Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Maig»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
  01 02 03 04 05 06
07 08 09 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

Accions per a Avui
20:00

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: educació i societat : immigració : laboral : sexualitats : dones
Sobre machismo y patriarcado
14 mai 2018
Algunas personas, en este portal, han negado reiteradamente la existencia del patriarcado en las democracias occidentales del mundo del capitalismo progresado o que es algo "fantasmático", sin embargo "La Manada" ha puesto en evidencia el secreto a voces de cómo ese patriarcado está instalado en las instituciones de ese mundo, un patriarcado evolucionado que se ha desarrollado de manera muy dispar en cada institución. Vemos cómo en esas democracias occidentales del capitalismo progresado, aparecen cada vez más denuncias contra jueces, representantes políticos, altos cargos financieros, magnates, hombres en puestos de poder, ong's, reconocidas academias, gobernantes, primeros ministros, altos directivos empresariales, etc...

El patriarcado es esa estructura de opresión que trasciende la lucha de clases y por ello, para combatirlo, no puede concebirse sólo desde el conflicto de clases o fijarse únicamente en su expresión machista.

Para profundizar en esta cuestión, aquí dejo algunos textos.
Patriarcat i nosaltres, els homes

tshirt-brisons-les-chaines-du-patriarcat-d0012749443.png


El patriarcat existeix. És tangible, condiciona la vida del conjunt de la humanitat, mata com a mínim centenars de milers de dones a tot el món cada any i defineix unes relacions d’opressió que vertebren totes les societats humanes actuals. La seva existència la pateixen milers de milions de dones, encara que de dones n’hi hagi de classe burgesa (una minoria) i de classe treballadora (la majoria). No sé si parlar de víctimes del patriarcat, perquè la noció de víctima sovint implica veure com passiva qui ho és. A més, si algú és actiu en la lluita contra el patriarcat, són les dones. I pràcticament només les dones, tot i que els homes també molt sovint en som, d’alguna manera, de víctimes i també executors d’altres cops.

És innegable que les dones fa molts anys van fer una passa endavant en la lluita contra l’opressió patriarcal. Sovint sota les rialles, de vegades condescendents, dels homes que, des de la comoditat del sofà o de la teorització de no sé ben bé què, ens hem quedat més aviat calladets i quietets. També és cert que, a mesura que les dones han fet de l’opressió patriarcal un problema social, que el reconeixem com a tal, alguns homes hem començat a prendre una certa consciència de ser víctimes del patriarcat. Ens hem volgut mostrar solidaris amb qui carrega el pes de la seva explotació, que són les dones. Ara bé, en general la història de la nostra resistència acaba aquí. I no és massa heroica, que diguem.

En moltes situacions flagrants d’opressió, jo sóc dels que penso que l’absència de compromís, de presa de part, et fa còmplice del poder. De qui oprimeix i explota. Opino que el silenci, la passivitat, comporta complicitat. Ni que sigui un silenci i una complicitat per comoditat. Vull pensar que la majoria dels homes no violem, i m’agradaria poder dir que de manera conscient tampoc maltractem ni oprimim les dones que anem coneixent al llarg de la vida, com a companyes, amigues, col·legues, amants, etc. Però fins i tot si no fem res d’això, també estic convençut que no ser actius com a homes en contra del patriarcat ens en fa còmplices. Perquè, per ser objectius, ens educa per capitalitzar els espais públics davant les dones, per delegar-les-hi la responsabilitat sobre els àmbits domèstics, i un llarg etcètera de coses que tots coneixem.

Per tant, no és suficient donar copets a l’esquena de les nostres companyes, amigues, etc., i reconèixer que nosaltres també ens sentim colpits pel patriarcat. És imperiós, penso, que com a homes definim també la nostra lluita en contra d’aquesta estructura de poder i dominació. I quan dic com a homes, ho dic conscientment. No hem de pretendre ser els més “feministes” ni voler ocupar els espais que les dones han construït, en gran mesura soles, de lluita. La vaga feminista del 8-M ens va donar una bona i merescuda lliçó. El nostre paper no era el de ser cares visibles, portar megàfons i pancartes, per molt que ens costés no fer-ho. Suplantar i arraconar, monopolitzar l’espai públic és, precisament, un dels rols que el patriarcat ens assigna i que hem de combatre.

Potser una primera passa que com a homes podem fer de lluita contra el patriarcat és, precisament, repensar-nos com a homes. Un repensar-nos que ens hem d’atrevir a fer-ho públicament, no només en privat. Remarco això de fer-ho públicament perquè segurament suposa negar-nos a nosaltres mateixos tal i com ens defineix, des de petits, el propi patriarcat. I això, els homes heterosexuals no ho hem fet mai, o gairebé mai. Esmento alguns exemples que, en cap cas, volen ser exhaustius. Un és la por. Els homes hem de ser segurs i evidenciar-ho. Convençuts de nosaltres mateixos i, especialment en públic, actuar com a tal. A més, hem de ser capaços de donar seguretat a les dones, a les assemblees beneint les seves opinions o en un disturbi amb la policia o… Així ho dictamina el patriarcat: sense por i amb les idees clares. Estic ben segur que els homes no som així en absolut. Tenim por, sovint ens sentim perduts i mantenim moltes inseguretats. Hem de trencar, doncs, el motllo patriarcal i atrevir-nos a no reproduir, de manera forçada i artificial, uns estereotips que ens venen imposats.

Un altre exemple. Hem d’assumir que no som el centre del món. Per començar, som tot just el 50% de la humanitat, com a molt. Hem de reconèixer que el dubte, l’autocrítica constant són una eina bàsica per avançar en tots els aspectes de la vida. Encara que es contraposin amb la seguretat (falsa) de la que parlava més amunt. De fet, l’absència de preguntes sobre el que fem i pensem bàsicament el que fa és abocar-nos al dogmatisme. Lluita contra aquests estereotips i aquestes actituds ens portarà, en espais col·lectius, a valorar molt més l’horitzontalitat, la recerca de consensos obtinguts mitjançant la construcció conjunta de propostes i el convenciment, en oposició a l’autoritarisme, la jerarquia i els lideratges.

No em vull allargar. Sabem de què parlem. Si ens hi parem a pensar, els homes que ens autodenominem llibertaris, no farem honor a allò que diem ser si no ens repensem activa i col·lectivament en contraposició els esquemes patriarcals. Hem de ser valents i fer-ho. D’altra banda, seguirem sent còmplices, ni que sigui per inacció, del patriarcat.

Ermengol Gassiot

https://lasaldelaterra.wordpress.com/2018/04/26/patriarcat-i-nosaltres-e/

¿Qué tiene que ver la lucha por la liberación de la mujer con la lucha de clases?

¿Cómo se relaciona el feminismo con el marxismo? ¿Cuál es el vínculo entre patriarcado y capitalismo? ¿Qué tiene que ver la lucha por la liberación de la mujer con la lucha de clases? Estas son algunas de las preguntas que nos responde la lectura del último libro de Silvia Federici, El patriarcado del salario (https://www.traficantes.net/libros/el-patriarcado-del-salario), una de las mentes vivas más lúcidas del pensamiento crítico a nivel internacional. Dicha autora cuenta en su haber con uno de los ensayos más importantes para la teoría marxista y feminista del siglo XXI: Calibán y la bruja. Mujeres, cuerpo y acumulación originaria, un exhaustivo estudio y reinterpretación de la acumulación originaria marxiana, enfatizando el papel de la mujer en aquel contexto.

En la presente obra, Silvia Federici profundiza en los esquemas marxianos para criticarlos y reformularlos al darles un horizonte mucho más amplio. En este sentido, la autora señala como fundamentales cinco tesis que el feminismo utiliza para el análisis de la explotación de la mujer y la posición que esta ocupa en el sistema capitalista. Así pues, resulta fundamental recuperar las tesis de la lucha de clases como motor de la historia, la naturaleza humana como producto de relaciones sociales cambiantes, la teoría con miras al cambio de la realidad, el trabajo humano como fuente de riqueza y el análisis sistémico del capitalismo.

