Imprès des de Indymedia Barcelona : http://barcelona.indymedia.org/
Independent Media Center
Calendari
«Novembre»
Dll Dm Dc Dj Dv Ds Dg
    01 02 03 04 05
06 07 08 09 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30      

Accions per a Avui
11:00
12:00

afegeix una acció


Media Centers
This site
made manifest by
dadaIMC software

Envia per correu-e aquest* Article
Anàlisi :: amèrica llatina
Socialismos del siglo XXI atrapados en el colonialismo
24 jun 2017
Socialismos del siglo XXI, atrapados en el colonialismo
Socialismos del siglo XXI, atrapados en el colonialismo

El socialismo del siglo XXI aparece en Venezuela con Hugo Chávez, enlazado con el subdesarrollo y por el descontento de la gente con los políticos de la V República que gobernó el último siglo conduciendo a Venezuela, a la situación que vive hoy.

Subdesarrollo de Latinoamérica que produce desconcierto en pueblos enteros, gente con capacidad de pensar siguen atrapados en la ignorancia, en el conformismo a pesar de sufrir las consecuencias de la pobreza y la desigualdad.

El proyecto socialista con UNASUR, ALBA, tuvo cierta trascendencia internacional hasta la muerte de Chávez, después Evo Morales y Rafael Correa no dieron la talla para reemplazarlo en el contexto internacional e internamente, una vez más, se evidencio la fragilidad de nuestras izquierdas que no privilegian lo que es bueno para los países en su conjunto porque no se han superado las ideologías que persiguen intereses particulares.

Todavía nuestra gente sigue a personas no a procesos de cambio, no entienden que en revolución nada de lo realizado es mucho porque las revoluciones siempre serán maniatadas, complotadas. Los cambios en la vida social deben ir desde las religiones hasta la ciencia y hasta la vida cotidiana en donde la cultura y la economía se ven afectadas por los principios de esta izquierdas saturadas de prejuicios, oportunismo, sectarismo y mediocridad, expresa la visión que cada agrupación tiene sobre la vida de la gente, de la naturaleza, siempre internalizados que luego en la práctica se traduce en desprecio por nuestros pensamientos por ende por la igualdad, justicia y equidad.

Esta mentalidad incrustada en nuestra cultura corresponde a una visión del pasado y a procesos del exterior que no sirven para emular sino para imitar, hace imposible que en esta ideología coincidan todos los grupos de izquierda porque la idea misma de cambio es relativa, interesada y fuera del principio de solidaridad en la lucha de clases.

Carlos Marx sabía que “la igualdad de los hombres ante la ley, el pueblo por el pueblo y para el pueblo” en países con poca industrialización, cultura, es decir, subdesarrollados, es casi imposible construir un socialismo en base a sus potencialidades.

El inicio de la democracia en Francia, en el principio de la ilustración fueron años de terror en donde la guillotina trabajo bastante para los que pretendían estar más allá del bien y del mal por derecho propio.

Cuando el rey Carlos I, 1600-1649 fue llevado a la horca por traidor, los ingleses supieron que la ley es para todos, pero, en la Gran Bretaña de 1599-1658 sometidos Irlanda y Escocia, llego el desarrollo industrial y el imperio de la ley en donde el sometimiento producto de las conquistas, es la herencia que los ingleses dejaron en los Estados Unidos.

Las reformas de Lenin, el desarrollo industrial le permitió a la ex URSS salir avante en la segunda guerra mundial pero el paraíso de los trabajadores no fue glorioso por los dogmas y por los campos de reeducación en Siberia, evidenciaron que ese tampoco era un modelo pleno de democracia. Sin bases sociales profundas para las prácticas igualitarias la URSS se desplomo como su copia cubana que no resiste que los militares administren las divisas que ingresan.

Y China, administrado por un partido comunista practica un capitalismo salvaje, otro modelo de dependencia solo comparado con lo que hace EEUU y el G7.

Por acá, en estos paraísos tropicales de cocos, playas y hermosas mujeres lo que los gobiernos construyen en obras sociales y publicas permite a miles de personas suponer que salen de la pobreza y así es, pero temporalmente, lo que no es suficiente para encaminarse hacia la igualdad y equidad de manera sustentable para dejar atrás la pobreza que no solo es material sino mental.

