Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Notícies :: @rtivisme : educació i societat : xarxa i llibertat
Un espacio de deconstrucción y construcción
29 ago 2003

Conversación con Blicero sobre la experiencia del LOA Hacklab de Milán

¿Qué es un hacklab? Y más concretamente, ¿qué es el LOA Hacklab de Milán?

Un hacklab es un lugar donde se intenta conjugar la actitud hacker, es decir, comprender el funcionamiento de las máquinas para deconstruirlas y reconstruirlas de manera no convencional, con una voluntad de análisis de lo real. Un lugar de relaciones en el cual personas que tienen un marcado interés por las nuevas formas de comunicación electrónica, por lo digital y la telemática, pueden encontrarse para construir un modo distinto de ver las cosas e intervenir en los procesos que determinan la realidad. Un hacklab es en cierto modo un lugar de encuentro entre las diversas identidades y voluntades del antagonismo digital.
El LOA hacklab MI es el hacklab de Milán nacido tras el hackmeeting 99, que tuvo lugar en el LSOA Deposito Bulk [1]. El año pasado nos metimos en una serie de campañas protagonizadas por todos los sujetos del antagonismo telemático italiano -y no sólo italiano-: libre acceso y libre circulación de los saberes, libertad de expresión, cursos y seminarios, construcción de un nuevo servidor que será presentado en el próximo hackmeeting y muchas otras cosas. Actualmente en nuestra lista interna de coordinación hay setenta personas inscritas y seguimos ampliando nuestros proyectos de colaboración.

¿Puedes contarnos sucintamente el trayecto que ha llevado a la creación de hacklabs en varias ciudades italianas? ¿Qué relación hay entre los hacklabs y los centros sociales?

Al principio estaban los hackmeetings, momentos de autoorganización en los cuales los activistas telemáticos y los "maníacos del teclado" de toda Italia (y de otras partes también) intercambiaban ideas, opiniones, consejos y aprovechaban para conocerse en persona después de haberlo hecho a través de los bytes. El primero se organizó en 1998 en el CPA FI-sud, uno de los centros sociales de Florencia, y fue un éxito. El segundo se hizo en Milán, y muchas personas empezaron a preguntarse por qué no dar continuidad entre hackmeetings a esos momentos de intercambios y relaciones. Así nacieron en Florencia y Milán los hacklabs, título otorgado honoris causa al Freaknet Medialab, que en realidad estaba activo desde hacía ya algún tiempo. En los dos años siguientes nacieron otros hacklabs y aún hoy surgen otros nuevos. Actualmente hay unos diez, y las ganas de "aporrear los teclados" y cambiar el actual estado de cosas no parece haber disminuido nada.
La relación con los centros sociales tiene, sin duda, un componente histórico: los hackmeetings nacieron y se desarrollaron en los centros sociales de Florencia, Milán y Roma, y era lógico que estructuras que tenían entre sus objetivos fundamentales el dar continuidad entre uno y otro hackmeeting a las actividades de los hackers locales se establecieran en los mismos centros sociales.
Existen también razones más de fondo, ligadas sobre todo a la actitud hacker y a sus orígenes, que en lo sustancial convergen con lo que anima a los sujetos de la autoorganización. Dos características fundamentales de la ética hacker son la voluntad de dar a los saberes la máxima posibilidad de circulación y el deseo de comprender el funcionamiento de los mecanismos complejos para poder, a continuación, reutilizarlos en favor de los propios deseos. Si trasladamos esas características a un medio no técnico, es muy fácil identificar a los centros sociales okupados y a los espacios autogestionados como intentos claros y evidentes de reality hacking. La convergencia de ambos motivos (el histórico y el "comportamental") han hecho que los hacklabs y las experiencias de autoorganización compartan espacios y recorridos.

Uno de los aspectos particularmente interesantes de la experiencia de los hacklabs es la organización de "cursos" regulares en los que intentáis transmitir competencias y saberes en materia de utilización de los sistemas tipo Unix y de lenguajes informáticos (Perl, HTML, C, etc.) a "simples usuarios"

No sólo a simples usuarios. Los cursos, en teoría, tienen niveles para que quienes tienen ya ciertos conocimientos se sientan también motivados a seguirlos.

