Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Abril»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
            01
02 03 04 05 06 07 08
09 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

Accions per a Avui
12:00
19:00

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: antifeixisme : corrupció i poder : criminalització i repressió
Etxerat divulgará el impacto del alejamiento de presos sobre las personas mayores
26 gen 2018


Familiares de presos, profesionales de la salud e integrantes de las plataformas de pensionistas por los derechos sociales han ofrecido hoy una rueda de prensa en Bilbo para dar a conocer una iniciativa con la que se pretende socializar la realidad a la que se enfrentan las personas mayores o enfermas que deben visitar a sus allegados encarcelados. Patricia Vélez y Nagore Mujika, de Etxerat, han incidido en la avanzada edad de las madres y padres de los prisioneros, en su mayoría superior a los 70 años, que llevan de 10 a 30 años desplazándose a cárceles alejadas entre 600 y 1.100 kilómetros de sus hogares.

La realidad de estas personas, han apuntado, es otro de los vértices de la dispersión que pretende dar a conocer a la sociedad como antes lo hicieron con la de los menores. En este caso, han destacado las limitaciones que impone la edad avanzada, unida a una situación que ha desgastado la salud de estos familiares de presos por tanto viaje. Ahí, han incidido, está la realidad de aquellos que se ven obligados a renunciar a visitar a sus hijos, nietos o sobrinos.

Vélez y Mujika han citado dos ejemplos de lo que estaban hablando. Hace un año, Mari Carmen Anza, madre de Olatz Lagasabaster, tuvo que ser hospitalizada en Valencia al comenzar a sentirse mal cuando visitaba a su hija, detectándosele una neumonía. El caso más reciente, de la semana pasada, el de Jose Aranburu, que sufrió un importante bajón de azúcar cuando salía de un hotel próximo a la prisión de Villena, donde iba a visitar a su hijo Gotzon.

El azpeitiarra tuvo la fortuna de poder llegar a un centro sanitario, ya que su pronóstico era grave. Aranburu, que perdió la visita en esta ocasión, es la segundo vez en tres meses que tiene que ser hospitalizado por el deterioro de su salud, agravada por los largos viajes que deben realizar.

«Son algunas de las consecuencias de estos viajes impuestos, de estas visitas a lugares muy lejanos que solo se pueden enterder en términos de venganza», han subrayando las portavoces de Etxerat, que han añadido que «a los familiares no les queda más remedio que aferrarse, sea cual sea su estado de salud, si quieren seguir viendo a sus hijos e hijas, a sus nietos o sobrinas».

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more