Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Setembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
        01 02 03
04 05 06 07 08 09 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30  

Accions per a Avui
Tot el dia

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: globalització neoliberal : educació i societat : immigració : sexualitats : dones
Federici: "La desvalorización está en el núcleo de la violencia"
21 ago 2017
La pensadora Silvia Federici estuvo de recorrida por el Conosur y dictó un seminario abierto y gratuito los días 25 y 26 de julio en la ciudad de Montevideo que aparece recogido en La Tinta
Relató la historia de su obra fundamental "Calibán y la bruja. Mujeres, cuerpo y acumulación originaria" (http://lahaine.org/bJ5F), y compartió miradas y reflexiones sobre la lucha feminista en la actualidad.

Mientras está sentada, esperando para comenzar a conversar, sea en el Seminario de dos días "Ni caza de brujas, ni brujas en las casas. Tiempos de luchas feministas" o en intercambios más informales, Silvia Federici se ve como una mujer tranquila y silenciosa en su delgadez y sobriedad. Es difícil imaginar que esa misma mujer, que está en la séptima década de su vida, va a dejar esa templanza para convertirse en una leona, que no pierde la alegría en cada concepto o historia que explica.

Invitada por el Colectivo Minervas, la investigadora y militante feminista venía de realizar, en Brasil, la presentación de una de sus obras más importantes: Calibán y la bruja. Mujeres, cuerpo y acumulación originaria (2004), en portugués. La estadía en Montevideo sería de pocos días, pero intensos, en los que Silvia, acompañada por su compañero de vida George Caffentzis recorrería locales de colectivos militantes, espacios universitarios, charlas entre mujeres de diferentes organizaciones de Latinoamérica, y brindaría un seminario de dos días en el Centro Obrero Alpargatas, lugar donde se realizan diversas actividades sociales y culturales en barrio Aguada, de la capital uruguaya. Desde Paysandú, Colonia, Maldonado, y diferentes ciudades del vecino país; así como desde Córdoba, integrantes del Encuentro de Organizaciones, acudieron al convite.

Estuvimos compartiendo dos jornadas, junto a otras 400 personas -en su mayoría mujeres- que se acercaron para escuchar a la escritora italiana, radicada en Estados Unidos desde hace décadas. La propuesta de Federici consistió en conversar durante el martes 25 de julio, sobre la historia de su obra de 2004, y abordar el miércoles 26 diferentes miradas sobre la vigencia de las ideas de Calibán y la bruja, en la actualidad. Ambos días destinó una hora para exponer lo que había guionado cuidadosamente, luego se dispuso atenta para responder las consultas que venían del público.

La historia que no nos contaron

”La historia es escrita por los vencedores, y hay muchas historias que han sido destruidas". S.F.

El libro Calibán y la bruja nació con un objetivo político: debatir sobre las raíces y causas de un tipo específico de opresión hacia las mujeres en el capitalismo. Así, la obra es un riguroso recorrido histórico sobre el paso del feudalismo al capitalismo, centrando su análisis en Europa señalando las espiraladas consecuencias que ocurrieron en diferentes puntos del globo. Su autora fue una de las fundadoras de la Campaña Internacional por un salario para el trabajo sin sueldo (1972), uno de los fundamentos nodales de dicha campaña se deja ver en el libro.

Silvia Federici está sentada sobre una mesa. Apenas la acompaña un vaso de agua, y en su mano derecha empuña el micrófono. Se embravece al explicar esta historia, que debe haber relatado centenares de veces. Se apasiona, y es contundente: "el capitalismo robó la tierra a los hombres, pero les dio una sirvienta en compensación". Es en este momento histórico en el que comienza el proceso de dependencia económica de las mujeres y el mandato sobre sus cuerpos: "las mujeres no pueden vivir solteras, deben vivir bajo la autoridad de un hombre".

En esta investigación la autora inaugura un nuevo concepto, otro nuevo inicio: el patriarcado del salario. Mientras en el período feudal el salario era vivido como liberación, porque a la vez que trabajaban para el Señor Feudal, mujeres y hombres tenían su parcela de tierra para proveerse; con el despojo de las tierras en el capitalismo, el salario comenzó a ser el único acceso al sustento, un modo de esclavitud solo para varones. Federici contó que se agarraron la cabeza junto a sus compañeras cuando lo descubrieron. ¿Cómo no nos dimos cuenta antes?, dijeron. ¿Cómo aún hoy cuesta darnos cuenta? decimos.

El trabajo productivo (masculino) produce autos, herramientas, alimentos, y es retribuido con salario. El trabajo reproductivo (femenino) es el que produce a esos trabajadores que necesita el capitalismo, los viste, alimenta, educa, mantiene saludables; es invisibilizado y no pagado. Serían estos algunos de los olvidos o miopías de los grandes Engels y Marx. Es en el nuevo sistema político económico que el Estado comienza a apropiarse del cuerpo de las mujeres, imponiendo a través de la división sexual del trabajo, la idea de que las mujeres son "seres inferiores, débiles, sin razón y entonces más vulnerables y más seducidas por el diablo, por lo que deben estar subordinadas. Otros deben pensar y decidir por ellas".

También entonces las mujeres se organizaron y resistieron, en un momento de transformación social que implicó no sólo una nueva organización política, económica y social, sino que también trajo como consecuencia "el rompimiento de solidaridad entre mujeres y varones, debilitó la lucha de las clases dominadas, y perjudicó más profundamente a las mujeres".

