Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Agost»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
  01 02 03 04 05 06
07 08 09 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: educació i societat : laboral : pobles i cultures vs poder i estats : dones
Renunciar a todo menos a la victoria
09 ago 2017
Texto histórico y conmemorativo de Julián Vadillo sobre el acceso al poder de los anarquistas hace 80 años.
Se cumplen 80 años de la remodelación ministerial en el gobierno de Largo Caballero por la que accedieron a carteras personas de filiación anarquista como Federica Montseny o Juan García Oliver.

Los ministros Jaume Aiguadé i Miró, sin cartera (ERC), Federica Montseny, Sanidad (CNT), Juan García Oliver, Justicia (CNT) y Anastasio de Gracia, Trabajo (PSOE), en octubre de 1936.

El 4 de noviembre de 1936 se producía un hecho trascendental en la historia. Ese día, en un Madrid sitiado por las tropas que se habían sublevado contra la República el 18 de julio de 1936, se produjo una remodelación ministerial en el gobierno de Largo Caballero.

Y por primera vez en la historia accedieron a dicho gobierno ministros anarquistas. Juan García Oliver como Ministro de Justicia, Federica Montseny como Ministra de Sanidad y Asuntos Sociales, Juan Peiró como Ministro de Industria y Juan López como Ministro de Comercio.

Los eternos enemigos del Estado y del gobierno, el movimiento obrero que había protagonizado las luchas contra todo tipo de autoridad accedían a tomar cargos de responsabilidad en el gobierno republicano ante la crítica situación que se vivía en aquellos momentos de la Guerra Civil.

Pudiera parecer que fue una contradicción sin paliativos. Y contradicción fue. Pero los órganos de responsabilidad del movimiento libertario, sus voceros de prensa y la gran mayoría de su numerosa militancia lo consideraron necesario. Hubo quienes se opusieron a ello. Voces que vinieron, sobre todo, de los sectores juveniles del anarquismo y de plumas libertarias desde el extranjero, que no compartían los criterios de sus compañeros españoles.

Que los anarquistas participasen en organismos de poder no era nuevo. No en ministerios pero si en otros modelos de organización

Durante la Comuna de París de 1871, los anarquistas que estaban en pleno proceso de expansión por Francia, participaron de numerosos organismos revolucionarios en aquel proceso que fue objeto de debate posterior entre marxistas y anarquistas. En España, durante el movimiento cantonal de 1873, numerosos internacionalistas antiautoritarios, seguidores del ideal de Bakunin, participaron de los organismos surgidos por este movimiento.

Se podría pensar que ambos casos fueron experimentos muy tempranos, cuando el anarquismo apenas había tenido recorrido. Sin embargo, durante la Revolución rusa nos volvemos a encontrar a anarquistas en organismo obreros de control de la producción y consumo como fueron los soviets.

Unos soviets que también tuvieron capacidad de poder político y de decisiones más allá de la producción. Soviets como el de Bialystok eran de mayoría anarquista. Incluso el triunfo bolchevique en octubre de 1917, llevó a algunos anarquistas a una colaboración con el nuevo gobierno.

Algunos de esos anarquistas acabaron integrándose en las estructuras soviéticas. Otros, a pesar de su participación en determinados organismo revolucionarios, criticaron el camino que los bolcheviques había tomado, lo que les llevó a un enfrentamiento directo con las autoridades soviéticas que acabaron con los anarquistas en los presidios o en el exilio.

No era, pues, ajena la historia del anarquismo a la colaboración con organismos de dirección política. Lejos de la imagen que se ha querido ofrecer del anarquismo como un ente monolítico, como una ideología cerrada sobre sí misma y ajena al entorno que le rodeaba, los anarquistas españoles buscaron la colaboración con otras fuerzas políticas dependiendo de las circunstancias.

Durante la dictadura de Primo de Rivera la política de alianzas de los anarquistas y los republicanos fue una de las claves del derrocamiento definitivo de la dictadura y de la monarquía de Alfonso XIII. Los anarquistas no fueron ajenos a la proclamación de la República el 14 de abril de 1931, a la que recibieron con reservas pero reclamándose como uno de sus protagonistas en el momento revolucionario que vivía España.

Sólo las políticas laborales y sociales del primer bienio republicano, que los anarquistas consideraron escasas, llevaron al enfrentamiento.

Sin embargo, cuando la derecha ganó las elecciones en noviembre de 1933, y el movimiento obrero detectó un peligro de ascenso del fascismo, tal como sucedía en Europa, se volvieron a poner encima de la mesa la política de alianzas con otras fuerzas. Fue el ejemplo de Asturias en 1934 o de los acercamientos a socialistas y comunistas en otros puntos del país.

