Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
    01 02 03 04 05
06 07 08 09 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Accions per a Avui
11:00
12:00

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: corrupció i poder : educació i societat : laboral : sexualitats : dones
Lo de Silvia Federici, ¿fenómeno fan o brecha?
16 set 2017
Artículo de Luis de la Cruz, sobre la conferencia de Silvia Federici en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza.
El pasado jueves, 7 de septiembre, acudí a una conferencia de Silvia Federici en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza (en el marco de un congreso de historiadores). Tal y como había sucedido antes en Madrid, y a pesar de que la autora había dado otra conferencia en la ciudad dos días antes, el Aula Magna de la facultad se llenó. Los organizadores tuvieron que meter sillas, la gente se apretaba en las escaleras y hubo gente siguiendo la charla desde el exterior.

El éxito parecía sorprender a la autora italiana, que deambulaba esos días por los pasillos de la universidad con marcha discreta y mirada tímida. Lo cierto es que Federici ha estado antes en España (también en Zaragoza) y nunca se habían visto estas colas, propias de un festival pop.

Durante su intervención, Federici desgranó con un castellano de paso lento pero firme los conceptos fundamentales del marxismo y relató los capítulos de la obra del filósofo que contenían la semilla feminista que ella y otros marxistas se encargarían de regar en los setenta (un riego que usó los mimbres analíticos del materialismo para criticar el absoluto olvido que autor fundacional y discípulos habían tenido con las mujeres).

Su intervención fue una mezcla de teoría y experiencia, en la que, como buena marxista, el discurso nace de la praxis y la necesidad. En su caso, de la militancia en los feminismos de los setenta.

Especialmente controvertida fue su reivindicación del salario por el trabajo doméstico que, más allá de acuerdos o desacuerdos sobre sus virtudes, tiene la importancia de poner de manifiesto que el trabajo de las mujeres en las casas produce un valor que es expropiado por el capital, y sin el cual la acumulación capitalista no habría sido posible. El trabajo de cuidados se ha naturalizado, dándose por hecho que no tiene un valor económico, y ponerle un precio (salario) lo devuelve a su forma desmitificada. Es decir, es trabajo.

Una de las partes más interesantes del encuentro con Federici fue el largo turno de debate. Como detalle positivo, hay que decir que todas las preguntas, menos una, las hicieron mujeres, lo que no es habitual: los hombres seguimos ostentando el privilegio de la visibilidad en el espacio público y nos resistimos a dejar escapar el monopolio de la voz. Como detalle negativo, y hasta risible, cabe señalar el hecho de que la única pregunta formulada por un chico sirvió básicamente para recordar el privilegio al que nos referíamos: fue larga, antes un discurso que una duda y consistió en explicarle a la experta en feminismo y marxismo… en qué consiste aquello de mezclar feminismo y marxismo.

La mitad del aforo estaba compuesto por historiadores, a pesar de lo cual sus preguntas no se centraron en los presupuestos de la acumulación originaria capitalista a partir del cuerpo de la mujer, en las relaciones laborales en el XVIII, o en los mecanismos de dominación social en tiempos de la caza de brujas –todos asuntos fundamentales en su obra- sino en asuntos relativos a la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres hoy. De entre los diversos temas de actualidad que salieron en las preguntas (los distintos tipos de feminismos, la gestación subrogada, las nuevas masculinidades o la prostitución) una especialmente adquirió cuerpo de debate: la necesidad de dotar de estrategia la potencia que el feminismo viene demostrando en los últimos tiempos.

Lo que diferentes voces señalaron es lo siguiente: “es obvio que hay energías desbordantes en los feminismos ¿cómo las enfocamos?”

Las feministas consiguieron en 2014 la retirada del Proyecto de Ley para la reforma del Aborto de Gallardón y han obtenido una presencia absolutamente transversal en los Movimientos Sociales en los últimos años. No se trata ya de un anexo al pack de la asamblea, que se traduce en el empleo de lenguaje inclusivo o en prestar atención a la existencia de lugares libres de violencia hacia las mujeres. No, consiste también en que algunos de los debates de las distintas familias del feminismo se han incorporado a la naturaleza misma del cambio social. El lugar que los cuidados han ocupado en la agenda política de los márgenes es un buen ejemplo. Además, no podemos obviar que el feminismo, acaso en su versión más desproblematizada, está también de moda: las principales revistas mainstream le dedican reportajes y no hay famosa que se escape de responder a la pregunta comodín “¿Te consideras feminista?”