Nótese aquí un detalle importante, no son las luchas de mujeres las que dividen la solidaridad entre sexos y géneros, sino consecuencia del implacable y silencioso avance del capital sobre las clases dominadas. Con la complicidad de la iglesia, las clases dominantes buscaron "ubicar" a las mujeres en el nuevo rol asignado para ellas: la caza de brujas fue la herramienta para aleccionar.

Aisladas ya estamos derrotadas

“El discurso de la igualdad es un discurso fraudulento, no estamos en igualdad de condiciones". S.F

La criticidad y crudeza para pensar la realidad no convierten a Federici en una persona pesimista. Entre las charlas que tuvimos de manera informal compartió algunos de sus recorridos personales, individuales pero siempre junto a otras. Nos dijo que el feminismo le salvó la vida, que la potencia de crear, reflexionar y luchar con otras mujeres fue uno de los motores más importantes.

Silvia condensa la lucidez de los años vitales transitados de manera atenta y permeable, con la sensibilidad para conocer historias, para dejarse atravesar por las voces y recorridos ajenos, y la fortaleza teórico política para reflexionar y aprender en ese proceso. Cada pregunta, cada intercambio, o reflexión compartida fue recibida desde un lugar atento y respetuoso. La caza de brujas, de la que empezó a hablar en Calibán y la bruja, tuvo sus momentos de mayor calma, pero nunca desapareció, asegura. "Hoy estamos viviendo una nueva ola de acumulación originaria" en la que el capital necesita nuevamente nutrirse de fuerza y trabajo, requiere la expropiación de la tierra, la precarización del trabajo y el corte de servicios.

Entonces, sostiene, hay una fuerte conexión entre el proceso extractivista de bienes comunes y la violencia en contra de las mujeres; ya que son ellas (nosotras) las que dan y conservan la vida, las que mantienen a la comunidad unida, las que son más fuertemente golpeadas por los avances del capital, y quienes sostienen las luchas por la vida y el territorio. "Estamos viviendo una nueva caza de brujas" asegura, y destaca que se han incrementado los feminicidios en número pero también en crueldad. Recupera el concepto "pedagogía de la crueldad" de la antropóloga Rita Segato, que sostiene que hay un mensaje en torturar los cuerpos de las mujeres, y mostrarlos.

Hay una lección sobre lo que las mujeres debemos ser y hacer. Comparte el caso de Ciudad Juárez, donde los feminicidios y el trabajo en la maquila están fuertemente conectados, y aclara que el ingreso de las mujeres al trabajo asalariado puede habernos independizado de los varones, pero no nos dio autonomía frente al capital. También relata la nueva caza de brujas que está ocurriendo en África e India, de la cual poco sabemos en este rincón del mundo occidental.

Somos las nietas

”Globalización es el proceso en el que todo cambia, pero se mantiene la estructura de dominación". S.F.

Llamarnos brujas es, nuevamente, desmantelar los lazos de solidaridad e intentar mantener las distancias entre generaciones. Necesitamos conocer la historia de otras mujeres, qué han hecho, cómo se han organizado y cómo han resistido; así cree, esta pensadora, que es posible construir y sostener el tejido económico y cultural. Es necesario "no enfrentar la cotidianeidad aislada" sino pensar la reproducción de la vida en solidaridad y apoyo mutuo, para conocernos, compartirnos, escucharnos y para "emprender prácticas que revaloricen las prácticas de las mujeres, porque la desvalorización está en el núcleo de la violencia".

Pasaron cuatro días, en los que la cabeza y el corazón se agotaron haciendo recorridos de mundos posibles. Doliendo a todas las que no están, pero sabiendo que en el encuentro podemos crear y volver a crearnos, desde las mujeres completas, valientes y poderosas que somos. Podemos gestar un Paro Internacional de Mujeres y ocupar todas las calles como el 8 de marzo pasados. Ruedan las lágrimas por nuestras mejillas, se alzan los puños de todas y todos los que asistieron al seminario de dos días, y vibramos en un canto común: "somos las nietas de todas las brujas que nunca pudieron quemar".

Sonreímos y sabemos que ninguna, ninguno, será el mismo después de estos días. Nos queda la inquietante sensación de injusticia y el necesario deseo de construir algo nuevo, pero sentimos que hay algo que ya tenemos, como dijo Silvia Federici en sus palabras de cierre: "aisladas, aislados no podemos tener nada. Aislados, ya estamos derrotados". ¡Todas juntas! ¡Todas libres!.

www.latinta.com.ar

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Federici: "La desvalorización está en el núcleo de la violencia"
22 ago 2017
Buenas Aliss:

Si, lo está, pero la desvalorización es de clase, no de sexo-género, he ahí la traición de Federici al proletariado.

Agur
Re: Federici: "La desvalorización está en el núcleo de la violencia"
22 ago 2017
La victimización artificial cpmo negocio.
Utilizar el dolor ajeno como arma arrojadiza contra inocentes.
Capitalizar el sufrimiento ajeno en beneficio propio.
Esa es la clave para entender el auge del feminismo en el Occidente desarrollado. Subvenciones, cholletes, cuota de poder, intercambio de favores, espacios audiovisuales, mediaticos, editoriales, etc para la alienaZion, amalgamas perversas, ensañamiento contra el varón padre-blanco-heterosexual. Todas y todos contra todos y todas... y las predicadoras-evangelizadoras como la Federici a hacer caja... ¡que asco!
Re: Federici: "La desvalorización está en el núcleo de la violencia"
22 ago 2017
Gracias por tener la honestidad de reconocer, por lo menos, que en ese núcleo de violencia está la desvalorización…, pero es también la desvalorización de las mujeres por ser mujeres, como queda explicado en el texto-crónica, y que se produce en ese momento del surgimiento del capitalismo en estrecha colaboración con la iglesia.