Con estos preceptos, la revisión realizada por el enfoque de Federici se resume entendiendo que “al descubrir la centralidad del trabajo reproductivo para la acumulación capitalista, también surgió la pregunta de cómo sería la historia del desarrollo del capitalismo si en lugar de contarla desde el punto de vista del proletariado asalariado se contase desde las cocinas y dormitorios en los que, día a día y generación tras generación, se produce la fuerza de trabajo”, es decir, ¿qué pasaría si El capital lo hubiese escrito una mujer? El resultado es que la autora alumbra espacios en los que la teoría marxiana no había puesto luz: el rol de la mujer como eje central de la reproducción de la mano de obra.

Así, una de las claves del texto, al igual que sucede con El Caliban y la bruja, es la revisión histórica que realiza, pues rompe con el discurso naturalista de la feminidad. En esta línea, al analizar los comienzos del capitalismo industrial en Gran Bretaña, la autora nos muestra como la familia proletaria tipo no existía hasta pasada la mitad del siglo XIX. En el proceso de construcción de dicho núcleo familiar, resultan fundamentales las particularidades del contexto de finales del XVIII y principios del XIX. Durante estos siglos, la mano de obra en las fábricas estaba compuesta por mujeres, hombres y niños que realizaban su trabajo en condiciones infrahumanas (como con las jornadas de 14-16h), algo que afectaba directamente a la esperanza de vida (35 años en Manchester o Liverpool en la década de 1860).

En dicho entorno, el surgimiento de protestas y huelgas era inevitable. Algo que, sumado al problema que generaba para la industria, en términos de productividad, el lamentable estado de los trabajadores y las consecuentes dificultades para su reproducción, provocó una intervención del estado regulando el trabajo asalariado ante la necesidad de “un tipo de trabajador más fuerte y productivo”. En este sentido, con el sentir de la época, como se puede ver, por ejemplo, en los textos de Alfred Marshal, los problemas se achacaban a la ausencia de amas de casa. Así pues, como señala la autora, “lo que estaba en juego al aprobarse la «legislación protectora» era algo más que una reforma del trabajo fabril. Reducir las horas de trabajo de las mujeres era el camino hacia una nueva estrategia de clase que reasignaba a las mujeres proletarias al hogar para producir trabajadores, en lugar de mercancías físicas.”

La consecuencia de las protestas obreras, de las necesidades del mercado y de la subsiguiente regulación del estado fue el surgimiento del nuevo núcleo familiar, en el que la mujer era relegada a los cuidados, esto es, al ámbito no asalariado de la reproducción de la mano de obra. El hecho de asignar un salario al obrero y dejar totalmente impagado el trabajo doméstico, creaba unas relaciones de poder, dominación y violencia que relegaban a la mujer a un espacio totalmente invisibilizado: es lo que Federici denomina como el patriarcado del salario. Este proceso se convierte en hegemónico al naturalizar los roles del trabajador asalariado (masculino) y régimen de cuidados impagados (femenino).

En los años setenta, con la crisis del modelo familiar descrito y la incorporación de la mujer al mercado laboral, nos encontramos ante la paradoja sostenida por Marx sobre la igualdad de género una vez se incorpore la mujer a las relaciones capitalistas. En contra de esta tesis, como afirma Federici, el trabajo asalariado no libera a la mujer per se, pues con la incorporación a este, el trabajo reproductivo no desaparece, lo que implica una doble imposición. Además, este cambio no se realiza desde cero, sino que es resultado de un proceso histórico concreto, consecuencia de la necesidad de la devaluación de la mano de obra en dicha década y, en efecto, una incorporación en un marco en el que el rol femenino se asocia a los cuidados, por lo que los trabajos ofertados son en su mayor parte relacionados con estos.

Con el mismo enfoque, la autora critica las tesis que atribuyen connotaciones progresistas a la tecnología, es decir, la defensa de que el desarrollo tecnológico llevará a la mejora de las condiciones de vida, tanto en el trabajo productivo como en el reproductivo. En este sentido, Federici descarta la posibilidad de que el trabajo de cuidados sea sustituido por robots y, si así fuera (con artefactos como las nursebots), deberíamos plantearnos qué repercusión tendría en la psique humana y en la construcción de la subjetividad, al eliminar el plano afectivo de forma drástica. Además, desde esta perspectiva, entendemos mejor porqué el desarrollo tecnológico es menor dentro del hogar, pues las relaciones y la lógica impuesta por el mercado afecta también al trabajo doméstico, al considerarse este improductivo y no rentable.

En el marco de este análisis, la respuesta en los años setenta por parte de Federici fue alzarse en defensa de un salario para el trabajo doméstico, objetivo que pretendía visibilizar una labor totalmente oculta, empoderando así a las mujeres. En consecuencia, como hemos comentado, se mostraba en contra de la tesis marxiana que afirmaba que el desarrollo de las fuerzas productivas conllevaría a que las diferencias de género sean indistinguibles, algo que, se ha comprobado totalmente erróneo. Esta mirada rompe con el dogma izquierdista que señala que solo se puede organizar un movimiento antisistémico alrededor de las fábricas, dejando de lado (como poco) luchas feministas o raciales.

En definitiva, como constatamos en El patriarcado del salario, la obra de Federici resulta fundamental a la hora de “desnaturalizar la división sexual del trabajo y las identidades construidas a partir de ella, al concebir las categorías de género no solo como construcciones sociales, sino también como conceptos cuyo contenido está en constante redefinición, que son infinitamente móviles, abiertos al cambio, y que siempre tienen una carga política.” Las aportaciones de la autora nos ayudan a comprender de forma profunda e histórica los debates y los procesos que vivimos en la actualidad.

Juan Vázquez Rojo

https://lahaine.org/aN52

Tras "La Manada", el machismo no se disuelve, se refuerza

241271_1.jpg


A los hombres les gusta mucho contar con las palabras y con los números. Cuentan las cosas tomando su posición como referencia y la de las mujeres como un ataque o una provocación. Y cuentan los casos de violencia con números marcados capaces de hacer pasar el todo por la parte y la parte por el todo, según interese.

Y lo hacen porque sus números no van solos, no son números primos, sino una especie de números “primos hermanos” a los que siempre les acompaña el relato para que al final les salgan las cuentas y también los cuentos. Lo vemos estos días, cuando el destino caprichoso ha puesto ante nuestros ojos un ejemplo de lo que un hombre solo es capaz de hacer, al tiempo que otros dudaban de que cinco pudieran llevarlo a cabo.

Ha ocurrido en Burgos, justo tres días después de hacerse pública la sentencia de “la manada”. Un hombre asesinó a su expareja a golpes en plena calle. La mató con sus manos y su violencia, no necesitó recurrir a ningún objeto ni arma alguna para asesinarla, los traumatismos ocasionados con sus pies y sus puños fueron suficientes para dejarla mortalmente herida en mitad de la acera, en una agonía criminal que finalizó en el hospital horas después. Un modus operandi que, tal y como recogen los informes del Observatorio del CGPJ, se presenta en el 20-30% de los homicidios por violencia de género, en los que el agresor acaba con la vida de la mujer con sus propias manos, bien mediante golpes o por medio de la estrangulación o sofocación.

La realidad es objetiva: los hombres son capaces de maltratar y matar a las mujeres sólo con sus manos, y la consecuencia directa: las mujeres se sienten intimidadas y amenazadas ante la presencia de un hombre en muchas circunstancias, aunque se trate de un encuentro fortuito y en un contexto en principio alejado de cualquier escenario relacionado con posibles actividades criminales, como puede ser caminar por una calle solitaria a plena luz del día.

Un punto de partida que facilita que conforme el contexto se hace más amenazante, por ejemplo al unir la oscuridad al escenario poco transitado o al aumentar el número de hombres, la intimidación aumente. ¿Qué debió pensar y cómo debió sentirse la víctima de “la manada” en las circunstancias en las que se produjo el asalto?

Unas circunstancias, según recoge la sentencia, creadas por los agresores tras introducirla de modo “súbito y repentino” en el portal, decirle “¡calla!”, rodearla entre los cinco, comenzar a desnudarla entre todos, llevar la “mandíbula” de ella hasta los genitales de uno de los agresores para que le hiciera una felación, al tiempo que los cinco comenzaban a penetrarla vía oral, vaginal y anal. ¿No era para sentirse intimidada ni amenazada?.

