Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Agost»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
    01 02 03 04 05
06 07 08 09 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: criminalització i repressió
11 de Junio: Llamado 2018
09 abr 2018
El 11 de junio es un día internacional de solidaridad con Marius Mason y con todxs lxs prisionerxs anarquistas a larga condena. Una chispa en la noche eterna de la represión estatal. Un día reservado para honrar a quienes nos han robado. En este día, compartimos canciones, eventos y acciones para celebrar a nuestrxs compañerxs y seres queridos capturadxs. En años pasados, las conmemoraciones del 11 de junio han sido internacionales y de gran alcance, desde reuniones con amigxs hasta varios ataques inspiradores; los beneficios de las recaudaciones de fondos y las noches de escribir cartas a lxs prisionerxs en todas las formas inéditas y desconocidas de mantener la llama viva.
2.jpg
El 11 de junio es un día internacional de solidaridad con Marius Mason y con todxs lxs prisionerxs anarquistas a larga condena. Una chispa en la noche eterna de la represión estatal. Un día reservado para honrar a quienes nos han robado. En este día, compartimos canciones, eventos y acciones para celebrar a nuestrxs compañerxs y seres queridos capturadxs. En años pasados, las conmemoraciones del 11 de junio han sido internacionales y de gran alcance, desde reuniones con amigxs hasta varios ataques inspiradores; los beneficios de las recaudaciones de fondos y las noches de escribir cartas a lxs prisionerxs en todas las formas inéditas y desconocidas de mantener la llama viva.
A partir de este día, cada año, varios de nosotrxs nos reunimos para debatir y reflexionar sobre las experiencias de años pasados, para renovar y continuar con este llamado a la solidaridad. Este año lxs invitamos a explorar y reflexionar con nosotrxs sobre cómo mantener el apoyo a lxs presxs de larga condena, depende directamente del mantenimiento de los movimientos y las luchas de las que todos formamos parte. ¿Cómo podemos esperar continuar a través de décadas de apoyo a medida que los movimientos, grupos y personas van y vienen, se queman y se ven atrapadxs en los extenuantes flujos de la lucha? Yendo más profundo, ¿qué podemos aprender de lxs presxs de larga condena y sus legados de solidaridad? ¿Cómo podemos mantener y mejorar la salud de nuestros movimientos y, a su vez, fortalecer ese apoyo?
En los últimos años, las críticas al encarcelamiento han florecido, a menudo dando como resultado una gran cantidad de esfuerzos y proyectos de apoyo a lxs prisionerxs. Encarnando la estabilidad, el compromiso y la longevidad, son prisionerxs para la liberación negra, la Nueva Izquierda, los movimientos indígenas y quienes los han apoyado incesantemente durante décadas. Además de estos esfuerzos, ha habido un aumento en la organización contra la encarcelación masiva en sí. Aunque los grupos más pequeños habían sido pioneros en estos sentimientos durante muchos años anteriores, es alentador ver a más personas emprender este trabajo. También ha habido una extensión de los esfuerzos para apoyar a lxs rebeldes de las prisiones que han estado involucrándose en todo, desde huelgas de trabajo hasta la quema y destrucción de unidades enteras en el interior. Al mismo tiempo, cada vez más proyectos están criticando al estado mismo, identificándolo los pilares que sostienen las prisiones y la policía. Finalmente, hay más esfuerzos dirigidos a abordar las necesidades de lxs prisionerxs queer y trans, lxs sobrevivientes criminalizadxs de abuso doméstico y sexual, y las personas que viven con problemas de salud mental, solo por nombrar algunxs.
En el espíritu del 11 de junio, que invita a todxs a participar de acuerdo con sus propios deseos, afinidades personales y preferencias tácticas, nos alienta ver una actividad tan extendida. Una cosa en particular que nos ha alentado ver es cuán difundidos se han convertido los boletines, blogs, libros y revistas escritos por prisionerxs. Después de años de discusión sobre la ampliación de las voces de lxs presxs, estamos viendo los resultados y apreciamos las innumerables horas que tanto prisionerxs como compañerxs pusieron en marcha para lanzar y mantener estas publicaciones. Complementando estos esfuerzos, aquellxs que han fomentado la solidaridad internacional traduciendo y transmitiendo las palabras de nuestrxs compañerxs, y aquellos que han emprendido bellos gestos y mensajes de solidaridad con acciones y ataques audaces.
Entre estos muchos proyectos de apoyo a lxs prisionerxs, vemos una variedad de orientaciones, tácticas, estrategias y prácticas. Junto con la expansión de las iniciativas, han surgido interminables emergencias y urgentes llamados a la acción para resguardar las espaldas de lxs presxs, además de todas las demás crisis constantes en este mundo de pesadilla. Con tanto que hacer, nos vemos obligados a tomar decisiones. El activismo tradicional, que exige que mucha de nuestra energía se dirija a respuestas inmediatas ya a menudo simbólicas a expensas de las intenciones y estrategias a largo plazo, simplemente no sirve. Necesitamos actuar con miras a mantener nuestros movimientos y proyectos, de modo que seamos capaces de apoyar a lxs compañerxs que pasan décadas en prisión. Esto requiere un enfoque holístico para luchar y vivir en solidaridad. Los gestos de una sola vez son importantes, y a veces lo mejor que podemos hacer. Pero, ¿qué significa estar en la larga condena?
Aunque el 11 de junio es solo un día, es una manifestación de la fuerza y fortaleza diaria de lxs compañerxs encarceladxs y del trabajo incansable y detrás de escena de aquellxs que lxs apoyan. Esto a menudo se puede ver en: escribir una carta, conseguir dinero, difundir información y compartir sus obras de arte, poemas y escritos. Estamos inspiradxs por los equipos de apoyo de Jeremy Hammond y Marius Mason que trabajan constantemente para mantenerlos conectados con el resto del mundo. Escuchamos a Sacramento Prisoner Support que luchó durante años para liberar a Eric McDavid. Nos sentimos honradxs por tantxs que han ayudado a prisionerxs de larga condena como Zolo Azania, Russell Maroon Shoatz, David Gilbert, Sean Swain, Mumia Abu-Jamal, Jalil Muntaqim, Leonard Peltier y tantos otros que publican libros escritos desde sus celdas.