¿Cómo se desarrollan?

Hemos montado un aula con ordenadores 486 y monitores recuperados de los desechos de bancos y oficinas. Tenemos dieciséis puestos de trabajo que ofrecen todo lo necesario para seguir los cursos y meter mano a las máquinas. Nos hemos apañado y hemos conseguido crear un espacio didáctico que no tiene nada que envidiar a los cursos comerciales de informática que han estado proliferando últimamente, con material recuperado, un poco de ingenio y la voluntad de demostrar que estar continuamente corriendo tras una tecnología cada vez más sofisticada es un mero reflejo del proceso capitalista, que necesita la creación constante de mercados para sobrevivir. Aparte de la estructura física, muchos de nosotros se han organizado para producir material didáctico, programas para los cursos y seminarios, transparencias, apuntes, CDs y bastantes otras cosas. Últimamente incluso se nos ha pasado por la cabeza grabarlos en vídeo, pero nos ha parecido un poco exagerado…

¿Quién viene a los cursos-seminarios del LOA Milano?

La asistencia es más bien variada, y va desde estudiantes a profesionales, "locos del teclado", inmigrantes que a través de estos cursos consiguen encontrar un trabajo. Los cursos y seminarios no son sólo momentos de aprendizaje y de socialización de saberes, son sobre todo momentos de relación. Durante los cursos, nuestras actividades cotidianas se mezclan con la presencia y las ideas de quienes vienen a los cursos y seminarios. De algún modo, los cursos y los seminarios representan para nosotros lo que representó la socialidad para las experiencias autogestionadas de las décadas precedentes.

¿Piensas que la transmisión de saberes y competencias empíricas para el uso del software es un reto importante?

En esta fase es seguramente un elemento clave en la construcción de perspectivas otras para los derechos digitales, entre otras cosas. El ámbito digital es uno de los pocos en el que es realmente posible poner en manos de todo el mundo los medios de producción (inmaterial), y la socialización de ese saber hacer es uno de los elementos fundamentales para permitir que todos participen en la lucha. Cambiar la realidad pasa también por compartir los instrumentos para cambiarla y, en el ámbito informático-telemático, es exactamente lo que nos proponemos hacer. No es casual que el concepto de propiedad privada y las limitaciones a la libre circulación de saberes, bienes y personas sea uno de los elementos en los que se basa el capitalismo tardío. La socialización de saberes y la disponibilidad de los saberes inmateriales para las capas más débiles de la sociedad constituyen un paso importante para dar a estas últimas la posibilidad de participar en la transformación del presente.
Como puede verse en el campo de las biotecnologías, un saber cerrado, con costes de producción y de accesibilidad elevados, hace el juego a quienes quieren la globalización para aumentar aún más sus propios beneficios y su propio poder. Compartir horizontalmente es una práctica "rebelde" a partir de sus mismos orígenes, diametralmente opuestos a los del capital.

El LOA es también un espacio en el que se realizan proyectos de creación o modificación de software, con cosas sorprendentes e interesantes como OBOE, que pretende dar a los invidentes un acceso a las tecnologías informáticas y a las culturas digitales. ¿De dónde viene este tipo de iniciativa?

Las iniciativas de "intervención" en el software son una característica innata de la cultura hacker, de la que nacen los hacklabs. A lo largo de este año y medio de vida nos hemos encontrado con diferentes cuestiones, cada una de las cuales merecería un tratamiento en profundidad, y hemos intentado afrontarlas siempre con la misma seriedad: por una parte, construir un discurso de crítica y análisis de la situación (como la accesibilidad de los textos electrónicos y los intereses de los grandes editores en el caso Cavazza-Galiano del pasado otoño [2]), y por otra dar soluciones y hacks para ofrecer alternativas. Esta es, a mi modo de ver, otra característica fundamental de los hacklabs: intentar conjugar práctica y análisis político teórico. El trabajo de producción de software y los mismos cursos son el exacto reflejo de este intento.

