Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
    01 02 03 04 05
06 07 08 09 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Accions per a Avui
11:00
12:00

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: antifeixisme
La Revolución de Octubre el grito liberador de la gran humanidad.
25 oct 2017
El siglo XX no es el siglo de la muerte del comunismo sino más bien el nacimiento del comunismo como el forjador de una sociedad nueva.
revolucion.jpg
Se cumplen cien años de un proceso histórico de emancipación de los explotados, de los oprimidos, de los trabajadores, de los obreros, de los campesinos mejor conocida como la Revolución de Octubre.

Desde épocas remotas las sociedades basaron su desarrollo en la explotación del hombre por el hombre, el esclavismo o el feudalismo. Pero la Revolución de Octubre inició una nueva época en la historia de la humanidad, una época que marca el tránsito del capitalismo al socialismo, siendo la primera revolución que concretizó profundas transformaciones democráticas en el plano político, económico, social y cultural. Era imposible detener esos irrefrenables anhelos de los trabajadores, los obreros y campesinos por más justicia y progreso social. Aparte de emprender la construcción de una sociedad sin explotados, ni explotadores. Cien años después de la revolución de Octubre la visión no puede ser más desoladora pues el sistema capitalista, ya sin oposición, se entrega a una orgía explotadora, opresora, agresiva y depredadora. Orgía que tiene unas trágicas consecuencias con el agravamiento con la crisis estructural del capitalismo responsable de la pérdida de los derechos fundamentales de los sectores sociales más débiles y vulnerables. Esta cruda realidad demuestra la importancia de la Revolución de Octubre y proyecta al socialismo como una ideología de vanguardia del presente y del futuro.

Conmemorar el centenario de la Revolución de Octubre es reconocerla como la respuesta más avanzada del proceso de liberación. Conmemorar este centenario es denunciar como ese engendro monstruoso del capitalismo es el culpable de los dramáticos flagelos sociales que colocan en el patíbulo la supervivencia de la gran humanidad. Es necesario refrendar la validez del socialismo como la única alternativa de superación revolucionaria contra ese capitalismo globalizador y criminal. Conmemorar este centenario es revalorizar al proletariado, los trabajadores, los campesinos, ese pueblo bravo y en resistencia contra la brutal ofensiva del imperialismo y del gran capital.

Conmemorar la Revolución de Octubre es homenajear a los obreros y campesinos y reconocer las grandes conquistas y realizaciones políticas, económicas, sociales, culturales, científicas, tecnológicas de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) y su inmensa contribución a la lucha revolucionaria de los pueblos víctimas del colonialismo.

Conmemorar este centenario es utilizar las enseñanzas de un proceso hasta entonces desconocido de construcción del socialismo en la Unión Soviética y en otros países, sacando lecciones tanto de los éxitos como de las derrotas, de los retrocesos y de los avances. En fin, toda una larga lucha que fructificó y alcanzó las más altas metas. Conmemorar la Revolución de Octubre y su base teórica y práctica marxista-leninista es comprender que este es el mejor activo para enfrentar la ideología neoliberal y neofascista que nos tiraniza. La clase trabajadora debe recuperar la iniciativa si quiere derrotar a sus enemigos seculares.

La Revolución de Octubre y la subsiguiente experiencia histórica de construcción del socialismo no deben ser conmemorada como una fecha escrita simbólicamente en los libros de historia sino como una fuente de importantes enseñanzas y ejemplo de transformaciones cuya vigencia es indiscutible. Conmemorar la revolución de Octubre es proclamar que ese futuro pertenece al socialismo real y no al capitalismo

El día 7 de noviembre de 1917 (25 de octubre en el antiguo calendario ruso) el proletariado ruso asumiendo el papel de vanguardia del partido Bolchevique, guiado por una teoría revolucionaria -con un notable protagonismo de Lenin (tan despreciado hoy por el neofascismo imperante)- tomó en sus manos el destino ascendiendo al poder al mando de una revolución victoriosa. Se fueron cimentando las bases de una nueva sociedad en un país empobrecido por una guerra imperialista (Primera Guerra Mundial) un pueblo fustigado por la explotación, la represión, el hambre o el analfabetismo (factores que creaban las condiciones óptimas para lanzar el grito de liberación)

Una revolución que reivindicaba la lucha milenaria de los explotados y oprimidos y que se emparenta con las revueltas de los esclavos en la antigüedad, los alzamientos de los campesinos en la edad media y la revolución francesa en 1789- que significó la derrota del feudalismo y el advenimiento del capitalismo- y las insurrecciones obreras del siglo XIX. De esos antecedentes históricos la Revolución de Octubre sacó importantes enseñanzas, como, por ejemplo, de la Comuna de París de 1871-primera experiencia histórica, a pesar de su corto periodo de supervivencia, de la conquista y ejercicio del poder por el proletariado, con evidente superioridad también en el plano de la democracia política. La Revolución Rusa de 1905 fue la primera gran revolución popular con un papel primordial y organizativo de la clase obrera y un partido preparado orgánica e ideológicamente para asumir la dirección de las masas trabajadoras en la conquista del poder.