Federici no traiciona a la clase trabajadora, es de ella que habla, simplemente hace notar que en esa lucha de clases, desde el surgimiento del capitalismo, la mujer, la condición de mujer, ha sido uno de los campos de batalla.

Además quiero hacerles notar que, al contrario de los discursos que en muchas ocasiones utilizan ustedes, las personas “antifeministas”, como bandera, Federici no habla contra los hombres, sino contra el capitalismo y su estructura patriarcal.

También puedo entender, pero no justificar, que usted, que se reconoce como “marxista auténtico”, más allá de lo que yo pueda pensar de ese “marxismo” y esa “autenticidad”, es decir, despoblándome de mis posibles prejuicios; puedo entender, repito, que usted no considere a Federici como su afín, ya que hace una importante crítica a Engels y Marx, y ante eso le recordaré que ni Engels, ni Marx, son dioses infalibles. Federici tampoco es ninguna diosa de la verdad, pero en sus palabras hay cierta honestidad con respecto a sus investigaciones. Marx consideró al llamado “lumpen”, como posible aliado de la burguesía. Ese “lumpemproletariado” ha dado suficientes muestras de que su politización, lo puede convertir de un ser alienado por los discursos hegemónicos y la dependencia asistencial, en un ser revolucionario que, de no ser por el asistencialismo, la tremenda represión y control policial y militar del sistema, estarían en la barricada de una clase trabajadora que, a veces hace ostentación de tener bastante menos conciencia revolucionaria, que ese llamado “lumpem” politizado que recobra el negado sentimiento de clase.

Para concluir, le voy a insistir en que puedo entender la posición del marxismo, pero nunca justificarla, pues históricamente a la mujer trabajadora en general, también se le ha negado el acceso a esa conciencia de clase por su dependencia del hombre. Y en un contexto más actual y concreto, dentro de quienes se dicen anarquistas, también hay en una parte de esas personas, una interiorización de esa misma desvalorización que hace el marxismo sobre lo que considera “lumpen” (cuya traducción del alemán sería como “andrajo”), y la están haciendo muchas personas que se dicen anarquistas, para calificar a los y las anarquistas que disienten y cuestionan sus opiniones, como “gueto”.

El sentimiento de clase es una toma de conciencia de clase a la que se accede desde las condiciones de vida en la colectividad, no una cuestión genética individual con la que unos y unas nacemos, y otros y otras no.


Sr “disgusting”, sus falacias caen por su propio peso y usted hace gala del clásico discurso patriarcal reaccionario. Que el feminismo tiene detractores y detractoras, es un hecho incuestionable, pero la secuencia de calificativos que usted utiliza, sólo son descalificaciones de personas, organizaciones e instituciones con claras referencias patriarcales.

Habla de “victimización artifical”. En algunos momentos, parte del feminismo recurrió a la victimización, para desprenderse posteriormente de ella. Pero lo de “artificial” es mofarse de las circunstancias del sufrimiento de esas mujeres. El feminicidio o femicidio, o la violencia de hombres contra mujeres, no son ningún artificio.

Habla usted de sufrimiento ajeno. No le puedo, ni quiero explicarle la vida de Federici, la desconozco y me importa más lo que dice y desde dónde lo dice, que su biografía, y no porque no la considere importante, sea de quien sea, sino porque muchos de los grupos y colectivos feministas o de mujeres, que no se llaman feministas, están creados por mujeres que han sido objeto de violencias. Y construir la resistencia desde su experiencia, no me parece que sea “sufrimiento ajeno en beneficio propio”. Y además, por lo general, esas mujeres que parten desde su biografía, no van en busca de su propio beneficio, sino con el sentimiento del construir una sociedad en la que “nunca más” vuelva a pasar a nadie eso y del crear redes de apoyo, mientras esa sociedad se construye.

Si hay alguna clave para entender el feminismo, no es la que usted falsea, sino la de no sentirse menos persona que cualquier hombre.

Tampoco me sorprende su preocupación por las “subvenciones”, como si lo único subvencionado en este sistema fuese el feminismo. El “varón-padre-blanco” del que tan preocupado parece, también está subvencionado. Su misoginia destaca sobre la de otros comentaristas, debo suponer que la propuesta de equidad, le molesta e incomoda bastante, y a usted solo le preocupa si hay algún feminismo subvencionado. ¿Acaso tiene miedo a perder la suya?
Re: Federici: "La desvalorización está en el núcleo de mi chollete"
24 ago 2017
No tengo miedo a perder mi subvencion... porque NO TENGO SUBVENCIONES. Ahi tienes tu primer 'acierto'. Nada que ver con las Federici de turno, que disfrutan de sus catedras interdisciplinares, sus columnas en la mayoria de medios (incluidos los de derecha, ¿que curioso, no?), siempre tienen un espacio en la tele, para decir la suya, abundantes subvenciones del aparato estatal, local y autonomico, y venden como churros sus 'best-sellers' dedicados a satanizar al varon y a victimizar a la mujer... En esto indymedia no se anda a la zaga con el mainstream media, con ese oximoron de 'discriminacion positiva'.