Si un hombre es capaz de asesinar a una mujer con sus propia manos, tal y como ha ocurrido en Burgos hace unos días y como sucede en el 20-30% de los homicidios por violencia de género, cinco hombres son mucho más capaces de asesinar a una mujer con sus manos. Y si una mujer se puede sentir intimidada a plena luz del día en un lugar solitario ante la presencia inesperada de un hombre, una mujer en un cubículo oscuro sin salida, rodeada por cinco hombres que empiezan a desnudarla y a llevar a cabo conductas sexuales, se siente mucho más intimidada y amenazada, tanto que los hechos le han producido un trastorno por estrés postraumático.

Pero no son cinco, son cientos los hombres que violan, miles los que estarían dispuestos a violar si les aseguraran que no iban a ser descubiertos, como recogen los trabajos de Sarah Edwards, de la Universidad de Dakota del Norte (2014), con un 31,7% de estudiantes universitarios que lo harían, y son millones los hombres que callan ante toda esta realidad que conforma la “cultura de la violación”. Por eso este silencio de ahora que guardan muchos hombres sólo es el prefacio que prepara el machismo y su posmachismo para no perder terreno. Y lo hacen sobre dos argumentos principales:

1) El primero es el recurso a presentar a los hombres como víctimas. Víctimas de la manipulación de las mujeres y de sus denuncias falsas, algo que la propia sentencia insinúa en el voto particular, y víctimas de la violencia sexual de las mujeres, pues ya empiezan a aparecer trabajos en los que presentan la “presión de ser hombre” y de “tener que responder sexualmente” ante determinadas insinuaciones y solicitudes de las mujeres como “coerción sexual”, e incluso como violación, aunque en ningún momento su consentimiento esté comprometido. Eso es lo de menos, lo importante es poder contar con “números” para luego contar sus historias.

2) El segundo es la amenaza, una amenaza que se materializa en los hombres, de ahí su victimismo, pero que amplían a toda la sociedad al presentar al feminismo y a la movilización por la Igualdad como un ataque al orden establecido y la forma de enriquecerse a través de ayudas y subvenciones.

Si no somos capaces de entender todo el contexto en clave machista, desde la situación previa a la agresión sexual cometida por “la manada”, lo que sucede en este momento post-sentencia, y lo que va a continuar cuando pase algo de tiempo, el machismo puede salir reforzado, da igual que lo haga con cinco agresores en la cárcel, siempre ha necesitado hombres que actúen como chivos expiatorios para demostrar que los problemas de la desigualdad se deben a unos “pocos hombres”.

No lo olvidemos, el machismo es cultura, no conducta.

Miguel Lorente Acosta

Violación, entre la promoción del terror machista y la relativa impunidad

241271_1.png


Lo primero que se desprende de la sentencia es que si no te revientan a golpes, tienes pocas probabilidades de que acusen a tus violadores de violación. Parece ser que el hecho de que te penetren analmente, vaginalmente y oralmente sin tu deseo, sin tu consentimiento explícito, es considerado "no violencia", "no violación" por algunos. Uno de los jueces llegó incluso a pedir la absolución para los cinco criminales.

Este juez dice a la víctima, tras visionar los vídeos que los criminales grabaron de la violación: "En cualquier caso, daño, dolor durante ese episodio ha quedado claro que no sintió usted" (1).

La aberrante sentencia contra La Manada no es, lamentablemente, una injusticia aislada: varias sentencias nos alertan sobre la banalización del terror machista, barbarie que nos vulnera a todas las mujeres. Dos ejemplos, de miles, alumbran un panorama de relativa impunidad y tolerancia con la violencia machista:

1. Viola y asesina a Nagore, pide ayuda a un amigo para hacer desaparecer el cadáver, cumple 8 años de condena por "homicidio" y ya está libre, ejerciendo como psiquiatra, es de familia adinerada. El problema es el carácter machista y clasista de numerosas sentencias.

2. Violan entre cinco, lo graban, se jactan en chats, hablan de llevar burundanga para las violaciones. Los condenan solo por "abuso", nueve añitos, dos de ellos son miembros de "las fuerzas del orden".

El problema es el carácter machista y clasista de numerosas sentencias (en este caso, si bien los criminales no son de familias adineradas, dos de ellos pertenecen a las fuerzas que el gran capital protege). A Yllanes lo condenaron a una pena pírrica por violar, asesinar e intentar hacer desaparecer a Nagore, la madre de Nagore expresa: "Yo sabía que él tenía que salir de la cárcel, en este país depende de qué clase social seas tendrás un trato u otro; por ser quien es, él ha tenido unos privilegios impresionantes, si le llegan a condenar por asesinato hubiese estado mucho más tiempo.(...) Si yo fuese un ministro y una persona sin poder social mata a mi hija [esa persona] habría estado mucho más tiempo en la cárcel. (...) No puedo entender cómo puede ejercer [como siquiatra] (...) Matar a mi hija le ha salido muy barato(...) Aquello no fue un homicidio, fue un asesinato pero miraron para otro lado" (2).

Es evidente que hay un problema de doble rasero, que es político; y que el problema de la impunidad relativa o absoluta brindada a violadores e incluso a violadores asesinos, no se soluciona con la cadena perpetua, pero la derecha aprovecha todo crimen para reclamarla, alistando todo su aparato mediático en ese sentido: es bien sabido que el endurecimiento represivo obedece a una sociedad profundamente injusta, que en vez de solucionar las causas profundas que generan barbarie, busca encerrar a algunos de los que ejercen barbarie (si no son parte de la clase explotadora), mientras sigue en pie la generación continua de la barbarie. Como ejemplo paradigmático de la nula eficacia de las políticas represivas que reclama la derecha, que nunca contempla las causas de la barbarie, tenemos a Estados Unidos, país que tiene cadena perpetua e incluso pena de muerte, pero en el que se produce una violación por minuto y en el que los asesinatos son legión.

El endurecimiento represivo será utilizado para reprimir protestas, huelgas, libertad de expresión, etc. La solución a tanta barbarie no se encontrará sin ir a las causas profundas que la generan, hay un problema sistémico. El problema de la abundancia de violadores, asesinos, torturadores, tiene que ver con un sistema que inyecta incesantemente, a través de sus medios, paradigmas de explotación y sumisión (como el machismo y el racismo), un sistema cuyo aparato cultural bombardea la empatía y banaliza la tortura, porque la perpetuación del capitalismo requiere la que la perversión de sus mecanismos estructurales (explotación y saqueo) sea normalizada.

El capitalismo requiere, para perpetuarse, fomentar jerarquizaciones y divisiones de odio en el seno de la clase explotada, para debilitar a esta, y dirigir el descontento social que provoca la explotación capitalista y el empobrecimiento correlativo, hacia enemigos equivocados (creación de chivos expiatorioscomo la figura del "malvado extranjero que roba trabajo" o de la "malvada mujer que hay que castigar", aberraciones profesadas de manera insidiosa, pero constante, por la propaganda). Dentro de ese marco analítico se comprende que el problema del carácter clasista y machista que campea en numerosas sentencias, es un problema que tiene que ver con la fibra y funcionalidad del aparato judicial.

En la sentencia contra La Manada, a la víctima sobreviviente de una violación múltiple se le recrimina no haber peleado de manera notable, esto raya en el cinismo, cuando se conoce que la tortura padecida durante una violación genera en ocasiones una disociación y graves lesiones psicológicas. Se sabe que el terror a perder la vida que puede sentir una víctima de violación, puede paralizar sus reacciones, y que el no golpear a unos agresores cuya fuerza es muy superior, significa también una estrategia de supervivencia. Pero todos estos hechos, abundantemente explicados por la psicología y de obvio sentido común como estrategia de supervivencia, fueron aterradoramente obviados. Asociaciones de psicología advierten sobre la gravedad de "revictimizar" a las víctimas en juicios y sentencias que intentan quitar el foco de atención de los agresores culpabilizando a las víctimas. Advierten de las graves secuelas que estos procederes dejan en las víctimas y del mensaje de desprotección que lanzan a todas las mujeres. Los colegios oficiales de psicólogos de Navarra y Madrid cuestionan el fallo y la concepción del tribunal de "violencia e intimidación", "En una sociedad en la que existe una violencia estructural contra la mujer, el debate sobre la intimidación propicia la idea de la responsabilidad de la víctima a la hora de protegerse de la violación y distrae el foco del verdadero agresor".