La lectura que sacaron los anarquistas de aquellos primeros años republicanos fue la incapacidad por parte del movimiento libertario de derrotar al capitalismo con sus propias fuerzas.

Por ello, durante 1936 y ratificado en el Congreso de Zaragoza de mayo de ese año, los libertarios optaron por proponer una alianza revolucionaria que uniera el destino de la CNT y de la UGT.

Todos estos debates y movimientos que pretendían llevar a un pacto revolucionario entre las dos sindicales, fueron cortados por el golpe de Estado contra la República el 18 de julio de 1936.

El golpe de Estado precipitó los acontecimientos. Y lejos de la idea que pudiese llevar de un anarquismo que se podía imponer en sus zonas de influencia a las otras corrientes del antifascismo, los libertarios decidieron participar en organismos junto a otras fuerzas revolucionarias y republicanas. El Comité de Milicias Antifascistas de Cataluña es un ejemplo de ello, donde participaron representantes de la CNT, el PSUC o la Esquerra Republicana.

El paso definitivo vino tras el verano de 1936. Por una parte, el Movimiento Libertario comenzó a pensar en la posibilidad de creación de un Consejo Nacional de Defensa que sustituyese al gobierno de la República y que estuviese conformado por las fuerzas revolucionarias, dándole más peso a las organizaciones sindicales. Una idea que no cuajó en el resto del antifascismo español.

Sin embargo, en ese mismo mes de septiembre, con la Generalitat de Cataluña reconstruida, la CNT pasó a tener tres consejeros en sus órganos de gobierno: Juan Pablo Fábregas como Consejero de Economía, Juan José Domenech como Consejero de Abastos y Antonio García Birlán como Consejero de Sanidad y Asistencia Social.

Fue un momento clave en la historia del anarquismo. Para aquellas fechas, Francisco Largo Caballero, presidente del consejo de ministros y uno de los líderes más representativos de la UGT, veía con buenos ojos la llegada de la CNT al gobierno central, lo que reforzaría la idea de un gobierno sindical. La política de colaboración de los anarquistas estaba en pleno proceso.

Ya había integrantes de la CNT y de la FAI que eran concejales en los distintos municipios. Se habían integrado de lleno en las estructuras del Frente Popular. A nivel militar, comenzaban a dar los primeros pasos para su integración en el Ejército. Todo esto no sin debate. Porque el anarquismo había defendido el antiestatismo y colaboraba con el Estado republicano en guerra. El anarquismo era antimilitarista y colaboraba con el Ejército Popular de la República. Si algún movimiento cedió más en sus pretensiones en aquellos momentos en su lucha contra el fascismo, ése fue el movimiento anarquista.

El 4 de noviembre de 1936 se culminaba esa escalada de colaboración con la llegada de los ministros de la CNT y la FAI al gobierno. Un momento difícil, pues la capital de la República corría peligro de caer en manos de los sublevados. De hecho, una de las primeras medidas del nuevo gobierno fue trasladarse a Valencia y dejar Madrid en manos de una Junta de Defensa de Madrid encabezada por el general José Miaja y con representación de todas las fuerzas del antifascismo español en la capital.

Y los anarquistas en el gobierno no tomaron medidas sencillas. Muy al el contrario, fueron cuestiones complejas y profundas. Juan García Oliver, camarero nacido en Reus, se mostró como un Ministro de Justicia solvente. Bajo su mandato fueron clausuradas las prisiones que estaban en manos de partidos y sindicatos para regularizar una justicia revolucionaria y garantista en tiempos de guerra.

El asesoramiento de personajes como Eduardo Ortega y Gasset o Eduardo Barriobero fue evidente. En caso de condena a muerte por los instaurados tribunales revolucionarios, sería en última estancia el Consejo de Ministros quien aplicaría la pena o no. García Oliver actuó con contundencia contra la represión extraoficial. Nombró Director General de Prisiones a Melchor Rodríguez García, y las sacas de las prisiones madrileñas que estaban provocando las matanzas en Paracuellos del Jarama fueron frenadas.

García Oliver regularizó los campos de trabajo donde los presos tenían derechos laborales y jornadas diarias de ocho. García Oliver o Melchor Rodríguez, conocían bien las cárceles por dentro y de ahí su sensibilidad ante la situación de los presos. La represión de los primeros momentos prácticamente desapareció de la retaguardia republicana.

Federica Montseny, como ministra de Sanidad, planteó la ley de aborto más avanzada en la historia de España

Federica Montseny actuó con contundencia en el Ministerio de Sanidad. La política de las mujeres libertarias por los liberatorios de prostitución o la extensión de la profilaxis fue un hecho. Personajes como Amparo Poch Gascón asesoraron a la nueva ministra en esta línea. Montseny planteó una ley de aborto, que sólo se aplicó en Cataluña, que creó un debate intenso en el interior del consejo de ministros. Hasta la fecha ha sido la ley más avanzada en esta línea de la historia de España. Montseny se apoyó en profesionales de la medicina como la ya citada Poch Gascón o los médicos José Mestres Puig, Juan Morata cantón o Félix Martí Ibáñez.