Las spammers feministas o criptofeministas, por lo visto, tienen barra libre para cortar, pegar, insultar, difamar, manipular, etc. pero en cuanto alguien pone el grito en el cielo y te envia a paseo, viene el del hacha a cercenar. ¿Que curioso, verdad?

Mira, la realidad es muy testaruda, y con el feminismo pasa como con el marxismo, el nacionalismo, las religiones, etc.
No digo que no pueda haber buenas intenciones en el origen, pero en la inmensa mayoria de las veces aparecen los oportunismos, las intolerancias, los sectarismos, los autoritarismos, los totalitarismos y los intereses bastardos.

A estas alturas del partido, resulta dificil negar que de los nacionalismos del S. XIX, expresion de rebeldia contra los imperios y las colonizaciones, hemos pasado a los nacionalismos xenofobos, racistas, piramidales y mezquinos. De la Revolucion de Octubre pasamos a la hegemonia del 'partido' y a la dictadura estalinista, de ahi a la checa, al Gulag, al Telon de Acero, a los khmeres rojos, al zumbao de Corea del Norte y al modelo de 'socialismo de mercado' chino... hay solo unos pasos.
Y las religiones sucede algo parecido.

El feminismo es otra religion, una mas. Sectaria, con dogmas, con bulas, con facciones enfrentadas entre si y con intereses espureos e inconflesables, cada vez mas pateticos y mas patentes. Que quiere sustituir a un cristianismo decadente, de Dios Padre.Hijo.Espiritu.Santo, por un matriarcado altamente promovido y financiado desde las esferas de poder capitalista de Diosa Madre.Hija.EspiritaSanta.

Notese, de paso, que las feministas, con el Islam, no se atreven. Y ahi es donde podrian hacer una labor esplendida (si tuvieran los ovarios necesarios: aún recuerdo unas bullas memorables sostenidas en esta misma web con las chicas de Endevant, porque estaban haciendo campaña a favor del burka o nikab). Ahora cuentame lo valientes que son las chicas de Rojava y cómo luchan contra Daesh. Solo que las 30 000 milicianas de Rojava no representan mas que una parte insignificante de los 900 millones de musulmanas del planeta.

Asi las cosas, el carromato del feminismo chirria en cuanto lo sacudes un poco, porque, al igual que sucede con las religiones, la multiplicidad de credos, liderazgos, facciones, capillitas, santorales, prioratos, anatemas, tabús, etc, solo demuestra su falsedad en origen y los intereses que lo(s) mueven, orientan y sustentan.

Todos estos feminismos dicen representar 'a la mujer' o 'a las mujeres' como quien habla en nombre de dios (aqui, diosa), cuando en realidad solo se representan a sí mismas y desde hace decadas, siguen dando la vara de forma indiscriminada y un espectaculo lamentable, que habitualmente incluye intolerancias, denuncias falsas, fuego amigo, enemigos genéricos y abuso de confianza, cuando no amalgamas grotescas, satanizacion del varon, victimismos baratos y hacerle el trabajo sucio a los verdaderos opresores mediante el consabido 'divide y venceras'.

Que haya feminismos fascistas, cristianos, musulmanes, puristas, de la diferencia, de la igualdad, radicales, postfeminismos, protofeminismos, feminismos liberales, separatistas, inclusivos, oficiales, normativos, interseccionales, anarcofeminismos, feminismos marxistas y feminismos que son simples lesbianismos ultrarradicales organizados partidarios de exterminar al macho... lo único que queda claro en todo este quilombo es que el feminismo es una gigantesca estafa (piramidal, of course), lo mismo que el marxismo, el nacionalismo y las religiones.
Re: Federici: "La desvalorización está en el núcleo de la violencia"
24 ago 2017
Sr “JohnnyB Serafin”, ¿quién se está haciendo ahora la víctima? Por lo que dice, debe usted estar completamente “cercenado por las hachas”. Debe ser poco menos que un muñón parlante, aunque parece que los dedos no se los han tocado.

Le ha quedado muy “original” eso de “satanizar al varón” y “exterminar al macho”. ¿De dónde se inventa eso? En el artículo Federici no “sataniza” a ningún varón y tampoco hace apología del exterminio.

Lo de su subvención, era irónico. Poco sentido del humor tiene. Y eso me hace imaginar que usted nunca ha cobrado el paro, nunca ha estado asalariado, etc… Es decir, debe de vivir de rentas. Porque lo importante, decía usted, es vivir.

Estoy de acuerdo en que “en la inmensa mayoría de las veces aparecen los oportunismos, las intolerancias, los sectarismos, los autoritarismos, los totalitarismos y los intereses bastardos”. ¿A cuál o cuáles pertenece usted?. Seguro que las reúne todas.

¿De dónde se inventa que “las feministas, con el Islam, no se atreven”? Si ahí hay una “labor espléndida”, ¿a qué espera?, ¿o acaso piensa que esa labor es solo de mujeres o de feministas?

Entiendo que usted valora las cantidades, y por tanto desprecia a las revolucionarias por ser “una parte insignificante”. ¿Un adorador de las masas acaso?

Lo que usted afirma del feminismo, no es exclusivo de este, sino de cualquier posición que anhele poder. Igual que le pasa a usted. El poder de la verdad, de la razón, por ejemplo. Usted habla del feminismo como si todos los feminismos fueran iguales. Dice: “el feminismo es otra religión”, aunque luego salga hablando de su “multiplicidad de credos, liderazgos, facciones…”. Aunque sean distintos, todos son lo mismo, parece que afirme. Para usted las diferencias no cuentan, no valen. Necesita una única ley, y no es la de la equidad, sino la de la uniformidad.