El Colegio de Madrid expresó que "cuestionar la conducta de la víctima" supone una "revictimización con tantas o más repercusiones y secuelas que la primera" y señaló que "no existe una única respuesta emocional ante una situación tan grave como la violencia sexual y por lo tanto no se puede juzgar en relación con este concepto" (6). La sentencia contra La Manada expresa que el crimen fue "abuso" y se basa para ese dictamen en la supuesta "ausencia de violencia", ignorando que la violencia reviste muchas formas, ignorando la desproporción de fuerzas, ignorando que la violación siempre constituye, per se, violencia.

La penetración del cuerpo de una mujer sin que ella lo desee, sin su consentimiento explícito, es en sí violencia y violación, el saqueo del cuerpo de la mujer es violencia. Si además el saqueo y la tortura son perpetrados por un grupo de violadores la barbarie se multiplica. La sentencia a La Manada indigna porque rebaja la condena a "abuso". Las violaciones se gestan en una cultura machista (que difunde incesantemente el aparato cultural del capitalismo) y son amparadas por la impunidad relativa o absoluta.

Esa abyecta "Manada" es apenas la punta visible del iceberg, porque solo un porcentaje ínfimo de mujeres violadas denuncia, según reportan las asociaciones de derechos de la mujer. Constatar la clemencia o impunidad relativa que les brinda la "justicia" a los violadores y tener que enfrentar, como víctima denunciante, juicios en los que se busca degradar a la mujer por todos los medios, como estrategia de la defensa de los violadores, son factores que hacen desistir a muchas mujeres de llevar adelante una denuncia. En ocasiones la suspicacia y saña contra la víctima son tales que parece que el "juicio" se lo hacen a ella antes que a los agresores, interrogatorios extenuantes a la víctima y hasta utilización de la capacidad de resiliencia de la víctima para poner en tela de juicio sus palabras, son mecanismos ejercidos por un pertinaz prejuicio machista en el que en ocasiones incurren incluso los propios jueces. En la sentencia contra la Manada, según la "justicia" "no es violencia sexual" que una manada de tipos te violen y penetren tu intimidad, que te penetren anal, vaginal y oralmente sin tu consentimiento. Que cinco tipos eyaculen dentro de ti su indeseado semen y abuso de poder, que te usen como si no fueras una persona, que te torturen, que te dejen rota por dentro, parece ser que para algunos jueces "no es violencia" (habría que ver qué opina la inmensa mayoría de las personas, si les parece menos violencia ser penetradas analmente contra su voluntad o una cachetada)...

Los miembros de La Manada, jactándose en chats, dejaron otra evidencia del carácter criminal de su accionar: "follandonos a una entre los cinco, jajaja, todo lo que cuente es poco, puta pasada de viaje. Hay vídeo" "¿Llevamos burundanga? Tengo reinoles tiraditas de precio. Para las violaciones". "Hay que empezar a buscar el cloroformo, los reinoles, las cuerdas... para no cogernos los dedos porque después queremos violar todos" (esto último expresado por uno de sus interlocutores) (7).

Se ve el allanamiento de una mujer en los vídeos filmados por La Manada, hay chats incriminatorios que evidencian el modus operandi y la premeditación para violaciones (burundanga, cloroformo, cuerdas, etc.). Además de lo anterior está la víctima, esa víctima que tuvo que soportar que se la "juzgue" a ella, ya sea mediáticamente o durante el juicio.

La sentencia a la Manada, al no llamar las cosas por su nombre (violación, violencia sexual), no solo agravia a la víctima, sino a todas las mujeres. Uno de los jueces, el que pedía la absolución de los cinco criminales, parece no dar crédito a las palabras y sufrimiento de la víctima y dice: "Lo que me sugieren sus gestos, expresiones y los sonidos que emite son de excitación sexual".

Ese juez expresa que lo que él ve en los vídeos y fotografías es: "(...) una desinhibición total y explícitos actos sexuales en un ambiente de jolgorio y regocijo en todos ellos" (7).

Cuánto daño le hace la pornografía a la sociedad, qué grande es la herida que nos inflige a las mujeres el aparato cultural de un sistema que promueve misoginia, que banaliza la tortura y el terror machista. La violación es tortura y es violencia. Siempre.

Cecilia Zamudio
----

Notas
(1) "En cualquier caso, daño, dolor durante ese episodio ha quedado claro que no sintió usted" http://www.lasexta.com/noticias/sociedad/no-se-ha-probado-la-expresion-m

(2) Madre de Nagore Laffage: "Yo sabía que él tenía que salir de la cárcel, en este país depende de qué clase social seas tendrás un trato u otro; por ser quién es él ha tenido unos privilegios impresionantes, si le llegan a condenar por asesinato hubiese estado mucho más tiempo" https://www.elespanol.com/reportajes/20180326/indignacion-nagore-laffage Sobre la violación y asesinato de Nagore Laffage: https://elpais.com/diario/2008/07/13/espana/1215900018_850215.html

(3) https://www.eldiario.es/politica/Condenados-Insurgencia-Valtonyc-Pablo-H http://diario16.com/la-justicia-espana-sentencia-la-libertad-prensa/ http://www.lasexta.com/noticias/cultura/raperos-espanoles-unen-libertad-

(4) La Manada cumplirá sólo 6 años de prisión por una brutal violación en grupo. Yo pasaré casi lo mismo, 5 y medio, por hacer canciones y tuitear contando hechos probados". https://twitter.com/PabloHasel/status/989498834177921029?s=19

(5) https://www.elsaltodiario.com/navarra/ocho-acusados-que-suman-375-anos-d http://m.publico.es/sociedad/2042276/la-defensa-de-los-jovenes-de-altsas

(6) Los colegios oficiales de psicólogos de Navarra y Madrid cuestionan el fallo y la concepción del tribunal de "violencia e intimidación": https://www.eldiario.es/sociedad/psicologos-psiquiatras-sentencia-consen

(7) Chats de la Manada: http://www.lasexta.com/noticias/sociedad/despues-queremos-violar-todos-c

(8) http://www.lasexta.com/noticias/sociedad/no-se-ha-probado-la-expresion-m

¿Puede la justicia ser feminista?

241271_2.jpg


Varias de las injusticias contra las que luchan las mujeres se derivan de un patriarcalismo que permea el sistema jurídico, directamente implicado en la reproducción de la dominación masculina y la cultura patriarcal. ¿No es violación que cinco hombres penetren forzadamente a una joven? ¿Qué tipo de mentalidad es la de un juez que solo aprecia en el vídeo de la agresión "actos sexuales en un ambiente de jolgorio y regocijo"? Se trata de una sentencia propia de una justicia miope más preocupada por las reacciones de la víctima ("ni dolor ni asco, era excitación sexual") que por la conducta de los agresores.

La justicia en general y la justicia de género en particular se hallan de nuevo en entredicho en España, una justicia que no ve probada la violencia que requiere la violación, pero que sí ve probada la violencia en la organización de un referéndum pacífico. Lo grave es que no estamos ante un hecho aislado, como ponen de manifiesto otros casos recientes que destilan patriarcalismo jurídico. Me referiré a dos. El primero es el caso de las feministas encausadas de Palma, condenadas a un año de cárcel por interrumpir en 2014 con una protesta pacífica una liturgia religiosa celebrada en la parroquia de Sant Miquel.

La movilización se enmarcaba en un acto de protesta contra la reforma de la ley del aborto que preparaba el por entonces ministro de Justicia Alberto Ruiz-Gallardón. Las activistas protestaban por la influencia que la Iglesia católica tuvo en la reforma Gallardón. En 2016, la sentencia de la Audiencia Provincial de Palma las consideró autoras de un delito penal contra la libertad religiosa. Ese mismo año, el Juzgado de lo Penal número 6 de Madrid condenaba a la portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, a una multa de 4.320 euros por un delito contra los sentimientos religiosos por una protesta en 2011 en la capilla del campus de Somosaguas de la Universidad Complutense de Madrid, del que posteriormente fue absuelta.

El segundo caso es el de la apertura de juicio oral a la activista feminista Nina Parrón, Consejera de Igualdad del Consell Insular de Mallorca. Parrón se enfrenta a un supuesto delito de injurias y calumnias con publicidad contra Jorge Skibinsky, presidente de la Asociación de Padres de Familias Separados de Baleares, quien, en una carta publicada en julio de 2016 en un rotativo local, negaba que el asesinato de Xue Sandra por parte de su expareja fuera una “acción machista”, sino que se trataba de un “crimen pasional” motivado por la “incapacidad del agresor de aceptar que su pareja iba a dejarle”.