Visiones y posibilidades
Ante la perspectiva a largo plazo de ayudar a lxs compañerxs durante décadas en prisión y el trabajo a corto plazo que conlleva esta solidaridad, corremos el riesgo de perdernos al alternar corrientes de desesperación y manía que no nos dejan espacio para la reflexión. Es difícil saber hacia dónde movernos cuando nos enfrentamos a la abrumadora tarea de mejorar las privaciones y la miseria que enfrentan nuestrxs compañerxs y al mismo tiempo seguir siendo críticxs con el reformismo. Queremos que nuestrxs compañerxs sean libres ahora y demuelen todas las cárceles inmediatamente, pero no tenemos idea de cómo hacer esto. A pesar de nuestras décadas combinadas de actuar en solidaridad con lxs prisionerxs anarquistas, no tenemos un plan, solo visiones.
Al tirar las dicotomías divisivas y sus fetiches tácticos (lucha de masas versus acción directa), podemos llegar a una nueva medida para juzgar nuestro trabajo: ¿puede esto sostenernos a mí y a mis compañerxs en los próximos años? Parece poco probable que un movimiento vibrante de solidaridad con lxs presxs pueda florecer si nuestras preocupaciones son únicamente ideológicas, tácticas o estratégicas. La alegría y la dificultad de las relaciones humanas, la tristeza engendrada por el alambre concreto y la navaja, la lucha contra las ideas opresivas y el comportamiento y la necesidad concurrente de formas transformadoras de abordar el conflicto, la emoción y el miedo que conlleva la liberación de un compañero y la frustración y el agotamiento de hacer este trabajo debería convertirse en parte de cómo visualizamos la solidaridad.
Nos parece que al participar activamente en estas consideraciones, podemos comenzar a pensar más allá de las crisis inmediatas: literatura restringida, cartas faltantes, períodos en solitario, hostigamiento de lxs guardias, luchando por fondos de la comisaría(*), llamadas telefónicas y visitas restringidas. Al enraizarnos en las relaciones con las personas en la cárcel, viéndolxs no como celebridades, líderes u "personas oprimidas" abstractas, abrimos un espacio para soñar con lo que podría significar una vida en común con nuestrxs compañerxs encarceladoxs. Con esto, salimos del ámbito de lo puramente político y entramos en el reino de lo humano. Uno no puede sobrevivir por el deber y la ideología, pero las relaciones humanas pueden nutrirnos y sostenernos. Y debemos luchar continuamente para mantener caminos claros para llegar a nuestrxs compañerxs de esta manera, mientras el estado continúa deshumanizándolxs y aislándolxs, restringiendo cada vez más las visitas a lxs que están detrás del cristal o, peor aún, a lxs que están en una pantalla, ya sean unos pocos metros o cientos de millas de distancia. Las visitas en persona y el contacto, son invaluables para construir una verdadera conexión humana, a menudo son una prioridad en la lista de demandas de lxs presxs y de quienes lxs apoyan en el exterior. Recientemente, nos hemos inspirado en la campaña Fight Toxic Prisons para mantener visitas de contacto en el Departamento de Correcciones de la Florida.
Debemos luchar por vidas entrelazadas con nuestrxs amigxs y compañerxs en prisión. Y de hecho, en muchos sentidos, lo son. La represión de los grupos de apoyo de prisionerxs por la Operación Scripta Manent (el intento del estado italiano de reprimir las actividades anarquistas acusando a individuxs de llevar a cabo ataques incendiarios y explosivos) nos recuerda que a menudo hay una línea delgada separando a aquellxs que están encarcelados y aquellxs que están afuera apoyándolxs de cualquier manera que puedan.
¿Qué pueden sugerir de estas consideraciones sobre la construcción de movimientos sostenibles, comunidades y proyectos, cuando pensamos en acompañar a nuestrxs compañerxs tanto a través de la represión previa al juicio como en las transiciones posteriores a la liberación? Transmitir conocimientos históricos e intergeneracionales de aquellxs que ya han sobrevivido a lo peor que el estado podría arrojarles sin duda sería útil e inspirador para aquellxs que actualmente luchan por mantenerse libres. ¿Y qué sería mejor para un compañero que sale de prisión que una comunidad fuerte y de amigxs que ya han estado trabajando y visualizando vidas juntxs?