Al contrario de los feminismos, usted no demuestra ninguna falsedad, es perfectamente coherente con su misoginia, es parte de las opresiones contra las mujeres. Cada cosa que decimos, necesita “corregirla”, aunque sea con disparates.
Re: Federici: "La desvalorización está en el núcleo de la violencia"
25 ago 2017
Que valenta és la ignorància!

Sr. (.) acusar a la federici de traició a la classe. No hi ha masses autores que expliquin millor el procés d'acumulació original.
El federicismo es toyotismo encubierto
25 ago 2017

Buenas Un:

Estoy en desacuerdo con tu afirmación sobre la acumulación originaria, pero ahora me voy a centrar en las posiciones incorrectas del federicismo en relación al salario.


El capital sí paga la reproducción social de la fuerza de trabajo, pero tiende a pagar la fuerza de trabajo por debajo de su valor, sea un núcleo familiar o una colección de personas individualizadas, por esto, al contrario de lo que afirma Federici, el capital si paga el trabajo reproductivo, aunque de esta manera, si no fuera así las mujeres trabajadoras en el hogar (o lo hombres) hubieran muerto por consunción y los hombres en los centro de producción (o las mujeres) trabajadores también. Esto significa que Federici está haciendo la crítica – incorrectamente - al fordismo, pero no al toyotismo, cuando el capital monopolista la competencia entre empresas hacia la competencia entre obreros. Ya en la fase toyotista, el capital reduce el salario proletario eliminando la porción correspondiente a la reproducción biológica, lanza masivamente a las mujeres a la oferta, e introduce la competencia entre obreros también en la Esfera de la Reproducción. Así consigue el doble de trabajo asalariado alienado por el mismo o menor salario familiar/combinado, aunuqe, como hemos visto, para ello necesita aumentar la competencia entre los trabajadores también en la Esfera de la Reprodución. Esto permite afirmar que el federicismo, consciente o inconscientemente, ha sido una forma de toyotismo adhoc al centro de reproducción de la fuerza de trabajo (“hogar”).


El federicismo también ha servido para aceitar la reducción de la natalidad en los centros de acumulación con alta composición orgánica del capital, aumentando la tasa de ganancia. Cuando Federici afirma que hay una explotación sexo-afectiva entre los proletarios puesto que el capital no paga la sexo-afectividad como una parte interior al salario supuestamente correspondiente a la mujer obrera por sus actos afectivos, se olvida de que la sexo-afectividad no es producción de valor, es consumo, gasto de valor. Dicho sea de paso, si la sexo-afectividad fuera un acto de producción de valor, que no lo es, también seria producción de valor en el caso de la sexo-afectividad masculina proletaria, y no únicamente en la femenina. Al ser un acto de gasto de valor, su disminución corre paralela, es causada por la reducción del poder de compra del salario familiar, esto, que tiene consecuencias de todo tipo, es exhornado y hasta justificado en el relato generista del federicismo, pero está directamente relacionado con otra determinación capitalista en la fase toyotista, el abaratamiento del costo de producción de la fuerza de trabajo.

Es que la sexo-afectividad está relacionada con la natalidad y la reproducción biológica, QUE TAMBIEN ES UN ACTO DE CONSUMO DE VALOR en la totalidad capitalista concreta donde se realiza. Con otras palabras, no es que las mujeres trabajen explotadas cuando gestan, es que consumen valor, mucho, para realizar esa gestación y luego la crianza, consumo de valor que se añade al costo de formación de la nueva persona. El capital, pues, solo logra a largo plazo obtener ganancia de la reproducción biológica, tendiendo a reducir al mínimo esa inversión. Lo que significa que, a las antípodas de lo afirmado por el federicismo, la natalidad constituye una forma de lucha por el excedente. Esto es, la caída de la natalidad en el proletariado encubre una reducción del consumo y de los medios de autorreproducción de las mujeres, un aumento del alcance de la dominación, y de liberación de la mujer no tiene nada, pues contiene una nueva forma de expropiación nueva, la de la autoproducción femenina, que es una forma superior de producción.


En suma, la desvalorización real del trabajo reproductivo biológico y social en el proletariado no era, como ha afirmado por décadas el federicismo, una contradicción interna al salario, a su reparto entre sexo-géneros, sino una contradicción relativa a la masa general del salario necesaria para la reproducción biológica y social del proletariado y la masa general de ganancia necesaria para la reproducción ampliada del capital.


Solo añadir que aunque aquí se está poniendo en cuestión la tesis de la robotización como nueva fase de la acumulación, la expropiación de la autorreproducción de las mujeres proletarias va a aumentar, (ya lo está haciendo) en esta nueva fase. Proximamemente, intentaré aportar materiales sobre la robotización, que es una fase superior del maquinismo, y la descomposición del toyotismo que, en mi opinión, conlleva.


Beno agur
Re: Federici: "La desvalorización está en el núcleo de la violencia"
25 ago 2017
Nunca he visto un intento de racionalización del mayor cúmulo de disparates que he leído. Federici es la responsable del “toyotismo” doméstico. ¿Y con quiénes se suponen que compiten esas trabajadoras domésticas sin sueldo en la cuestión reproductiva de sus casas?

También parece que Federici es responsable de la reducción de natalidad, y eso lo dice alguien que probablemente no se ha esforzado demasiado en contribuir a eso de la natalidad. Y esta intuición la expreso, porque soy consciente que, cuando no se tienen hijos o hijas, siempre es mejor echarle las culpas de ello a la Federici.

