fundar esta nueva dominación, dividiendo et imperando hacen falta nuevos dominadores, surge pues el oficio de feminólogo, que anula el paro en los sicoanalistas anteriormente alimentados por las contradicciones toyotistas y fordistas, en esta época encaminada hacia la robotizción, fundando un nuevo sacerdocio, como mediadores en la barbarie tecnificada entre los sacrificados en este altar posmoderno, y las fieles, que han de colaborar, de esta peculiar comunidad de los fieles, donde solo caben las fieles, y los arrepentidos, que normalmente coinciden con quienes disponen de la virtud originaria, prueba de salvación, el dinero o el capital.

No se anula y supera la pobreza, lo que implicaria una revolución socialista comunitaria, ni se prentende hacerlo, - aquí Prometeo no cabe, ni tampoco Espartaco, ni tampoco Marx, pero tampoco Bakunin - sino a los pobres, y estos tienen líneas de peor a mejor que, según cae la tasa de ganancia entran, por fracciones de condición antropológica, en cuestión vital estructural y pecado original: primero los embriones no rentables al fetiche (no deseados), deshauciados por cientos de millones de la existencia, luego los varones proletarios, especialmente si son o quieren ser padres, (patriarcales y problematicos) y luego las mujeres cuya maternidad es sobrante a la acumulación de capital (enemigas del planeta)... Nada nuevo bajo el Sol, Osvaldo.



Inteligencia Artificial y Abortismo. Tocante al contenido nazifascista de la ideología generista del “El Patriarcado”.
https://irteen.net/inteligencia-artificial-y-abortismo-tocante-al-conten/

(1) Cuello de botella neolitico del cromosoma Y y estatizacion: la equivocacion de Engels
https://irteen.net/cuello-de-botella-neolitico-del-cromosoma-y-y-estatiz/
Re: El patriarcado y nosotros, los hombres
07 ago 2018
L’osvaldo aquest necessita òbviament anar al psiquiatra.

Però entre animalada i animalada no està tan lluny d’expressar el nucli real del feminisme (una forma més de sexisme).

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

CNT Girona