Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Agost»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
  01 02 03 04 05 06
07 08 09 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

No hi ha accions per a avui

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Veure comentaris | Envia per correu-e aquest* Article
Notícies :: antifeixisme
La sociedad vasca no puede permitirse que alguien mas quede en el camino...
01 ago 2017
... no se puede retrasar más la hoja de ruta que de solución al problema de presos y exiliados.
Ante la muerte en prisión del preso político de Galdakao Kepa del Hoyo queremos mostrar nuestro dolor y manifestar nuestras más sentidas condolencias y nuestra solidaridad a los familiares y allegados de Kepa.

La responsabilidad por la muerte de Kepa del Hoyo recae en su totalidad en la política penitenciaria aniquiladora de excepción que mantienen los estados español y francés, medidas que se sustentan en su totalidad en la sed de venganza que han llevado a la muerte al preso de Galdakao. ¿O no es cruel hasta el extremo que la familia de Kepa del Hoyo haya tenido que acudir a recoger y repatriar su cuerpo a Badajoz, a 750 kilómetros de distancia, tras 20 años de su encarcelación y tras 20 años de viajes interminables para poder visitarlo mientras vivió?

El delegado del Gobierno en la CAV, Javier de Andrés, ha manifestado recientemente que jamás ha muerto un preso político vasco enfermo en prisión, pero la realidad es tozuda y la sociedad vasca sabe que miente. Por ello, Etxerat viene manifestando reiteradamente que los presos con enfermedades graves deben ser puestos en libertad y que el resto deben ser traídos a cárceles cercanas a Euskal Herria.

La muerte de Kepa del Hoyo en prisión es la crónica de una muerte anunciada. El preso vizcaino no estaba siquiera incluido en el listado de 12 presos con enfermedades graves y los nueve cuyos nombres no son públicos, para los que la sociedad vasca exige su libertad. Del Hoyo forma parte, sin embargo, del colectivo de presos vascos que cumplen largas condenas en cárceles lejanas y que sufren, por lo tanto, un importante deterioro de su salud física y psíquica.

El mismo alejamiento que motiva que, ante casos como el que nos ocupa, la familia y los allegados reciban el castigo añadido de sufrir el dolor y la angustia desde sus propias casas, y la dificultad para realizar todos los trámites necesarios para poder volver con su ser querido a su pueblo.

Pese a que Etxerat viene denunciando las políticas de excepción desde hace décadas, la violencia de las políticas penitenciarias sigue propiciando situaciones dramáticas como la muerte de Kepa del Hoyo. Pese a que veníamos reiterando el riesgo de encontrarnos con otra persona muerta en el contexto del aún irresuelto proceso de paz y de resolución del conflicto, los estados español y francés siguen sin acometer los necesarios cambios en sus políticas penitenciarias.

Cuando se cumplen ya casi seis años del cese definitivo de la actividad armada de ETA y cuatro meses desde su desarme, los familiares y los allegados de los presos y exiliados políticos vascos, y los propios presos, seguimos sin poder hablar en pasado del sufrimiento y el dolor que provocan las medidas de excepción de la política penitenciaria.

No podemos esperar por más tiempo. Somos conscientes de que paulatinamente se van dando las condiciones para que las instituciones de Euskal Herria y los agentes políticos, sindicales y sociales afronten una hoja de ruta compartida que de solución definitiva al asunto de los presos en plazos razonables y factibles de tiempo, pero queremos exigir en este caso determinación y valentía para afrontar de una vez el reto porque la sociedad vasca no puede permitirse una sola vez más que alguien más quede en el camino.

A última hora de la tarde de hoy se espera la llegada del cuerpo de Kepa del Hoyo a Euskal Herria. Una delegación de Etxerat estará allí presente junto a su familia y allegados.

¡STOP A LA POLÍTICA PENITENCIARIA DE EXCEPCIÓN!

This work is in the public domain

Comentaris

Kepa del Hoyo muere en la cárcel de un infarto a 703 kilómetros de casa
01 ago 2017
La noticia corrió primero por los canales sociales de información (Whatsapp). En el instante inicial siempre queda la esperanza de una precipitación, de un malentendido. Pero no hubo suerte. La fatal noticia no tardó en confirmarse. Kepa del Hoyo, de 46 años, había muerto en la cárcel de Badajoz. Son ya 18 los prisioneros vascos muertos.

Según la comunicación de la dirección del centro, el preso de Galdakao sufrió un infarto mientras practicaba deporte en compañía de otros presos de su módulo. Ni los servicios médicos de la prisión, en un primer momento, ni después los sanitarios del 112 desplazados hasta el lugar, salvaron su vida.

Las primeras previsiones apuntan que Kepa del Hoyo será recibido mañana en el tanatorio de su localidad, en un horario que todavía está pediente de determinarse. Una delegación de Sortu y EH Bildu anunció que viajaría hasta la capital pacense a recoger el cuerpo del preso fallecido. Estará formada por Julen Arzuaga, en nombre de la coalición, y Rufi Etxeberria y Antton López en representación del partido

Kepa del Hoyo fue detenido el 2 de febrero de 1998 acusado de pertenencia a ETA, y condenado después en sendos juicios a una pena acumulada de 30 años de prisión por participar de distintas maneras en los atentados mortales contra dos policías españoles.

Quince años en Badajoz
Kepa del Hoyo llevaba ya más de quince años en la cárcel de Badajoz, a 703 kilómetros de Galdakao. Cabe señalar que con más de diecinueve años de prisión en sus espaldas, la mayoría de los presos con una condena judicial de treinta años se encuentran ya en libertad. No fue el caso del galdakoztarra que, como tantos prisioneros vascos, estaba sometido a una legislación de excepción y prácticas vengativas, que incluso han sido reiteradamente denunciadas por las instituciones vascas.

Al poco de llegar a la prisión de Badajoz, en 2002, Kepa del Hoyo denunció haber sufrido insultos y amenazas por parte de un funcionario de la cárcel. Antes había pasado por Valdemoro y Alcalá.

En esos más de diecinueve años encarcelado, Kepa del Hoyo solo estuvo cuatro meses cerca de su casa. Fue en Langraitz, donde le trasladaron para que pudiera ver a su padre, que también vivía en Euskal Herria.

Sin embargo, por razones que no son difíciles de imaginar, Instituciones Penitenciarias destacó ayer que el preso era natural de Almendralejo (provincia de Badajoz) obviando que toda su familia y allegados –entre ellos su pareja y su hijo, que tenía poco más de un mes cuando lo detuvieron– estaban siendo obligados a recorrer más de 1400 kilómetros para cada visita semanal.

Denuncia y odio en las redes
En cuanto la noticia de la muerte del preso Kepa del Hoyo se fue conociendo, las redes sociales se llenaron de mensajes de solidaridad con su familia y de denuncia de la dispersión y de las múltiples conculcaciones de derechos humanos que sufren los presos vascos.

Pero también estuvieron quienes no dejaron pasar la ocasión para mostrar su odio en unos momentos tan dolorosos, entre ellos el llamado Foro Guardias Civiles (@forogc) que niega cualquier relación oficial con el cuerpo pero que cuenta con 128.000 seguidores.

También las asociaciones relacionadas con los presos como Etxerat o Sare, así como EH Bildu y las fuerzas políticas que lo componen reaccionaron durante la jornada de ayer. Sus declaraciones, denuncias y convocatorias pueden encontrarse en las páginas siguientes.

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more