Otra barbaridad es la del “valor en el caso de la sexo-afectividad”. ¿Cuántos hombres buscan en la prostitución ese “sexo-afectividad”? Y lo hacen pagando. Desde esa manera de sentir los impulsos sexuales, desprovistos de toda pasión, culpar a Federici del descenso de la natalidad, es un exceso. Sintiendo y viviendo de esa manera la sexualidad, lo asombroso no es que baje la natalidad, sino que alguien quiera mantener relaciones sexuales.

Sigamos con otra estupidez. El consumo cae, no porque una gran parte de los consumidores no tengan recursos económicos porque sus sueldos, si los tienen, sean una basura. El consumo cae porque no hay natalidad. Ya me imagino las colas de bebés comprando sus pañales en los grandes almacenes, sus potitos de papillas y eligiendo su carrito con cierre centralizado y radio conexión wifi.

Me gustaría que alguien me explicase eso de “los medios de autorreproducción de las mujeres y la dominación”. Suena a algo así como el gabinete del doctor Frankenstein.

Si en algún momento el salario de una persona, ha soportado el gasto familiar, eso ha sido no porque el “generoso” y “humanitario” capitalismo tuviera en cuenta el trabajo doméstico de la mujer, sino por las luchas de la clase trabajadora reclamando mejores condiciones laborales y sueldos para mantener la familia.

En definitiva, como colofón de esta antología de despropósitos, para acabar con la precariedad de la explotación laboral y todos los males del capitalismo, según el sr “.”, la solución estaría en quitarse del medio a Federici. Pues ella debe ser algo así como la “ideóloga” de toda la economía y productividad y reproductiva de la acumulación capitalista.

Ya les anticipo que en unos breves instantes, el mundo se va a acabar por culpa de Federici y nadie, excepto el sr “.”, está haciendo nada al respecto (ironic mode).

PD.
Tema estelar del sr ".", aparte de basurear a Federici, la "robotización". Esperamos con entusiasmo e interés su siguiente capítulo de "la rebelión de las máquinas". Esperamos que también haya "robotas" influidas por Federici, su madre.
La fudación Marshall
25 ago 2017
Buenas Aliss:

Es que el relato antimarxista del laboratorio federicista lo subvenciona desde el final del fordismo la nada sospechosa de proletaria Fundación German Marshall, entre otras entidades burguesas, como agradece esta misma jerarca en uno de sus bodrios:

"«La reestructuración del trabajo doméstico y reproductivo en EEUU durante los años setenta» fue un panfleto distribuido en la conferencia «The Economic Policies of Female Labor in Italy and the United States», que se llevó a cabo en el Centro Studi Americani de Roma del 9 al 11 de diciembre de 1980; fue promovido por la German Marshall Fund of the United States. También se
publicó en The Commoner, núm. 11, primavera-verano de 2006."

Revolución en punto cero. Agradecimientos.
https://www.traficantes.net/sites/default/files/pdfs/Revolucion%20en%20p

Que vamos, que no somos discapacitados mentales, señora Aliss, ni nos gusta que se nos rían a la cara.

Agur
Re: Federici: "La desvalorización está en el núcleo de la violencia"
26 ago 2017
Aliss: no por decir la última se tiene más razón.
Y otra cosa: la brevedad es una virtud que gana lectores.
Re: Federici: "La desvalorización está en el núcleo de la violencia"
26 ago 2017
Sr “.”, usted es increíble en todos los sentidos. Ahora nos descubre que Federici es un “think tank” con su “laboratorio”, y el mundo está agonizando, no por el imperialismo o el neoliberalismo y su patriarcado, sino por Federici y sus aliadas.

“Fundación German Marshall”. Eso sí es nivel, y no lo suyo que ya no lo subvenciona nadie. Para que alguien le subvencione, tendrá que decir cosas interesantes de las que ese alguien se quiera apropiar. Endesa, La Caixa, Telefónica, Repsol…, todas a través de sus fundaciones han subvencionado algo de lo que usted lee y difunde. Y ya ve que no he mencionado a la iglesia católica conservadora, porque ahí usted ya tiene la enciclopedia completa. ¿Sus estudios arqueológicos de campo, quién los paga? Ahora me dirá que usted rasca piedras por amor a la piedra rascada y a su memoria… Déjeme reír un rato.

Y como inventar no cuesta nada, le diré que a usted le subvenciona la fundación Ford para que hunda al toyotismo internacional. Seamos conspiranoicas que el mundo se acaba y la Federici es nuestra ideóloga espiritual para este fin de la humanidad. Todas moriremos sr “.”, pero usted también. Los robots no morirán, pero no tendrán a quien servir y acabarán inventándose otra vida muy distinta a la que se les había predestinado. Pero nada de esto, lo verá usted.

Ah!, se me olvidaba, la editorial “traficantes de sueños” también forma parte de esta conspiración judeo-femino-socialdemócrata-masona internacional para hacer el mal. Viva el mal y hagamos “la animal”!

Su final me recuerda aaaaaaa...:
Re: Federici: "La desvalorización está en el núcleo de la violencia"
26 ago 2017
Sr “a”, ¿con quién me confunde?. No soy virtuosa y tampoco breve. La razón la debe de tener usted y todavía no se ha dado cuenta que anda medio mundo buscándola. Yo me conformo con mis razones, me parecen más razonables que la SUYA. Porque la SUYA es una RAZÓN con mayúsculas.

