Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
    01 02 03 04 05
06 07 08 09 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Anàlisi :: educació i societat
La historia de la apariencia
28 ago 2017
La historia de la apariencia.
La historia de la apariencia.

La historia en cualquier época inventa ficciones y realidades para que el historiador y su narración se acentúen con su identidad.

La historia fue escrita para que sea pomposa, antigua e inmemorial sin embargo la historia moderna tan solo es un producto de cada siglo.

Las tradiciones de los pueblos reclaman ser antiguas pero generalmente son relativamente recientes porque la historia reclama las raíces de esos pueblos, además, las tradiciones son manipuladas por voluntad del poder.

La apariencia deja de ser apariencia o la fábula deja de ser fabula para convertirse en historia. El presidente o líder deja de ser un ladrón, asesino, déspota para convertirse en héroe o santo; las derrotas la historia las transforma en triunfos. La estafa en consultoría, el análisis en investigación y la represión una vez escrita por el interés del historiador es orden.

El poder se nutre de la mentira, de las verdades a medias, de la moral de doble vía, el historiador hace de estas unas realidades a través de sofisticados mecanismos de propaganda para que sobrevivan las pruebas con el apoyo de intelectuales y del sistema educativo “renovado” por o para la época, para que sean verdades del momento, de esa forma aceptamos y convivimos con la mentira y realidad de la historia.

Muchos tipos de historias como novelas de ficción existen a lo largo de la vida. La historia acentúa la libertad pero al mismo tiempo acepta los esclavos mentales, religiosos, políticos, económicos, tecnológicos siempre al servicio de lo material y lo militar y estas son las principales contradicciones en la fundamentación de la historia.

Esta dicotomía según algunos historiadores atormenta las narraciones de los siglos pasados en donde la liberación de los esclavos, la revolución industrial, el descubrimiento de América, la inquisición, las cruzadas, el asesinato de Jesús, estos hechos una vez narrados parecen un concepto mental que sostiene un hilo entre la realidad y la ficción. En estos escritos la historia avanza y retrocede según la interpretación de cada generación en cada época, pero, nunca la historia ha servido para ayudar a eliminar la pobreza y la desigualdad.

La historia siempre manifiesta la libertad, la igualdad ante la ley y la democracia pero también ha descrito la esclavitud y la pobreza como un mal inevitable porque termina aceptando el statu quo de las guerras, clases sociales, éxodos y otros acontecimientos que ocurren a través de los siglos en donde la ciencia es su cómplice porque tampoco ha servido para eliminar la pobreza. La historia de los pueblos son solo relatos breves, no es una verdadera historia.

La historia pasada con la ciencia y la tecnología en la Europa de los siglos XVII y XVIII sirvió para decir que entramos en la modernidad que no puede borrar la profunda decepción de los pueblos por la política y por lo social contemporáneo, ya que ni en Europa ni en los Estados Unidos hay modernidad peor en África, Asia o América latina.

Los primeros pensamientos xenofóbicos, chauvinistas, racistas que existen en este siglo XXI vienen de más atrás del humanismo del siglo XVII descrito por el holandés Cristoph Keller, autor de la división clásica entre la antigüedad, edad media y época moderna.

Augusto Conté, considerado el primer sociólogo hablo de la teología, de la metafísica y positiva, cuando esto se trataba con mucha frecuencia en la Roma antigua y con Jesús en la Roma moderna. El estadounidense antropólogo Lewis Morgan, escribió sobre salvajismo, barbarie y civilización. Carlos Marx proyecto el colectivismo primitivo, esclavismo, feudalismo y capitalismo cuando el capitalismo y otro sistema son intereses económicos que necesitan de la pobreza para sobrevivir como economía política.

De aquí surge la división interesada de la historia reciente de modernidad y posmodernidad. Esta última es lo más ultimo de las manipulaciones de masa para las ciencias sociales utilizada por sociólogos de la actualidad como Michael Focault, Morbert Lechner, Enrico Rusconi, Gianni Vartino, quienes han propuesto nuevos valores como el ecologismo, pacifismo, derechos humanos, feminismo que han involucrado a la política para formular la sociedad interesada. Noción controversial ya que en mi opinión todavía no se termina la modernidad, hay regiones en las que ni siquiera empieza.

Una de las razones para tanta ignorancia son las religiones que se caracterizan por una profunda fe a Dios, predicada por hombres y mujeres tan comunes y corrientes como cualquiera de nosotros, incluso, mucho más hipócritas que cualquiera de nosotros porque predican pero no practican la fe en Dios.
Estas masas de gente tienen una profunda desconfianza a todo lo que no sea fe, desconfianza a todo lo que no sea aprobado por la familia, por la educación sin que importe que no haya practica de valores, en estas circunstancias es fácil introducir mecanismos nuevos que son los mismas teorías que practica la política, los militares, científicos e historiadores en cada siglo. Nada se salva de las ficciones de los historiadores.

¿Será acaso que los populismos formen parte de la posmodernidad? Los populismos ya no son una ficción, los populistas utilizan la forma como la ciencia, y la tecnología es desaprovechada por la humanidad para seguir frenando las aspiraciones humanas, incluso, la tecnología ha excluido a miles de millones de personas del crecimiento y del desarrollo porque no hay equidad en la repartición, y conforme se multiplica la población mundial crece más la pobreza y la desigualdad que pone en peligro al capitalismo y sus sistema.

La pobreza se trasmuta en los círculos juveniles en todo el mundo porque consideran que no se puede modificar el curso de la historia, y este es uno de los más serios problemas en cada época por compartir una historia de apariencia; historia que se repite, que no es más que un espejo que solo te dice como envejeces en la historia de la vida.

En esta historia moderna, la ciencia nuclear utilizada por estúpidos políticos y militares que sembraron y sembraran la destrucción total de la vida no considera que ya no hay disuasión entre Rusia y EEUU, hoy, cada vez más países pequeños buscan hacerse con energía nuclear para convertirlas en armas, nadie quiere el desmantelamiento de las ojivas.

El Armagedón también se acerca por nuestra participación consumista, derrochadora, por nuestra actitud indiferente, que altero la tierra en apenas 200 años cuando antes los cambios de época implicaba miles de años, los cambios climáticos son un ejemplo de lo que escribo. Texas, Houston, en estos momentos está sufriendo los estragos del consumismo más derrochador que la humanidad haya presenciado en toda la historia practicado por Estados Unidos.

Es esta la historia que dejaremos a las futuras generaciones, es esto lo que leerán en el futuro mientras estúpidamente creemos que hacemos nuestro propio destino en un sistema que te dice que vivas de las apariencias, que estés alegre si dispones de dinero cuando el grueso de la humanidad ha vivido sin agua potable ni vivienda y sin trabajo, educación y con una salud muy limitada, mientras los historiadores manifiestan que la pobreza se está superando.

Eso dice la historia política y social de cada época impulsando teóricamente a la historia hacia adelante cuando la práctica de las masas sin derechos humanos básicos los impulsa hacia atrás en la historia.

Raúl Crespo.

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more