Actualizaciones de prisionerxs
Durante el año pasado, nuestrxs compañerxs encarceladxs se han enfrentado a los ojos fríos y las manos violentas del estado con la integridad intacta. En Chile, Tamara Sol intentó escapar de la prisión, resultó gravemente herida en el proceso y desde entonces ha sido trasladada: primero a una prisión de máxima seguridad en Santiago, y luego a la prisión especialmente brutal de Llancahue en Valdivia. El "Caso Bombas 2" concluyó, con Juan Flores declarado culpable de múltiples atentados en Santiago y sentenciado a 23 años de prisión. En Alemania, Lisa fue sentenciada a más de 7 años de prisión tras ser declarada culpable de robar un banco en Aachen. Fue transferida a JVA Willich II en febrero. En los Estados Unidos, Walter Bond se declaró en huelga de hambre durante seis días, exigiendo comidas veganas, el fin de la manipulación del correo y el traslado a Nueva York, donde tiene la intención de vivir después de su liberación. En represalia, fue transferido a la Unidad de Gestión de Comunicaciones en Terre Haute, Indiana. En Grecia, Pola Roupa y Nikos Maziotis se declararon en huelga de hambre durante casi 40 días para exigir mejores condiciones y más tiempo para las visitas, así como la abolición de la prisión ultra-represiva de tipo C que ha mantenido a Nikos. Dinos Yagtzoglou fue arrestado y enfrenta cargos relacionados con una carta bomba que hirió a un ex primer ministro griego. Su resistencia tras las rejas provocó un levantamiento en tres prisiones griegas, consiguiendo su demanda de traslado a la prisión de Korydallos.
¡En los Estados Unidos, el prisionero de la liberación trans, animal y ecoanarquista Marius Mason necesita más correo! Le encantan los artículos sobre los derechos de los animales, el activismo medioambiental, la resistencia alt-right, Black Lives Matter y otras luchas en prisión. El Centro Médico Federal Carswell, donde Marius ha estado detenido durante los últimos años, es una instalación notoriamente restrictiva y cruel. Actualmente le niegan atención médica para su transición según lo prometido, así como opciones adecuadas de alimentación vegana.
El 11 de junio es una idea, no solo un día. El 11 de junio son todos los días. Y las ideas son a prueba de balas. Démosle vida en el resto del año y renovemos la celebración de las vidas de lxs prisionerxs anarquistas llevando adelante sus luchas junto a ellxs.
En resumen: ¡es un llamado, así que te llamamos! 11 de junio es lo que tú haces de este. Sigue a tu corazón y llena el mundo con hermosos gestos. No hay acción que sea demasiado pequeña o grandiosa.
FUENTE: JUNE 11
TRADUCCIÓN: INSTINTO SALVAJE

Mira també:
http://june11.org/
https://instintosalvaje.org/

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more

CNT Girona