Tampoco pretendo hacer ningún “best seller”, no busco lectores. Por si no se ha dado cuenta, los lectores son ellos los que buscan. Si a usted no le interesa lo que digo, y además le parece pesado, largo, incoherente y todos los adjetivos que le quiera sumar, puede no leer. Es así de sencillo y no se había dado cuenta todavía. No se inquiete, no difundo verdades que le iluminarán, puede perderse todas mis palabras. Nada de lo que digo, es de su interés.

Ahora puede seguir diciendo cosas y dando consejos. Esa es una cualidad de quienes se sienten que pueden dar algo a las demás, que tienen algo de interés. Hace tiempo que me di cuenta que lo que digo, ni es de interés, ni van a hacer que su vida se llene de harmonía y sosiego.

Pd
No se puede decir que el señor de los anillos, el quijote o harry poter sean breves, y siguen ganando lectores
Las mujeres como productoras de riqueza y su reducción a productoras de valor en el toyotismo
27 ago 2017
Buenas Aliss:

En una crítica categorial hay que aclarar que no es lo mismo riqueza y valor. La puesta en valor de la actividad de las mujeres puede devenir en un empobrecimiento. Cuando reconozco que la desvalorización está en el núcleo de la violencia estructural, me estoy refiriendo a quienes ya están sometidos a la ley del valor como vendedores de fuerza de trabajo. Pero, a la vez, si observamos más de cerca el problema de la puesta en valor, de la inclusión en el proceso del valor de los seres humanos, vemos que esto también contiene una violencia estructural.

En el caso de la sexo-afectividad, es riqueza humana, para transformarla en valor hay que generar unas condiciones especiales, de sorda coerción, que la transforman y domestican para que pueda ser incluida en un mercado. La sexo-afectividad reducida a valor es prostitución, claramente un empobrecimiento radical, por esto el discurso de la auto-asunción de las mujeres (o los hombres) no como riqueza para si sino como valor que produce valor, es un discurso mercantilizador. Esto no es, desde luego, revolucionario, al contrario refuerza extraordinariamente al capital. La pregunta clave es ¿ahora como se sale de la ley del valor? ¿cómo se recupera la riqueza para si una vez que ya es valor para el mercado?

Esto significa que cuando se admite la entrada a la valorización se está en realidad poniendo las bases de la desvalorización. Y otra enorme esfera de actividades humanas y relaciones sociales quedan cooptadas, capturadas por el capital. Y no, no podemos hablar en este caso de liberación de las mujeres.

Agur
Re: Federici: "La desvalorización está en el núcleo de la violencia"
27 ago 2017
Sr “.”, debo reconocerle en esta ocasión que, en mi opinión, ha dicho algo que merece la pena reflexionar.

La cuestión es cómo usted dice eso, para luego “desvalorizar” a tantas mujeres feministas.

Por si no se ha dado cuenta el texto colgado apenas tiene tres frases de Federici. El resto del texto es de La Tinta. ¿Qué sucede? Intuyo que usted, al ver el título con el nombre de Federici, ha entrado en pánico y enseguida nos menciona la “fundación German Marshall” y la conspiración internacional de Federici patrocinada por dicha fundación.

El texto, lo que explica, es que Federici, en su recorrido por el “cono sur”, hizo un seminario “abierto y gratuito” en Montevideo, y no estaba subvencionada por la “Fundación German Marshall”, sino que procedente del Brasil, aterrizó en Montevideo para hacer un seminario en el “Centro OBRERO Alpargatas”, en el barrio de Aguada de la capital uruguaya.

Las frases de Federici que aparecen son:
”La historia es escrita por los vencedores, y hay muchas historias que han sido destruidas".

Que “la historia la escriben los vencedores”, no es algo que lo haya descubierto Federici, sino que forma parte del conocimiento universal de las de abajo. Que “hay muchas historias que han sido destruidas”, no sé si alguien más lo ha dicho, pero es muy evidente que si los vencedores escriben su historia, otras muchas historias son silenciadas o transformadas, es decir, “destruidas”.

“El discurso de la igualdad es un discurso fraudulento, no estamos en igualdad de condiciones”, es otra de las frases de Federici.

Aquí probablemente usted no estará de acuerdo, pero cada cual puede reflexionar para sí o colectivamente si el discurso de la igualdad es o no es fraudulento. Y también si estamos en igualdad de condiciones… En mi opinión, el discurso de la igualdad es falaz y no estamos en igualdad de condiciones, ni como hombre o mujer negra y/o indígena, ni como persona trabajadora o campesina con respecto a la burguesía, por ejemplo; y ni tan siquiera generalmente como mujeres, con respecto a los hombres, y me refiero a hombres y mujeres de clase trabajadora.

La tercera frase, ”globalización es el proceso en el que todo cambia, pero se mantiene la estructura de dominación”, necesita de una mayor explicación, pero a primera impresión y con un poco de complicidad es fácil de entenderla y comprenderla. Que a pesar de los cambios que ha supuesto la llamada globalización, la opresión persiste, la estructura de dominación continúa, me parece que no deja dudas.

Si suponemos que el título también es una de sus frases, “la desvalorización está en el núcleo de la violencia”, y teniendo en cuenta lo que usted dice, también podemos comprender que la violencia del capitalismo tiene en su núcleo la desvalorización.

