Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Desembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
        01 02 03
04 05 06 07 08 09 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Accions per a Avui
20:30

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: globalització neoliberal : pobles i cultures vs poder i estats
Autodeterminación de hecho. Catalunya un gran ejemplo.
27 set 2017
Bajo las clásicas patadas democratico-orgánicas españolas, voy a ofrecer este texto como evolución en varias etapas de reflexiones sobre la autodeterminación. Desde el movimiento popular de Euskalherria de los anos 90 hasta ahora. Para los que planteamos cambios más positivos que una tradicional constitución nacional para Catalunya. Visto que el bien hermoso seísmo catalán nos llena de grandes ilusiones a todos los pueblos europeos, también desde un punto de vista social, comunitarista y anticapitalista.
AD__o__DAD.pdf
AD o DAD.pdf (228,79 KiB)
Nazioni.Iberiche.png
Crítica radical del ‘derecho’ de autodeterminación:

Autodeterminación o Derecho de Autodeterminación? (Pdf)

Para los más perezosos he aquí algunas citas de este libelo (anexo en Pdf), que incluso sirve muy bien para entender el papel de las ‘izquierdas’ del régimen (español) y del Sistema en general:

Se trata de una ola de fondo que a nuestro juicio sólo acaba de empezar a manifestarse, en sintonía con otros procesos de signo parecido, perceptibles en muchos más países. Empezando por la extraordinaria experiencia o ejemplo catalán (y kurdo en Rojava, aún más!) que el sistema mediático interestatal hace todo lo posible para esconder. Por su magnífica y creciente expresión de nuevos valores y de una nueva ética social. Dirigida también, quien sabe, a relanzar batallas para la superación de un sistema de desarrollo global, o un modo de producción y reproducción. Con sus correspondientes modelos de régimen institucional, muy “poco adecuados” para la libertad de los pueblos y de las personas.
Para una justicia social que no sea solo de leyes y, además, con creciente urgencia para la misma supervivencia del ecosistema planetario de nuestra especie.

Si concebimos la democracia como un proceso de desarrollo de las relaciones de poder, es decir un proceso sociodinámico, centrado en la autodeterminación colectiva, personal y por supuesto nacional - en esta fase o inicio de reconstrucción de muchos pueblos originarios de la Tierra – también tendríamos que desarrollar todas las posibles herramientas críticas necesarias para avanzar más allá de la actual concepción de gobierno, régimen y estado de derecho capitalista.

Las lógicas perversas del régimen parlamentario no pueden ser derrumbadas y substituidas por una dialéctica ilusoriamente democrática: enfocada sólo o principalmente desde el interior del mismo aparato justamente constituido para combatir o desactivar el poder popular. Los mecanismos de circuito cerrado “elecciones-parlamento-partidos-campañas electorales-sondeos-formación de la opinión pública” pueden ser debilitados pero no inutilizados, sin un proceso radical de autodeterminación. Es decir sin un desarrollo creciente del poder popular.

Estamos entrando en una fase muy crítica que tiene solo pálidos reflejos con las muy largas y burocráticas negociaciones del Norte de Irlanda, si consideramos lo que está en juego en la actualidad: el posible proyecto de construcción de una nueva nación democrática, o de una nueva democracia, dando a este término un valor muy diferente al del actual régimen parlamentario y “estado de derecho”, como veremos detenidamente.

Para muchos, la autodeterminación es sólo un fenómeno de auto-legitimación que se cierra con una legalización, con un “reconocimiento legal de un derecho”; el notorio “derecho de autodeterminación”.
Cuando al contrario la autodeterminación sólo es real, existe realmente para una sociedad o un colectivo, si es un proceso material e inmaterial de desalineación, y de reapropiación de sí mismos. Dicho de otro modo: de autoafirmación, de autodefinición, de autodelimitación y de una autodisposición con contenidos reales. Un proceso que tendrá que plasmarse también, en sus primeras fases iniciales más explícitas, en formas o formalidades “de jure”, de derecho. Lo que llamamos proceso constituyente en sentido tradicional.

Habría que reconocer de una vez que se puede hablar de democracia sólo en el caso de colectividades que asumen una renovación continua y transparente de las relaciones de poder. A partir lógicamente del poder popular, o poder colectivo, por supuesto local y general. Demos-kratos, poder del pueblo.
La democracia tiene que ser entendida como un proceso permanente, en evolución hacia mejoras continuas y lo más posible naturales de las relaciones de poder en la sociedad. Nunca como un valor sometido en primer lugar a principios constitucionales de una institución. Tratando entonces de procesos donde no se utilice el derecho (el derecho “positivo” y el “estado de derecho”) como herramienta contra fenómenos y planteamientos reales, concretos y abiertos de poder popular.

Hay que mirar con mucha precaución a ciertas recientes teorías de “desobediencia civil” que llegan a plantear esta expresión de poder social como simple complemento o instrumento de la lucha “política”, en vez de reconocerla como posible forma de lucha constituyente, como viable camino autónomo y complementario de poder, también ofensivo, contundente, además de solo autodeterminado ideológicamente.

Hablaremos más adelante de esto, sin olvidarnos de que una concepción parecida de lo “político” se encuentra precisamente en muchas de esas “izquierdas” “anti-nacionalistas” - pero nacionalistas de estados-nación - de lejano origen “marxista-ortodoxo”. Es decir: los que han hecho del marxismo una ideología, o peor aún una doctrina, hundiendo en los abismos éticos la misma riqueza crítica marxiana, de Marx. Y escondiendo lo más posible, por ejemplo, que ya la primera revolución socialista de 1917 fue claramente plurinacional, y que para esto también consiguió alcanzar el poder. Luego desgraciadamente transformado en dictadura y en un nuevo centralismo (ruso) de estado en la URSS.

La autodisposición de los pueblos - y con ellos naturalmente la de todos los sectores y clases sociales de la formación social correspondientes - es inaceptable para muchos marxismos presuntamente “anti-nacionalistas”, en todas sus versiones light, hard, soft, de camuflaje o de hoz y martillo versión siglo XXI.
Se trata, en definitiva, de un trabajo de profundidad que ha causado hasta ahora sensibles daños a los procesos de autodeterminación. Gracias también al oportunismo y ceguera parlamentarista con los que se ha sólido mirar hacia esta política, también desde sectores independentistas vascos, catalanes, etc.

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Autodeterminación de hecho. Catalunya un gran ejemplo.
28 set 2017
Sin embargo, a veces hasta el derecho (internacional) es legítimo, por lo menos más que determinados estados...

"– En quoi le gouvernement espagnol bafoue-t-il, selon vous, le droit international?

– Il viole l’article 1 du Pacte sur le droit des peuples à disposer d’eux-mêmes, les articles 19 et 21 sur la liberté d’expression et de manifestation ainsi que l’article 25 sur la participation à la vie politique. On peut même imaginer que Madrid viole l’article 26 en n’accordant pas une représentation suffisante des Catalans dans l’administration nationale et le service diplomatique."

(https://www.letemps.ch/monde/2017/09/27/alfred-zayas-necessaire-laisser-)

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more