Parrón denunció el caso ante la Fiscalía, que archivó la denuncia. A su salida declaró ante los medios de comunicación que las palabras de Skibinsky podían ser constitutivas de un posible delito de apología de la violencia machista. Skibinsky interpuso una querella criminal contra Parrón por calumnias e injurias con publicidad, alegando que las declaraciones habían generado un “clima de tensión” y una “animadversión injusta” contra él. El Juzgado de Instrucción número 8 de Palma impuso recientemente a Parrón una fianza civil de 30.000 euros a la espera de que se celebre el juicio oral.

¿Cómo es posible que quien defiende desde las instituciones públicas los derechos de las mujeres pueda llegar a ser condenada a raíz de una querella de quien reduce un problema estructural como la violencia de género a un episodio de obsesión y enajenación personal?.

El caso de Nina Parrón recuerda a la justicia invertida de la que habla Lewis Carroll en Alicia a través del espejo, que primero sentencia y después juzga. Ambos casos tienen un denominador común: la denuncia de alguna forma de violencia contra las mujeres, pero también ambos presentan contenidos perturbadores para la libertad de expresión, en estado crítico en España tras sentencias como las de Valtonyc, Pablo Hasel, César Strawberry, Cassandra Vera, el caso de los titiriteros, el secuestro del libro Fariña sobre el narcotráfico gallego y la retirada de la obra “Presos políticos” de Arco.

El caso de Parrón es un suma y sigue: representa una mordaza del patriarcado que limita la libertad de expresión, a la par que un aviso para que las feministas anden con pies de plomo y abanderen sus convicciones de forma silenciosa. Sin embargo, conviene situar el retroceso actual de la libertad de expresión en España en el contexto más amplio de la escalada represiva diseñada para silenciar los movimientos sociales, sobre todo a raíz de las movilizaciones que surgieron del 15M, cuya respuesta institucional fue la aprobación de Ley de Seguridad Ciudadana (más conocida como Ley Mordaza) por el Gobierno de Rajoy en 2015.

Las políticas de austeridad que la Unión Europea y el Gobierno español adoptaron en respuesta a la crisis forman parte de una misma estrategia neoliberal y conservadora que criminaliza el activismo social y limita la libertad de expresión. Se trata de una estrategia que combina austeridad y represión para garantizar los beneficios del capital financiero mediante las crisis que genera.

En este contexto, urge reformular la pregunta que se hacía Boaventura de Sousa (“¿puede el derecho ser emancipador?”) de este modo: ¿puede el sistema de justicia ser un instrumento de lucha emancipadora de las mujeres? ¿Puede el derecho dejar de ser un producto de la cultura machista y sexista hegemónica al servicio de la dominación patriarcal que trata a las mujeres como el “segundo sexo”, según la conocida expresión de Simone de Beauvoir?.

Cabe cuestionar de raíz la teoría jurídica, poniendo en tela de juicio los presupuestos e intereses que asume, así como poner en jaque el modo en el que el derecho se aplica, todavía por medio de instituciones que, aunque contemplen las demandas de las mujeres, siguen estando moldeadas por la ideología patriarcal.

Necesitamos un derecho articulado con los conocimientos y los movimientos feministas: ¿por qué en las Facultades de Derecho de las universidades públicas no hay asignaturas de jurisprudencia feminista y sí de Derecho eclesiástico del Estado?.

Un derecho con más acciones de sensibilización, formación y sobre todo de movilización de los juristas comprometidos con el cambio social progresista.

Los platos en equilibrio de la balanza de Temis, la diosa de la justicia en la mitología griega, indican que no hay diferencias entre las personas cuando se juzgan sus aciertos y errores. Desgraciadamente, los hijos del patriarcado han desequilibrado una vez más los platos de la justicia a su favor.

Antoni Jesús Aguiló

https://www.lahaine.org/mm_ss_est_esp.php/ipuede-la-justicia-ser-feminis


La Lucha contra el patriarcado es conjunta: Mujeres y hombres en el mismo frente

"La esclavitud no es a mis ojos el más grande de los infortunios humanos desde que conozco al proletariado" (Flora Tristán, S. XIX)

El patriarcado es tetracéfalo, es una hidra con cuatro cabezas, que engulle tanto a mujeres como a hombres.

1- Mientras que una cabeza siempre ha estado descubierta, la opresión de género, la lucha feminista interclasista se ha centrado en domeñarla haciendo de esta batalla su razón de ser. Esta batalla se ha lidiado principalmente en el campo de los derechos, es decir de las Leyes.

En nuestra sociedad se afirma que ya no hay conflicto entre la igualdad jurídica, la igualdad política y la igualdad social, pero persiste el conflicto de la igualdad en dignidad y derechos reales. Todas las mujeres parece que hemos conseguido la igualdad con respecto a los hombres, pero esto es solo apariencia: Las libertades y los aspectos en que las mujeres públicamente visibles han logrado la equiparación con los hombres sólo representan la espuma de la sociedad, la apariencia. No han cambiado las teorías sociológicas sobre la familia, sigue sin aceptarse que "lo personal es político", así se da por sentado que en lo público puede haber igualdad formal, pero sin interferencias en lo privado, ámbito en que la igualdad no es real. Y cuando hablamos de lo "privado", no solamente hablamos del ámbito de las familias sino también de las empresas, que arropadas por "el sector privado" hacen de los derechos papel mojado. La mujer encuentra en la vida privada obstáculos materiales para la contratación laboral, para la formación permanente, para la promoción en el empleo y para la participación política. Aunque no nos guste seguimos sin romper el techo de cristal, que ahora que ya se ha hecho visible, hemos comprobado que lo han construido con baquelita.

2- Pero el patriarcado es una ideología, o mejor dicho, la ideología. Es la ideología cumbre de la superestructura social, en nuestro caso capitalista. Es decir, EL PATRIARCADO ES todo el conjunto de ideas y valores que crea, recrea y sostiene el capitalismo. Un modelo basado íntegramente en la explotación de todos los recursos humanos y materiales. Conforme va madurando, como un cáncer, va destruyendo todo el tejido vivo del planeta: sus habitantes, sus relaciones, sus lenguas, sus tierras, su aire, su agua, ...la vida misma sucumbirá si no reaccionamos y lo extirpamos. Por tanto otra cabeza del patriarcado, paradójicamente la más seductora, es la explotación.

Para ello debemos comprender que cualquier cuerpo social que se reproduzca necesita una organización funcional. Los científicos sociales plantean unas características básicas para analizar la estratificación o desigualdad que generan los sistemas sociales: el grado de cierre o apertura normativa de sus divisiones, el método real para ubicar a la gente a partir del status real o la clase, la forma predominante de desigualdad y el método principal de legitimación.

Entre los distintos esquemas que pueden explicar esto, el proporcionado por la filosofía marxista es el más completo e integrador, de hecho cada vez más pensadores de nuestro tiempo[1], creen que -con más o menos revisiones- esta teoría general del funcionamiento y reproducción social es la más útil para entender las distintas teorías del poder y del conflicto y la creciente estratificación social y territorial.

Decimos que este esquema es completo e integrador porque por una parte en su división de súper-estructura e infra-estructura recoge el lugar que se ocupa en el desarrollo y diseño de la reproducción social, y esta abarca todos los aspectos que la hacen posible: las ideas y valores, las leyes y la represión para mantenerlas, la producción de bienes y servicios con todas las relaciones que de ellas se derivan, y el trabajo no contabilizado en su mayoria "asignado" por el patriarcado a las mujeres. Aunque este esquema pueda ser calificado de "mecanicista" lo usamos por su reconocido valor pedagógico.

Trabajo reproductivo, trabajo de cuidados, y trabajo de sostenimiento de la vida

Es precisamente a través del análisis de toda la estructura económica, social, política e ideológica dónde en la actualidad se pone más de relieve que en la cúspide de todo sistema social --aunque este no podría sustentarse sin las fuerzas reproductivas, asignadas en su gran mayoría a las mujeres-- está su aparato ideológico, que no se circunscribe al campo de "las ideas" sino que crea sus propios paradigmas en todas las áreas del conocimiento[1].