La Revolución de Octubre emprendió la titánica tarea de poner fin a todas las formas de explotación, de opresión social, de sumisión monárquica siendo una de las principales medidas adoptadas los decretos sobre la paz y la abolición de la propiedad latifudinaria de la tierra.

La Revolución de Octubre se cristalizó gracias a una extraordinaria movilización popular- Un acontecimiento sobrenatural, un cataclismo liberador que removió las estructuras del poder y que marcaría toda la historia del el siglo XX- resistiendo y superando terribles vicisitudes y dificultades; boicots, sabotajes, intervención de potencias imperialistas, guerra civil, bloqueo económico, traición, y recorriendo un camino muy accidentado pero prolijo en glorias y epopeyas. Así se convirtieron en realidad los sueños de los trabajadores, de los explotados, de los oprimidos, de los discriminados abriendo paso a la construcción de una sociedad más justa y nunca antes conocida por la humanidad-acontecimientos que la sociedad burguesa y desmemoriada del siglo XXI prefiere pasar por alto.

La Revolución Socialista trasformó la vieja y atrasada Rusia de los Zares en un país altamente desarrollado, capaz de detener y contener durante décadas el dominio mundial del imperialismo.

La URSS en una corto periodo de tiempo alcanzó un significativo desarrollo tecnológico, industrial, agrícola, igualmente erradicó el analfabetismo, generalizó la escolarización, el derecho a las vacaciones, eliminó el desempleo, aseguró la salud pública, a la protección social, garantizó y promovió los derechos de las mujeres, de los niños, de los jóvenes y los adultos mayores, expandió y fomentó los movimientos de vanguardia artística y de creación cultural, alcanzó un elevado nivel científico y técnico, llevó a la práctica las formas de participación democrática de los trabajadores y de las masas populares, incrementó los valores de amistad, de solidaridad, de paz y de cooperación entre los pueblos.

Fue la Unión Soviética el primer país del mundo en desarrollar como ningún otro derechos sociales fundamentales como el derecho al trabajo, la jornada laboral máxima de 8 horas, las vacaciones pagadas, la igualdad de derechos entre hombres y mujeres; en la familia, en el trabajo, los derechos de protección de la maternidad, el derecho a alojamiento digno, a la asistencia médica gratuita, el sistema de seguridad social universal y gratuito, la educación gratuita. La Unión Soviética se destacó en avances pioneros para humanidad como el lanzamiento del primer satélite artificial al espacio –el Sputnik-o el primer viaje espacial de un ser humano en la figura del cosmonauta Yuri Gagarin.

La Unión Soviética, el pueblo Soviético, bajo la dirección del partido Comunista de la Unión Soviética obtuvo éxitos y conquistas de gran proyección internacional que sirvieron de vanguardia para otros pueblos del mundo que decidieron seguir su estela inspirados en su revolución triunfante.

A partir de la victoria de la Revolución de Octubre se fueron constituyendo numerosos partidos comunistas en los cinco continentes; se creó el movimiento comunista internacional, se fortaleció el movimiento obrero y su hegemonía liberadora, los ideales del marxismo-leninismo se propagaron como jamás se había conocido antes y su influencia fue determinante para dividir la historia de la humanidad en un antes y un después.

La URSS, el pueblo Soviético y el Ejército Rojo, con todo el empeño y asumiendo los máximos sacrificios fue determinante en la victoria sobre el nazi-fascismo en la Segunda Guerra Mundial. Una heroica lucha que costó más de veinte millones de vidas.

Después de la victoria sobre el nazi-fascismo se reforzaron las ideas del socialismo a nivel internacional. La URSS dio un inestimable apoyo a los pueblos que optaron por la construcción de sociedades socialistas, y que priorizaron los anhelos de transformación social que exigían los obreros, trabajadores y campesinos del Tercer Mundo. La Revolución de Octubre ha inspirado y ha contribuido a la independencia de numerosos pueblos y naciones secularmente sometidas al yugo colonial (pueblos sepultados en las mazmorras de la iniquidad y las injusticias)

Con la desaparición del URSS y la derrota del socialismo en el Este de Europa, a causa de la creciente burocratización, enquistamiento del poder en unas élites traidoras y de una gerontocracia autoritaria, tuvo un inmenso impacto en la correlación de fuerzas a nivel mundial. Se acabó la bipolaridad, o sea, los dos bloques, Unión Soviética y EE.UU. Desde ese preciso momento el capitalismo se proclamó como el único sistema político y económico viable- Para las masas populares y los trabajadores esta coyuntura negativa significó un enorme retroceso en las condiciones políticas, económicas, y socio culturales. Los pueblos que habían confiado su destino en el sistema socialista sufrieron un inexorable derrumbe que los condujo a asumir gradualmente al capitalismo como única vía de salvación. Porque el colapso económico y social los arrastraba al caos y la autodestrucción.