¿Cuáles son vuestros proyectos en marcha y vuestras realizaciones?

Hay muchas cosas en marcha, y pocas totalmente realizadas. Por una parte, porque es difícil poner la palabra "fin" a un proyecto, y por otra porque andamos siempre escasos de un recurso fundamental: el tiempo. En marcha tenemos el OBOE, un motor de búsqueda para ebooks, un proyecto de cliente IRC encriptado, y sobre todo la construcción de un servidor independiente que permitirá dar libre curso a nuestra locura. Entre las cosas que hemos hecho (o que hemos contribuido a hacer) están los cursos y los seminarios -activos desde hace más de un año-, las ediciones anteriores del Hackmeeting, iniciativas sobre la GNU economy a nivel editorial y de software, el copyDOWN (un sistema de intercambio de textos electrónicos que tiene la perspectiva futura de convertirse en una especie de Napster para textos y que está basado en gnutella), y otras muchas cosas pequeñas. La lista es larga, pero os podéis hacer una idea visitando nuestra página en www.ecn.org (o en loa.hacklab.it, o en www.autistici.org/loa, como prefiráis).

En noviembre de 1999 organizasteis un encuentro en el centro social Bulk sobre el tema "Free software y no-copyright", en el que se daba mucha importancia al tema del derecho de copia y a la oposición al proyecto europeo de patentes de software. Nos parece que el No Copyright, no insistiendo más que en el derecho de copia, se queda corto respecto al copyleft impulsado por el Proyecto GNU, que insiste en la importancia del derecho de copia y modificación y se basa, precisamente, en una "inversión" del copyrigt. ¿No crees que hoy en día hay que ir más allá del No Copyrigt?

En efecto. De hecho la serie de iniciativas que hemos llevado a cabo sobre la "GNU economy" se ha basado en una toma de postura muy compleja sobre la cuestión del copyright. Es evidente que el modelo al que nos referimos es el del copyleft, que ya ha demostrado su éxito en el campo del software y de la documentación. Por otra parte está claro que una perspectiva final en la que todo estaría copyleftado es más que deseable, pero también es verdad que la batalla para forzar tiempos y grandes intereses respecto a la realización de una libre socialización de saberes pasa por la infracción de las leyes del copyright y por la sustracción voluntaria a las leyes que no compartimos y que queremos que sean eliminadas.
De ahí el lema "no-copyright". Es cierto que pensar en un mundo futuro en el que el espíritu de comunidad haga inútil el concepto mismo de copyright es una hermosa referencia para soñar, pero no es menos cierto que nuestra tendencia pragmática hace que elijamos centrar el esfuerzo en los pasos más practicables para, después, hacer fuerza aún más allá. Con tiempos y modalidades distintas: en la primera fase se lucha por algo que cambia mecanismos que no dependen de las relaciones y de las personas pero que es efectivamente compatible con los mecanismos mercantiles actualmente predominantes. La segunda fase es una apuesta mucho más grande pero por la que se combate todos los días, tanto con palabras como con actos: intentar transformar la lógica de dominación en lógica de comunidad, el libre mercado en libre socialización, la alienación en participación, la delegación en acción. Realmente no estamos más que al principio, pero vivimos proyectados en el futuro.

-------------------------
[1] Laboratorio Studentesco Occupato Autogestito Deposito Bulk: centro social de Milán. Antigua escuela okupada en 1997 [NdT]. [volver]
[2]Las webs del Istituto Cavazza de Bolonia y de la fundación Galiano de Catanzaro tenían obras literarias en braille o con traducción vocal para ciegos, motivo por el cual los grupos editoriales Mondadori, Rizzoli y Longanesi pidieron su cierre en noviembre de 2000, considerando que atentaban contra los derechos de autor, a pesar de que las obras distribuidas no podían encontrarse en formato CD en los circuitos comerciales [NdT]. [volver]

Mira també:
http://www.sindominio.net/labiblio/doc/loahacklab.htm
Sindicat Terrassa