El modelo económico patriarcal más crudo, sin máscara, el de los halcones de EEUU, entró a grandes pasos en Europa en 1992, primando una fase de reorganización militar, ya se llame defensa, servicios de inteligencia o seguridad interior. En esta fase, se ha dado un trasvase de recursos desde los servicios sociales (sanidad, educación, vivienda, prestaciones) hacia el sector de las altas tecnologías y la guerra, del que el primer gran accionista es el sistema financiero. Es decir, vivimos una sobreexplotación de las clases obreras en toda su extensión para seguir aumentando la extracción de plusvalía que se destina a un mayor control de clase y a seguir profundizando en la explotación, en un circulo vicioso que no encontrará el final sin una respuesta articulada de clase.[2]

Luchar contra esta cabeza del patriarcado, es tarea conjunta de todas las llamadas fuerzas productivas y reproductivas, es tarea conjunta de MUJERES Y HOMBRES, hechos UNIDAD EN LA LUCHA.

Tal vez, tras toda la estructura ideológica del patriarcado que está redefiniéndose en las últimas décadas, lo más importante a señalar sea que el patriarcado mismo, muy conscientemente, está creando una brecha entre hombres y mujeres.

Nos explicamos, la escalada acumulativa y por tanto de explotación del capital, ha necesitado previamente de la laminación de los intereses de las y los trabajadores, para que no nos sintiéramos como una sola clase, sino fraccionados en múltiples intereses y subclases dentro de la clase obrera.

Y a la luz de los resultados, al día de hoy, esta estrategia está triunfando ya que ha hecho perder o cuanto menos anestesiar la identidad de clase. Una vez, más o menos consolidada la división de la clase obrera, el patriarcadocapital ha pasado a dividir la población en dos: mujeres y hombres, para iniciar una lucha de género sin cuartel. Y quieren canalizar toda nuestra mirada hacia la violencia de género, no para solucionarla de forma radical, sino para que no miremos hacia el capital que es su instigador y mantenedor.

Esta estrategia, diseñada desde el poder patriarcal, no solo orienta los eslóganes de 8 de marzo, emanados desde las instituciones (Institutos de la Mujer, Áreas de Igualdad de Género, etc.) dónde la "lucha feminista" queda enmarcada en "objetivos institucionales" _ por supuesto dentro de lo políticamente correcto_ en elementos, aunque importantes, muy parcelados de la lucha de liberación de género, liberación no integral, ya que se está ocultando que no hay libertad de género sin liberación del modelo económico del patriarcado. Y a más ahondamiento parte de estos eslóganes están profundizando en la división entre géneros: ver a cada hombre como un posible violador o maltratador dice muy poco de las mujeres que los hemos parido y educado en valores de igualdad.

Solamente desde el más profundo respeto, desde la dignidad, sin PREJUICIOS, y con unos modelos de coeducación real en la igualdad, podremos mantener la unión de géneros y no caer en la provocación del "nuevo diseño feminista" del patriarcado.

3- El patriarcado para sostener de forma real y continuada las cabezas de la opresión y explotación, se vale desde sus propios inicios del ejercicio en exclusiva del poder, del diseño y control total de la Superestructura en su apartado jurídico-político. Esta es su tercera cabeza la del PODER, la que ejerce la dominación.

El poder en todos sus grados y formas es una realización del patriarcado. En contra del poder no está el mal usado término de anarquismo como libertinaje sino el de A-narquia (falta de poder coaccionador) como Libertad. Frente al poder esta la autogestión de la comunidad de todas sus relaciones en base a la equidad y la cooperación, creando elementos para poder identificar y educar a las personas desadaptadas a dichos valores. Este tipo de sociedades existieron y fueron la forma "natural" de organización social hasta que se impuso el patriarcado. Esta imposición tardo siglos en realzarse, y solo responde a una ideología: la patriarcal, que nos ha imbuido de la idea de que el poder, su poder, es algo intrínseco y natural a las comunidades humanas, es un PRINCIPIO SOCIAL. Para desmentirlo todavía hoy perviven pueblos que subvierten este principio, son pueblos dónde los valores de la matria prevalecen

En esta lucha no hay que perder la noción del dominio básico: el Estado[3]. Desde las obras clásicas sobre el ejercicio del poder y su mantenimiento[4], la gobernabilidad del sistema es el elemento clave. En términos de organización política y social la "gobernabilidad" es el control en oposición al descontrol.

Para cumplir sus objetivos el patriarcado utiliza (y ha utilizado históricamente) dos formas de gobernabilidad o dominio: por la fuerza (gobiernos militares) o por modelos de partidos políticos (gobiernos controlados por el sistema económico que realizan su cometido utilizando "la persuasión"[5]) Estos dos tipos de gobierno son lo que se conocen como dictaduras o democracias. Toda la historia del modelo capitalista del patriarcado está escrita sobre esta dinámica de ejercicio de la "gobernabilidad" o ejercicio del poder, que se van complementando. Aunque la forma más acorde con la persuasión es la llamada democracia, cada vez que --utilizando las propias reglas de juego del sistema-- grupos que han puesto en peligro el status quo del capitalismo han conseguido mayoría parlamentaria --bien el capitalismo transnacional o el ejercido por las burguesías nacionales-- un golpe de estado ha puesto fin a dichos gobiernos, volviendo a la "democracia" después de que la limpieza tanto de personas como de ideas garantizaba de nuevo el control del poder por parte del capital, no dudando en aplicar la eliminación física de toda oposición.

Las "dictaduras" y los Golpes de Estado siempre llegan para restaurar la "gobernabilidad" (el control amenazado por el descontrol). Las "democracias" siempre llegan cuando el "orden" está controlado y se han generado nuevos espacios sociales para hacer factible el gobernar por la persuasión. Las largas dictaduras de la Europa mediterránea (Estado español, Portugal y Grecia) y las posteriores de América Latina son paradigmas de como se han habilitado las "democracias".

Como un ejemplo claro de golpe de estado económico la evidencia histórica más cercana en el espacio la tenemos en Estado español, con un golpe de estado dado por el capital y la iglesia contra las profundas reformas económicas y sociales iniciadas por la II República. El golpe exterminó toda disidencia al gobierno del régimen militar, primero durante una larga guerra de tres años y, después, por una dictadura de 40 años sobre la que se "transaccionó" un nuevo régimen político manteniéndose el poder económico y de control social en las mismas manos que estaban[1].

En el momento actual, asumiendo este diseño y bajo la aceptación de la base ideológica que asocia progreso con desarrollo de las fuerzas productivas, la izquierda política y sindical europea, _ entre la que se encuentra toda la izquierda institucional, incluida la vasca_ se ha opuesto (en nombre del citado desarrollo de las fuerzas productivas) a los movimientos reales de emancipación (y en particular a sus formas nuevas) que casi siempre centran su objetivo en la transformación de las relaciones de dominación, y por tanto de relaciones de poder. El problema de toda la izquierda europea institucionalizada es que en aras del «desarrollo económico, competitividad y bienestar» con el que se encubre la acumulación de beneficios en cada vez menos manos, se nos viene desviando de las raíces en que se sustenta el verdadero progreso humano, a la vez que ayudan al sistema patriarcal en la manipulación de la percepción subjetiva tanto de pertenencia de clase como de dominación del poder.

4 Pero además de las tres cabezas opresión-explotación-dominación, el patriarcado local-nacional necesita extender sus zonas de extracción de recursos, sometiendo a los pueblos bien por conquista e integrándolos totalmente en sus estructuras de poder-Nación, o por dominación colonialimperialista. Así su cuarta cabeza es la que diseña, ejerce y gestiona la conquista y/o colonización de los pueblos.

Euskal Herria es un pueblo conquistado, pero a su vez sus estructuras de poder están integradas es un país conquistador-colonizador como es el Estado español, y a través de él el capital vasco coloniza y domina otros pueblos del planeta, como por ejemplo al Pueblo Mapuche, al que Iberdrola, la "energía verde" ha expulsado de sus tierras y ha saqueado sus comunales y recursos. O Petronor con los pueblos de la Patagonia y otros lugares donde el petróleo y los recursos naturales aún son "apropiados" por las empresas de "la Madre Patria España" en la que tan cómodamente se ha instalado el capital vasco, desde el BBVA que obtiene el grueso de sus beneficios del cono sur americano, hasta las divisiones y desgajes de la matriz Gamesa, con sus tentáculos metidos en los negocios de guerra. Nuestra "calidad de vida" nuestro PIB, está engordado con la explotación de otras trabajadoras, con la dominación y el espolio, defendido y garantizado por las estructuras de poder a las que pertenece el Estado español.