Se incentivó la sanidad pública para todos los ciudadanos y se invirtió en investigación para el avance de la medicina en un momento difícil. No era sino poner en práctica esas corrientes del neomalthusianismo que los anarquistas habían defendido desde inicios del siglo XX. Proliferaron Institutos de Higiene y Alimentación así como la sanidad en el frente de batalla. A nivel social, la preocupación por la infancia y el niño fueron ejes de la política de Montseny.

Aunque menos brillantes, los ministerios de industria y comercio también tuvieron intentos de avance. Juan Peiró logró aprobar normas para el desarrollo de la industrial civil. Intentó regularizar el control obrero en las fábricas. Un control obrero donde el trabajador tendría todo el poder sobre la producción. Unas medidas que no fueron bien vistas por los otros socios de gobierno. Juan López, desde la cartera de comercio, cuidó las iniciativas revolucionarias de exportación de productos como el CLUEA (Consejo Levantino Unificado de la Exportación Agrícola). Incentivar la producción comercial de las colectividades agrarias fue uno de los objetivos de su Ministerio.

La crisis de mayo de 1937, que llevó a la dimisión del gobierno de Largo Caballero, dejó también fuera de la dirección política a los anarquistas

Sin embargo, esta labor apenas duró unos meses. La crisis de mayo de 1937, que llevó a la dimisión del gobierno de Largo Caballero, dejó también fuera de la dirección política a los anarquistas. El primer gobierno de Juan Negrín no contó con la participación de la UGT ni de la CNT. Aunque una remodelación ministerial en 1938 llevó a la entrada, nuevamente, de la CNT en el gobierno de la República, cuando Segundo Blanco toma posesión del Ministerio de Instrucción Pública.

El final de la Guerra Civil llevó al anarquismo español a un profundo debate sobre lo sucedido en aquellos años. Algunos no se arrepintieron de su colaboración y reivindicaron su obra al frente de las instituciones. Otros lo consideraron un error. Algunos pensaban que esa colaboración con el resto de fuerzas se tenía que mantener hasta que Franco fuese eliminado de la escena política, que la guerra no acabaría hasta entonces. Otros consideraron que la colaboración acabó con el final de la contienda.

Independientemente de los análisis, la participación gubernamental de los libertarios fue un hecho histórico que había tenido tenues precedentes pero que la Guerra Civil los superó. Y dentro de todas las contradicciones que se pueden establecer de esta colaboración anarquista, lo cierto fue que las medidas que esos ministros anarquistas implantaron o intentaron implementar fueron medidas tan avanzadas que aún hoy, muchas de ellas, no están conseguidas. Hace 80 años, el anarquismo hizo, una vez más, Historia con mayúscula.

Los anarquistas y el poder

Para completar este acontecimiento histórico, hay algunas obras clave que merece la pena leer. Por una parte, dos clásicos escritos por dos militantes libertarios. Por una parte Juan Gómez Casas publicó en 1977 Los anarquistas en el gobierno (Editorial Bruguera). Unos años antes, César Martínez Lorenzo publicaba en 1972 Los anarquistas españoles y el poder (Ruedo Ibérico).

No podemos olvidar las propias memorias. Juan García Oliver hace un repaso a su gestión en El eco de los pasos y Federica Montseny hace lo propio en Mis primeros cuarenta años. Biografías de Federica Montseny como la de Irene Lozano Federica Montseny. Una anarquista en el poder (Espasa, Madrid, 2004) o Susana Tavera con su Federica Montseny. La indomable (Temas de Hoy, Madrid, 2005), marcan un avance en la investigación histórica sobre el papel de Federica Montseny en el ministerio.

Por último, destaquemos dos libros más recientes. El de Dolors Marín Ministros anarquistas. La CNT en el gobierno de la II República (Ed. Debolsillo, Barcelona, 2005) y el excepcional trabajo de Juan Pablo Calero Delso El gobierno de la anarquía (Síntesis, Madrid, 2011).

Julián Vadillo

This work is in the public domain

Comentaris

Re: Renunciar a todo menos a la victoria
09 ago 2017
Los tiempos cambian ...los actos se repiten.
Las mismas organizaciones reformistas y colaboracionistas.
Lo q antes era antifascismo ahora es antimonarquico.
La misma republica catalana con la intoxicacion de la cup y cnt.
Y lo peor de todo....anarquistas q se creen q votando un referendum es el mayor acto revolucionario.
Volvemos a repetir la historia.
Solo esperar en no volver a matarnos entre vecinos.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more