No se pueden obviar las históricas realizaciones del socialismo que han dejado una huella imperecedera, una herencia escrita a golpe de cincel sobre nuestras conciencias. La superioridad del sistema social de la Unión Soviética hoy se echan en falta pues supuso un renacer movimiento obrero y campesino, es decir, de las clases más vulnerables y explotadas. La naturaleza criminal del capitalismo no se ha alterado ni un ápice y esto significa que debe enfrentarse con contundencia si se quieren detener sus malévolos planes.

El siglo XX no es el siglo de la muerte del comunismo sino más bien el nacimiento del comunismo como el forjador de una sociedad nueva. Las ruedas de la historia siguen su curso pero hay que tener en cuenta que en esa historia cíclica y lo más factible es que dentro de algunas décadas resucite una vez más el germen del socialismo revolucionario. Entonces se librara una nueva batalla contra ese capitalismo demencial e inhumano.

La actual situación mundial revela el carácter explotador, opresor, agresivo y depredador del capitalismo. Que aunque inmerso en una crisis estructural es una fiera enloquecida que devora los recursos naturales y humanos para multiplicar sus ganancias, dispuesto a monopolizar el poder, a aumentar exponencialmente las injusticias y desigualdades sociales, atacar los derechos sociales y laborales, a negar las libertades y derechos democráticos. No puede disimular ese carácter usurpador y violento que no respeta la soberanía de los pueblos. Sus principios se imponen a base del militarismo, del armamentismo y la guerra que en su fase imperialista afecta a todos los continentes.

Millones de trabajadores son condenados al desempleo, a la precariedad, y a la más descarada explotación. Millones de seres humanos carecen de sus derechos fundamentales, condenados a la pobreza, al hambre, a la desnutrición, al trabajo infantil, al trabajo esclavo, y a todo tipo de tráfico humano (inmigración) Millones de seres humanos son víctimas de las agresiones imperialistas y huyen de la guerra, la destrucción y la muerte como es el caso de los refugiados que buscan refugio el Primer Mundo (el mítico Dorado capitalista) Infinidad de pueblos y naciones sobreviven prisioneras del subdesarrollo, la dependencia y el asistencialismo. Falencias que explotan a destajo las multinacionales de la ayuda humanitaria, las ONG o los “caritativos” misioneros de la iglesia católica. El capitalismo es incapaz de superar sus incontables contradicciones y con su actitud no hace más que agudizar la lucha de clases, la explotación del hombre por el hombre, las políticas neoliberales, la acumulación de capitales, la privatización de los servicios públicos. Hoy como nunca se había visto lo que prevalece es el poder de las élites, de la oligarquía, la aristocracia, el clero, los banqueros o latifundistas. El capitalismo no es capaz de resolver los problemas de la humanidad pues más bien los aumenta patrocinando los monopolios, facilitando la expansión de las multinacionales, controlando los medios de producción, expoliando las materias primas. El capitalismo es un sistema que está en permanente confrontación con las necesidades e intereses y aspiraciones de los trabajadores, de los obreros, de los campesinos.

El capitalismo ha trasformado al ser humano en un consumidor, en un consumidor dotado de un voraz, maquinal e insaciable apetito. Y ese apetito hay que alimentarlo desaforadamente. Ya no hay obreros sino consumidores, ya no hay campesinos sino consumidores sujetos a la oferta y la demanda; a comprar y comprar sin medida ni clemencia. Lo que prima es el individualismo o la salvación persona antes que la colectiva. La sociedad de consumo capitalista utiliza todos los medios tecnológicos a su alcance para expandirse hasta el infinito. Los mass media transmiten las 24 horas del día la propaganda: más ofertas, más rebajas, crédito ilimitado para comprar el paraíso perdido. Los trabajadores hacen horas extras para elevar el ritmo de producción y por ende el crecimiento económico. Una desquiciada carrera por aumentar las ganancias y el superávit. Se ha anulado por completo el espíritu colectivo y comunitario, la cooperación, la solidaridad y la distribución de la propiedad de los bienes de manera equitativa entre todos los ciudadanos (siendo estos los máximos ideales de la utopía revolucionaria socialista).

Han triunfado las políticas más reaccionarias e incluso el monstruo del fascismo renace con singular virulencia ocupando las posiciones de vanguardia. Son tiempos difíciles y por eso tenemos que defender la vigencia de La Revolución de Octubre como única alternativa para enfrentar tan descomunal desafío.

Carlos de Urabá 2017

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more