Ante esto una pregunta ¿A quién beneficia la no independencia? ¿A quién beneficia la dilación por otro tiempo sine diem de la lucha por ser dueñas y soberanas de nuestro propio destino y de nuestras relaciones con otros pueblos del planeta? No es a las mujeres y hombres de la Euskal Herria trabajadora. Frente a las PATRIAS, como bases de dominación y colonización del patriarcado, a las mujeres y hombres nos urge reorganizar las MATRIAS, como espacios de los pueblos libres.

HOY SER FEMINISTAS es luchar contra todas las cabezas del patriarcado, pues mientras le quede solo una seguirá reproduciéndose. Y esta lucha es de liberación de mujeres y hombres, y nos corresponde a todas. Los hombres como nosotras están explotados, dominados y conquistados por el patriarcado, y estos hombres son nuestros hijos, nuestros padres, nuestros compañeros y nuestros hermanos. Trabajemos para cortar juntos esas tres cabezas de la hidra, y en la unión de la lucha enseñémosles que la cuarta, la de la opresión de género, las regenerará todas sino la cortan también con nosotras.

Nekane Jurado.
Economista y psicóloga clínica. Luchadora por la liberación de la mujer. Agosto 2017
----

Notas
[1] Vicens Navarro en su obra "El subdesarrollo Económico y Social de España" desarrolla en profundidad este tema con sus repercusiones actuales en la política económica y social.

[1] Un paradigma es una imagen básica del objeto de una ciencia. Sirve para definir que es lo que debe de estudiarse, que cuestiones deben de plantearse, como deben formularse y que reglas deben seguirse para interpretar las respuestas obtenidas. Desde el trabajo pionero de Kuhn (1962), toda una serie de trabajos han venido demostrando la relación entre la ideología de una sociedad y sus paradigmas tanto en las ciencias físicas como sociales.

[2] Desde las páginas de El Capital, se recorre la lucha de clases en Europa entre los siglos XVI-XIX, siendo una constante histórica la reorganización continua de los que ostentan el poder (feudal, comercial, financiero, etc.) para recomenzar nuevas formas de explotación de las personas (como campesinos, siervos, trabajadores de usar y tirar, etc.) Los campesinos alemanes, tras la revolución fracasada de 1521: "volvieron a ser siervos de la gleba", y no sólo ellos, sino los campesinos libres de Prusia, Silesia.. En Francia tras la insurrección parisiense de 1848 "todas las fracciones de las clases dominantes, terratenientes y capitalistas, proteccionistas y librecambistas, gobierno y oposición (....) se unieron para salvar la propiedad, la religión, la familia, la sociedad ". Es cierto, en el seno de las clases dominantes hay también divisiones (como entre las clases dominadas), pero al final funciona la cláusula de salvaguardia.

[3] . El Estado, es un instrumento del patriarcado, y dentro de este de su facción dominante, pero al mismo tiempo se encuentra envuelto en la contradicción de su enunciado como órgano donde reside la voluntad y el interés general de los ciudadanos. El Estado se convierte en un instrumento directo al servicio de la desposesión obrera y la acumulación de capital Pero, aún así, en el Estado también se expresa, aunque sea de forma marginal, la tensión de clase. El Estado se ve obligado a aparentar la neutralidad que invoca.

[4] "El Príncipe" de Maquiavelo, del S. XVI, es la obra más conocida, pero existe toda una biblioteca sobre el tema cuyo objetivo es la perseverancia en el poder. En el S. XXI la gobernabilidad, o "gobernanza" como término de moda, sigue siendo un elemento clave para el mantenimiento del poder del capitalismo y por tanto prioritario en todos los Tratados recientes de la UE, y la profundización legislativa para su desarrollo.

[5] Persuasión diseñada desde todo el sistema ideológico ya desarrollado, y bajo la amenaza coercitiva del sistema represivo (sistema judicial, policial, etc.)

[1] Harol R. Kerbo. "Estratificación Social y Desigualdad." (2004)

http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/514294

This work is in the public domain

Comentaris

Del Estado de "Bienestar" al Estado de Las Identidades
14 mai 2018

Mi interpretación es muy distinta; no existe ningún el "El Patriarcado" e incluso la noción de "machismo" debe ser sometida a crítica y sustituida por la de brutalismo - en ellos y en ellas y nosotros y nosotras-, para no hacer el juego a la nueva socialdemocracia, su vil política de las identidades y sus calculados reduccionismos, interiorizando nosotros sus ya superados lenguajes. La ideología del "El Patriarcado" ya forma parte del problema de la explotación y dominación del proletariado y su reproducción, y es ahora uno de los epicentros de la alienación capitalista, crucial para achicar las contradicciones criminales de las clases medias imperiales y para invertir la realidad.

Por cierto, no solo hay quien exige grandes pruebas para grandes afirmaciones en relación con la ideología socialdemócrata del "El Patriarcado", - grandes pruebas que nunca aparecen y nunca aparecerán siendo sustituidas por burdas exigencias de actos de fe -, al parecer también hay feministas que no se comen el sombrero a orden de esta nueva uniformación reformista de izquierdas y/o de derechas y su programación neurolingüística y su reiteración semántica:


"E: ¿Y el heteropatriarcado?

P: No existe. Es una estupidez que descalifica cualquier análisis. En Occidente, las mujeres no viven en ningún patriarcado.".

CAMILLE PAGLIA SOSTIENE QUE EL PATRIARCADO NO EXISTE EN OCCIDENTE

https://pijamasurf.com/2018/04/camille_paglia_polemica_academica_quotfem/


En todo caso, tenemos que ser conscientes de que a partir de ahora la política extraparlamentaria va a ser regulada centrifugándola espectacularmente, en los tiempos muertos del teatrillo de la partitocracia, tres o cuatro veces al año, con Estados de Excepción Emocionales declarados mediáticamente por los grandes grupos reformistas de derechas y de izquierdas, socialdemocratas o neoliberales, a conveniencia y en comandita, siguiéndo la metodología importada del pragmatismo socialdemócrata que tan bién les ha funcionado a las clases medias profesionales en los EEUU.

No dejarse zambullir en estas manipulaciones descaradas, no ser masa de maniobra de estas redes de canallas, es responsabilidad de cada uno o una. En cuanto a la socialdemocracia, el atrezzo es perfecto para la obra en que nos quiere de figurantes y meros replicantes manipulados, y esto es asi porque cumple al 100% su máxima beirsteniana de "el objetivo no es nada el movimiento lo es todo".

Esto significa que el encontrar justicia para los casos que caen
en los sumideros de los shows mediaticos del neoreformismo no es el objetivo, les importa un pimiento que gane esta o el otro, las otras o aquellos, lo importante es movimiento en la calle, lo más inocuo posible y entre batucadas y bocadillos de salchichon, fotografias espectaculares y declaraciones grandilocuentes, primeras planas suculentas, y especialistas, expertos y profesionales acreditados - por ellos y ellas - en continuo trasiego hablando en primer plano ante pantalla para legitimar el sistema y sus medios de control, o escribiendo las mayores zafiedades de izquierdas o de derechas en el mayor número de medios posible, salsilla guerra de géneros y modelo yanki de disidencia fabricada o leal oposición.

Y así como en los EEUU la política navega y gravita ya solo entre votaciones parlamentarias, comicios electorales y shows mediatico jurídicos, mitad en las calles mitad en los platós, a dirimir entre abogados, artistas, antropologos, jueces, sicologos, catedráticos, obispos, políticos, policias, "activistas" y masas de figurantes desplazándose a golpe de silbato mediático, con la contradicción principal siempre de fondo y siempre secundaria, ahora aquí han importado lo mismo y han ganado. Con su pan se lo coman, solo es una victoria temporal, pronto el reformismo de derechas y de izquierdas comprobara que ni siquiera estos dispositivos de manipulación de la atención y las emociones colectivas les servirán.