El empobrecimiento, de hombres y mujeres, es una forma de violencia, y esta sociedad desvaloriza a quienes somete a esas condiciones, y da valor a quienes se enriquecen, a quienes para este sistema, triunfan. Y con esto pondría en duda la cuestión de la riqueza, sin concretar a qué riqueza se refiere.

Usted mismo en algún comentario a reclamado la necesidad de valores, supongo que valores que no estarían sujetos a esa hipotética ley del valor…, pero de lo que me doy cuenta es que de nuevo nos hace el juego del “trilero”, del “peamen” con la dialéctica.

Cuando usted dice que “REDUCIR a valor la sexo-afectividad es prostitución…”, no expresa a qué tipo de valor se refiere. “La sexo-afectividad” REDUCIDA, no tiene nada que ver con la prostitución. Usted habla de reducir la sexo-afectividad, pero reducir cualquier sentimiento, sería casi como una mutilación emocional, y la prostitución no va por ahí. Socialmente, se percibe la prostitución como la desvalorización del prostituto o prostituta porque la prostitución está desvalorizada pero no porque la hayan reducido a valor. Lo que se reduce a valor es al prostituto o prostituta.

Pero como siempre con usted, al final se acaba hablando de lo que usted quiere.

Sí, es bastante evidente que cuando se entra en la valorización, poner valor, que no es lo mismo que los valores humanos, la desvalorización es parte de esa valorización, pero no todo es capitalismo, pues antes de la existencia de este, también se ejercía violencia y se desvalorizaba de muchas maneras, por lo que probablemente nos adentremos en cuestiones que tienen que ver con el poder, las jerarquías y sus manifestaciones.

Usted intenta confundir el reconocimiento, que es lo que se reclama desde la lucha por la liberación de la mujer, con la valorización. Es lo mismo que sucede en los USA o en Toda Abya Yala. Cuando se reclama el reconocimiento de las personas negras, o de otras etnias, de las indígenas, no se esta reclamando esa “valorización” de la que usted habla, sino la equidad, porque las mujeres, las personas negras, las indígenas, las trabajadoras son parte del mundo y siempre son las negadas, las olvidadas a la hora de explicar la historia en todos sus aspectos.

Sí que es una cuestión de liberación de las mujeres, pero no solo de las mujeres, también de todas las personas que son negadas, ignoradas, cotidianamente. Al final la historia del mundo es la historia de sus reyes, sus burguesías, sus generales, sus financieros, sus presidentes de gobierno…, y cuando alguien intenta rescatar la historia de las rebeldes, las revolucionarias, hasta ustedes salen al paso diciendo que “no hay que mitificar”… Ja, ja, ja, ja, ja… La posmodernidad que les ha trastocado el pensamiento crítico en criticón.
Re: Federici: "La desvalorización está en el núcleo de la violencia"
27 ago 2017
Aliss, ya que nos regalas una sucesiva y diaria aportacion (via copy-paste) de señeras figuras revolucionarias.

Te he leido este ultimo mensaje, y es que no estas siendo acertada, porque cuando "." habla de valor, (no es ni valor etico o humano, no tampoco es precio), sino de capital, considerado este en su esencia, como produccion de valor (y no como mero productor de mercancias).

Por supuesto que el patriarcado es anterior al capitalismo, lo que hace este es recrearlo, deformarlo y adoptarlo. Lo anterior es esencialmente distinto; lo que rige el capital y su regulacion es la ley del valor y la prosecucion de la acumulacion del capital, en cuanto que este es valor que se valoriza.

Acabas de insertar un articulo sobre Eleonor Marx, pues muy bien, si el parrafo anterior te resulta una confusion criticona, era precisamente entre otras muchas cosas, de las que leia o se expresaba Eleonor.

No hay que mitificar, por supuesto, y hay que madurar, entre otras cosas, para que el campo revolucionario crezca, debiera de deshacerse de tanta vision folklorica de la rebelion.

Y si tienes tiempo, ha habido y hay, autenticas revolucionarias, (de esas de las criticonas) que no son precisamente muy conocidas o estudiadas. Te recomiendo de entrada una, la gran Rosa Roja, Rosa Luxemburgo ...con una voz y una escritura afiladamente criticas.


Atentamente.


Tu Serafin que no te olvida


nota: si me vas a responder con alguna perorata personal, dejalo, que lo unico que me provoca es risa, te escribo para que me critiques argumentadamente. Venga, saludos.
Re: Federici: "La desvalorización está en el núcleo de la violencia"
28 ago 2017
Pues lo primero que se me ocurre es algo personal. No voy a dejar algo porque usted lo diga, sino porque sienta que debo dejarlo.

La cuestión es que usted dice que no responsa algo personal, y luego dice que le da risa. La risa es la de su nota. Usted se cree con la exclusividad de lo personal, pero no es así. Cuando usted deje lo personal, reflexionaré sobre ello a ver si lo dejo. Mientras tanto, aguántese la "risa".

Cuando le expuse que no se tomara confianzas, usted lo ignora sr "Ser-ruín", y luego me sale con Rosa de Luxemburgo. Sr "Ser-ruín", Rosa es una mujer revolucionaria admirable, pero elevarla a la categoría de "auténtica", es dar ese paso hacia la mitificación, no le parece.

En cuanto a lo que comenta sobre el valor, el capital, la ley del valor y la revalorización, un personaje de cómic tiene la respuesta: "me aburrooooo..."

Quítense la patata de la boca si quieren que les entienda. Sino, sigan a su pedo.

Y ya que tiene tan buenas sugerencias, ¿por qué no lo publica usted mismo o acaso necesita "secretaria"?

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more