Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
    01 02 03 04 05
06 07 08 09 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Accions per a Avui
11:00
12:00

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: antifeixisme : corrupció i poder : criminalització i repressió
El sistema armamentístico de las antenas de telefonía móvil
25 oct 2017
Cada día, un sistema de ataque constituido por armas de energía dirigida por radiofrecuencia “multifuncional”, que emiten una radiación electromagnética escalar a nivel nacional por medio de antenas de telefonía móvil en fase, transmisoras y receptoras, y satélites del sistema de posicionamiento global o GPS, bajo la administración del U.S. Cyber Command o Cibercomando de EE.UU. se utiliza para torturar, debilitar, subyugar y degradar de manera silenciosa e invisible la salud física y neurológica de miles y miles de ciudadanos estadounidenses que han sido “puestos en el punto de mira” extrajudicialmente tras ser incluidos en una “lista negra” doméstica de ciudadanos a los que se considera “disidentes” o “indeseables” por razones de odio y de ideología.
La mayoría de estas “personas objetivo” no tienen ni idea de cuál es la causa de que enfermen, se sientan cansadas, agotadas, irritables, confundidas y aletargadas; de que estén agobiadas por fuertes dolores en la cabeza y en el cuerpo que las debilitan; de ese angustioso zumbido agudo y penetrante que solo oyen ellas; de ese deterioro cognitivo temporal o permanente; de que sufran derrames cerebrales, infartos de miocardio, aneurismas o enfermedades como el cáncer...
...todo lo cual les impide funcionar con normalidad y llevar una vida feliz y saludable.
A las víctimas de este genocidio encubierto diseñado por el gobierno se les roba el más básico de los derechos humanos: el libre albedrío, el derecho a poder disfrutar de la libertad sin que nadie pueda manipular sus funciones fisiológicas y neurológicas.

El sistema armamentístico en cuestión tiene la capacidad de lanzar ataques de ondas electromagnéticas escalares (longitudinales) que alcanzan la velocidad de la luz (así como otros tipos de energía de radiofrecuencia, como las microondas) y que están sintonizadas con gran precisión con las frecuencias de las ondas cerebrales propias de cada objetivo humano. Prácticamente todas las víctimas han ido anteriormente a la consulta del médico o del neurólogo para solicitar tratamiento para un dolor de cabeza palpitante, un cansancio inexplicable, problemas para dormir o síntomas alarmantes como el deterioro cognitivo. Gracias a estos exámenes médicos los agentes del gobierno en la sombra pueden recopilar los historiales de los pacientes, incluyendo los resultados de las pruebas de electroencefalografía que facilitan la “cartografía cerebral“, y así es como los torturadores que emplean armas de radiofrecuencia son capaces de llevar a cabo las agresiones sintonizando minuciosamente dichas radiofrecuencias con cada una de sus víctimas, que son objeto de tortura sin contacto, de incapacitación...

Las ondas escalares producidas por las armas de energía dirigida por radiofrecuencia (RFDE) pueden llevar múltiples radiofrecuencias de subportadora que afectan a la fisiología humana, en niveles de potencia (o “amplitud”) variables. En efecto, las armas de energía dirigida por radiofrecuencia proporcionan a las fuerzas de seguridad una “máquina-Dios” que permite manipular, alterar o destruir los procesos biológicos que rigen el funcionamiento de los seres humanos. Los científicos describen este efecto como “neuromodulación” del sistema nervioso humano, esto es, la manipulación a distancia de los procesos fisiológicos y neurológicos, lo que incluye la alteración de la conciencia y de los estados de ánimo. La agresión por medio de armas electromagnéticas sintonizadas con precisión con las frecuencias cerebrales de individuos únicos puede poner a las víctimas sin saberlo en un estado inducido de cansancio forzado, bostezos involuntarios y sueño profundo (o, a la inversa, en un estado de vigilia forzada) en cuestión de minutos, según el testimonio de las víctimas y los documentos publicados.El sistema de armas de radiofrecuencia de las antenas de telefonía móvil también tiene la capacidad de transmitir directamente al interior de la cabeza de las “personas objetivo” sonidos e incluso voces que las perturban y torturan mediante la triangulación de las ondas electromagnéticas, lo que permite una conexión directa con la región del cerebro que controla la audición sin pasar por los órganos auditivos con el fin de generar sonidos que solo son apreciables por las personas objetivo. Esta tecnología, a veces denominada engañosamente como “la voz dirigida al cráneo” (“voice to skull” o “V to K”) o “audición por microondas” (“microwave hearing”), hace que aumente la amenaza de lo que se conoce comúnmente como “control mental” orwelliano.
Debido a que el sistema de ataque por radiofrecuencia puede apuntar con precisión para focalizar sus múltiples rayos sobre un único individuo, esta tecnología silenciosa de tortura e incapacitación puede ser y está siendo utilizada por las fuerzas del orden federales y locales para imponer un régimen de encarcelamiento electromagnético fuera de la legalidad, un “gueto electromagnético” impuesto a los ciudadanos sin el beneficio de la debida acción judicial sometida a la ley.