En las colas de la gira de Federici late esta potencia del feminismo hoy. Una feminista, joven pero de larga trayectoria, me contaba que en su grupo feminista de Zaragoza muchas de las chicas, “más jóvenes que ella”, habían ido a ver a la autora de Calibán sin más referencia que alguna conversación. Ella lo atribuía, en mi opinión certeramente, a que hay una necesidad intuitiva de feminismo, que merodea en busca de debate, cuerpo teórico y estructuras. Cabría añadir, quizá, que hay más gente ávida de radicalidad de lo que suponen algunos teóricos del cálculo electoral y el centrismo.

Al acabar las dos horas largas de encuentro, Silvia Federici aplaudía a la audiencia con ojos emocionados, mientras el público la aplaudía sinceramente durante largo rato. Aún queda una cita con la Federici, el 11 de septiembre en Katakrak (Iruñea). El acto se llenará de nuevo y lo que contará más o menos lo sabemos todos los que hemos leído su obra. Sin embargo, lo más difícil de vislumbrar del aquelarre discursivo es hasta dónde llegará la marea, hoy alta, de esa lucha por la igualdad que ha hecho suya el aura de la vieja militante.

Por Luis de la Cruz para SerHistorico
Extraído de “alasbarricadas”

This work is in the public domain

Comentaris

Referencia de crítica marxista al reformismo socialdemocrata de federici
16 set 2017
El federicismo es un reformismo socialdemócrata especifico para el proletariado femenino

http://barcelona.indymedia.org/newswire/display/515062?show_comments=yes
Re: Lo de Silvia Federici, ¿fenómeno fan o brecha?
17 set 2017
Suena bien la idea de que el estado (o los interesados por tales labores, ya sean maridos, hijos, abuelos, parientes proximos, etc) pague(n) por las tareas domésticas, asistenciales y reproductivas que 'historicamente' realizaron las mujeres. Ahora cada vez menos, pero...

Si el Estado asumiera el coste del trabajo reproductivo que propone doña Federici,
seria extensivo a las familias LGTBQI? Lo contrario seria discriminatorio para los homosexuales.
¿Y se incluiría también a las parejas 'de hecho' que no estén casadas y que no quisieran pasar por la ventanilla del aparato estatal?
¿se debería también contemplar un apartado multicultural de tal manera que tuvieran cabida en este subsidio estatal regulado las familias poligamas, ya sean mormonas o musulmanas, etc.?
¿Y los hippies en sus comunas donde se impone el desorden amoroso? ¿Y las okupas politoxicomanas con
¿Se computarian pluses 'por cada hijo' o solo se concederian tales beneficios por cada retoño que 'saliera bien'? En base a modulos eugenésicos de salud, talla, tamaño, resultados academicos, etc...
¿A las 'mujeres reproductoras' (qué miedo da esa expresión, suena a Mad Max!) se les calcularian los haberes en base a los dias, horas o 'por objetivos' dedicadas a los quehaceres domésticos, asistenciales y reproductivos?
¿Se les condeceria también ese pago a las señoronas del opus dei, verdaderas conejas de cria con una docena de hijos 'por barba' y que suelen acabar de directivos en alguna multinacional depredadora, ¿también habría que soltarles la mosca?
¿Se contemplaria un 'plus de afectividad'? Porque no es lo mismo criar a tus hijos con amor y ternura que criarlos porque 'a la fuerza ahorcan'. Lo mismo podriamos aplicar a la hora de cuidar a tus ancianos progenitores cuando les llega la hora. ¿Habria que poner más policia, una policia ¡amorosa! dedicada a fiscalizar y corroborar ante el Estado la correcta administración de atenciones orecticas?

Y `puestos a contemplar un espectaculo distopico que se derivaría de la aplicacion sistematica de las teorias de doña Federici, con una superpoblación mendicante reproduciéndose a granel a cargo del contribuyente de a pie... si viniesen en masa desde paises donde abunda la desnutrición y el maltrato a por la 'paguilla orectica'... ¿no sería mejor enviarles la guita via transfer, por locutorios acreditados, para evitar congestiones de trafico los dias de paga?
Re: Lo de Silvia Federici, ¿fenómeno fan o brecha?
19 set 2017
Pues déjeme decirle que también se le podría exigir a ese "estado-capital" que como reparación asuma la desnutrición, desolación y muertes que han causado en otras latitudes con la explotación de los recursos naturales de esos países.

Todas sus preguntas tienen una misma respuesta.

¿Debería hacerse extensible a bla, bla, bla...?

Lo que "debería" de hacerse extensible es una revolución y todas sus dudas quedarían resueltas, pero claro, para algunos es mejor utilizar su tiempo en repensar "distopías" que en utopías.

Tal vez no se dan cuenta, pero son parte del "espectáculo" que dicen aborrecer.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more