Entre tanto, hay que comprender que la contradicción principal tiende a tomar la forma principal que más le conviene a la clase dominante. Y esta se compone ahora de la transición desde el fementido estado "de bienestar" al promisorio para todos estos profesionales de clase media Estado de las Identidades, en donde la farsa del "El Patriarcado" es uno de los principales sainetes que viene a aburrir al universo llenando las arcas de todos estos listos y listas y hallándoles solución empleo y vidilla editorial. Otra mutación más del capitalismo.
Re: Sobre machismo y patriarcado
16 mai 2018
“El patriarcado es esa estructura de opresión que trasciende la lucha de clases y por ello, para combatirlo, no puede concebirse sólo desde el conflicto de clases”(aliss)

Aquest és el tema. És una construcció teòrica que nega (“trascendeix”, en la línia eufemística habitual) la lluita classe i permet introduir la divisió dins de la pròpia classe obrera i un pont perfecte entre les dones de la classe explotada i les dones de les classes propietàries (directament explotadores o no necessàriament).

La treta consisteix en no negar de bones a primeres la lluita de classes (cosa que posaria en alerta qualsevol militant de la classe obrera). Es tracta de col.locar al seu costat una cosa que la “trascendeix”. Al principi n’hi ha prou amb aconseguir que s’admeti que “també” hi ha el patriarcat. Els efectes van desplegant-se a poc a poc però inexorablement. Com que “trascendeix” la lluita de classes, aquesta lluita de classes es difumina, dilueix i finalment desapareix sepultada per la guerra de sexes que uneix a les dones explotades amb les explotadores.

El cercle s’ha tancat i la burgesia es surt amb la seva (momentàniament).

I aquest mecanisme es posa en marxa sempre que s’admet al costat de la lluita de classe un plantejament interclassista: comença el compte enrera pel funeral de la lluita de classe.
Re: Sobre machismo y patriarcado
16 mai 2018
"Teoria marxiana y patriarcado" de Raveli, relacionada con el estupendo trabajo de Silvia Federici, en http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/519072
Re: Sobre machismo y patriarcado
16 mai 2018
Sr ".", ¿su interpretación de qué...? ¿De cuál de los artículos...? ¿De la entradilla tal vez? Sepa usted, que son varios textos diferentes y que cada uno hace su interpretación desde distintos planteamientos. El que usted y su "manada" discrepen de todas, no es sorprendente, es defensa de su orden patriarcal y misógino. Y en su caso no se puede alegar desconocimiento o inconsciencia. Lo suyo y lo de su "manada" machista y patriarcal es completamente premeditado.

Debo decirle que, a diferencia de sus discursos, su link no lleva a ninguna parte. Sus discursos siempre llevan a menospreciar a las mujeres, no sólo a las feministas.

Usted solito se coloca en la duda, al recurrir a Camille Paglia, una mujer, feminista y lesbiana estadounidense, que es crítica con cierto feminismo, pero definirse libertaria en el imperio yanqui, no es lo mismo que hacerlo en "la vieja europa" o abya yala. Y ya que usted sabe lo que va a suceder a partir de ahora, ¿por qué no monta un consultorio adivinatorio?

Precisamente usted y su manada hacen lo que critica intentando convertir esta página, no en un espacio de contrainformación, lucha y resistencia anticapitalista, sino en un vertedero de comentarios como los que utilizan los tertulianos y tertulianas de turno con sus "declaraciones grandilocuentes".

Todos ustedes, las manadas, con sus tertulianos y tertulianas, convierten situaciones de violencias contra las mujeres en una nueva teoría del negarlo todo y revictimizar de nuevo a las mujeres que denuncian o se solidarizan con ellas. Si tanto les aburren estas denuncias, dejen de abusar y dejaremos de solidarizarnos y de denunciar.

Sr "mein kampf", su nick es elocuente y habla por usted. Que una persona sea de israel no quiere decir que sea sionista, ni que apoye los bombardeos de Gaza y los crímenes contra el pueblo palestino. Por si todavía no se ha dado cuenta, israel no se encuentra en europa, pero usted sí que es europeo. Seguramente hay en usted más complicidad con el criminal estado sionista que la cantante de israel.

Su nivel de argumentación cuando habla de "la cantante de israel y yo estamos en la misma lucha" es tan triste y penoso como lamentable. Si tuviera que ponerme a su altura, le podría decir que el juez del voto particular de la manada y usted, "están en la misma lucha".

Señor "b", nadie niega la lucha de clases. Vaya con ese cuento a otra. No hay construcción teórica alguna, es un hecho que las revoluciones actuales, han superado la exclusividad de la lucha de clases, para entenderla dentro de sus contextos y reconociendo que son necesarias otras luchas que la complementen para no acabar convirtiendo las luchas revolucionarias en reaccionarias.

La hipotética división dentro de la clase obrera la provocan quienes niegan la existencia de las otras luchas, pues, como han reconocido muchas revolucionarias.

De su argumentación se puede concluir que quienes nos explotan, son las mujeres burguesas, como si las mujeres burguesas no estuvieran sometidas al dominio de los hombres burgueses. Y reconocer esto no lo va a convertir a usted en un interclasista, pues no le estoy reclamando que se organice con las mujeres burguesas. De hecho no le estoy pidiendo más que rompa con la cadena de opresiones en la que participa, y desde ahí, reconocer su condición de clase, porque si no se lo plantea así, usted seguirá reproduciendo las opresiones de clase, en las opresiones patriarcales.

Y le explico todo esto sabiendo que a usted le importan tanto las explicaciones como las revoluciones. Es decir: NADA
Re: Sobre machismo y patriarcado
16 mai 2018
Este feminismo es elitista. No comprende a las mujeres que pretende representar. Camille Paglia
En Occidente el patriarcado no existe
Re: Sobre machismo y patriarcado
16 mai 2018
L’explicació de la proliferació de les “aliss” de turno:

https://politica.elpais.com/politica/2018/05/16/actualidad/1526485601_58

“Más de 300 organizaciones feministas exigen los 200 millones prometidos del Pacto contra la Violencia De Género”

La pasta és la pasta...
Es catastrófico, señora Aliss
17 mai 2018
Debería moverle a reflexión el callejón sin salida a que están llevando a las masas populares en la Península Ibérica al ponerlas debajo de las ruedas del Carro del Moloc reformista reductor de cabezas hasta el punto de someterlas a constituir este espantoso Estado de las Identidades, a repartirse entre socialdemocratas neorefors y liberales neocons. Este Estado de las Identidades que ha sido puesto de largo este año con la introducción de la metodología, ya como rutina política, de los juicios espectáculo, a la yanki, con especial protagonismo de los sensacionalismos mediáticos "anti patriarcales" en donde lo único que sale en claro es continuas peticiones masivas de endurecimiento del código penal y reparticiones de cuotas fiftififti para colocar en empleos públicos y publiprivados a los y las desempleados ambiciosos burgueses y de clase media, nada más.

Quien sale reforzado de sus shows generistas es el estado, ahora Estado de las Identidades, y quienes viven de él, y de rebote el capital, que era lo que se buscaba desde el principio. Se lo repito; con su pan se lo coma, pero a las mujeres proletarias al menos hay que alertarlas:

"EL PASADO 8 DE MARZO NO HUBO NINGUNA VICTORIA PARA LAS MUJERES TRABAJADORAS"

http://canarias-semanal.org/not/22735/-el-pasado-8-de-marzo-no-hubo-ning-/


Sobre las tonterías del El Patriarcado refritas hasta el aborrecimiento usted es la que tiene demostrar sus afirmaciones, pero, permítame que le pregunte ¿por qué el mismo juez que ha condenado cuatro veces por agresión sexual en los últimos años vota por la libre absolución en esta ocasión? Quizás esta larga, incomoda y precisa explicación contenga la respuesta:

La sentencia de La Manada 2
https://www.colectivoburbuja.org/cb/la-sentencia-de-la-manada-2-debate-d/


Puesto ese análisis en los contexto y coyuntura que lo median, pinta muy feo. El análisis concreto de la situación concreta, el paso de lo concreto a lp universal, y la vuelta a la situación concreta a reexaminar su esencia como unidad de lo múltiple del movimiento de lo real, la crítica real les importa a los reformistas un pito porque “el objetivo no es nada el movimiento lo es todo”, la ideología sustituye al análisis materialista y a estas alturas ni siquiera es una ideología con un mínimo de coherencia con el principio de realidad. La consecuencia es la catástrofe política, económica, social y cultural en ciernes para la población proletaria y las masas populares que, sin embargo, para el reformismo significa (aunque solo temporalmente) agua de mayo, por eso la promueve lucrándose de la inconsciencia de marionetas políticas como usted.
Re: Sobre machismo y patriarcado
17 mai 2018
bONUS tRACK 3
http://berlinconfidencial.com/category/femifascismos/

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more