La igualdad de oportunidades y la equidad salarial está lejos para los pueblos que buscan el desarrollo industrial, productivo, económico, que no se puede lograr con una tonta izquierda que no sabe cómo manejar estos procesos pacíficos y electorales porque no promueven el aparecimiento del hombre y mujer nuevos a pesar de la riquísima naturaleza y cultura que poseen por estar normalizadas por una mediocre educación que nos encadena al subdesarrollo, a los militares y a la pobreza mental que arrastramos desde la colonia.

Vivimos del pasado, no podemos dejarlo atrás, paupérrima historia manipulada sobre las batallas ganadas, perdidas, con varios héroes vivos y muertos que los siguen hasta la eternidad, a esto consideramos moralmente correcto.

Sobre Cristóbal Colon, por siglos se nos dijo que era un valiente descubridor de América, incluso se conmemoraba el día de la raza, cuando realmente capitaneaba una avanzada de un imperio saqueador y que ni siquiera sabía dónde llego.

Esto y otras estupideces en la educación afectaron la cultura he hizo que la libertad y la democracia sean más importantes que la justicia y el olvido de la cultura colonial que azota a los países que abrazan proyectos revolucionarios en donde el pasado es, prácticamente un Dios.

“La vida no es lo que uno vivió tampoco lo que uno recuerda, la vida es el presente y sirve para marcar las diferencias con el pasado y construir mejores historias”.
¿Qué ideal, que valor, nos define como países libres?

En Venezuela el torpe de Nicolás Maduro, gobierna con el apoyo de los militares, culpando de todos los males al imperio cuando el golpe suave también se produce desde adentro por su ineficacia para gobernar. Con Chávez, Venezuela no estaría en la situación en la que vive hoy con este inepto presidente.

Ecuador, hace 10 años el 60% de la población deambulaba en la informalidad como ahora, con la diferencia que en esta década se gastó más de 300.000 millones de dólares en obras gracias al alto precio del petróleo y materias primas, sin embargo 6 personas de cada 10 este en el desempleo y culturalmente no se valore nada de lo realizado, además, el Sr. Correa empujo la economía hacia una irremediable desdolarización.

Brasil sacó de la pobreza, se dice, a 18, 20, 25, millones de personas momentáneamente cuando la estructura los sostiene culturalmente en la clase baja, de pronto la gente se vio con dinero y salían a gastarlo todo en el exterior, después, Brasil entro en una profunda crisis económica, social y política, en donde el emblema es la corrupción.

En Argentina murió Néstor Kirchner, salió Cristina del poder y el país volvió al caos como antes porque vemos que los procesos de cambio, que no son revoluciones, son considerados como ensayos novedosos para comunicar ideas y experiencia pasadas a los que no les interesa tocar el huracán de productos naturales que salen hacia Europa, China, EEUU, sin valor agregado, productos que los ayuda en su industrialización y riqueza mientras nuestros Estados continúan como bodegas de materias primas porque a nuestros supuestos líderes, con su pobreza mental les encanta el dinero fácil.

Esta es una irónica reflexión de nuestra cultura y moral a propósito de los caníbales que llevan siglos comiéndonos. Es la singularidad de América latina cuyos procesos de cambio hablan de soberanía, libertad y autonomía, cuando estamos maniatados con la dependencia que es un espejo sin fondo porque no hubo ni hay cristiandad ni humanismo con las potencias que nos lanzan migajas aprovechando la ignorancia de nuestras izquierdas y pueblos.

Salir del pensamiento colonial significa entre otras cosas no seguir hablando del descubrimiento de América ni de los procesos socialistas y comunistas en otros países. Hay que hablar del descubrimiento de Europa por los mismos europeos en el aspecto mental después de las masacres y saqueos por ellos cometidos, enseñanza que no transformo ni sus monarquías ni a sus políticos y menos a nosotros con las aspiraciones sociales, copias fracasadas de otros países.

Raúl Crespo.

This work is in the public domain

Ja no es poden afegir comentaris en aquest article.
Ya no se pueden añadir comentarios a este artículo.
Comments can not be added to this article any more