Los documentos del gobierno califican de “no letal” o “que no llega a ser letal” a este armamento, que tiene la capacidad de dirigir y emitir una amplia gama de microondas electromagnéticas y otras energías de radiofrecuencia con extrema precisión. En realidad, los expertos familiarizados con el armamento de radiaciones dicen que estos sistemas pueden ser utilizados para torturar; para infligir lesiones corporales; para causar enfermedades que van desde las cataratas hasta el cáncer; para inducir cansancio, debilidad, dolores insoportables o pérdida de la conciencia; o para MATAR mediante una “muerte lenta” o una “muerte rápida”, en función de la “amplitud” (intensidad de la señal) del ataque.


Un video de 2006 producido por la “Dirección del departamento de energía dirigida” de la Fuerza Aérea de EE.UU. en la base de Kirtland, en Nuevo México, analiza cómo el armamento electromagnético está diseñado para “apuntar y lanzar esta energía sobre el blanco con precisión quirúrgica” y a la velocidad de la luz.

(En ingles)

http://youtube.com/watch?v=mSGprwJx_zs&NR=1

Un artículo de 2008 publicado en el blog “Danger Room” del portal Wired.com trata de un documento judicial que al parecer señala que los servicios secretos de los EE.UU. están involucrados en el desarrollo de la tecnología de las armas de energía dirigida. El artículo especula sobre la posibilidad de que la organización haya hecho uso de este tipo de dispositivos en el curso de sus funciones oficiales.

http://blog.wired.com/defense/2008/11/presidents-secr.html

La red de armas de radiofrecuencia de las antenas de telefonía móvil incluye la capacidad de apuntar a un blanco, y al parecer utiliza sistemas de radar de apertura sintética (SAR) que permiten apuntar con precisión y además la videovigilancia y la escucha inalámbricas “a través de las paredes”, de manera que las cámaras y los micrófonos tradicionales ya no son necesarios.

Las víctimas de estos ataques silenciosos son también el objeto del hostigamiento, el vandalismo y los actos terroristas que caracterizan el implacable “acoso grupal” y que son perpetrados por organizaciones de “vigilancia comunitaria” consentidas por el gobierno y transformadas en una Gestapo americana vigilante gracias a un programa federal secreto en el que trabajan varios organismos.

Las víctimas también dicen que las someten a un sabotaje en el terreno económico y profesional con la autorización de los organismos gubernamentales que consideran a estas personas “disidentes” o indeseables o bien las difaman calificándolas de presuntos delincuentes o de “enemigos del Estado”.

Los organismos y mandos federales del “centro de fusión de inteligencia”, las empresas asociadas y las autoridades locales y estatales están llevando a cabo un genocidio doméstico de muerte lenta por razones de ideología y de odio, que se oculta bajo la falsa bandera de la guerra contra el terrorismo y el crimen, y que es posible gracias a la ingenuidad de aquellos que creen “que eso no puede suceder aquí”.

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more